Israel y la Iglesia: Un Punto De Vista No Tipológico De Conversión Masiva Futura

Posted on

ESJ-2020 0812-001

Israel y la Iglesia: Un Punto De Vista No Tipológico De Conversión Masiva Futura (Rom. 9-11)

Por Michael J. Vlach

El tema de Israel, los gentiles y la iglesia en los planes de Dios sigue siendo un tema candente en la teología cristiana. ¿Es Israel como pueblo y nación todavía significativo en los propósitos de Dios, o la iglesia mayoritariamente gentil ha heredado la identidad y el papel de Israel? ¿Cómo se relaciona Jesús tanto con Israel como con los gentiles? Romanos 9-11 es importante para abordar estas preguntas.

Mi propósito es presentar lo que creo que es el argumento de Pablo en Romanos 9-11. Argumentaré un “punto de vista no tipológico de conversión masiva” sobre Israel. Por “no tipológico” quiero decir que la comprensión de Pablo de Israel es continua con la expectativa de los profetas del AT de que Israel es una entidad étnica y nacional con un papel para el mundo.[1] El Israel nacional sigue siendo estratégico para los propósitos de Dios y no pierde su significado con la llegada de Jesús y la iglesia. Pablo reafirma que Israel es un pueblo y una nación compuesta por descendientes étnicos de Abraham, Isaac y Jacob. Y Dios hizo promesas a Israel que se cumplirán literalmente. Esto coincide con el hecho de que Dios mantiene un remanente de israelitas creyentes, incluso mientras que Israel en su conjunto está en la incredulidad. Estas promesas son y serán cumplidas por medio de Jesús el Mesías, el israelita supremo, que a través de sus dos venidas, bendice a los gentiles, salva y restaura a Israel, y cumple todo lo que los profetas predijeron para el mundo (Isa. 49:3-6; Rom. 11:26-27; 15:8-9).

Este argumento contrasta con los enfoques tipológicos de Romanos 9-11 que ven un cambio de la expectativa del Antiguo Testamento al cumplimiento del Nuevo Testamento. Los enfoques tipológicos a menudo ven a Israel y las promesas físicas y nacionales a Israel en el AT como tipos y sombras que son trascendidas por mayores realidades espirituales en la era del NT. Jesús y la iglesia son percibidos como el cumplimiento o reemplazando la identidad nacional de Israel y el papel en los propósitos de Dios para que Israel no tenga un significado futuro como nación.[2]

Sin embargo, un enfoque no tipológico es diferente. Afirma que el pacto temporal mosaico con sus sacrificios y sacerdocio eran tipos inferiores y sombras que fueron sustituidos por el nuevo pacto y el sacrificio y sacerdocio superior de Jesús (Hebreos 8:5; 9:23-24; 10:1). Pero el pueblo y las promesas relacionadas con los pactos abrahámico, davídico y nuevo no son tipos inferiores que desaparecen. Israel no es un tipo que sea trascendido en importancia por la iglesia. Tampoco la identidad legítima de Jesús como el israelita definitivo elimina o trasciende el significado del Israel nacional. Lo contrario es cierto. El papel de Jesús como el verdadero israelita implica la restauración de Israel como una nación (Isaías 49:3-6; Romanos 11:26-27).

El mensaje de Pablo en Romanos 9-11 se apoya en más de treinta citas y trece temas del Antiguo Testamento, en los que se basa de manera contextual. Pablo no transforma, reinterpreta o redirige las intenciones originales de los profetas del AT. Reúne varios temas del AT y los conecta con las realidades del nuevo pacto y el actual rechazo de Israel a Jesús. En estos tres capítulos Pablo explica varias expectativas del AT con respecto al Mesías, el Israel nacional, el remanente de Israel, y los gentiles y muestra cómo estos trabajan juntos en los propósitos de Dios.

También abogo por una “futura conversión masiva” del Israel nacional en relación con la segunda venida de Jesús. Esta salvación venidera de Israel (Rom. 11:26) traerá a la nación al nuevo pacto y le permitirá cumplir su papel de traer más bendiciones al mundo (11:12, 15, 26-27), tal y como predijeron los profetas (Isa. 27:6).

Esta perspectiva difiere del punto de vista de que “todo Israel” que habrá de ser salvo en Romanos 11:26 es la iglesia o el remanente de los judíos creyentes a lo largo de la historia. También difiere con la posición de que la salvación venidera de Israel se limita a la incorporación en la iglesia sin implicaciones para un papel continuo para Israel como nación. Si las predicciones sobre la salvación de Israel deben hacerse realidad, también deben hacerse realidad las profecías sobre el papel de Israel como nación, ya que los dos conceptos están inseparablemente conectados (ver Dt 30:1-10; Is 2:2-4). Jesús viene a gobernar las naciones (Apocalipsis 19:15), y esto incluye a Israel y su papel.

Estas verdades son consistentes con la iglesia, que es la comunidad del nuevo pacto de judíos y gentiles creyentes en Cristo entre las dos venidas de Jesús. Judíos y gentiles creyentes están unidos en la salvación a través de la fe en Jesús y la participación en los pactos de la promesa (11:17-24). Sin embargo, las distinciones étnicas no se eliminan. Pablo todavía distingue a los israelitas y a los gentiles tanto en esta época como en el futuro. Esto revela una maravillosa unidad y diversidad dentro del pueblo de Dios.

La Idea Principal de Pablo en Romanos 9-11

En Romanos, Pablo proclama el evangelio de Cristo como el poder de Dios para la salvación del judío primero y luego de los gentiles (Rom. 1:16). Luego explica la pecaminosidad del hombre (1:18-3:20), la justificación (3:21-5:21), la santificación (6:1-8:17) y la glorificación (8:18-25). Sin embargo, un tema importante seguía siendo. Si Dios es fiel a su palabra, ¿qué hay de sus promesas a Israel? Las Escrituras contienen muchas predicciones sobre la salvación y la restauración de Israel con mayores bendiciones para el mundo (Deut. 30; Isa. 2:2-4; Ezek. 36; Amós 9:11 15). El ministerio del nuevo pacto del Espíritu Santo estaba operando, y muchos gentiles estaban llegando a la fe. Sin embargo, la mayoría de Israel seguía sin creer. Algunos en la iglesia cada vez más gentil concluyeron que Dios había rechazado permanentemente a Israel. Esto preocupaba a Pablo. Pero, ¿cómo se armoniza la incredulidad de Israel con las promesas de Dios? Y si Dios podía romper sus promesas con Israel, ¿cómo podían los gentiles cristianos estar seguros de que Dios cumpliría sus promesas con ellos? Como Wolfhart Pannenberg observa: “¿Cómo podrían los cristianos estar seguros de su propia participación comparativamente nueva en el círculo de los elegidos de Dios si Dios por su parte no permaneciera fiel a su elección a pesar de la incredulidad de Israel?” [4]

Por lo tanto, en Romanos 9-11, Pablo aborda el problema de la incredulidad de Israel y el punto de vista erróneo de que Dios rechazó a Israel (cf. 11:1-2). Explica cómo el actual rechazo de Israel a Jesús es consistente con el compromiso de Dios con Israel y los grandes privilegios de Israel (9:1-5). También revela cómo la actual incredulidad de Israel se relaciona con los gentiles y el remanente creyente de Israel. Cuando termine, Pablo armonizará lo siguiente: (1) la incredulidad de la nación de Israel; (2) la inclusión de los gentiles en el pacto abrahámico; (3) el remanente creyente actual de Israel; (4) la salvación venidera de la nación de Israel; y (5) lo que la salvación de Israel significará para el mundo.

Pablo argumenta desde las realidades pasadas, presentes y futuras. Con respecto al pasado, Pablo sostiene que Dios no ha rechazado a Israel ya que Dios soberanamente eligió y le concedió a Israel muchos privilegios y dones irrevocables. Además, Dios no ha rechazado a Israel por su compromiso con los patriarcas de Israel (9:4-13; 11:28-29).

En cuanto al presente, Pablo afirma que Israel en su conjunto perdió la justicia en Cristo mientras que muchos gentiles la encontraron (9:30-10:21). Pero un remanente actual de creyentes de la etnia israelita muestra que algunos dentro de Israel creyeron y que Dios todavía está comprometido con Israel (11:1-6). Este remanente garantiza que Dios no rechazará a la nación (9:29) y apunta a una futura salvación de Israel como un todo (11:16a)

Además, Dios está usando la actual incredulidad de Israel para traer bendiciones espirituales a los gentiles creyentes (11:17b; 15:27). Esta salvación gentil es usada por Dios para provocar celos en Israel. El ministerio de Pablo a los gentiles también provoca a Israel (11:13-14).

En cuanto al futuro, Pablo afirma que Dios salvará masivamente a Israel en relación con el regreso de Jesús y la plenitud de los propósitos de Dios para los gentiles en esta época. La salvación de Israel implica la entrada de la nación en el nuevo pacto y la introducción de mayores bendiciones mundiales (11:12, 15, 26-27).

En resumen, Pablo revela una progresión divinamente orquestada de eventos que muestra que la palabra de Dios no ha fallado. Israel está parcial y temporalmente aislado de la experiencia de las bendiciones del pacto, aunque queda un remanente creyente. Dios usa la incredulidad de Israel para incluir a los gentiles en los pactos de la promesa. Esta era actual en la que los gentiles están llegando a la fe salvadora llevará a un tiempo en el que la nación de Israel en su conjunto será salvada. La angustia de Pablo por la nación (10:1) dará paso al gozo y a un estallido de alabanza a Dios (11:33-36). Por lo tanto, los gentiles deben entender su lugar en la historia y no ser “arrogantes” contra Israel (11:18).

La Identidad De Israel En Romanos 9-11

Pablo menciona a “Israel” once veces y a “israelita(s)” dos veces en Romanos 9-11. De sus once usos de “judío” o “judíos” en Romanos, sólo dos ocurren en los capítulos 9-11 (9:24; 10:12). Dos ideas son significativas aquí. Primero, los títulos “israelita” y “judío” se refieren a los descendientes étnicos de Abraham, Isaac y Jacob. En 9:6, Pablo dice que hay un subconjunto de israelitas étnicos creyentes dentro del conjunto más amplio de todos los israelitas étnicos. A veces Pablo se refiere a un remanente creyente actual de Israel, y en otras ocasiones discute la nación de Israel como un todo. En segundo lugar, no es coincidencia que todos los usos de Pablo de “Israel” o “israelita” ocurran en Romanos 9-11, cuando fuera de estos capítulos en Romanos él usa “judío(s)”. Si bien la designación “judío” proviene de la única tribu de Judá, sin excluir a las demás tribus, el título “Israel” suele tener implicaciones nacionales y hace hincapié en las doce tribus más amplias de Israel que provienen de Jacob (es decir, “Israel”). Pablo Gadenz observa que el cambio de Pablo de “judíos” a “Israel” en estos capítulos muestra que Pablo “está considerando la situación no sólo de los judíos individuales sino de Israel como un todo colectivo.”[5]

La Estructura de Romanos 9-11

Romanos 9-11 contiene cinco secciones principales:

· El problema de la incredulidad de Israel (9:1-5)

· La selectividad como razón por la cual la palabra de Dios no ha fallado (9:6-29)

· Por qué Israel falló en la justicia (9:30-10:21)

· El Israel remanente y nacional en los planes de Dios (11:1-32)

· Alabanza por el gran plan de Dios (11:33-36)

Romanos 9:1-5 lanza el argumento de Pablo introduciendo el problema de la incredulidad de Israel en Jesús aunque Israel posee grandes privilegios.

Romanos 9:6-29 revela los propósitos selectivos de Dios como evidencia de que la palabra de Dios no ha fallado. Dios ha seleccionado (1) un remanente de israelitas creyentes, (2) el linaje de la promesa de Abraham, y (3) el pueblo salvado tanto de Israel como de los gentiles.

Romanos 9:30-10:21 explica el problema de Israel. Israel perdió la justicia en Jesús, que es el fin de la ley. Los gentiles, sin embargo, encontraron la justicia en el Mesías y actualmente están provocando celos en Israel, mientras que Israel en su conjunto se caracteriza por la incredulidad. Romanos 11:1-32 muestra que Dios no ha rechazado a Israel. El remanente creyente de Israel es una “primicia” de la salvación de la nación que tendrá lugar cuando regrese Jesús (11:16, 26). Los gentiles se están convirtiendo actualmente en el pueblo de Dios a través de la fe. Cuando esta era de salvación gentil termine, el pueblo de Israel será salvado, resultando en mayores bendiciones mundiales. Romanos 11:33-36 es una doxología relativa a los maravillosos caminos de Dios como se explica en Romanos 9-11.

Resumen Del Argumento De Pablo En Romanos 9-11

El Problema De La Incredulidad De Israel (9:1-5)

Romanos 9:1-5 introduce el problema de la incredulidad de Israel. Con profunda sinceridad, Pablo se dirige a sus compañeros “israelitas”, sus “parientes según la carne” que son incrédulos (9:3). Pablo desea ser maldecido en nombre de Israel (9:3). Luego menciona los grandes privilegios de Israel:

que son israelitas, de los cuales son la adopción, la gloria, el pacto, la promulgación de la ley, el culto y las promesas; de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén.. (9:4–5)

Esta lista de ocho privilegios actualmente “pertenece” a los “israelitas”. No es que alguna vez hayan pertenecido a Israel o hayan sido transferidos a otro. Israel todavía las posee, incluso cuando no cree en ellas. Estos privilegios son (1) la adopción como hijos, (2) la gloria, (3) los pactos, (4) la entrega de la ley, (5) el servicio del templo, (6) las promesas, (7) una relación con los “padres”, y (8) ser el recipiente para el Mesías.

Para explicarlo mejor, Israel tiene una relación familiar con Dios como hijos adoptivos. Anteriormente Pablo vinculó la adopción con los cristianos (8:15, 23), mostrando que la adopción puede aplicarse a los individuos y a Israel como nación. “Gloria” se refiere a la gloria de la shekinah de Dios que habitaba en la presencia de Israel. Los “pactos” probablemente incluyen los pactos Abrahámico, el Davídico y Nuevo. Estrechamente relacionadas están las “promesas”. Las Escrituras hebreas contienen muchas promesas sobre el Mesías y bendiciones para Israel y las naciones. Cranfield observa que Pablo probablemente “tenía en mente muchas otras promesas del AT, particularmente las promesas escatológicas y mesiánicas.” [6]

La mención de Pablo de “pactos” y “promesas” plantea la cuestión de su contenido. Dado que no ofrece ninguna calificación, todas las dimensiones de los pactos y promesas como se explica en los profetas están probablemente a la vista. No existe ninguna indicación de que sólo se pretendan las bendiciones de salvación o de que los aspectos físicos y nacionales hayan sido espiritualizados o convertidos en otra cosa. En Gálatas 3:15 Pablo dice que una vez que un pacto es ratificado, “nadie lo invalida ni le añade condiciones.” Así que los componentes espirituales, físicos y nacionales de las promesas de Dios, tal como se revelaron originalmente, son significativos debido al carácter de Dios.

