El Corazón Necesita El Perdón Y El Cambio

Posted on

ESJ-blog 20201012_01

El Corazón Necesita El Perdón Y El Cambio

POR JOHN D. STREET

El cristiano luchará contra los malos deseos dentro del corazón. Esta es una verdad que los teólogos han entendido desde hace mucho tiempo. Antes de que una persona crea en Cristo, su corazón está totalmente dedicado al pecado, totalmente depravado y necesitado de perdón redentor (Rom. 4:3-8; Col. 2:13-14). Tal persona es incapaz de complacer a Dios de corazón. Cuando Dios perdona al incrédulo por medio de la redención, los teólogos llaman a esto perdón judicial porque la principal relación del incrédulo con Dios es la de Juez. Sin embargo, después de que una persona se convierte en creyente, todavía necesita el perdón de pecados específicos. Los teólogos llaman a esto perdón paterno porque el creyente es un miembro de la familia de Dios; Dios es el Padre amoroso del creyente.

Cuando los cristianos pecan, no se les elimina de la familia, pero sufrirán una disciplina temporal debido al castigo de Dios (Prov. 13:15b, 21; Mat. 6:12; Heb. 12:5-11). Estos son pecados que provienen de un corazón pecador que ha sido redimido pero que todavía posee malos deseos y lujurias. Este es un corazón que ha sido judicialmente justificado y puesto en unión con Cristo, por lo que desde la perspectiva de Dios es perfectamente santo – visto en la perfecta justicia de Cristo. Pero desde una perspectiva terrenal está en el proceso de convertirse más en lo que ya ha sido declarado ser en Cristo. El corazón sigue creciendo, cambiando y volviéndose más parecido a Cristo a través de la santificación progresiva, aunque continúa luchando con los penetrantes deseos y lujurias del mal. La batalla interna del pecado en el corazón es una realidad para el creyente. Para el incrédulo, no hay una batalla real, ya que su corazón aún no ha sido redimido y entregado a Dios. Permanece en la esclavitud de su pecado y no tiene vida en él para la batalla.

El autor de Hebreos describe la obra de Dios en la vida del creyente de esta manera: “Porque por una ofrenda Él ha hecho perfectos para siempre a los que son santificados.” (Hebreos 10:14). Cuando escribe que el creyente ha sido "perfectos para siempre" (perfecto, tiempo activo de τελειόω), se refiere a la santificación judicial en Cristo. Esta es la salvación del creyente. Todos los pecados pasados, presentes y futuros son pagados y expiados por Jesucristo. Cuando el autor se refiere a los creyentes como "los que son santificados", cambia a un tiempo presente (presente, tiempo pasivo de ἁγιάζω). Esta es la santificación paternal en Cristo. Una vez que el creyente es salvado, Dios no ha terminado; continúa santificándolo para hacerlo más parecido a Cristo. Es la naturaleza misma de Dios terminar una tarea (Núm. 23:19; Isa. 55:11). No abandona al creyente ni deja incompleta la responsabilidad de la santificación. Dios lo verá hasta el final, revelando los malos deseos del corazón, provocando el arrepentimiento y un corazón limpio hasta que los deseos del creyente sean los santos deseos de Dios.

La Verdadera Naturaleza Del Corazón

¿Cuál es la naturaleza de la persona que continúa albergando deseos malignos conocidos en su corazón aunque afirme ser cristiano? Dado el carácter de Dios y su sostenida labor santificadora en la vida del creyente, tal persona tiene buenas razones para cuestionar si es un genuino creyente (2 Cor. 13:5). Un verdadero creyente que persiste con deseos lujuriosos en el corazón será miserable bajo la mano castigadora de Dios. Esta disciplina tiene como objetivo abrir sus ojos a la verdad de los deseos ocultos de su corazón y llevarlo al arrepentimiento y a la purga de esos deseos -de una vez y para siempre- de su vida.

La experiencia del que sólo profesa ser cristiano será diferente. A medida que pase el tiempo, se consolará cada vez más en su pecado por el endurecimiento de su corazón y el ardor de su conciencia. Cualquier infelicidad o miseria es el resultado de circunstancias difíciles que son una consecuencia natural de vivir en pecado, no porque le desagrade a Dios. Tal vez su cónyuge ha descubierto su sórdida y secreta vida de fantasía y el hogar es ahora un lugar de lucha e infelicidad. La persona no regenerada, a pesar de las dolorosas presiones externas, continuará siguiendo las horribles imaginaciones que ha llegado a anhelar. A través del engaño de su corazón, este falso creyente se retirará, retirándose al mundo secreto de sus lujurias como un cómodo lugar de escape del ojo crítico de la familia y amigos cristianos que lo desaprueban. La verdadera motivación para el cambio es inexistente porque no está viviendo verdaderamente para traer la gloria a Cristo. Habiéndose entregado a su lujuria, vive única e intensamente para el placer propio. Cualquier afirmación de ser cristiano se debe a su orgullo, conveniencia social, o porque teme a la muerte y al infierno. Si usted es este tipo de persona, las verdades bíblicas de este libro no le darán el cambio que necesita hasta que se arrepienta sinceramente y ponga su fe sólo en Cristo como Salvador y Señor. Tome la Biblia y lea los Evangelios de Marcos y Juan. ¡Necesitas conocer a Jesucristo y convertirte en un verdadero seguidor de él!

En marcado contraste, el cristiano genuino llorará los deseos impuros de su corazón. El pecado placentero es de corta duración para el que está verdaderamente “en Cristo” (2 Cor. 5:17). Su miseria vendrá de un sentimiento interno de culpa y de saber que está viviendo una vida que es desagradable al Señor que dice amar. Aunque puede llegar a estar profundamente sumido en su pecado, lo combate a cada paso. Su mayor desánimo se encuentra en su aparente incapacidad para superar la tentación y el pecado. Su debilidad le aflige, y busca ayuda incluso cuando parece estar atado a las cuerdas de su iniquidad. Si usted es este miserable cristiano, a quien incluso ahora el Señor está trayendo convicción, entonces este libro está escrito para usted, para traerle esperanza y un cambio bíblico. Deseas un corazón puro por el Espíritu de Dios dentro de ti, pero también debes ir en pos de un corazón puro (Mateo 5:8; Hebreos 12:14).

Dios en Cristo Jesús te dará la gracia que necesitas para la purificación de tu corazón (Prov. 3:34). Pero, como he sugerido, la gracia no vendrá sin quebrantamiento. “Por eso dice: Dios resiste a los soberbios pero da gracia a los humildes.” (Santiago 4:6). Tu alma debe estar abrumada con tu vileza e impurezas antes de que cualquier cambio real pueda tener lugar en tu corazón y sus deseos. Si esta ruptura ante Dios (no sólo ante los hombres) no está presente, entonces necesitas clamar a Dios para restaurar la sensibilidad de tu conciencia, que ha sido quemada por el pecado repetido y no confesado. Este es un prerrequisito vital para la renovación sustantiva del corazón.

Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros. Acercaos a Dios, y Él se acercará a vosotros. Limpiad vuestras manos, pecadores; y vosotros de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 9 Afligíos, lamentad y llorad; que vuestra risa se torne en llanto y vuestro gozo en tristeza. Humillaos en la presencia del Señor y Él os exaltará. (Santiago 4:7–10)

Un corazón que está roto por su pecado es un corazón humilde. Es un corazón que se preocupa por lo ofensivo que es para la santidad del Señor y que ahora está listo para un cambio real y duradero. Un corazón así se dedica a purgar sus deseos pecaminosos y dominantes. Esto debe ser cierto para tu corazón antes de que sigas adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s