¿Qué Vidas Importan? (1a. Parte)

Posted on

ESJ-2020 0811-002

¿Qué Vidas Importan? (1a. Parte)

POR GEORGE ZEMEK

Esta es una pregunta fácil de responder bíblicamente. Incluso para la mayoría de los llamados científicos que rechazan a Dios y que se especializan en taxonomías, ellos dirían: homo sapiens.

Así que volvamos a la Biblia y su infalible respuesta de que todas las vidas humanas importan independientemente de los colores exteriores. Para documentar esta verdad teológica, una revisión de los datos de las escrituras debería ser útil en este momento en que los puntos de vista excéntricos de una sociedad polarizada se arremolinan de nuevo a nuestro alrededor.

Por supuesto que debemos empezar por el principio, es decir, en el Génesis 1 y 2. En la típica forma hebrea, el capítulo 1 es una instantánea de los seis días de la creación, luego el capítulo 2 llena algunos de los detalles de ese relato, especialmente en lo que respecta a la corona de la creación, es decir, la humanidad. Permítanme trabajar al revés. Primero, en Génesis 2:7 se nos informa de cómo Dios creó al primer “hombre”, es decir, a “Adán”. Recuerde que este sustantivo hebreo puede ser interpretado como “hombre”, “humanidad” o el nombre propio “Adán”, dependiendo del matiz de los contextos.

Esto ayuda a establecer el escenario para el motivo teológico del uno y los muchos que se encuentran en sus diferentes aplicaciones a lo largo de la Biblia. Con esto en mente, el versículo puede ser traducido: “Y Yahvé-Dios había formado [cf. la actividad del alfarero, aquí el Alfarero por excelencia] al hombre del polvo de la tierra, y había soplado en sus narices el aliento de vida, entonces el hombre se convirtió en un ser viviente.”

Sabemos que Adán, el progenitor de toda la humanidad era diferente de todas las demás criaturas vivientes que Dios había creado por haber sido hecho únicamente a “imagen” y “semejanza” de Dios:

Entonces Dios dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza, y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias y en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra” (Gn 1:26).

Retomaremos este hilo más adelante, junto con el significado de Génesis 1:27, pero por ahora los detalles que proporciona Génesis 2:18-25 nos ayudarán a comprender el significado de esos dos versos del capítulo 1.

Después de los pronunciamientos de Dios de “bueno” sobre lo que había hecho durante los primeros días de la semana de la creación, en referencia al sexto día, el día en que creó al “hombre”, exclamó “muy bueno” al respecto. Con esto en mente noten la evaluación algo sorprendente del Señor en Génesis 2:18: “Entonces el Señor Dios dijo: ‘No es bueno que el hombre esté solo; le haré una ayuda idónea’” (Génesis 2:18). Los versículos que siguen en Génesis 2:19 y siguientes sobre la creación mediata de la mujer, Eva, explican cómo esa situación “no buena” fue remediada por nuestro Dios misericordioso. Esta parte del capítulo 2 llena los espacios en blanco de nuestro entendimiento de Génesis 1:27-28, que dice:

Creó, pues, Dios al hombre a imagen suya, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios y les dijo: Sed fecundos y multiplicaos, y llenad la tierra y sojuzgadla; ejerced dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra” (Gen 1:27-28).

Obsérvese en primer lugar en el versículo 27b que tanto “varón” (el término específico de género para un hombre) como “mujer” (el término específico de género para una mujer) constituían la creación del “hombre” (es decir, de la humanidad), como dice el versículo 27a. Hay varias implicaciones teológicas que se derivan de este hecho. Una de ellas es que la humanidad es el “tipo” definitivo que Dios creó (véase la palabra específica para “tipo” en los versículos 11, 12 [2x], 21 [2x], 21 [2x], 24 [2x], 25 [3x]). Dentro de los límites de un tipo trazados por Dios puede haber una variedad asombrosa. Lo mismo ocurre con la humanidad; por ejemplo, cuando se trata de color externo solamente, los seres humanos pueden ser negros, marrones, amarillos, rojos, olivos, blancos, etc. Sin embargo, nuestra especie tiene una cosa fundamental en común. Todos llevamos la “imagen” y “semejanza” de Dios. Las raíces de cada persona, sin importar quiénes son, se remontan a Génesis 1:26.

Tristemente también estamos conectados a través de nuestra unión de muchos a uno (recuerde, por ejemplo, Rom 5:12 y siguientes) a la caída de nuestros padres originales como se relata en Génesis 3. Las consecuencias del pecado para todos los portadores de “imagen” y “semejanza” son severas. Por ejemplo, recordad sólo dos pasajes que emplean respectivamente estos términos:

El que derrame sangre de hombre,
por el hombre su sangre será derramada,
porque a imagen de Dios
hizo Él al hombre (Gen 9:6).

Porque todo género de fieras y de aves, de reptiles y de animales marinos, se puede domar y ha sido domado por el género humano, pero ningún hombre puede domar la lengua; es un mal turbulento y lleno de veneno mortal. Con ella bendecimos a nuestro Señor y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que han sido hechos a la imagen de Dios; de la misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. ¿Acaso una fuente por la misma abertura echa agua dulce y amarga? ¿Acaso, hermanos míos, puede una higuera producir aceitunas, o una vid higos? Tampoco la fuente de agua salada puede producir agua dulce. (Santiago 3:7-12, esp. observe v.9). 

En última instancia, la paga del pecado para todos los portadores de la imagen es la muerte (por ejemplo, Rom 3:9; 6:23a), a menos que se apropien por la fe de la Persona y la obra de Cristo (por ejemplo, Rom 6:23b), “el último Adán” (cf. 1 Cor 15:45-49; Rom 5:15-19).

Además, la oferta del evangelio llega a todos los portadores de la imagen de manera indiscriminada, y para los cristianos genuinos que la han recibido por gracia a través de la fe no hay distinciones de imagen entre hombre y mujer, judío y gentil, circunciso e incircunciso, etc. (por ejemplo, Gálatas 3:26-29; Col 3:10-11; etc). Y debemos añadir a estas distinciones espiritualmente no bíblicas todas aquellas que pertenecen a cualquier variedad de color de piel.

Así que la respuesta a nuestra pregunta original es muy fácil: ¡cada vida de cada uno de los portadores de la imagen y semejanza de Dios importa!

Este conocimiento conlleva una obligación, no de marchar, protestar, contra-protestar, o lo que sea, sino de seguir sembrando las semillas del Evangelio a todos los colores y clases de seres humanos perdidos. Además, nuestra respuesta obediente a este conocimiento también conlleva una recompensa profundamente satisfactoria. Puesto que tenemos la única solución a la verdadera unidad que viene a través de la Persona y la obra de Cristo y los pecados perdonados (contrasta la pseudo-unidad que las multitudes persiguen en estos días), algún día tendremos el bendito privilegio de adorar a Dios y al Cordero para siempre con todos los portadores de la imagen y la semejanza de Dios redimida y multicolor (cf., por ejemplo, Ap 5:9-10).

TODAS LAS VIDAS son importantes ahora y para la eternidad.


El Dr. Zemek sirve como Decano Académico de The Expositors Seminary y como anciano en Grace Immanuel Bible Church in Jupiter, FL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s