Pablo no repite explícitamente todos los detalles de la restauración de Israel que existen en el AT como la prosperidad agrícola, la tierra, la ciudad de Jerusalén y otras áreas (aunque sí menciona el servicio del templo). Pero esto no es significativo, ya que estos asuntos se incluirían en las categorías más amplias de “pactos” y “promesas” y ya que Pablo no necesita repetir la revelación anterior sobre estos asuntos. Si las categorías amplias de los “pactos” y “promesas” todavía pertenecen a Israel, también lo harían los detalles de estos.[7] Con respecto a 9:3-4, Zaspel pregunta correctamente: “¿Qué garantía exegética hay para permitir sólo una parte de las promesas de los pactos (es decir, el perdón de los pecados) y no la totalidad de ellos?”[8]

También hay temas asociados con los “pactos” y las “promesas”, como el papel vocacional de Israel para las naciones (Deut. 4:5-8; Isa. 2:2-4), la desobediencia y la dispersión de Israel seguida de la salvación y la restauración (Lev. 26:40-45; Deut. 30:1-10), y las bendiciones para las naciones bajo el Mesías y un Israel restaurado (Isa. 27:6; Amós 9:11-15). Si estos temas se incluyen en los “pactos” y “promesas”, también deben cumplirse. Si no, entonces algún autor del NT probablemente nos lo diría. Como señala Saucy: “esperaríamos que el apóstol diera alguna explicación si la naturaleza de estas promesas ha sido alterada de su significado en el AT, pero en ninguna parte da tal indicación.”[9]

Pablo también menciona el detalle del “servicio del templo” (latreia) que todavía pertenece a Israel. Israel era el custodio del “servicio” del templo de Jerusalén. Pablo, con la aprobación de la iglesia de Jerusalén, continuó la devoción a Jerusalén y al templo (Hechos 21:17-26).[10] Aunque Jerusalén y el servicio del templo se cruzaron con la era del pacto mosaico, su relevancia parece ir más allá también de la era del nuevo pacto.[11] Algunos pasajes vinculan el servicio de Jerusalén y el templo con las condiciones del nuevo pacto cuando se restaure Israel (Isaías 2:2-4; Jeremías 33:14-18; Ezequiel 40-48; Zacarías 14:16).[12] En referencia al día venidero del Señor, Pablo menciona un “templo de Dios” que un futuro hombre inicuo profanará (2 Tesalonicenses 2:1-4). El concepto de “templo” también se aplica a Jesús (Juan 2:19-21), al cuerpo del cristiano (1 Cor. 6:19) y a la iglesia (Ef. 2:21), pero la importancia del templo de Jerusalén y la relación de Israel con él permanece. El uso que hace Pablo del “servicio del templo” revela las implicaciones para el Israel nacional, ya que el templo está vinculado a Jerusalén y a la tierra de Israel. Vanlaningham señala que la mención que hace Pablo del “servicio del templo”, junto con los “pactos”, las “promesas” y los “padres”, muestra que cuatro privilegios de 9:4-5 “tienen implicaciones especiales para la tierra.”[13]

Los patriarcas de Israel, “los padres”, también pertenecen a Israel. Pablo conectará de nuevo “los padres” con Israel en el 11:28. Los patriarcas probablemente también están vinculados a la “rica raíz” que Pablo menciona en el 11:16b. Por último, Pablo menciona a “Cristo”, el más importante de todos los privilegios. Israel era el recipiente para el Mesías. La creencia de Israel en Jesús el Mesías se predice en el 11:26.

Para resumir, Romanos 9:1-5 revela el problema (desde el punto de vista humano) de la incredulidad de Israel mientras que Israel todavía posee todos los grandes privilegios que Dios le ha dado. Pero en lugar de concluir que Dios había rechazado a Israel, Pablo mostrará cómo la incredulidad de Israel puede ser explicada a partir de las Escrituras. Esta sección también revela la continua importancia de Israel en los planes de Dios.

La Selectividad Como Razón Por La Que La Palabra De Dios No Ha Fallado (9:6-29)

La Palabra de Dios no ha fallado (9:6a)

¿El rechazo de Israel a su Mesías significa que la palabra de Dios falló? Pablo refuta esta idea en 9:6a: “Pero no es que la palabra de Dios haya fallado”. Esta declaración es el trampolín para el resto de la discusión de Paul a través del capítulo 11.

La Selección Como Medio Para Cumplir Los Propósitos De Dios (9:6b-13)

Con Romanos 9:6b-13 Pablo introduce la selección como parte de los medios de Dios para cumplir sus propósitos. Si los planes de Dios desde el principio involucran selección y distinción, entonces la actual incredulidad de Israel no es una evidencia de que Dios ha fallado; es una prueba de que los planes de Dios están avanzando.[14] Dos ejemplos muestran esto. Primero, Dios es selectivo dentro de Israel (9:6b). Y segundo, Dios es selectivo al elegir el linaje prometido de Abraham (9:7-13).

Pablo comienza: “Porque no todos los israelitas son descendientes de Israel” (9:6b). Las dos referencias a “Israel” aquí implican a los israelitas étnicos, pero existe una distinción. Contrariamente a lo que muchos judíos creían, ser un israelita biológico por sí solo no era suficiente para estar bien con Dios. Los israelitas tenían que ser personas de fe (véase Juan 1:47). Así que hay un grupo más amplio de todos los israelitas étnicos, pero también hay un grupo más reducido de israelitas étnicos que creen. Estos son israelitas en el sentido completo.[15] El punto de Pablo, como Leon Morris lo dijo sin rodeos: “Fue estúpido pensar que, ya que toda la nación no había entrado en la bendición, la promesa de Dios había fallado.”[16]

Algunos creen que Pablo redefine el primer “Israel” en 9:6b para incluir a los gentiles creyentes.[17] Sin embargo, Pablo mantiene una distinción entre judíos y gentiles a lo largo de los capítulos 9-11, y el contexto indica que los israelitas étnicos están considerados. John Murray está en lo cierto al decir que Romanos 9:6 enseña: “Hay un ‘Israel’ dentro del Israel étnico.”[18]

A continuación, la conjunción “ni” en 9:7a introduce otro ejemplo de selección: “ni son todos hijos por ser descendientes de Abraham.” Aquí Pablo enfatiza la soberanía de Dios en la elección de la prometida línea de la simiente física de Abraham. Este ejemplo no es el mismo que el del 9:6b ya que Pablo no distingue entre israelitas creyentes e incrédulos. En su lugar, compara los descendientes físicos de Abraham que fueron padres de varios grupos de personas no israelitas con los descendientes de Abraham que se convirtieron en los patriarcas de Israel. Ismael es el padre de varios grupos árabes, y Esaú es el padre de los edomitas. Isaac y Jacob, sin embargo, son parte de la línea de simiente prometida que culmina en la nación elegida por Dios, Israel.

La selectividad de Dios está resaltada. Estar relacionado étnicamente con Abraham no es parte de la línea de la simiente prometida. Tanto Ismael como Esaú serían bendecidos y engendrarían grandes grupos de personas, pero no eran hijos de la promesa. No eran el linaje prometido que Dios usaría para bendecir al mundo.[19] Abraham trató de controlar los asuntos por su cuenta cuando engendró a Ismael a través de la doncella de Sara, Agar (Gen. 16). Pero Dios dijo que era a través de Sara que el hijo de la promesa, Isaac, iba a venir. Pablo cita Génesis 21:12 para enfatizar este punto: “Porque esta es la palabra de la promesa: ‘En este tiempo vendré, y Sara tendrá un hijo'” (Rom. 9:9; cf. Gén. 17:15-21). Dios bendeciría a Ismael (Gen. 17:20), pero Ismael era un hijo de la carne, no de la promesa. Por lo tanto, los propósitos de selección de Dios se ven en su elección de Isaac y no de Ismael (9:7b-9).

A continuación, la selectividad de Dios se ve en su elección de Jacob sobre Esaú, a pesar de que eran gemelos, y Esaú nació primero (9:10-13). Pablo cita Génesis 25:23 en Romanos 9:12: “se le dijo [a Rebeca]: ‘EL MAYOR SERVIRÁ AL MENOR'”. Pablo también hace referencia a Malaquías 1:2-3 en Romanos 9:13: “Como está escrito: A JACOB AMÉ, PERO A ESAU ABORRECÍ”. Tanto Génesis 25:23 como Malaquías 1:1-5 enfatizan la elección corporativa de Dios de Israel, y ese es el punto de Pablo aquí.[20] Pablo pronto discutirá la elección individual dentro de Israel y los gentiles (9:24-26), pero aquí su punto es que Dios soberanamente seleccionó a los patriarcas de Israel y al pueblo de Israel.

Romanos 9:6b-13 muestra de dos maneras que la selectividad es parte de los medios de Dios para cumplir sus propósitos. Primero, sólo los israelitas étnicos con fe constituyen el verdadero Israel. Y segundo, Dios eligió la línea de descendencia prometida de Abraham.

La Selectividad De Dios Sobre Israel Y Los Gentiles (9:14-29)

Con 9:14-18, Pablo aborda el tema de la justicia de Dios en relación con sus propósitos de elección. Dios muestra compasión y endurece a quien desea. No está sujeto a las preocupaciones del hombre sobre la justicia (9:19-23). Usando la analogía del alfarero y la arcilla, que en Jeremías 18:1-11 se refiere a la soberanía de Dios sobre las naciones, Pablo dice que Dios puede hacer lo que quiera con su creación. Dios ha soportado con mucha paciencia los “vasos de ira preparados para destrucción” y da a conocer “las riquezas de su gloria sobre los vasos de misericordia” preparados para la gloria (9:22-23).

Los propósitos de elección de Dios se relacionan tanto con los judíos como con los gentiles de acuerdo a 9:24-26, donde Pablo cita Oseas 2:23 y 1:10 para mostrar que Dios puede hacer de los extranjeros su pueblo. Los pasajes de Oseas fueron escritos para las desobedientes tribus del norte de Israel que enfrentaban el juicio y la pérdida de su reino. Puesto que Pablo aplica estos pasajes de Oseas a los judíos y gentiles creyentes, algunos creen que Pablo está redefiniendo el concepto de Israel e identificando a la iglesia como Israel.[21] Pero el punto de Pablo en 9:24-26 no es redefinir Israel para incluir a los gentiles. En esta sección que enfatiza la soberanía de Dios, Pablo usa a Oseas para enfatizar los propósitos del llamado de Dios para hacer de un no-pueblo su pueblo: “A los que no eran mi pueblo, llamaré: «pueblo mío»” (Rom. 9:25). Los vasos de la misericordia existen porque Dios elige y llama a algunos para ser su pueblo. Este principio, que se encuentra en Oseas 2:23 y 1:10, se aplica tanto a los judíos como a los gentiles creyentes. En cuanto al uso de Oseas por parte de Pablo, S. Lewis Johnson explica:

Es el propósito soberano de la gracia en la salvación de ambos, Israel y los gentiles, ese es el punto. En otras palabras, la analogía no es nacional o étnica, es soteriológica… Pablo, por lo tanto, pone énfasis desde Oseas en la gracia de elección del llamado de tanto los gentiles en el presente y la masa de la etnia de Israel en el futuro. Este es el punto que encuentra en Oseas, y es el más apropiado.[22]

Aunque también aplicaría el 9:24-26 a los judíos creyentes en el presente, Johnson está en lo cierto al afirmar que el punto principal de Pablo se refiere a la “gracia electiva” de Dios de los judíos y gentiles salvos. Pablo no está transformando el concepto de Israel. Él distingue a los gentiles creyentes de Israel antes y después de 9:24-26. El siguiente versículo se refiere explícitamente al Israel étnico: “Isaías en cuanto a Israel” (9:27a). Si Pablo redefine a Israel en 9:24-26, sería extraño que inmediatamente usara “Israel” en el sentido tradicional de los judíos étnicos en el siguiente versículo y a lo largo de Romanos 10-11.

La idea de que los gentiles se conviertan en el pueblo de Dios junto con el Israel creyente está arraigada en el Antiguo Testamento. Isaías 19:24-25 predijo:

Aquel día Israel será un tercero con Egipto y con Asiria, una bendición en medio de la tierra,  porque el Señor de los ejércitos lo ha bendecido, diciendo: Bendito es Egipto mi pueblo, y Asiria obra de mis manos, e Israel mi heredad. (énfasis añadido).

Isaías predijo que los gentiles algún día se convertirían en el pueblo de Dios (“Egipto, mi pueblo”) junto con Israel, que también es el pueblo de Dios (“Israel, mi herencia”). Los planes de Dios implican la expansión del concepto de pueblo de Dios, pero no la expansión de Israel para incluir a los gentiles. El plan de Dios es bendecir a los gentiles como gentiles junto con el Israel creyente. Y los gentiles creyentes en esta era se están convirtiendo en el pueblo de Dios en Cristo. Romanos 9:24-26 afirma esta verdad.

Por Qué Israel Perdió La Justicia (9:30-10:21)

Pablo explica por qué Israel no creía en su Mesías mientras que algunos gentiles sí lo hacían. Según Romanos 9:30-10:4, los gentiles que no buscaban justicia encontraron la justicia a través de la fe en Jesús. Pero Israel no encontró la justicia de Dios ya que buscó la justicia por las obras de la ley de Moisés y no por la fe en Jesús, que es el fin de la ley (10:4). Cristo es la “piedra” que trae la justicia, pero Israel tropezó con él (9, 33). Algunos gentiles estaban en el lado correcto de la historia. Pero Israel no lo estaba. La ley señalaba a Jesús, pero Israel lo pasó por alto, optando por establecer su propia justicia a través de la ley mosaica. Pero como Jesús es “el fin de la ley… para justicia” (10:4), la justicia debe ser perseguida por medio de la fe en el que está ahora cerca. Este es el punto principal de Pablo en 10:5-13. La palabra de fe en Cristo está cerca, así que todo el que cree en él será salvo (10:9). Esto es cierto tanto para los judíos como para los griegos (10:12). A ambos se les predica ahora el evangelio. Usando un principio del Salmo 19:4, Pablo dice que la palabra de Cristo está saliendo y es accesible (10:18).

Además de encontrar la justicia, los gentiles tienen actualmente un papel estratégico: provocar celos a Israel. Con 10:19-21 Pablo cita Deuteronomio 32:21 e Isaías 65:1-2 para mostrar que los gentiles serían bendecidos y provocarían a Israel a los celos. Haciendo referencia a Deuteronomio 32:21, Pablo declara: “YO OS PROVOCARÉ A CELOS CON UN PUEBLO QUE NO ES PUEBLO; CON UN PUEBLO SIN ENTENDIMIENTO OS PROVOCARÉ A IRA.” (10:19). Esta cita revela lo que Saucy llama un “tema menor de la salvación de los gentiles cuando Israel está en desobediencia.”[23] Esta es una parte importante del argumento de Pablo en Romanos 9-11 y es estratégica para el concepto de “misterio” que Pablo menciona en 11:25 —Los gentiles serán bendecidos antes de la salvación de Israel para provocar a Israel a celos. Por un lado, las Escrituras afirmaron a menudo el tema principal de que el futuro arrepentimiento de Israel dará lugar a mayores bendiciones mundiales (Isaías 2:2-4; 27:6; Amós 9:11-15).

