¿Promete El Salmo 91 Inmunidad En Medio de la Pandemia?

Posted on

ESJ-2020 0608-005

¿Promete El Salmo 91 Inmunidad En Medio de la Pandemia?

Por Jay Street

Este es uno de los momentos más extraños que he vivido. El mundo entero está bloqueado, todo por un parásito microscópico llamado Coronavirus. Ya sea que la enfermedad sea peligrosamente contagiosa o horriblemente exagerada, ha devastado el paisaje económico de nuestro mundo y ha reformado la forma en que todos viven la vida. Muchos están más asustados de lo que nunca han estado, y eso incluye a los cristianos. El mundo está recurriendo a la investigación médica o a la legislación gubernamental para obtener respuestas. Los cristianos están recurriendo a la Biblia. Muchos se preguntan qué tiene que decir Dios sobre algo como el Coronavirus, y un capítulo de la Biblia al que los cristianos recurren con frecuencia es el Salmo 91. Allí leemos algo que suena terriblemente parecido a la pandemia a la que nos enfrentamos:

Porque Él te libra del lazo del cazador

y de la pestilencia mortal. (Salmo 91:3 LBLA)

No temerás el terror de la noche,

ni la flecha que vuela de día,

ni la pestilencia que anda en tinieblas,

ni la destrucción que hace estragos en medio del día.

Aunque caigan mil a tu lado

y diez mil a tu diestra,

a ti no se acercará.. (Salmo 91:5–7 LBLA)

Porque has puesto al Señor, que es mi refugio,

al Altísimo, por tu habitación.

No te sucederá ningún mal,

ni plaga se acercará a tu morada (Salmo 91:9–10 LBLA)

El Salmo 91 puede ser la “píldora espiritual” más común que los cristianos están tomando para el Coronavirus, porque parece prometer inmunidad contra las pandemias, como el Coronavirus. Pero hay dos problemas serios con este enfoque.

En primer lugar, Dios nunca promete en la Biblia la inmunidad contra las enfermedades. Si el Salmo 91 promete a los cristianos protección contra las enfermedades mortales, se encuentra por sí solo en la Biblia. Pero no sólo se mantiene por sí mismo, sino que se opone al resto de la Biblia. Por ejemplo, Jesús prometió a sus discípulos que experimentarían el sufrimiento en el mundo (Juan 16:33). Epafrodito, un fiel ministro junto con el apóstol Pablo, estuvo enfermo casi hasta la muerte (Filipenses 2:27). La verdad es que puesto que los cristianos son seguidores de Cristo y Él sufrió, ellos también sufrirán (1 Pedro 4:1, 12-19). No crea la mentira popular de que los cristianos pueden ser inmunes a un virus, si simplemente tienen suficiente fe. Por el contrario, Dios a menudo lleva a sus hijos a través del dolor y la incertidumbre de la enfermedad para aumentar su fe. Aunque no todos experimentan el mismo grado de sufrimiento o sufren por las mismas razones, Dios siempre lleva a sus hijos a través del dolor y la confusión para hacerlos más santos como su Salvador (Santiago 1:2-4).

​Segundo, el Salmo 91 no promete inmunidad contra las pandemias en esta vida. Puede que no suene bien al principio, pero eso es porque el salmista prevé un momento más allá de esta vida en el que las pandemias ya no existirán. El Salmo 91 está ilustrando un día en el que Jesús finalmente regresa y todo lo malo se corrige. No más enfermedades. No más muerte. No más pecado que justifique tal tragedia. En otras palabras, el Salmo 91 es sobre el cielo. Ahora, me doy cuenta de que es una afirmación audaz y que merece una buena cantidad de apoyo bíblico. Así que, quiero hacer tres preguntas sobre el Salmo 91 que demostrarán que este capítulo está, de hecho, proyectando la esperanza del cielo:

¿DE QUIÉN ESTÁ HABLANDO EL SALMO 91?

