En Memoria del Dr. John C. Whitcomb, Jr.

Posted on

ESJ-2020 0207-003

En Memoria del Dr. John C. Whitcomb, Jr.

por Dr. William Barrick

Mientras dormía la noche del 5 de febrero, el Dr. John Clement Whitcomb, Jr. entró en la presencia de su Salvador para escuchar el “Bien hecho, buen siervo y fiel” de su Señor. Para mí fue un cedro espiritual del Líbano, uno de los gigantes de la fe que impactó mi vida durante los últimos 57 años, especialmente como mentor durante mi programa de doctorado en el Seminario Teológico de Grace (1976-1981). En mis estantes aún se encuentra un ejemplar de la edición de 1965 de El Diluvio del Génesis: El Registro Bíblico Y Sus Implicaciones Científicas (Philadelphia: Presbyterian and Reformed Publishing Co., 1961), en co-autoría con Henry M. Morris. El libro me ayudó a entender el relato del Génesis sobre la creación y el Diluvio en el momento en que comencé mi transición de la teoría de la evolución a la verdad bíblica en 1963 bajo la tutela de mi pastor. La firma del Dr. Whitcomb está en la portada, donde lo escribió en 1965 cuando lo conocí en persona en la Iglesia Bautista Beth Eden en Denver, Colorado. En ese momento yo era un estudiante de primer año de la universidad de la Biblia bebiendo profundamente en el pozo del Libro del Génesis con la capaz guía de otro gigante en el bosque espiritual del Líbano, el Dr. Leo Lapp. No me di cuenta de la influencia tan significativa que el Dr. Whitcomb tendría en mi vida.

En 2006 tuve el gran privilegio de contribuir con un capítulo a un Festschrift en honor al Dr. Whitcomb y sus logros en el movimiento creacionista que él y Henry Morris pusieron en marcha con el Diluvio del Génesis. “Coming to Grips with Genesis”: Biblical Authority and the Age of the Earth (Enfrentándose a Genesis: Autoridad Bíblica y la Era de la Tierra,) editado por Terry Mortenson y Thane H. Ury (Green Forest, AR: Master Books, 2008), presenta capítulos de catorce amigos y antiguos alumnos del Dr. Whitcomb, así como prólogos de Henry Morris y John MacArthur. Paul Scharf escribió el “Homenaje Bibliográfico” al final de los capítulos principales del volumen – la fuente a la que hay que acudir para contar la vida y el ministerio del Dr. Whitcomb.

El Dr. Whitcomb (“Jack”, como me recordó gentilmente en nuestra última conversación telefónica hace unos dos años) nació en el Centro Médico del Ejército Walter Reed en Washington, D.C. Su padre se graduó en West Point, sirvió en la Primera y Segunda Guerra Mundial, y alcanzó el rango de coronel bajo el General George Patton. El Dr. Whitcomb pasó algunos de sus primeros años (1927-1930) en China, donde su padre estaba sirviendo en el ejército. Así es como llegó a hablar con fluidez el mandarín, el primero de varios idiomas que podía usar con habilidad. Al llegar a la edad de ir a la universidad, su mala vista lo mantuvo fuera de West Point, por lo que se inscribió en la Universidad de Princeton para seguir una posible carrera como diplomático. En lugar de embajador del gobierno, se convirtió en embajador de Cristo. Bajo la guía del Dr. Donald B. Fullerton, quien estableció la Fraternidad Evangélica de Princeton, el Dr. Whitcomb se convirtió en cristiano en febrero de 1943 cuando era estudiante de primer año. Dos meses más tarde (abril), fue reclutado en el ejército y, tras recibir formación, fue enviado a Europa en el otoño de 1944. Escapó por poco de la muerte en Bélgica durante la Batalla de las Ardenas en diciembre de 1944 como artillero. Dejó Europa en enero de 1946 y regresó ese verano a Princeton, de donde se graduó con honores en 1948.