Pero la idea de que los gentiles experimentan bendiciones mientras Israel es desobediente como medio para provocar a Israel a celos también se enseña en el Antiguo Testamento, aunque no tan prominentemente. Saucy señala: “El AT no sólo contenía la revelación de la incredulidad rebelde de Israel que se manifiesta en el rechazo de su Mesías. También insinuaba que la salvación que vendría a través de la vida y la muerte de Cristo saldría a los gentiles cuando Israel como nación estuviera en desobediencia y bajo el juicio de endurecimiento parcial.” [24] También notando el uso de Pablo de Deuteronomio 32:21 acerca de la salvación gentil antes de la salvación de Israel, Beale y Gladd declaran: “Pablo identifica el juicio actual de Israel de endurecimiento y la salvación de los gentiles seguido por la redención de Israel con la misma historia profetizada en Deuteronomio.”[25] La expectativa de la salvación gentil durante la desobediencia de Israel también aparece en Isaías 65:1-2, que Pablo cita en Romanos 10:20-21:

E Isaías es muy osado, y dice:

Fui hallado por los que no me buscaban;
me manifesté] a los que no preguntaban por mí.

Pero en cuanto a Israel, dice: Todo el día he extendido mis manos a un pueblo desobediente y rebelde.” 

Existe un debate sobre si Isaías 65:1 se refiere a los gentiles o a Israel. Que Isaías se refiera a menudo a la salvación de los gentiles (19:24-25) y la situación en 65:1 contrasta con la del Israel incrédulo en 65:2 revela que los gentiles podrían estar a la vista. Así que Isaías 65:1-2 y el uso de Pablo de este texto apoyan la idea de que los gentiles buscan al Señor mientras que el Israel nacional se mantenga obstinado.

También, Isaías 52-53 podría apoyar la idea de la salvación gentil antes de la salvación de Israel. Pablo cita Isaías 53:1 en Romanos 10:16: “Sin embargo, no todos hicieron caso al evangelio, porque Isaías dice: Señor, ¿quién ha creído a nuestro anuncio?'” Esto demuestra que Israel rechazaría las buenas noticias por un tiempo. Isaías 52-53 predijo al siervo sufriente y el rechazo de Israel a este siervo. Sin embargo, Isaías 52:15 dice que el siervo “asombrará a muchas naciones”, lo que significa que la expiación del nuevo pacto se extenderá a los gentiles. El versículo también dice: ” los reyes cerrarán la boca ante Él; porque lo que no les habían contado verán, y lo que no habían oído entenderán.” Así, Isaías 52-53 predice el rechazo de Israel al siervo sufriente (Jesús) y su muerte que se extiende y beneficia a los gentiles.

En conjunto, Deuteronomio 32:21 y posiblemente Isaías 65:1-2 y 52-53 predijeron las bendiciones gentiles antes de la salvación de Israel. Pablo se basa en este tema y afirma que este desarrollo provocaría celos en Israel.

El Remanente Y El Israel Nacional En Los Planes De Dios (11:1-32)

En Romanos 11 Pablo explícitamente refuta la idea de que Dios rechazó a Israel: Digo entonces: ¿Acaso ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ningún modo! (11:1a) Dios no ha desechado a su pueblo, al cual conoció con anterioridad. (11:2a) El argumento de Pablo se centra en “Su pueblo”, que es Israel en su totalidad, la nación actualmente en incredulidad como el versículo antes indicado (10:21). Pablo pronto introducirá el remanente como evidencia de que Dios no ha rechazado a Israel en el 11:1-6, pero la nación está en mente aquí. Los lectores gentiles de Pablo probablemente conocían a los creyentes judíos y que Pablo era judío, por lo que eran conscientes de un remanente judío. Sin embargo, aún así concluyeron que Dios rechazó a Israel (11:18).

Pablo ofrece dos razones por las que Dios no ha rechazado a Israel: (1) el presente remanente de israelitas creyentes garantiza que Dios no ha rechazado a Israel (11:1-6); y (2) Dios salvará al todo de Israel nacional en relación con el regreso de Jesús (11:11- 32).

Sin embargo, antes de analizar estas dos razones, es significativo que Pablo diga que Dios no ha rechazado a Israel porque Israel es conocido de antemano (11:2a). En Romanos 8:29 Pablo usó el término “conocido de antemano” (proegnō) con respecto a las personas salvadas. Pedro también utilizó el término en relación con Jesús en 1 Pedro 1:20. Pablo aplica ahora el mismo término a Israel como entidad corporativa. Esto resalta el inquebrantable amor de Dios por la nación de Israel. En Amós 3:2 Dios le dijo a Israel, ” Solo a vosotros he escogido de todas las familias de la tierra” (LBLA, énfasis añadido).

El Remanente como Evidencia (11:1–6)

Con 11:1-6 Pablo dice que un remanente de judíos creyentes es la prueba de que Dios no ha rechazado a Israel. Esto incluye al propio Pablo (11:1b). Luego se refiere a un tiempo anterior de apostasía cuando el profeta Elías creía que sólo él era fiel. Pero entonces existía un remanente ya que siete mil israelitas fieles no adoraban a Baal (11:4). Este principio de un remanente de Israel se aplica al presente: “Y de la misma manera, también ha quedado en el tiempo presente un remanente conforme a la elección de la gracia de Dios” (11:5). Esta elección de un remanente es por la gracia de Dios (11:6). Así que no sólo hay una elección nacional de Israel (11:2; Deut. 7:6); hay una elección individual dentro de la nación.

Sin embargo, el remanente no es todo lo que hay en los planes de Dios para Israel. El remanente garantiza que Israel no será destruido. Isaías 65:8 dice, ” así haré yo por mis siervos[es decir, el remanente] para no destruirlos a todos.” Pablo cita Isaías 1:9 en Romanos 9:29 para mostrar que el remanente existe para preservar a Israel de la destrucción permanente, ” Y como Isaías predijo: SI EL SEÑOR DE LOS EJÉRCITOS NO NOS HUBIERA DEJADO DESCENDENCIA, HUBIÉRAMOS LLEGADO A SER COMO SODOMA, Y HECHOS SEMEJANTES A GOMORRA.” El remanente es un medio para los propósitos de Dios para la nación en su conjunto. Como afirma Rydelnik, el remanente “está diseñado para ser la seriedad que Dios ha dado de que un día Dios cumplirá la promesa de que ‘todo Israel será salvado.’”[26]

El Estado Actual Del Remanente Y El Israel Nacional (11:7-10)

Romanos 11:7-10 aborda la situación actual tanto del remanente de Israel como de Israel en su conjunto. El versículo 7 dice, “Entonces ¿qué? Aquello que Israel busca no lo ha alcanzado, pero los que fueron escogidos lo alcanzaron y los demás fueron endurecidos.” Pablo luego cita Deuteronomio 29:4 y el Salmo 69:22-23 para explicar la soberanía de Dios sobre la incredulidad de Israel (Rom. 11:8-10).

La Salvación De Israel Y Más Bendiciones Para El Mundo (11:11-15)

El versículo 11 es un verso de transición. Los pronombres “ellos”, “su” y “ellos” aquí empujan la discusión del remanente a la masa endurecida de Israel mencionada en 11:7- 10. Pablo comienza: “Digo entonces: ¿Acaso tropezaron para caer? ¡De ningún modo!” (11:11a). No habla del remanente como si hubiera tropezado, sino que todo Israel ha tropezado. Así que, comenzando con el v. 11 Pablo muestra que los planes de Dios para Israel involucran más que el remanente. El “¡De ningún modo!” de Pablo (11:11b) revela enfáticamente que el tropiezo de Israel no es una caída permanente. Se avecina una reversión que es un tema importante del 11:11-32. Los versículos 12, 15, 23 y 26 explicarán lo que significará esta reversión.

Con el 11:11c, Pablo establece lo que el actual tropiezo de Israel significa para los gentiles: “Pero por su transgresión ha venido la salvación a los gentiles, para causarles celos” (11:11c). Esta es la primera de cuatro veces en que Pablo declara que el tropiezo de Israel es usado por Dios para bendecir a los gentiles en esta época (ver también 11:12, 15, 30). Esto enfatiza que el tropiezo de Israel es una parte estratégica de los planes de Dios. Este desarrollo tiene un propósito divino: dar celos a Israel (10:19-21).

Con el v. 12 Pablo ofrece un argumento de menor a mayor sobre la influencia del Israel nacional en el mundo, tanto ahora como más tarde: Ahora bien, si su transgresión [de Israel] es una riqueza para el mundo y su fracaso es una riqueza para los gentiles, ¡cuánto más será su cumplimiento!

La actual “transgresión” y “fracaso” de Israel trae “riquezas” para “el mundo” y “los gentiles”. Las “riquezas” probablemente incluyen la salvación gentil y la inclusión en las bendiciones del pacto abrahámico en el presente. Pero el próximo “cumplimiento” de Israel traerá “mucho más” al mundo.

El término para “cumplimiento” es plērōma, mejor traducido como “plenitud” o “completitud” en los escritos de Pablo (ver Rom. 15:20; Gal. 4:4). Este es un término rico y multidimensional; “no es fácil atribuirle un significado único e inequívoco”.[27] Además, no existe un ejemplo claro en el que plērōma se entienda cuantitativamente como “número completo”, y no es preferible interpretarlo así en 11:12 (o 11:25).[28] Manfred Brauch señala, “la idea de un número divinamente predeterminado… no está dentro del ámbito de Pablo aquí… Cuando la literatura apocalíptica judía no canónica habla de un ‘número completo’ de israelitas en relación con los eventos finales, la palabra utilizada no es plērōma, sino aritmética” (ver Apocalipsis 7:4).[29]

Es probable que el sentido cualitativo de “plenitud” o “completitud” se refiera en este contexto a la salvación de Israel y a todo lo que Dios quiere que sea Israel. Esto implica una relación plena y los grandes privilegios de 9:4-5, incluyendo “los pactos”, “las promesas”, y lo más importante, una relación salvadora con el Mesías. Esta “plenitud” incluye la restauración del Israel nacional y el papel de bendecir a otras naciones (Dt. 4:6-8; Is. 2:2-4). Moo observa que si la connotación cualitativa de plērōma es exacta, la palabra podría significar “finalización” en el sentido de “la restauración completa a Israel de las bendiciones del reino que ahora, como entidad corporativa, le faltan.”[30] Estos asuntos asociados con la “plenitud” son opuestos a la “transgresión” y el “fracaso” de Israel, que llevaron a que Israel se “desprendiera” de la experiencia completa de los privilegios de Dios (Rom. 11:17).

Las palabras “mucho más” muestran que la plenitud de Israel está ligada a mayores bendiciones mundiales por venir y apunta a una era mejor que la actual. Algo como Isaías 27:6 está probablemente en mente aquí: “En los días venideros Jacob echará raíces, Israel florecerá y brotará, y llenará el mundo entero de fruto.”

El punto de Pablo en 11:12 es que la venida de la “plenitud” de Israel (es decir, todo lo que Dios quiso para la nación) traerá mejores condiciones para el mundo. Esta era actual no es el cumplimiento completo de los propósitos de Dios para Israel y los gentiles. Jesús se refirió a una “regeneración” o “renovación” del mundo (palingenesia) en conexión con su segunda venida y un Israel restaurado:

En verdad os digo que vosotros que me habéis seguido, en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, os sentaréis también sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel. (Matt. 19:28)

De manera similar, Hechos 3:19-21 también habla de una próxima “restauración de todas las cosas” vinculada con el arrepentimiento de Israel y la segunda venida de Jesús. Hablando a los “Hombres de Israel” (3:12), Pedro declaró:

Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor, y Él envíe a Jesús, el Cristo designado de antemano para vosotros, a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos. (Hechos 3:19–21)

La palabra “restauración” en Hechos 3:21 es apokatastasis, un término usado en forma verbal en Hechos 1:6 en relación con el reino que se está restaurando a Israel. Restaurar algo es renovar una entidad dañada. La estrecha conexión de “restaurar” en Hechos 1:6 y 3:21 indica que la próxima “restauración” de Hechos 3:21 incluye la restauración de Israel.

Murray señala que el “cumplimiento” de Israel en 11:12 debe referirse a Israel en su totalidad y “no puede ser el total de los elegidos de Israel” ya que “se contrasta con la transgresión y pérdida de Israel y debe referirse a la restauración de la fe y el arrepentimiento de Israel en su totalidad”. Además, si el Israel nacional trajo las riquezas actuales al mundo, las mayores bendiciones a seguir deben venir de la nación también. Este resultado mayor asociado con la salvación de Israel se explica con más detalle en el v. 15:

Porque si el excluirlos a ellos [Israel] es la reconciliación del mundo, ¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos?

El rechazo de Israel trajo la “reconciliación” al mundo. Pero cuando Israel acepte al Mesías, el resultado será “vida de entre los muertos”. Esta “vida de entre los muertos” podría ser una bendición mayor para los gentiles o para Israel o ambos. O podría referirse a la resurrección física de los muertos. La Biblia enseña ambos conceptos, y no son mutuamente excluyentes. El mundo será un lugar mejor, y la resurrección física ocurrirá. La primera se enseña en pasajes como Isaías 2:2-4 y 27:6. Además, Apocalipsis 20:4 afirma que la resurrección física ocurrirá para algunos en la primera resurrección después del regreso de Jesús. Reducir la “vida de los muertos” a una sola cosa no es necesario. La era o reino mejor que se avecina trae una variedad de bendiciones. “La vida de entre los muertos” probablemente incluye más bendiciones para los gentiles e Israel, la resurrección física, y la restauración de la creación, que Pablo discutió en Romanos 8:19-22. Ya que Pablo habla del Israel nacional aquí, algunos como Gadenz piensan que puede tener en mente Ezequiel 37:1-14[33], que habla de la resurrección, la restauración, la tierra y la inclusión del nuevo pacto para Israel.

Sólo un grupo puede traer bendiciones al mundo mientras esté en la incredulidad y luego mayores bendiciones para el mundo cuando este grupo crea. Esto no puede ser cierto para la iglesia ya que la iglesia no está en incredulidad y no trae una restauración global de todas las cosas. Tampoco puede decirse del remanente de Israel, ya que el remanente por sí solo no trae bendiciones globales, e históricamente el remanente a menudo sufrió cuando Israel en su conjunto sufrió. Pero puede decirse de la nación de Israel que actualmente se caracteriza por la incredulidad pero que algún día se salvará.