A primera vista, el Salmo 91 parece estar hablando de la persona que lee el salmo. Pero en realidad no es así. Más bien, el Salmo 91 está hablando de Jesús, el Mesías. ¿Cómo sabemos esto? Hay una serie de versículos en el Salmo 91 que describen experiencias que el resto de la Biblia aplica sólo al Mesías.

SALMO 91:11–12

Después de que Dios promete a cierto individuo que “ninguna plaga se acercará a tu morada” en el Salmo 91:10, el versículo 11 dice esto acerca de la misma persona:

Pues Él dará órdenes a sus ángeles acerca de ti,

para que te guarden en todos tus caminos.

En sus manos te llevarán,

para que tu pie no tropiece en piedra. (Salmo 91:11–12 LBLA)

Estos dos versículos deberían sonarte familiares. Son los mismos dos versículos que Satanás le citó a Jesús cuando lo estaba tentando en el desierto. Mateo 4:5-6 registra el momento en nuestras Biblias:

Entonces el diablo le llevó* a la ciudad santa, y le puso sobre el pináculo del templo, 6 y le dijo*: Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo, pues escrito está: «A sus Ángeles te encomendará», y: «En las manos te llevarán, no sea que tu pie tropiece en piedra»..’” (Mateo 4:5–6 LBLA; cf. Lucas 4:9–11)

Satanás reconoció que el Salmo 91 hablaba del Mesías. Engañosamente tomó estos dos versículos e intentó torcerlos para que Jesús le obedeciera a él en vez de a su Padre en el cielo. Pero es posible que Satanás estuviera equivocado. Él es el “Padre de las mentiras” después de todo (Juan 8:44) y puede haber malinterpretado intencionadamente el Salmo 91 como un salmo mesiánico. Sin embargo, el siguiente versículo del Salmo 91 sugiere lo contrario. . .

​SALMO 91:13

Sobre el león y la cobra pisarás;

hollarás al cachorro de león y a la serpiente. (Salm 91:13 LBLA)

Hollar una víbora (cobra) y pisotear una serpiente es una imagen que está directamente asociada con el Mesías. Lo primero que aprendemos del Mesías en las Escrituras es que aplastará la cabeza de la serpiente:

Y pondré enemistad

entre tú y la mujer,

y entre tu simiente y su simiente;

él te herirá en la cabeza,

y tú lo herirás en el calcañar. (Genesis 3:15 )

El salmo 91 recuerda el Génesis 3:15. Anticipa que el hombre con el que habla el salmista será el Mesías y que cumplirá la primera promesa del evangelio de la Biblia. Satanás dejó convenientemente este versículo fuera de su cita del Salmo 91. Tal vez no quería tener que pensar en su propia muerte futura a manos de Jesús. Pero cualquiera que fuera la razón, Satanás habría sido dolorosamente consciente de que el Salmo 91:13 hablaba de él basado en su asociación con Génesis 3:15. Sabía que el tema del Salmo 91 era el Mesías y que iba a sufrir en sus manos. Es probable que por eso Satanás fue capaz de asignar correctamente los versículos 11 y 12 al Mesías también.

SALMO 91:14–16

Los dos primeros pasajes ofrecen una fuerte evidencia de que el Salmo 91 habla del Mesías. Pero el Salmo 91:14-16 puede proporcionar la evidencia más fuerte de todos ellos:

Porque en mí ha puesto su amor, yo entonces lo libraré;

lo exaltaré, porque ha conocido mi nombre.

Me invocará, y le responderé;

yo estaré con él en la angustia;

lo rescataré y lo honraré;

lo saciaré de larga vida,

y le haré ver mi salvación. (Sal 91:14–16 LBLA)

Estos tres versículos son un compuesto de versículos de al menos tres salmos mesiánicos diferentes:

Que el Señor te responda en el día de la angustia.