Bajo la dirección de Fullerton, el Dr. Whitcomb terminó en el recién establecido Seminario Teológico Grace para sentarse bajo los doctores Alva J. McClain, Herman A. Hoyt, Homer Kent, Sr., y Robert D. Culver. Se graduó en mayo de 1951. El Dr. Culver renunció a su cátedra de Antiguo Testamento la noche antes de la graduación. A la mañana siguiente, los doctores McClain y Hoyt le pidieron al Dr. Whitcomb que se quedara en Grace para reemplazar al Dr. Culver. Él obtuvo su título de maestría en 1953 y su doctorado en 1957. También se casó con Edisene Hanson en 1953. Los hijos de esa unión fueron David (1955), Donald (1957), Constance (1958) y Robert (1960). Edisene murió de una rara enfermedad del hígado en junio de 1970. Antes de dejar atrás a su amado esposo e hijos para entrar en la presencia del Señor, le dijo al Dr. Whitcomb que debía casarse con la viuda de uno de sus estudiantes de doctorado que había sufrido un ataque al corazón mientras trotaba en abril de 1969. La Sra. Robert Pritchett se convirtió en la Sra. Norma Whitcomb en 1971, trayendo consigo a sus dos hijos (Daniel y Timothy) para su familia combinada. Durante casi 49 años disfrutaron de un maravilloso matrimonio y sirvieron como un equipo muy eficiente y exitoso en los Ministerios Whitcomb que establecieron.

La carrera del Dr. Whitcomb en el Seminario Teológico Grace terminó en febrero de 1990. Aunque los acontecimientos que rodearon su partida presentaron un momento difícil en su vida, se sobrepuso a la contienda y continuó sirviendo fielmente a su Salvador en los ministerios de escritura y oratoria hasta que su reciente salud frenó este dínamo espiritual. Muchos elogios y recuerdos de este gran hombre de Dios se publicarán en línea en los próximos días y semanas. Uno de los primeros es el de Ken Ham (Respuestas en el Génesis), quien se encontró por primera vez con El Diluvio del Génesis en 1974 durante su último año de estudios universitarios en Australia. Aunque el Dr. Whitcomb es digno de todo elogio, más que cualquier reconocimiento humano el que deseaba era lo que recibió de su Salvador el 5 de febrero.

Para cerrar este blog personal, quiero expresar el parentesco que sentí con el Dr. Whitcomb. Primero, fue mi guía desde lejos en el tema de la creación y el Diluvio a través del Diluvio del Génesis. Segundo, se convirtió en un conocido personal que me guiaría a través de mi programa de doctorado. Me impresionó su simpatía y calidez terrenal mientras él y Norma entretenían a los nuevos estudiantes de doctorado en una barbacoa en su casa del lago Winona en 1976. Su firma en mi tesis es tan valiosa como en la portada de mi copia de “El Diluvio del Génesis“. En tercer lugar, a medida que me involucré más en los ministerios de la creación y me convertí en parte de los Ministerios del Cañón [Canyon Ministries ] y comencé a escribir más extensamente sobre el Génesis, el Dr. Whitcomb nunca dejó de alentarme en mis esfuerzos. Desde que mi hijo mayor se graduó en West Point, eso se convirtió en una conexión adicional a las experiencias del Dr. Whitcomb con la graduación de su padre en esa institución y más tarde el servicio como miembro de la facultad allí. Cuando el Dr. Whitcomb supo que no entré en la Academia Naval por la misma razón que él no entró en West Point, forjamos otro vínculo. Se alegró de que mi segundo hijo se graduara en la Academia Naval. Compartíamos y seguimos compartiendo una profunda convicción sobre la inerrancia bíblica y la exactitud histórica de toda la Biblia, especialmente del Génesis 1-11 .

Siempre estaré agradecido al Señor por permitirme el privilegio de conocer al Dr. John Whitcomb. Que su testimonio y ejemplo de servicio fiel continúe impulsando el movimiento creacionista.

Fuente

Un comentario sobre “En Memoria del Dr. John C. Whitcomb, Jr.

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    10 febrero 2020 en 10:42 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s