Una relación de causa y efecto con la progresión cronológica existe en Romanos 11:11-15. El argumento de Pablo se puede enunciar así (“→” significa “conduce a”):

La incredulidad de Israel → La salvación de los gentiles → La creencia de Israel → mayores bendiciones del mundo

Cómo Se Relacionan Israel Y Los Gentiles Con El Pacto De Abraham (11:16-24)

Con el 11:1-15 Pablo explica la importancia de un remanente de Israel y lo que la restauración de Israel significará para el mundo. Luego, con el 11:16 ofrece dos ilustraciones acerca de por qué Dios no ha rechazado a Israel: (1) un trozo de masa y (2) un olivo. La primera se encuentra en el 11:16a: “Si las primicias que se ofrecen son sagradas, también lo es toda la masa” (HCSB). Esta analogía del pedazo de masa con sus primicias alude a Números 15:17-21. Pablo usa esta analogía para conectar a los patriarcas de Israel o al remanente creyente de Israel con Israel como un todo. Ambos entendimientos son posibles aunque el punto de vista del remanente es más probable. El remanente fue el foco de atención de 11:1-6, y Pablo usa el concepto de “primicias” en relación con los convertidos iniciales en 1 Corintios 16:15. Este entendimiento encaja bien aquí.

El remanente de Israel funciona como una “primicia” de lo que Dios hará por el “lote completo”, es decir, la nación. Debido a que el remanente de Israel es santo, la nación también lo es. El remanente influye en todo Israel y lo preserva para un mejor destino. Esto demuestra que el remanente no es un fin en sí mismo, sino que garantiza y anticipa la salvación de la nación (11:26).

A continuación, Pablo ofrece una analogía con el olivo en Romanos 11:16b-24. La raíz de este árbol está conectada a sus ramas. Algunas ramas naturales fueron cortadas del árbol. Luego una rama de olivo silvestre que estaba separada del olivo se injerta en el árbol para participar de su rica raíz. Sin embargo, se advierte a la rama de olivo silvestre que no sea arrogante con las ramas naturales, ya que Dios puede injertar las ramas naturales de nuevo en su propio árbol. La incredulidad de la rama silvestre podría llevar a su eliminación del árbol. Además, si las ramas naturales cesan su incredulidad, entonces Dios puede injertarlas de nuevo en el árbol. El punto es que la rama silvestre no debe ser arrogante y pensar que las ramas naturales son cortadas para siempre del árbol, ya que Dios puede injertar las ramas naturales en su propio árbol de nuevo.

Una progresión de eventos es evidente: (1) las ramas están conectadas naturalmente al olivo; (2) algunas ramas naturales fueron cortadas del árbol debido a la incredulidad (11:17a, 20a); (3) una rama silvestre es injertada en el árbol (11:17b, 19); y (4) las ramas naturales serán injertadas en el olivo si/cuando crean (11:23).[34]

Esta analogía se refiere a cómo Israel y los gentiles se relacionan históricamente con las bendiciones del pacto abrahámico. La razón de esta analogía fue la arrogancia gentil (11:18). Algunos adoptaron una posición de reemplazo contra Israel. Como observa Moo, “estos creyentes gentiles estaban aparentemente convencidos de que pertenecían a un nuevo pueblo de Dios que simplemente había reemplazado a Israel”.[35]

¿Qué representan los componentes de la ilustración del olivo? Las ramas naturales se refieren a los israelitas, y las ramas silvestres representan a los gentiles creyentes. La “raíz rica” es el pacto de Abraham con los patriarcas. La mención de Pablo de los “padres” de Israel en 9:5 y 11:28 y sus vínculos con los “pactos” y “promesas” muestran la importancia de los patriarcas y el pacto abrahámico en el pensamiento de Pablo. Además, el concepto de “raíz” que se refiere a Abraham y los patriarcas está bien establecido en la literatura judía. [36]

Por último, el olivo se refiere al lugar de la bendición que proviene de los patriarcas y el pacto de Abraham. Hay alrededor de veinte referencias a “olivo(s)” en la Biblia. El olivo se relaciona a menudo con la fecundidad, la prosperidad y la bendición. En Jeremías 11:16 se llama a Israel “olivo verde”. Los “olivos” de Apocalipsis 11:4 se refieren a dos testigos que profetizan durante 1.260 días. El contexto determinará el significado de “olivo”. En Romanos 11, el “árbol de olivo” es el lugar de bendición del pacto con Abraham. El pacto abrahámico contiene docenas de promesas, algunas personales (Abraham), otras nacionales (Israel) y otras internacionales (gentiles). También incluye bendiciones espirituales y físicas. El pacto abrahámico es también el pacto fundacional para el davídico y los nuevos pactos.[37] El pacto abrahámico revela que la nación de Abraham (Israel) será un vehículo para bendecir a las familias y naciones de la tierra (Gen. 12:2- 3; 18:18). Este pacto fue diseñado para incluir eventualmente tanto a Israel como a los gentiles (Gálatas 3:7-9). Pablo reafirma esta verdad en Romanos 4 cuando afirma que la justificación de Abraham antes de la circuncisión lo calificó para ser tanto el padre de los gentiles creyentes como el padre de los judíos creyentes (Rom. 4:9-12). Ambos grupos están relacionados con Abraham aunque mantienen sus identidades únicas.

Algunos afirman que el olivo representa a Israel, de modo que cuando los gentiles son injertados en el árbol, pasan a formar parte de Israel.[38] Pero, una vez más, el olivo se utiliza a menudo para bendecir (Hag. 2:19), y el punto principal de la ilustración de Pablo es mostrar la relación de Israel y los gentiles con las bendiciones del pacto abrahámico, no identificar a todos los injertados en el árbol como “Israel”. Además, “Israel” está representado por las ramas naturales, orgánicamente conectadas al árbol, que se rompen y luego se vuelven a injertar. Israel está conectado al olivo pero no es el árbol en sí mismo. El “olivo” debe ser más amplio que Israel ya que abarca tanto a Israel como a los gentiles. Y después de esta ilustración Pablo distingue consistentemente a los Gentiles creyentes de Israel.

Las ramas rotas (11:17a) representan al Israel incrédulo temporalmente reubicado de experimentar las bendiciones del pacto. Sin embargo, los gentiles, representados por las ramas de “olivo silvestre”, han sido “injertados” y son ahora partícipes de la rica raíz del olivo (es decir, del pacto abrahámico) (11:17b, 19). Ahora están injertadas en las bendiciones del pacto. Los gentiles se han convertido en el pueblo de Dios como se predice en Génesis 12:3 y 22:18 (Gálatas 3:7-9). Los gentiles experimentan los beneficios espirituales de los pactos. Como revela Romanos 15:27, “los gentiles han compartido sus cosas espirituales [de los judíos]”. Pero la historia no termina aquí. Israel será injertado de nuevo en las bendiciones del pacto. Romanos 11:23 dice, “y también ellos [Israel], si no permanecen en su incredulidad, serán injertados, pues poderoso es Dios para injertarlos de nuevo.” Un próximo injerto de Israel ocurrirá en el futuro.

En resumen, la analogía del olivo presenta una progresión de eventos:

Israel se relacionó naturalmente con el olivo (Pacto de Abraham) (v. 16b)

entonces

El incrédulo Israel cortado del olivo (v. 17a)

entonces

los gentiles creyentes injertados en el olivo (v. 17b)

entonces

el Israel creyente injertado de nuevo en el olivo (v. 23)

La analogía del olivo de Pablo advierte a los gentiles de que no deben concluir que han reemplazado a Israel. La inclusión de los gentiles no significa la exclusión del Israel nacional. Los patriarcas y el pacto abrahámico apoyan a los gentiles. Y si Dios injertó a los gentiles en el lugar de la bendición, ciertamente puede injertar a Israel de nuevo en las bendiciones del pacto conectadas con los patriarcas de Israel (11:21-24). Esto ocurrirá cuando “todo Israel” sea “salvado” (11:26). Esta analogía es paralela a la de Levítico 26:40-45, donde Dios declaró que el arrepentimiento de Israel llevará a la reinstauración de Israel en las bendiciones del pacto abrahámico, incluyendo la tierra:

»Si confiesan su iniquidad y la iniquidad de sus antepasados, por las infidelidades que cometieron contra mí, y también porque procedieron con hostilidad contra mí …o si su corazón incircunciso se humilla, y reconocen sus iniquidades, entonces yo me acordaré de mi pacto con Jacob, me acordaré también de mi pacto con Isaac y de mi pacto con Abraham, y me acordaré de la tierra. (Lev. 26:40-42, énfasis añadido).

El pacto abrahámico debía incluir tanto a Israel como a los gentiles (Gen. 12:2-3). Algunos afirman que cuando los gentiles se relacionan con Abraham, se convierten en judíos espirituales o en Israel.[39] Pero cuando los gentiles participan en el pacto abrahámico, no se convierten en Israel, sino que participan en el pacto con los israelitas creyentes.

Esto es consistente con Efesios 3:6: “a saber, que los gentiles son coherederos y miembros del mismo cuerpo, participando igualmente de la promesa en Cristo Jesús mediante el evangelio” (énfasis añadido). Los gentiles creyentes comparten con los judíos creyentes los grandes privilegios de Dios, pero lo hacen como gentiles, no como Israel.

La unidad y la diversidad existen dentro del pueblo de Dios. Los judíos y los gentiles creyentes están unidos en la salvación a través de la fe en Jesús. Ambos son hijos de Abraham (Rom. 4:9-12; Gal. 3:29), y ambos se benefician de las bendiciones del pacto con Abraham. Sin embargo, Israel sigue siendo Israel, y los gentiles siguen siendo gentiles. Aunque tanto las ramas “naturales” como las “silvestres” tienen una relación con el mismo olivo a través de la fe en Cristo, las ramas siguen siendo distinguidas.[40]

La Próxima Salvación De La Nación De Israel (11:25-26a)

Con el 11:25a Pablo menciona un “misterio”. El concepto de “misterio” en el NT es multifacético y puede referirse a (1) significados ocultos que se encuentran en los símbolos (Apocalipsis 1:20; 17:5, 7), (2) una verdad completamente nueva que no se encuentra en las Escrituras anteriores (1 Cor. 15:51), o (3) una verdad anterior en el AT que ahora está dando frutos con Jesús (Ef. 6:19). Beale y Gladd definen el “misterio” en general como “la revelación de la sabiduría parcialmente oculta de Dios, en particular en lo que se refiere a los acontecimientos que ocurren en los ‘últimos días'” [41] Este tercer sentido de “misterio” encaja en el 11:25-26 ya que los componentes del “misterio” de Pablo tienen tentáculos en el AT.

¿Qué es este “misterio”? Se relaciona con el orden de la salvación concerniente a los gentiles e Israel, con especial atención a la salvación de los gentiles antes de la salvación del Israel nacional. Pablo dice que “un endurecimiento parcial ha sucedido a Israel hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles, y así todo Israel será salvo” (11, 25b-26a). Hay tres componentes en este “misterio”:

· Un endurecimiento parcial ha ocurrido en Israel.

· Este endurecimiento parcial de Israel existe hasta que llegue la plenitud de los gentiles.

· Es “de esta manera” o “entonces” que todo Israel se salvará.

Primero, “un endurecimiento parcial ha ocurrido en Israel”. Algunos dentro de Israel no han creído. Segundo, este endurecimiento parcial existe sólo por un tiempo “hasta que la plenitud de los gentiles haya entrado”. Como el 11:12, el sentido cualitativo de plērōma (“plenitud”) es el mejor entendimiento aquí. Mientras que algunos prefieren el sentido cuantitativo de “número completo”, esta interpretación es demasiado estrecha y no capta la riqueza de este término en este contexto. La “plenitud de los gentiles” se refiere a la realización de los propósitos de Dios para los gentiles en esta época. Esto incluye la salvación de los gentiles y el papel de los gentiles en la provocación de los celos de Israel. Así, cuando el plan de Dios para salvar a los gentiles como provocadores de los celos de Israel en esta era se termine, Israel en su totalidad será salvado. Con respecto a plērōma en el v. 25, James Denney afirma: “Cuando los gentiles en su plena fuerza hayan entrado, el poder que es provocar a Israel a los celos se sentirá plenamente, con el resultado descrito en el versículo 26.”[42]

El término “hasta” (achris hou) en 11:25 es importante. En el NT, “hasta” generalmente indica un cambio o inversión de las circunstancias después de un período de tiempo. Si el significado usual de “hasta” existe en el 11:25, el endurecimiento parcial de Israel será re-vertido. Israel en su conjunto pasará de la incredulidad a la creencia. Como observa Schreiner, “La palabra ‘hasta’ implica que el endurecimiento de la mayoría de Israel se levantará después de que el número total de gentiles se salven.” [43]

Algunos, sin embargo, creen que achris hou (“hasta”) en 11:25 debe entenderse en un sentido terminante.[44] Presuntamente, el endurecimiento parcial de Israel continúa hasta la plenitud de los gentiles sin que cambien las circunstancias a partir de entonces. Por lo tanto, “hasta” significaría “hasta cierto punto” o “hasta que se alcance cierto objetivo”.[45] Pero la mayoría de los casos de achris (“hasta”) en el NT indican una inversión o cambio en las condiciones previas después de un período de tiempo. El achrio ocurre 48 veces fuera de Romanos 11:25 en el NT. Once veces se produce una comprensión espacial, por lo que 37 usos se relacionan con el tiempo. En su estudio de achris, Waymeyer observa que 27 de los 37 usos probablemente se refieren a un período de tiempo que llegará a su fin seguido de un cambio de circunstancias.[46] Por lo tanto, la reversión está predominantemente conectada con este término. Sam Storms, que adopta la interpretación terminológica de achris hou en Romanos 11:25, admite que “debería reconocerse abiertamente que este no es su sentido más frecuente”, y que quienes adoptan la interpretación terminológica de achris hou van con “un sentido de ‘hasta’ en el versículo 25”. [47]

Pero, ¿podría ser el achris hou de Romanos 11:25 una excepción al sentido normal de reversión? Probablemente no. El uso temporal del achris puede funcionar como una preposición o una conjunción en el NT. Significativamente, como señala Deere, cuando el achris funciona como una conjunción, tiene el significado de “hasta que”, con un cambio próximo de circunstancias.[48] Por lo tanto, cuando el achris se usa como una conjunción, “más que implica un cambio que ‘ocurre después de que se alcanza el punto al que se refiere'”.[49] Esto es importante ya que el achris hou funciona como una conjunción en Romanos 11:25. Israel está experimentando un endurecimiento parcial “hasta” que llegue la plenitud de los gentiles. Así que incluso antes de considerar el 11:26a, el sentido normal de achris hou apunta a una inversión de las circunstancias para Israel. Entonces cuando 11:26a declara la salvación de “todo Israel”, hay pocas dudas de que Pablo pretende una inversión de las circunstancias para Israel. La salvación venidera de Israel reemplazará la actual incredulidad de la masa de Israel.