Que el nombre del Dios de Jacob te ponga en alto. . .

Ahora sé que el Señor salva a su ungido;

le responderá desde su santo cielo,

con la potencia salvadora de su diestra. (Salmo 20:1, 6 LBLA)

Vida te pidió y tú se la diste,

largura de días eternamente y para siempre (Salmo 21:4 LBLA)

Sálvame de la boca del león

y de los cuernos de los búfalos; respóndeme (Salmo 22:21 LBLA)

​He proporcionado un cuadro a continuación que enumera todas las palabras clave que el Salmo 91 comparte con los Salmos 20-22 .

Palabras Clave

Salmo 91

Salmo 20-22

Protección

Salmo 91:14

Salmo 20:1

Nombre

Salmo 91:14

Salmo 20:5,7

Respuesta

Salmo 91:15

Salmo 20:1,6 22:21

Problema

Salmo 91:15

Salmo 20:1

Larga Vida (largos días)

Salmo 91:16

Salmo 21:4

Victoria (salvación)

Salmo 91:16

Salmo 20:6, 21:4; 22:21

Los Salmos 20-22 identifican al Mesías como el rey ungido de Dios y unen su destino al de su pueblo (Salmo 20:9; 22:24, 26). Es un hombre que sufrirá mucho hasta la muerte (Salmo 22:1-21), pero superará la muerte gracias al poder de la salvación de Dios (Salmo 20:1-9; 21:1-13; 22:21-31). En el Salmo 91:16 queda especialmente claro que el Mesías resucitará de entre los muertos. Dios promete satisfacerlo con una “larga vida” (91:16), lo que el Salmo 21:4 dice que el Mesías pedirá al Señor. El Salmo 22:21 explica que pedirá esta vida cuando sea puesto a muerte, y el Señor le responderá. Esto implica que el Mesías se levantará de entre los muertos.

Por lo tanto, el Salmo 91 es un examen intrincado de la victoria del Mesías sobre la muerte. No se trata de imaginar un alivio temporal de una epidemia viral. Está pronosticando un día en el que la muerte misma será permanentemente vencida, incluyendo la muerte causada por plagas y enfermedades. Debido a que el destino de Jesús está ligado al destino de su pueblo, su resurrección (Salmo 91:16) se convierte en la esperanza de nuestra futura resurrección (Salmo 22:26).​

¿A QUÉ SE REFIERE LA PESTE Y LA DESTRUCCIÓN?

Entonces, si el Salmo 91 trata sobre Jesús y su resurrección, ¿por qué el salmista pone tanta atención en la peste y la destrucción (es decir, las plagas) como en los enemigos invisibles que el Mesías vencerá? La respuesta tiene que ver con a qué se refieren realmente la peste y la destrucción. La palabra “pestilencia” (Salmo 91:3, 6) significa más que una simple pandemia. Es una enfermedad destructiva que se extiende por toda una nación como resultado directo de su desobediencia a Dios. La pestilencia hoy en día puede o no ser el juicio de Dios contra un grupo de personas; eso no es algo que Dios nos haya dicho. Pero la peste mencionada en el Salmo 91 está asociada con las devastadoras consecuencias de la desobediencia de Israel a la Ley de Dios:

Enviará el Señor sobre ti maldición, confusión y censura en todo lo que emprendas, hasta que seas destruido y hasta que perezcas rápidamente, a causa de la maldad de tus hechos, porque me has abandonado. El Señor hará que la peste se te pegue hasta que te haya consumido de sobre la tierra adonde vas a entrar para poseerla. Te herirá el Señor de tisis, de fiebre, de inflamación y de gran ardor, con la espada, con tizón y con añublo; y te perseguirán hasta que perezcas. (Deuteronomio 28:20–22)

De la misma manera, la palabra “destrucción” (Salmo 91:6) significa una especie de plaga que ataca a las personas por su desobediencia:

Y el[a] cielo que está encima de tu cabeza será de bronce, y la tierra que está debajo de ti, de hierro. Y el Señor hará que la lluvia de tu tierra sea polvo y ceniza; descenderá del cielo sobre ti hasta que seas destruido (i.e., destrucción). (Deuteronomio 32:23–24 ESV)

El Salmo 91 utiliza la peste y la destrucción como ejemplo de los tipos de maldiciones que Israel enfrentaría por desobedecer a Dios. La historia demostró que Israel sufrió estas consecuencias por su desobediencia (1 Crónicas 21:14; Jeremías 29:17; Ezequiel 5:17). Pero el Salmo 91 muestra a un hombre que no sucumbió a la pandemia. Esta persona hizo algo que ningún israelita podría hacer: Encontró una manera de romper la maldición. Por lo tanto, el Salmo 91 es más que una historia sobre una enfermedad generalizada; es un comentario triunfal sobre la capacidad del Mesías para borrar todo el espectro de la maldición que Israel y el resto del mundo merecen.

​ ¿CÓMO SE APLICA EL SALMO 91 AL CORONAVIRUS?

Puede ser tentador convertir el Salmo 91 en una promesa de inmunidad contra el Coronavirus, pero afortunadamente para nosotros no garantiza esto. Sí, dije afortunadamente, porque el Salmo 91 en realidad te promete algo mejor: Una resurrección. Es bueno no enfermarse de COVID-19. Es incluso mejor no morir por ello. Pero la mejor noticia de todas es que un día resucitarás de entre los muertos, ¡tanto si has muerto por un virus como si no! El Mesías se conformará con una larga vida (Salmo 91:16) y comparte esta vida con todos los que confían en él.

¿Pero cómo sabemos que la victoria del Mesías sobre la muerte será un día nuestra victoria sobre la muerte? El Salmo 91 no parece aplicar esta esperanza directamente a nosotros. ¿Hay alguna indicación en otras partes de las Escrituras de que nosotros también compartiremos su resurrección? Oseas 13:14 dice: “¡Sí!”

¿Los libraré del poder del Seol?

¿Los redimiré de la muerte?

¿Dónde están, oh muerte, tus espinas?

¿Dónde está, oh Seol, tu aguijón?

La compasión estará oculta a mi vista. (Oseas 13:14)

La palabra para plagas y aguijón en Oseas 13:14 son las mismas palabras para pestilencia y destrucción en el Salmo 91:6. Oseas 13:14 comenta directamente el Salmo 91 y explica su aplicación para ti y para mí. La protección eterna del Mesías de la maldición de la muerte se convertirá en nuestra protección eterna de la maldición de la muerte. Ya que Él resucitó de la muerte, nosotros también lo haremos. Esto podría suceder, porque como dice el libro de Gálatas:

Cristo nos redimió de la maldición de la ley, habiéndose hecho maldición por nosotros (porque escrito está: Maldito todo el que cuelga de un madero), a fin de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe. (Gálatas 3:13–14)

Jesús fue capaz de quitarnos la maldición de la muerte, porque tomó la maldición de la muerte que merecemos sobre sí mismo. Su muerte significa que la muerte ya no nos domina. Por lo tanto, Su vida significa que viviremos eternamente con él.

​CONCLUSION

El Salmo 91 es un gran salmo para leer durante este tiempo incierto. Pero quiero animarles a leerlo con su verdadero mensaje en mente. No se conformen con una declaración de protección temporal que ni siquiera está garantizada por el salmo. Apunten al estímulo duradero de una futura resurrección proyectada por el Salmo 91 y proclamada por el resto de las Escrituras. Anhelamos el día en que el Coronavirus desaparezca y la vida pueda volver a la normalidad. Pero deberíamos anhelar aún más el día en que la muerte sea derrotada permanentemente y la vida eterna se convierta en la “nueva normalidad” con Cristo nuestro Salvador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s