También, Jesús usó “hasta” en Lucas 21:24 para indicar un cambio de circunstancias para Israel después de un tiempo de calamidad: “y caerán [los judíos] a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones; y Jerusalén será hollada por los gentiles, hasta que [achris hou] los tiempos de los gentiles se cumplan.” El uso de Jesús de “hasta” significa que el cautiverio del pueblo judío y el pisoteo de Jerusalén por los gentiles terminará y será reemplazado por condiciones positivas para el pueblo judío y Jerusalén después de que ocurran los “tiempos de los gentiles” (Lucas 21:24).[50] El destino de Israel y Jerusalén no es el pisoteo sin retroceso, especialmente cuando el reino de Dios está cerca (Lucas 21:31). Como señala J. Bradley Chance, “Un examen detenido de L.21:24b,c proporciona un fuerte indicio de que Lucas previó la restauración de Jerusalén.”[51] George Ladd conecta Lucas 21:24 con una inversión positiva de la fortuna para Israel en Romanos 11:26:

El juicio divino descansará sobre Jerusalén y sobre la nación judía hasta que se cumplan los “tiempos de los gentiles”, es decir, la visitación divina de los gentiles. Cuando se cumpla el propósito de Dios para los gentiles, como implica este versículo, Jerusalén ya no será pisoteada. Habrá una restauración de Israel; “todo Israel será salvado”.[52] El tercer elemento del “misterio” es la salvación de Israel – “y así todo Israel será salvo” (11:26a). Esta declaración implica tres cuestiones estratégicas de interpretación: el significado de (1) “y así”, (2) “todo Israel”, y (3) “será salvo”. “Y así”. Pablo comienza el 11:26 con “y así” (kai houtōs). Aquí existen dos opciones interpretativas principales. La primera es temporal: “entonces todo Israel se salvará”. Con esta visión se produce una plenitud de los gentiles, y después, todo Israel se salvará.

El segundo es modal: “y así, todo Israel será salvo”. Con la opción modal, algunos afirman que Pablo sólo habla de la manera de la salvación de “todo Israel”. Los que sostienen este punto de vista argumentan que ya sea a través de la salvación de Dios de los judíos y gentiles en esta época o a través de la salvación del remanente de Israel a lo largo de la historia hasta el regreso de Jesús, es de esta manera que todo Israel será salvado. La forma es la cuestión, no el tiempo.[53] Presuntamente, la salvación de los judíos y gentiles, o el remanente de Israel en la historia, es la forma en que Dios salva a todo Israel. Los adherentes a este entendimiento a menudo niegan el sentido temporal de kai houtōs y la implicación de que la salvación de Israel ocurrirá después de la plenitud de los gentiles.

¿Qué comprensión es correcta, la temporal o la modal? El punto de vista temporal de kai houtōs tiene apoyo académico. P. H. R. van Houwelingen señala, “la intertación temporal [en Romanos 11:26a] está ganando favor y con razón” [54] P. W. van der Horst argumenta: “Aparte de las posibilidades gramaticales y léxicas que la palabra houtos tenía, es también el contexto de Romanos 11 lo que hace muy probable que fuera el significado temporal de houtos lo que el autor tenía en mente aquí.”[55] Kenneth Gentry observa: “Muchos comentaristas reconocidos aceptan el significado temporal del término (M. Stuart, C. K. Barrett, E. Käsemann, B. Corley), mientras que otros permiten su matiz temporal aquí (O. Michel, J. D. G. Dunn, R. Schmitt, A. Feuillet)”.[56] Van der Horst cree que es un “argumento falso” para concluir kai houtōs nunca tiene un sentido temporal.[57] Un sentido temporal de kai houtōs podría existir en 1 Tesalonicenses 4:17: “Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así [kai houtōs] estaremos con el Señor siempre” (ver también 1 Cor. 11:28).

Entonces, ¿debería kai houtōs en Romanos 11:26 ser traducido en el sentido temporal de “entonces”? Esto es posible. Sin embargo, incluso si se tiene en cuenta una comprensión modal de la manera, que también es posible, el contexto de Romanos 11:11-24 implica tan fuertemente la progresión cronológica lógica que la manera en este contexto implica una referencia temporal. Como dice Schreiner, “el elemento temporal del texto está presente independientemente del significado de καὶ οὕτως [kai houtōs].”[58] Además, dado que otros indicadores cronológicos están en el contexto inmediato, como la progresión dentro del olivo analógico y las palabras “hasta” y “será salvo,” es probable que exista un elemento temporal con kai houtōs en 11:26a. Si esto es exacto, Pablo está hablando de una futura salvación de la etnia Israel después del período de endurecimiento parcial de Israel.

Todo Israel“. ¿Qué quiere decir Pablo con “todo Israel”? Es cierto que se refiere a la etnia israelí, ya que la designación se produce en el contexto de las distinciones entre los israelitas étnicos y los gentiles antes y después del 11:26. Los intentos de hacer que “todo Israel” sea la iglesia sin importar la etnia fracasan ya que el contexto anterior y posterior no permite este entendimiento. Como Murray señaló, “Es exegéticamente imposible dar a ‘Israel’ en este versículo cualquier otra denotación que no sea la que pertenece al término a lo largo de este capítulo… Es de la etnia Israel que Pablo está hablando y no es posible que Israel incluya a los gentiles”.[59] Además, decir a los gentiles que ellos son realmente el verdadero Israel sólo alimentaría el fuego del problema original en Romanos 9-11 – es decir, que Israel ha sido rechazado y reemplazado. Esto sería como verter gasolina en un fuego que uno está tratando de apagar.

Los israelitas étnicos están a la vista, pero ¿usa Pablo “todo Israel” en un sentido diacrónico de la totalidad de Israel a lo largo de la historia? ¿O lo usa en un sentido sincrónico de todo Israel en un momento particular? La designación “todo Israel” ocurre 150 veces en la Biblia y se encuentra más frecuentemente en el Deuteronomio, 1-2 Samuel, 1-2 Reyes, y 1-2 Crónicas. La mayoría, si no todos los usos son sincrónicos, refiriéndose a la totalidad o la mayoría de Israel en el momento de las circunstancias que se describen. Por ejemplo,

Y escogió Moisés hombres capaces de entre todo Israel, y los puso por cabezas del pueblo. (Exod. 18:25a)

Entonces llamó Moisés a todo Israel y les dijo: Oye, oh Israel,….” (Deut. 5:1a)

Y el Señor dijo a Josué: Hoy comenzaré a exaltarte a los ojos de todo Israel,” (Jos. 3:7a)

Y congregó David a todo Israel en Jerusalén para subir el arca del Señor. (1 Chron. 15:3)

Pablo sigue el sentido sincrónico de “todo Israel” en 11:26 y predice una conversión masiva de Israel en un tiempo futuro. Esto no se refiere a todos los israelitas, sino a la mayoría de Israel en ese momento. Así como la mayoría de Israel rechazó a Jesús en su primera venida, pero algunos creyeron (el remanente), así también la mayoría de Israel creerá en Jesús en su segunda venida, aunque algunos no lo hagan. Además, este punto de vista no significa que todos los israelitas de todas las edades se salvarán.[60]

Será salvo“. Dado que Pablo vincula “todo Israel” con un verbo en tiempo futuro (“será salvo”), él ve la salvación de Israel que ocurre en el futuro conectada con el regreso de Jesús. Cuándo ocurrirá esto, Pablo no lo sabe. La salvación de la nación de Israel es un evento dramático venidero que reemplaza la actual incredulidad. Este evento futuro es consistente con otras referencias al futuro del Israel nacional en Romanos 11:11-26:

¡cuánto más será su plenitud! (11:12)

¿qué será su admisión, sino vida de entre los muertos? (11:15)[61]

Y también ellos, si no permanecen en su incredulidad (11:23)

¿cuánto más estos, que son las ramas naturales, serán injertados en su propio olivo? (11:24)

que a Israel le ha acontecido un endurecimiento parcial hasta que haya entrado la plenitud de los gentiles. (11:25)

y así, todo Israel será salvo; tal como está escrito: EL LIBERTADOR VENDRÁ DE SIÓN; APARTARÁ LA IMPIEDAD DE JACOB. (11:26)

Cuando se produzca la salvación de Israel, la esperanza y la oración de Pablo se harán realidad. El lamento por Israel en su conjunto dará paso al cumplimiento para Israel:

La esperanza de Pablo: Hermanos, el deseo de mi corazón y mi oración a Dios por ellos es para su salvación. (10:1)

La esperanza de Pablo cumplida: “y así, todo Israel será salvo” (11:26a). 

La salvación corporativa de la nación de Israel también se enseña en Mateo 23:37-39. Aunque un remanente de judíos había creído en él, Jesús le dijo a Israel incrédulo (“Jerusalén, Jerusalén”) que pronto experimentaría un juicio nacional en relación con su ciudad y su templo: “vuestra casa se os deja desierta” (v. 38). Pero esta incredulidad y el juicio para el pueblo y su ciudad serían revertidos por la fe. Citando el Salmo 118:26, un salmo de alabanza, Jesús declaró: ” Porque os digo que desde ahora en adelante no me veréis más hasta que digáis: «BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR».” (Mateo 23:39). La palabra “hasta” indica una transición para Israel. Jesús retirará su presencia de Israel por un tiempo debido a la incredulidad de Israel. Pero un día Israel experimentará su presencia personal de manera positiva. Esto ocurre en relación con un abrazo sincero del Mesías. Ladd señala que Mateo 23:37-39 es la evidencia de que “Israel aún no ha sido salvo”.[62]

De la misma manera, en Hechos 3:19-20 Pedro dice a los “hombres de Israel” en Jerusalén que su arrepentimiento llevará al retorno de Jesús: “Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor, y Él envíe a Jesús, el Cristo designado de antemano para vosotros.” De nuevo, la salvación de Israel está ligada al regreso de Jesús. Vinculando este texto con Romanos 11, Ben Witherington observa que “la segunda venida de Cristo es vista como en cierto sentido dependiente del arrepentimiento de Israel (cf. Rom. 11:12, 15, 26)”.[63]

La Salvación De Israel Predicha En El Antiguo Testamento (11:26b-27)

La Salvación Venidera De Israel Es Consistente Con El AT:

“EL LIBERTADOR VENDRÁ DE SIÓN; APARTARÁ LA IMPIEDAD DE JACOB. Y ESTE ES MI PACTO CON ELLOS, CUANDO YO QUITE SUS PECADOS.” (11:26b–27)

Pablo relaciona la salvación de Israel con Isaías 59:20-21, Isaías 27:9, y probablemente con el Salmo 14:7 (“de Sión”). Isaías 59 describe la pecaminosidad de Israel (59:1-8), la confesión nacional de pecado (59:9-19), y el Señor salvando y trayendo su Espíritu a Israel con el nuevo pacto (59:20-21). Entonces las naciones serán atraídas y bendecidas por Israel – “Y acudirán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu amanecer” (Isa. 60:3). Isaías 27 también habla de la salvación de Israel (27, 9) y de la restauración que trae bendiciones para el mundo (27, 6). El Salmo 14:7 declara: ” ¡Oh, si de Sión saliera la salvación de Israel! Cuando el Señor restaure a su pueblo cautivo” (énfasis añadido). Así pues, la teología informadora de Isaías 59-60, Isaías 27 y el Salmo 14 apunta a una salvación y restauración del Israel nacional. Los dos primeros pasajes también incluyen bendiciones para las naciones.

La referencia al “Libertador” que viene “de Sión” se refiere a la segunda venida de Jesús. La idea central de Romanos 11:11-27 es un futuro evento climático que revierte la incredulidad de la nación de Israel y da paso a mayores bendiciones mundiales. La segunda venida de Jesús, no la primera, logra esto.[64] La primera referencia de Pablo a “Sión” en 9:33 se refiere al tropiezo de Israel con Jesús en su primera venida. Sin embargo, la segunda referencia de Pablo a “Sión” en el 11:26 se refiere a la salvación de Israel con la segunda venida de Jesús.

Otra cuestión se refiere a la comprensión de Pablo de “de Sión”. Mientras que Isaías 59:20 dice que el Libertador vendrá “a Sión”, Pablo dice que el Libertador vendrá “de [ek] Sión”. ¿Pablo está cambiando el mensaje de Isaías y añadiendo una dimensión celestial a “Sión”? No necesariamente. El uso de Pablo de “Sión” en Romanos 9:33 se refería a la Sión terrenal, y “Sión” probablemente tiene este mismo significado en 11:26 también.

¿Pero por qué Pablo usa “de” y no “a” en relación con Sión? Pablo puede estar conjugando el Salmo 14:7 (“de Sión”) con Isaías 59:20. Si es así, no está cambiando el mensaje de Isaías. Sin embargo, incluso si no hay una combinación, las diferentes preposiciones (“a” y “de”), aunque debidamente anotadas, no deben ser interpretadas como que Isaías y Pablo tienen ideas mutuamente excluyentes. El uso de Pablo de “de” podría hacer hincapié en el gobierno de Jesús desde la Sión terrenal (es decir, Jerusalén) que se deriva del regreso de Jesús a Jerusalén (Salmo 110:1- 2). Las afirmaciones de que el Libertador viene “a Sión” (Isaías 59:20) y “de Sión” (Romanos 11:27) pueden armonizarse. Isaías declaró ambos conceptos. Además de decir que el Libertador viene “a Sión” (Isaías 59:20), Isaías también dice, “Porque la ley saldrá de Sión” (Isaías 2:3, énfasis añadido). El Salmo 110:2a dice: ” El Señor extenderá desde Sión tu [del Mesías] poderoso cetro (énfasis añadido). Así pues, Romanos 11:26 podría referirse al gobierno de Jesús “de Sión” (Jerusalén terrenal) en relación con su segunda venida a Jerusalén, como se indica en Isaías 59:20.

El Doble Estatus de la Nación de Israel (11:28)

Romanos 11:26-27 revela que todo Israel se salvará en relación con el regreso de Jesús. El versículo 28 confirma que Pablo estaba hablando de la nación de Israel: “En cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección de Dios, son amados por causa de los padres.”

Aquí Pablo revela un estatus dual de Israel que existe simultáneamente. El primer estatus es el de enemigo. El segundo es el de “amado”… “desde el punto de vista de la elección de Dios, son amados por causa de los padres”. Este grupo que es a la vez enemigo y “amado” en el 11:28 está vinculado con el “todo Israel” del 11:26, el “todo Israel” que será salvado.[65] Esto verifica que el “todo Israel” del 11:26 concierne a Israel en su totalidad. Sólo el pueblo de Israel en la incredulidad en el momento de la escritura de Pablo podía ser simultáneamente un enemigo del evangelio y amado por Dios.

Romanos 11:28 muestra que “todo Israel” no puede ser la iglesia ya que la iglesia no es enemiga del evangelio. También, “todo Israel” no puede ser el remanente de los israelitas étnicos creyentes a través de la historia ya que el remanente no es amado por Dios y enemigo del evangelio al mismo tiempo. Tal vez se podría argumentar que el remanente pasa de ser “enemigo” a ser “amado”, pero esto no es lo que Pablo describe para “todo Israel”. Como Waymeyer observa, “El uso de Pablo de las conjunciones correlativas indica que estos individuos son simultáneamente ‘enemigos’ y ‘amados’, no enemigos por un tiempo y luego amados más tarde”.[66]

Los dones y el llamado irrevocables de Israel (11:29)

Romanos 11:29 explica además por qué Dios no ha rechazado a Israel: “porque los dones y el llamado de Dios son irrevocables”. “Dones” es plural y probablemente se refiere a los ocho privilegios mencionados en 9:4-5. Una vez más esto muestra que Pablo tiene a la nación como un todo en mente ya que estos grandes dones fueron dados no sólo a una colección de individuos, sino a la nación de Israel.

Además, el “llamado” de Israel es “irrevocable”. Esto ciertamente incluye la elección de Dios de la nación de Israel. Pero el llamado de Israel también incluía el servicio vocacional a las naciones (Gen. 18:18; Deut. 4:5-6; Hechos 3:25). Como observa Saucy, “No hay razón para no ver en el ‘llamado’ de Israel también una función de servicio en la historia de la salvación para la cual fueron llamados originalmente y hechos ‘pueblo de Dios.'”[67] Cranfield cree que este “llamado” se refiere a que Israel pueda “cumplir una función especial en la historia.”[68] Si el “llamado” aquí incluye un elemento vocacional, esto es una evidencia más de que el papel de Israel como nación continúa.

La Inminencia Y La Salvación De Israel (11:30-32)

Con las 11:30-32, Pablo recuerda a su audiencia gentil que se les mostró misericordia por la desobediencia de Israel. Sin embargo, debido a la obra de Dios con los gentiles, Israel está ahora en posición de recibir misericordia. Estas relaciones de causa y efecto en 11:30-31 afirman que Israel como entidad corporativa está en la mente de Pablo. El versículo 30 indica que los gentiles recibieron misericordia por la desobediencia de Israel:

Pues así como vosotros [Gentiles] en otro tiempo fuisteis desobedientes a Dios, pero ahora se os ha mostrado misericordia por razón de la desobediencia de ellos [Israel],

Los gentiles recibieron misericordia por la desobediencia de Israel. A continuación, con el v. 31 Pablo revela que la actual misericordia que se extiende a los gentiles pone a Israel en posición de recibir la misericordia de Dios:

así también ahora estos [Israel] han sido desobedientes, para que por la misericordia mostrada a vosotros [Gentiles], también a ellos [Israel] ahora les sea mostrada misericordia.

Así como la desobediencia de Israel llevó a la misericordia de Dios para los gentiles (v. 30), la misericordia para los gentiles ahora pone a Israel en una posición para que se le muestre misericordia. El “ellos” debe ser el pueblo o la nación en su conjunto que actualmente se encuentra en la incredulidad, ya que el remanente creyente de Israel no necesitaba la misericordia de Dios para los gentiles para recibir la misericordia ellos mismos. Como indica el 11:1-6, Dios estaba extendiendo misericordia al remanente mucho antes de que su misericordia se extendiera a los gentiles. Pero la bendición actual de los gentiles significa que la salvación del Israel nacional puede ocurrir ahora. Pablo no dice que Israel en su conjunto esté experimentando actualmente la misericordia salvadora de Dios, sino que dice que Israel “puede ahora recibir misericordia”. El cambio de Pablo a “ahora les sea” indica inminencia. Schreiner señala que “la salvación de los judíos puede ocurrir ahora en cualquier momento, en ese sentido es inminente”.[69] Moo dice que el significado aquí es “ahora, en cualquier momento”.[70] Así como el tropiezo temporal de Israel ha traído bendiciones a los gentiles, también las bendiciones actuales para los gentiles traen la realidad de que la salvación de Israel puede ocurrir ahora. Cuándo sucederá exactamente esto, Pablo no lo sabía.

Alabanza Por Los Grandes Planes De Dios (11:33-36)

Pablo termina su discusión sobre los gentiles e Israel en los propósitos de Dios con un estallido de alabanza en 11:33-36. Su doxología aquí correctamente trae alabanza a Dios y destaca que ningún humano podría concebir o implementar un plan tan maravilloso.

El Uso De Pablo Del Antiguo Testamento En Romanos 9-11

Una interpretación adecuada de Romanos 9-11 debe tener en cuenta la gran confianza de Pablo en las citas y temas del AT. Esto no es un asunto secundario ya que gran parte del debate sobre Romanos 9-11 se refiere a si Pablo se basa en el significado literal y contextual de los profetas anteriores o si utiliza una hermenéutica tipológica para trascender, transformar o reinterpretar la historia iniciada en el AT. La evidencia está en lo primero. Pablo se basa en el AT de una manera predominantemente contextual consistente con la intención de los profetas del AT. Los hechos y principios en los que Pablo se basa no están desconectados de su intención, ni hay un cambio de realidad de la expectativa del AT al cumplimiento del NT. No sólo Pablo enseña una salvación futura de Israel con un papel para traer bendiciones al mundo en Romanos 9-11; este mensaje es consistente con la intención de escritores anteriores de las Escrituras.

Citas del Antiguo Testamento

Pablo cita el AT aproximadamente treinta y tres veces y se basa en aproximadamente trece temas del AT en Romanos 9-11. Los libros más citados son Isaías (15 veces), Deuteronomio (5 veces), Génesis (4 veces) y 1 Reyes (3 veces). También hay citas del Éxodo, Levítico, Job, Salmos, Oseas, Joel y Malaquías.

Pablo a menudo emplea el AT para documentar hechos históricos, aplicar principios y conectar las profecías a los gentiles y a Israel. También cita el Antiguo Testamento para mostrar que Jesús es el que hace la transición de los propósitos de Dios del pacto mosaico al nuevo pacto.

Las citas de Pablo en Romanos 9:7-12 revelan una confianza directa en Génesis 21:12, 18:10 y 25:23 en relación con Abraham, Isaac y Jacob como la línea de descendencia de Israel. Con Romanos 9:13, Pablo cita Malaquías 1:2-3 para mostrar que Dios eligió a la nación de Israel como un recipiente corporativo para sus propósitos. Las citas de Pablo de Oseas 2:23 y 1:10 en Romanos 9:25-26 se basan en el principio de la soberanía de Dios al hacer de los que no-son-pueblo, su pueblo. Pablo usa Levítico 18:5 y Deuteronomio 30:11-14 en Romanos 10:4-8 para revelar una transición del pacto mosaico al nuevo pacto por Cristo. Con Romanos 10:13, Pablo emplea un principio de Joel 2:32 para mostrar que todos los que invocan al Señor serán salvos. Pablo cita Deuteronomio 32:21 e Isaías 65:1 en Romanos 10:19-20 para explicar que los profetas predijeron que Dios salvaría y usaría a los gentiles para provocar a Israel a los celos. En Romanos 11:3-4, Pablo se basa en tres versículos de 1 Reyes 19 para destacar que Dios siempre mantiene un remanente creyente incluso cuando Israel en su conjunto es desobediente. Con Romanos 11:26b- 27, Pablo entiende Isaías 59:20-21 y 27:9 de manera directa como apoyo para la salvación venidera de la nación de Israel y su entrada en el nuevo pacto. Pablo también cita Isaías 40:13 en Romanos 11:34 para basarse en el principio de que Dios no necesita un consejero.

Los usos de Pablo del AT son en gran parte contextuales y consistentes con la intención de los profetas del AT. Pablo no utiliza una hermenéutica tipológica que transforme las expectativas del AT. La historia continúa de una manera directa, incluyendo el hijo y el papel de Jesús el Mesías. Israel no se redefine. Pablo no afirma que la iglesia es el nuevo o verdadero Israel o que las promesas físicas y nacionales se han transformado. Tampoco indica que la identidad legítima de Jesús como el israelita definitivo signifique que las promesas al Israel nacional hayan sido trascendidas.

Temas del Antiguo Testamento

También es significativa la dependencia directa de Pablo de los temas del Antiguo Testamento en Romanos 9-11:

-Israel es el pueblo étnico que desciende de Abraham, Isaac y Jacob (Gen. 12-50; cf. Rom. 9:3-13).

-El pacto abrahámico producirá la nación Israel que bendecirá a los gentiles (Gen. 12:2-3; 18:18; cf. Rom. 11:17-24).

-Dios es soberano en sus propósitos de elección con respecto a Israel y las naciones (Dt. 7:6-8; cf. Rom. 9:6-26).

-Grandes privilegios pertenecen a Israel (Lev. 26:40-45; cf. Rom. 9:4-5).

-Israel es un instrumento para las bendiciones mundiales (Gen. 12:2-3; Sal. 67:7; cf.nRom. 11:12, 15).

-Israel en su conjunto se caracterizará por la desobediencia hasta que Israel sea salvado y restaurado (Lev. 26:40-45; Deut. 30:1-10; cf. Rom. 11:17-26).

-Dios preserva un remanente de israelitas creyentes cuando Israel como un todo se tambalea en la incredulidad (1 Reyes 19; cf. Rom. 11:2-10).

-El remanente existe para garantizar que Israel no será destruido (Isaías 1:9; 65:8; cf. Rom. 9:29).

-Israel en su totalidad será salvado y restaurado por el Mesías (Isaías 49:3-6; Amós 9:11-15; cf. Rom. 11:26-27).

-La salvación de Israel implicará la venida del Señor y la inclusión de Israel en el nuevo pacto (Isaías 59:20-21; cf. Rom. 11:26-27).

-Antes de la salvación y restauración de Israel, Dios bendecirá a los gentiles para provocar a Israel a la salvación (Dt. 32:21; Is. 65:1-2; cf. Rom. 10:19-21; 11:11, 13).

-Cuando Israel como nación sea salvada y restaurada, grandes bendiciones vendrán al mundo (Isaías 27:6; cf. Rom. 11:12, 15).

-Dios escoge y dirige a las naciones para que le den gloria (Dt. 7:6-8; cf. Rom. 9:17; 11:33-36).

Pablo reúne estos diversos temas y los relaciona con el Mesías y las realidades del nuevo pacto. El “misterio” de Romanos 11:25 enfatiza el tema menor de la salvación gentil antes de la salvación de Israel.

Romanos 9-11 Y Otros Pasajes De Restauración De Israel

Romanos 9-11 no es el único pasaje que se refiere a Israel. ¿Cómo se armonizan estos capítulos con otros textos que hablan de la salvación y restauración de Israel? El espacio no permite un tratamiento completo de este tema, pero son necesarias algunas palabras.

El propósito principal de Pablo en Romanos 9-11 es explicar cómo la incredulidad de Israel en Jesús se armoniza con los grandes privilegios que aún le pertenecen a Israel (9:1-5). Pablo no repite todos los detalles relativos a la restauración de Israel que se encuentran en pasajes como Isaías 2, Isaías 11, Isaías 65, Jeremías 30-33, Ezequiel 36-48, Amós 9:11-15, Zacarías 14 y otros. Estas secciones explican con más detalle la posesión de la tierra por parte de Israel, la prosperidad agrícola y el servicio a otras naciones. También hay pasajes del NT, que contienen implicaciones para Israel como nación, como Mateo 19:28, Mateo 23:39, Lucas 1:32-33, Lucas 21:24, Lucas 22:29-30, Hechos 1:6, Hechos 3:19-21, y Apocalipsis 7:4-8.

Algunos creen que la falta de detalles judíos en Romanos 9-11 (es decir, Jerusalén, tierra, etc.) significa que no se debe esperar la restauración de la nación de Israel.[71] Pero esta objeción es problemática por dos razones. Primero, los detalles de la revelación anterior no necesitan ser repetidos para que su significado permanezca. Al abordar las cuestiones relativas a Israel, John Feinberg señala que “la falta de repetición en el Nuevo Testamento no significa que una enseñanza del Antiguo Testamento sea inoperante durante la era del Nuevo Testamento mientras nada la anule explícita o implícitamente.”[72] Así pues, “Si una profecía o promesa del Antiguo Testamento se hace incondicionalmente a un pueblo determinado y sigue sin cumplirse incluso en la era del Nuevo Testamento, entonces la profecía debe cumplirse para ese pueblo.”[73] Walter C. Kaiser también observa que los cristianos “juzgan mal la revelación de Dios si tenemos una teoría de interpretación que dice que la más reciente revelación de Dios debe ser preferida o sustituida por la que vino antes”.[74]

En segundo lugar, Pablo reafirma que los “pactos” y las “promesas” siguen perteneciendo al Israel nacional (9:4-5). Estas amplias categorías parecen cubrir los detalles de las promesas a Israel en las Escrituras. Además, Pablo menciona el “servicio del templo” (9:4), que tiene implicaciones para Jerusalén y la tierra. Además, Pablo dice que el mundo será un lugar mejor cuando Israel crea, lo que coincide con lo que los profetas del AT predijeron (Isaías 27:6). Las palabras de Pablo sobre Israel armonizan bien con lo que los profetas anteriores revelaron. No se produce ninguna transformación de la historia de la Biblia en Romanos 9-11.

El punto de vista de que Romanos 9-11 afirma una salvación futura y el papel de la nación de Israel no se encuentra sólo en esta sección, sino que tiene mucho apoyo de otros pasajes de la Biblia.

Un Resumen Temático De Romanos 9-11

Jesús

La incredulidad de Israel en Jesús fue la razón de la preocupación de Pablo en Romanos 9-11 (9:1-5). Pablo menciona a “Jesús” una vez y a “Cristo” siete veces en estos capítulos. En 9:5 se refiere a Jesús como el Mesías que viene de Israel y como Dios. También es “Señor” (10:9). Jesús es el más importante de los ocho privilegios de Israel (9:4-5) y el que confirma las promesas de Israel y bendice a los gentiles (ver Rom. 15:8-9). Él también es el fin o meta (telos) de la ley mosaica y el que trae el nuevo pacto (10:4-7). Sólo a través de la fe en Jesús se puede encontrar la justicia. Esto es cierto para los israelitas y los gentiles (9:30-10:3). Nadie es salvo aparte de él.

El hecho de que Pablo discuta sobre Jesús e Israel en Romanos 9-11 muestra la importancia de ambos. También muestra que la identidad y el papel de Israel no son absorbidos por la persona de Cristo de una manera que hace que el Israel nacional sea irrelevante. Jesús es el último israelita, e Israel es significativo como pueblo y nación. La relación de Jesús con Israel no es la de un antitipo que hace irrelevante a un tipo inferior. En su lugar, es la de la cabeza corporativa – la cabeza representativa de Israel (Jesús) restaura a los muchos (el Israel nacional). Como dice Isaías 49:6a, ” dice Él[Dios]: Poca cosa es que tú [el Mesías] seas mi siervo, para levantar las tribus de Jacob y para restaurar a los que quedaron de Israel (énfasis añadido).

Debido a Jesús, el verdadero israelita, las promesas a Israel se cumplirán en el transcurso de sus dos venidas. El regreso de Jesús estará conectado con la salvación de Israel y su inclusión en el nuevo pacto (11:26-27).

Israel

Como los profetas anteriores, Pablo presenta a Israel como el pueblo elegido por Dios, compuesto por descendientes étnicos de Abraham, Isaac y Jacob. Israel todavía está relacionado con todos los grandes privilegios que Dios les dio (9:4-5). La discusión de Pablo sobre Israel incluye a la nación en su conjunto y al remanente creyente. De la misma manera, la elección de Dios se aplica tanto a la nación (9:7-13) como a los individuos dentro de la nación (9:6; 11:1-6). Aunque el Israel nacional es elegido para el servicio, no todos los israelitas son elegidos para la salvación. La fe es necesaria para ser un verdadero israelita (9:6). El remanente creyente garantiza que Israel como entidad nacional no será destruida. Como “primicias” de la totalidad (Rom. 11:16), el remanente anticipa la salvación y la restauración de la nación (Isa. 1:9).

Israel falló en la justicia al esforzarse por alcanzarla a través de la ley mosaica y no en Jesús. Pero Israel se salvará y será reintegrado a las bendiciones del pacto (Rom. 11:23, 26). Sin embargo, incluso en el presente, Dios está usando la incredulidad de Israel para llevar bendiciones espirituales a los gentiles (Rom. 15:27). Israel se salvará en relación con el regreso de Jesús (11:26-27). Entonces la salvación de Israel resultará en bendiciones magníficas para las naciones (11:12, 15, 26). Israel no es un medio en sí mismo, sino un vehículo para las bendiciones universales (Génesis 12:2-3; 18:18). Como declara el Salmo 67:7, ” Dios nos [Israel] bendice, para que le teman todos los términos de la tierra.”

Algunos creen que la nación de Israel poseía un papel tipológico que se cumplía en Jesús y en la iglesia. Supuestamente, la nación de Israel pierde su significado cuando el concepto de Israel se cumple a través de Jesús y el “nuevo” o “verdadero” Israel – la iglesia. Pero esta idea no se encuentra en Romanos 9-11. Existen correspondencias entre Israel y la iglesia, y se usa un lenguaje similar para ambos, pero la iglesia no reemplaza a Israel en los planes de Dios. El futuro del Israel nacional en Romanos 9-11 muestra que Israel no es un tipo trascendido.

Pablo enseña explícitamente que Israel se salvará en Romanos 11:26. Pero, ¿Romanos 9-11 también afirma un papel continuo para la nación? Lo que Pablo dice en Romanos 9-11 es consistente con la idea de la restauración como nación que se encuentra en las Escrituras anteriores, especialmente que la salvación de Israel traerá más bendiciones al mundo. Nada en Romanos 9-11 indica que la restauración como concepto de nación haya sido trascendida. Por el contrario, existen varias evidencias para la restauración de Israel.

En primer lugar, la evidencia de un papel continuo para Israel se encuentra en Romanos 9:4-5, donde Pablo afirma que las “promesas”, “pactos” y “servicio en el templo” todavía pertenecen a Israel. Estos privilegios conllevan implicaciones de restauración si se permite su contenido completo. Las objeciones de que Pablo no menciona aquí la tierra de Israel, Jerusalén, u otros asuntos israelitas no son persuasivas ya que las categorías más amplias mencionadas en 9:4-5 cubrirían estos detalles. Además, la mención del “servicio del templo” es un detalle específico que conlleva implicaciones para la tierra de Israel y Jerusalén. El hecho de que Pablo mencione privilegios para Israel junto con la discusión de un futuro para Israel en 11:11-32 indica que la importancia del Israel nacional continúa.

En segundo lugar, Romanos 11:12, 15. revela que la “plenitud” venidera de Israel, que implica todo lo que Dios quiso que fuera, traerá aún mejores condiciones para el mundo. Esto es consistente con la expectativa de que la salvación de Israel como nación conduce a bendiciones holísticas para el mundo (ver Isaías 27:6).

En tercer lugar, las citas de Pablo de Isaías 59:20-21 y 27:9 en Romanos 11:26-27 conllevan implicaciones de restauración. Los contextos de ambos pasajes de Isaías predicen el arrepentimiento de la nación de Israel y su inclusión en el nuevo pacto, junto con las bendiciones para los gentiles en el momento en que se restaure Israel.

Cuarto, que los “dones” y el “llamado” de Israel son irrevocables (11:29) muestra que los propósitos de Dios para el Israel nacional permanecen. Los “dones” implican los ocho privilegios mencionados en el 9:4-5, que incluyen pero implican más que la salvación. Además, si el “llamado” incluye el llamado vocacional de Israel a las naciones, esto implicaría el papel continuo de la nación Israel a otras naciones cuando el Mesías reine en la tierra (Isaías 2:2-4).

Un quinto argumento se refiere a la consistencia. Si el Israel étnico se salva en relación con las promesas de Dios, entonces ¿por qué no se cumpliría también la restauración de Israel como nación, especialmente cuando las dos ideas están tan estrechamente conectadas? Según Deuteronomio 30:1-10, cuando Israel se arrepienta y obedezca a Dios de corazón (30:2), “Dios restaurará” a Israel del cautiverio y “os llevará [a Israel] a la tierra” para “poseerla” (30:3-5). Esta restauración a la tierra está vinculada con la circuncisión del corazón en 30:6, que es una referencia a la salvación y a la inclusión en el nuevo pacto para Israel. En Jeremías 31:31-34, Dios prometió un “nuevo pacto” para Israel que implica un corazón cambiado. Luego Jeremías 31:38-40 habla de la restauración de Jerusalén. Esto muestra tanto la salvación como la restauración. También, la salvación de Israel y la inclusión en el nuevo pacto son evidentes en Ezequiel 36:26-28: “Además, os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros; … Pondré dentro de vosotros mi espíritu y haré que andéis en mis estatutos, … Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres; y seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios.” Una vez más la salvación, la inclusión en el nuevo pacto y la restauración a la tierra ocurren juntas.

En resumen, Romanos 9-11 enseña explícitamente una futura salvación masiva de la nación de Israel, mientras que también afirma el cuadro del AT de una restauración de la nación con bendiciones para el mundo.

Gentiles

Pablo ve a los gentiles como no judíos, quienes, hasta Cristo, no estaban conectados a los pactos de la promesa (11:17a). Pero en el tiempo de Dios, los gentiles, que no buscaban la justicia de Dios, encontraron la justicia a través de la fe en Jesús (9:30). Ahora experimentan las bendiciones salvíficas del pacto abrahámico y una relación con el Mesías (15:27). Los gentiles creyentes de esta época tienen el papel de provocar a Israel a los celos (10:19-21; 11:11, 13). Cuando se haya producido la plenitud de los gentiles en esta era, el Israel étnico se salvará, y se producirán mayores bendiciones mundiales (11:12, 15). Sin embargo, los gentiles no deben volverse arrogantes con respecto a Israel (11:18), o su papel actual en los propósitos de Dios será eliminado (11:22). Pablo ve a los gentiles creyentes no como incorporados a Israel sino como participantes con los israelitas creyentes en los pactos de la promesa. Pablo quiere que sus lectores sepan que la inclusión de los gentiles no significa la exclusión del Israel nacional.

Iglesia

Los cinco usos de “iglesia” en Romanos se dan en los saludos de Pablo en Romanos 16. Pablo no menciona “iglesia” en Romanos 9-11, aunque la participación de los judíos y gentiles creyentes en las bendiciones espirituales de los pactos de la promesa en Jesús se relaciona con la iglesia (11:17-24; 15:27). La iglesia es la comunidad del nuevo pacto de los judíos y gentiles creyentes en esta época y es el instrumento de Dios para la proclamación del evangelio en todo el mundo. Sin embargo, esta era actual no es todo lo que hay para los propósitos de Dios. Jesús viene de nuevo a la tierra para gobernar las naciones con sus santos (Apocalipsis 5:10; 19:15). Cuando lo haga, Israel será salvado y restaurado y traerá más bendiciones al mundo bajo el Mesías (Rom. 11:12, 15, 26-27). Tanto la iglesia de los judíos y gentiles creyentes como el Israel nacional son estratégicos en los propósitos de Dios. Romanos 9-11 no contiene ninguna doctrina de reemplazo o teología de cumplimiento en la cual la iglesia reemplaza al Israel nacional como el nuevo o verdadero Israel. De hecho, el punto de vista del reemplazo es reprendido por Pablo en 11:18.

La iglesia de Jesús abarca tanto a los israelitas creyentes como a los gentiles. Los israelitas creyentes aún se identifican con Israel (11:1-6) ya que participan en la iglesia de Jesús. Los gentiles creyentes también son parte de la iglesia de Jesús con los israelitas fieles. Como dice Pablo en Efesios 3:6, “los gentiles son coherederos y miembros del cuerpo”.

Lo Que Romanos 9-11 Contribuye A La Teología Bíblica

Romanos 9-11 contribuye al argumento de la Biblia explicando cómo la actual incredulidad de la nación de Israel en Jesús armoniza con el compromiso de Dios con Israel y los grandes privilegios de Israel. Muchos pasajes del AT predijeron que la llegada del Mesías implicaría tanto la restauración de Israel como las bendiciones para las naciones. Pero la llegada del Mesías no coincidió con la fe y la restauración de la nación de Israel. ¿Cómo puede explicarse este desarrollo? Pablo revela que la selectividad es parte de los propósitos de Dios y que Dios nunca prometió que todos los israelitas de todas las épocas serían salvados (9:6). Así que la incredulidad de Israel no puede probar que la palabra de Dios haya fallado. Pablo también muestra que los gen- tiles ahora están siendo salvados por la fe en el Mesías de Israel, aunque Israel en su conjunto no lo esté (9:30-10:4). El remanente de Israel creyente también garantiza que Dios no ha rechazado a Israel (11:1-6).

Particularmente significativo es Deuteronomio 32:21, que predijo que Dios usaría la incredulidad de la nación de Israel para usar a los gentiles para provocar a Israel a celos y a la salvación (Rom. 10:19-20). Este fue un tema menor, tal vez incluso parcialmente oculto, del AT. Pero es clave para entender por qué la salvación gentil precede a la salvación de Israel. Este es el corazón del concepto de “misterio” de Pablo en Romanos 11:25. El “misterio” de 11:25-26 es este: Cuando la era actual de la salvación gentil como medio para provocar los celos del Israel nacional haya terminado, Israel será salvado y participará en el nuevo pacto (11:26-27). Esto traerá aún mayores bendiciones al mundo (11:12, 15). Aunque muchos pasajes predijeron que la salvación de Israel precedería a la bendición mundial, el “misterio” de Romanos 11:25 es que la inclusión de los gentiles en las bendiciones de Dios precederá a la salvación del Israel nacional.[75]

Otra contribución a la teología bíblica se refiere a la realidad de las dos etapas de la bendición del mundo: (1) La salvación gentil y la participación en las bendiciones del pacto abrahámico en esta época entre las dos venidas de Jesús mientras Israel está en la incredulidad, y (2) mayores bendiciones para el mundo con la salvación de Israel (11:12, 15).

Romanos 9-11 evidencia una fuerte continuidad con la historia del AT. Debido a Jesús el Mesías, los gentiles se están convirtiendo en el pueblo de Dios. Israel está compuesto por descendientes étnicos de Abraham, Isaac y Jacob. Esto incluye tanto al remanente como a Israel en su conjunto. No hay una redefinición de Israel o una expansión de Israel para incluir a los gentiles. Tampoco se ve a Israel como un tipo trascendido. Las opiniones de Pablo sobre el futuro de Israel coinciden también con otras referencias del NT en relación con la salvación y la restauración del Israel nacional (véase Mateo 19:28; 23:29; Lucas 21:24; 22:29-30; Hechos 1:6; 3:19-21).

Además, Romanos 9-11 revela que Jesús y las profecías sobre el Israel nacional trabajan en armonía. La identidad de Jesús como representante último de Israel no borra ni trasciende el significado del Israel nacional ni altera la naturaleza de los pactos y promesas en lo que se refiere a Israel. La historia de la Biblia no ha cambiado. Jesús es el representante corporativo de Israel que restaura el Israel nacional y bendice a los gentiles (Isaías 49:3-6). Las dos venidas de Jesús significan el cumplimiento significativo de la primera venida y el cumplimiento significativo de la segunda venida de las profecías anteriores. Las bendiciones espirituales se extienden a los israelitas y gentiles creyentes con la primera venida de Jesús (Rom. 15:27). Pero la salvación de Israel, la plena inclusión de Israel en el nuevo pacto, y mayores bendiciones globales esperan el regreso de Jesús.

Conclusión

Romanos 9-11 muestra que la palabra de Dios no ha fallado, y Dios no ha rechazado a Israel. Una aplicación adecuada de estos capítulos implica aceptar lo que Dios está haciendo actualmente con los gentiles creyentes y el remanente de Israel. También implica comprender la salvación y la restauración venideras de Israel y lo que esto significará para el mundo. Esto es especialmente cierto para los gentiles que históricamente han luchado por comprender los planes futuros de Dios para Israel.

El comentarista C. E. B. Cranfield una vez alteró sus puntos de vista sobre Israel basado en su estudio de Romanos 9-11. Con transparencia y honestidad admitió: “Confieso con vergüenza haber usado también yo mismo en más de una ocasión este lenguaje del reemplazo de Israel por la iglesia.”[76] Sin embargo, las palabras de Pablo en Romanos 9-11 cambiaron su perspectiva. Las palabras de Cranfield sobre lo que estos tres capítulos significan para la iglesia son dignas de atención:

Sólo cuando la Iglesia persiste en negarse a aprender este mensaje, cuando secretamente -quizás inconscientemente- cree que su propia existencia está basada en logros humanos, y por lo tanto no entiende la misericordia de Dios para con ella misma, que es incapaz de creer en la misericordia de Dios para el Israel todavía incrédulo, y por lo tanto tiene la fea y no bíblica noción de que Dios ha desechado a su pueblo Israel y simplemente lo ha reemplazado por la Iglesia Cristiana. Estos tres capítulos [Romanos 9-11] nos prohíben enfáticamente hablar de la Iglesia como si hubiera tomado de una vez para siempre el lugar del pueblo judío.[77]

clip_image002

1. Una nación está formada por personas unidas por una ascendencia, historia, cultura, idioma, leyes y liderazgo comunes que habitan o están relacionados con un territorio particular. Esto se aplica a Israel. Génesis 12:1-3; 18:18; 22:18 predijo que los descendientes de Abraham se convertirían en una nación con su propia tierra. En el Sinaí el pueblo hebreo era una “nación santa” apartada para el servicio (Éxodo 19:6; Deuteronomio 7:6-7). Aunque algunos judíos creían en él, Jesús se dirigió a Israel como una nación en relación con su respuesta a él (Mateo 23:37-39; Lucas 19:41-44). Los judíos de la época de Jesús eran conscientes de que Jesús afectaba tanto a “nuestro lugar como a nuestra nación” (Juan 11:48). Israel todavía posee privilegios nacionales que le fueron dados en el Antiguo Testamento (Rom. 9:4-5). Cuando Jesús regrese, vendrá a gobernar las naciones, de las cuales Israel será una sola (Hechos 1:6; Apocalipsis 19:15). Así que tanto “Israel étnico” como “Israel nacional” son designaciones apropiadas para Israel en Romanos 9-11

2. Mark W. Karlberg, “The Significance of Israel in Biblical Typology,” JETS 31 (1988): 259: “Si uno concede que el Israel nacional en la revelación del AT era realmente un tipo del reino eterno de Cristo, entonces parece que, según los cánones de la tipología bíblica, el Israel nacional ya no puede conservar ningún estatus independiente en absoluto.” Bruce K. Waltke, “Kingdom Promises as Spiritual,” in Continuity and Discontinuity: Perspectives on the
Relationship between the Old and New Testaments
, ed. John S. Feinberg (Wheaton, IL: Crossway, 1988), 275: “La nación judía ya no tiene un lugar como el pueblo especial de Dios; ese lugar ha sido tomado por la comunidad cristiana que cumple el propósito de Dios para Israel.”

3. “Restauración” se refiere a la reparación o restauración de una entidad estropeada. En este contexto, la restauración se refiere a la renovación de Israel como una nación con un papel para otras naciones.

4. Wolfhart Pannenberg, Systematic Theology, trans. Geoffrey Bromiley (Grand Rapids: Eerdmans, 1993), 3:471.

5. Pablo T. Gadenz, Called from the Jews and from the Gentiles: Pauline Ecclesiology in Romans 9–11, WUNT 267 (Tübingen: Mohr Siebeck, 2009), 48. Jason A. Staples argumenta que “Israel” más que “Judíos” “se refiere más específicamente a las doce tribus como un todo”. Ver “What Do the Gentiles Have to Do with ‘All Israel’? A Fresh Look at Romans 11:25–27,” JBL 130 (2011): 376.

6. C. E. B. Cranfield, A Critical and Exegetical Commentary on the Epistle to the Romans, 2 vols., ICC (Edinburgh: T&T Clark, 1975–1979), 2:464.

7. Ver Génesis 12; 15; 17; 22; Levítico 26:40-50; Deuteronomio 30:1-10; 2 Samuel 7; Isaías 2; 11; 59-66; Jeremías 30-33; Ezequiel 36-37; Lucas 1:32-33, 54-55, 67-74.

8. Fred G. Zaspel, Jews, Gentiles and the Goal of Redemptive History: An Exegetical and Theological Analysis of Romans 9–11 (Hatfield, PA: Interdisciplinary Biblical Research Institute, 1995), 26.

9. Robert L. Saucy, “Does the Apostle Paul Reverse the Prophetic Tradition of the Salvation of Israel and the Nations?,”
en Building on the Foundations of Evangelical Theology: Essays in Honor of John S. Feinberg, ed. Gregg R. Allison
and Stephen J. Wellum (Wheaton, IL: Crossway, 2015), 78.

10. Después de la ascensión de Jesús los apóstoles “estaban siempre en el templo” (Lucas 24:53).

11.  El nuevo pacto se ha inaugurado en esta época, pero algunos detalles esperan ser cumplidos en el futuro.

12. Si el futuro servicio del templo ocurre, esto se haría a la luz de Cristo y su sacrificio y no en contraste con él y su obra.

13. Michael G. Vanlaningham, “The Jewish People according to the Book of Ro- mans,” in The People, the Land, and the Future of Israel, ed. Darrell L. Bock and Mitch Glaser (Grand Rapids: Kregel, 2014), 121.

14. Ver Cranfield, Romans, 2:474.

15. Romanos 2:28-29 y Gálatas 6:16 también enseñan que los verdaderos israelitas son israelitas étnicos que creen.

16. Leon Morris, The Epistle to the Romans, Pillar New Testament Commentary (Grand Rapids: Eerdmans, 1988), 353.

17. Ver Herman Ridderbos, Paul: An Outline of His Theology (Grand Rapids: Eerd- mans, 1997), 336n30; Wayne Grudem, Systematic Theology (Grand Rapids: Zon- dervan, 1994), 861.

18. John Murray, The Epistle to the Romans, 2 vols., NICNT (Grand Rapids: Eerdmans, 1959–1965), 2:9.

19. Abraham also sired sons with Keturah, who were not part of the special seed line (Gen. 25:1–4).

20. The first part of Genesis 25:23 states, “Two nations are in your [Rebekah’s] womb.” Malachi 1:1–5 discusses the descendants of Jacob (Israel) and descen- dants of Esau (Edom).

21. George Eldon Ladd, “Historic Premillennialism,” in The Meaning of the Millen- nium: Four Views, ed. Robert G. Clouse (Downers Grove, IL: InterVarsity Press, 1977), 24.

22. S. Lewis Johnson, “Evidence from Romans 9–11,” in A Case for Premillennialism: A New Consensus, ed. Donald K. Campbell and Jeffrey L. Townsend (Chicago: Moody, 1992), 209.

23. Saucy, “Does the Apostle Paul Reverse the Prophetic Tradition of the Salvation of Israel and the Nations?,” 71.

24. Ibid.

25. G. K. Beale and Benjamin L. Gladd, Hidden but Now Revealed: A Biblical Theology of Mystery (Downers
Grove, IL: InterVarsity Press, 2014), 90–91. Beale y Gladd no afirman el escenario general que estoy presentando.

26. Michael Rydelnik, “The Jewish People: Evidence for the Truth of Scripture,” in The People, the Land, and the Future of Israel: Israel and the Jewish People in the Plan of God, ed. Darrell L. Bock and Mitch Glaser (Grand Rapids: Kregel, 2014), 264.

27. Reinier Schippers, “πληρόω” NIDNTT 1:739.

28. Douglas J. Moo, The Epistle to the Romans, NICNT (Grand Rapids: Eerdmans, 1996), 689–90: “las apariciones de plērōma con un sentido numérico directo son raras, y totalmente ausentes en el griego bíblico de otros lugares”.

29. Walter C. Kaiser Jr., Peter H. Davids, F. F. Bruce, and Manfred Brauch, Hard Sayings of the Bible (Downers Grove, IL: InterVarsity, 1996), 569.

30. Moo, Romans, 689. Moo cree que esta “plenitud” “se alcanza a través de un proceso numérico” (ibid.).

31. Murray, Romans, 2:94.

32. Ibid., 2:79.

33. Gadenz, Called from the Jews and from the Gentiles, 49n114.

34. The condition of belief is necessary for this fourth step to occur, but the context of 11:12, 15, 26 indicates that belief of the branches (Israel) will occur. Context indicates a predictive element.

35. Moo, Romans, 704.

36. See Christian Mauer, “ῥίζα,” TDNT 6:987–89; Moo, Romans, 699n13. Some believe Jesus is the “root.” But while covenant promises are fulfilled in Jesus, the Messiah comes from the patriarchs and Israel to fulfill God’s covenant purposes (9:4–5).

37. The new covenant, which replaces the Mosaic covenant, emphasizes Holy Spir- it-en-ablement so that God’s people can obey him from the heart. This covenant results from the Messiah, who inaugurates the new covenant.

38. See O. Palmer Robertson, The Israel of God: Yesterday, Today, and Tomorrow (Phillipsburg, NJ: Presbyterian & Reformed, 2000), 188.

39. Ladd says, “If Abraham is the father of a spiritual people, and if all believers are sons of Abraham, his offspring, then it follows that they are Israel, spiritually speaking” (Ladd, “Historic Premillennialism,” 24).

40. See A. Andrew Das, Solving the Romans Debate (Minneapolis: Augsburg Fortress, 2007), 245.

41. Beale and Gladd, Hidden but Now Revealed, 20.

42. James Denney, “St. Paul’s Epistle to the Romans,” in The Expositor’s Greek Testament, ed. W. Robertson Nicoll
(Grand Rapids: Eerdmans, 1990), 2:683.

43. Thomas R. Schreiner, Romans, BECNT (Grand Rapids: Baker Academic, 1998), 618 (emphasis in original).

44. Robertson, Israel of God, 179.

45. Robert L. Reymond, A New Systematic Theology of the Christian Faith, 2nd ed. (Nashville: Nelson, 1998), 1028.

46. Matt Waymeyer, “The Identity of ‘All Israel’ in Romans 11:26” (ThM thesis, The Master’s Seminary, 2003), 137. Ver Moo,
Romans, 717n30.

47. Sam Storms, Kingdom Come: The Amillennial Alternative (Fearn, Scotland: Mentor, 2013), 323.

48. Jack S. Deere, “Premillennialism in Revelation 20,” BSac 135 (1978): 68.

49. Cuando se utiliza el achris como conjunción con el subjuntivo aoristo, “implica más que un cambio que ‘se produce después de que se alcanza el punto al que se refiere'” (ibíd.). Esto se aplica a 1 Corintios 11:26, donde algunos, como Robertson, piensan que existe un sentido terminante de “hasta que” (Israel de Dios, 179). Este versículo dice: “Porque todas las veces que coméis este pan y bebéis la copa, proclamáis la muerte del Señor hasta que Él venga”. Pero las palabras de Pablo son similares a las de Lucas 22:15-20, donde Jesús dice explícitamente que la Cena del Señor será reemplazada por un banquete cara a cara en el reino. Los versículos 15-16 afirman: “Y les dijo: ‘He deseado fervientemente comer esta Pascua con vosotros antes de padecer; porque os digo que no la volveré a comer hasta que se cumpla en el reino de Dios'” (véase también 22:17-18) (énfasis añadido). La Cena del Señor será reemplazada por la celebración de la Pascua (22:16) y por comer y beber en la mesa del reino de Jesús cuando los discípulos estén gobernando sobre las doce tribus restauradas de Israel (Lucas 22:29-30). Algunos también ven un entendimiento terminante de “hasta” en 1 Corintios 15:25 (Robertson, Israel de Dios, 180), donde Pablo dice, “Porque es necesario que él [Jesús] reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos bajo sus pies”. Pero mientras que Jesús ciertamente reinará en el reino eterno venidero (Apocalipsis 22:3), Pablo se refiere específicamente al exitoso reino mediador de Jesús como el Último Adán (Sal. 8:6; 1 Cor. 15:45). Después de esta fase del gobierno del reino, Jesús entregará su reino al Padre según 1 Corintios 15:24, 28. El reino mediador de Jesús en 1 Corintios 15:25 pasará a ser un reino eterno del Padre. No debe asumirse que 1 Corintios 11:26 y 15:25 son claros ejemplos de una comprensión de “hasta”. Una inversión de las condiciones ocurre con ambos.

50.  Los “tiempos de los gentiles” (Lucas 21:24) y la “plenitud de los gentiles” (Rom. 11:25) se relacionan con Israel pero no son exactamente lo mismo. El primero se refiere al período de dominación gentil sobre Jerusalén e Israel. La segunda se refiere a la finalización de la salvación gentil como medio para provocar celos en Israel.

51. J. Bradley Chance, Jerusalem, the Temple, and the New Age in Luke-Acts (Macon, GA: Mercer University Press, 1988), 134.

52. George Eldon Ladd, The Gospel of the Kingdom: Popular Expositions on the King- dom of God (Grand Rapids: Eerdmans, 1959), 120. El concepto de “restauración” de Ladd no es el mismo que el mío..

53. Ver Alan S. Bandy and Benjamin L. Merkle, Understanding Prophecy: A Biblical- Theological Approach (Grand Rapids: Kregel, 2015), 255.

54. P. H. R. van Houwelingen, “The Redemptive-Historical Dynamics of the Salvation of ‘All Israel’ (Rom. 11:26a),” CTJ 46 (2011): 305

55. P. W. van der Horst, “‘Only Then Will All Israel Be Saved’: A Short Note on the Meaning of καὶ οὕτως in Romans 11:26,” JBL 119 (2000): 524.

56. Kenneth L. Gentry Jr., “A Postmillennial Response,” in Three Views on the Millennium and Beyond, ed. Darrell L. Bock,
Counterpoints (Grand Rapids: Zondervan, 1999), 135.

57. Horst, “Only Then Will All Israel Be Saved,” 524.

58. Schreiner, Romans, 618n16.

59. Murray, The Epistle to the Romans, 2:96.

60. Ezequiel 20:30-38 revela que no todos los israelitas entrarán en la tierra y se beneficiarán del nuevo pacto.

61. No hay verbo futuro en 11:12, 15 aunque la tendencia está orientada al futuro.

62. Ladd, Gospel of the Kingdom, 120.

63. Ben Witherington III, The Acts of the Apostles: A Socio-Rhetorical Commentary (Grand Rapids: Eerdmans, 1998), 187.

64. Para una defensa de la perspectiva de la primera venida, ver Christopher R. Bruno, “The Deliverer from Zion: The Source(s) and Function of Paul’s Citation in Romans 11:26– 27,” TynBul 59 (2008): 119–34.

65.  No se salva “todo Israel” que es a la vez enemigo y amado. Es el “todo Israel” que se salvará el que es a la vez enemigo y amado.

66. Matt Waymeyer, “The Dual Status of Israel in Romans 11:28,” MSJ 16 (2005): 65.

67. Saucy, “Does the Apostle Paul Reverse the Prophetic Tradition of the Salvation of Israel and the Nations?,” 77.

68. Cranfield, Romans, 2:581.

69. Schreiner, Romans, 628.

70. Moo, Romans, 735.

71. Ver Robertson, Israel of God, 191. Richard Lucas afirma que aquellos que creen que Romanos 11 afirma una futura restauración de la nación de Israel están sacando implicaciones injustificadas de este capítulo. Ver “The Dispensational Appeal to Romans 11 and the Nature of Israel’s Future Salvation,” in Progressive Covenantalism: Charting a Course between Dispensational and Covenantal Theologies, ed. Stephen J. Wellum and Brent E. Parker (Nashville: Broadman & Holman, 2016), 235–53.

72. John S. Feinberg, “Systems of Discontinuity,” in Continuity and Discontinuity, 76.

73. Ibid.

74. Walter C. Kaiser Jr., “The Land of Israel and the Future Return (Zechariah 10:6– 12),” in Israel, the Land and the People: An Evangelical Affirmation of God’s Promises, ed. H. Wayne House
(Grand Rapids: Kregel, 1998), 222.

75. Ver Beale and Gladd, Hidden but Now Revealed, 91.

76. Cranfield, Romans, 2:448.

77. Ibid., 2:448n2. Cranfield no afirma todas las afirmaciones de este capítulo.

2 comentarios sobre “Israel y la Iglesia: Un Punto De Vista No Tipológico De Conversión Masiva Futura

    Edgar escribió:
    12 agosto 2020 en 10:50 pm

    Se pude decir hoy que el Israel actual es el pueblo de Dios?

    Cándido García escribió:
    19 septiembre 2020 en 4:25 pm

    Según yo entiendo tú pregunta, la respuesta es NO.
    Israel es el pueblo elegido por Dios para que sean Sus testigos entre las naciones (es decir, en la tierra, 2 S. 22:50; Sal. 18:49; Is. 43:10, 12; 44:8; Ez. 20:41; 28:25; etc.).
    A causa de su infidelidad, Israel ha sido desechado temporalmente como “testigo” (Ro. 9:6-9; 11:1-2, 11-12). Este es el estado en que aún está Israel.
    Pero ya pronto vendrá un día en que Dios restaurará la relación (nacional) con ellos. Entonces será llamado de nuevo “mi pueblo” (Os. 1:9-10; 2:23; Ro, 25-32).
    Matizando mi respuesta: “Israel es el pueblo terrenal de Dios, pero en esta época no está activo ese vínculo” (está en “stand by”).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s