¿Es Dios El Ser Perfecto?

Posted on

ESJ-blog 20201227_02

¿Es Dios El Ser Perfecto?

Por Qué Un Dios Infinito No Tiene Limitaciones

POR MATTHEW BARRETT

 ¡Oh, la profundidad de las riquezas y la sabiduría y el conocimiento de Dios! ¡Qué inescrutables son sus juicios y qué inescrutables sus caminos! ROMANOS 11:33

[Él es la] perfección de la belleza y la fuerza. AGUSTIN, Confesiones

No más Narnia

A los ojos de un niño, el mundo es un lugar mágico: un copo de nieve que cae del cielo sobre la nariz, un polluelo que supera su cáscara para abrazar el sol por primera vez, la alegría insaciable de probar un arándano fresco en un caluroso día de julio. Hay una razón por la que los niños de Pevensie podían ver el mundo que C. S. Lewis llamó Narnia, mientras que los adultos del mundo que les rodeaba no podían. No es porque fueran crédulos; es porque creían que había maravillas en el universo. Por mucho que los niños pregunten por qué, cuando se trata de la maravilla del mundo que les rodea, no lo hacen porque sean escépticos, sino porque creen y tienen sed de conocer los secretos del mundo. Lo milagroso está en todas partes, y los niños lo aceptan.

Hay algo en el hecho de envejecer que nos hace dudar, haciendo que nuestras visitas a Narnia sean cada vez menos comunes. David Bentley Hart contrasta la manera de los niños con la de los adultos: "A medida que envejecemos, sin embargo, perdemos nuestro sentido de la alteridad íntima de las cosas; permitimos que el hábito desplace el asombro, la inevitabilidad destierre el placer; crecemos hasta la edad adulta y dejamos de lado las cosas infantiles". Qué triste; qué trágico. Cada vez más, los momentos de asombro desaparecen hasta que llegan sólo de vez en cuando. "A partir de entonces, sólo hay instantes fugaces dispersos a lo largo de nuestras vidas cuando, de repente, nuestras defensas se relajan momentáneamente, nos encontramos con una pausa por una repentina e inesperada sensación de la total extrañeza de la realidad que habitamos, la sorprendente fortuición y extrañeza de todo lo que nos es familiar: lo extraño que es, y lo insondable, que cualquier cosa exista; lo desconcertante que es que el mundo y la propia conciencia de él estén simplemente ahí, unidos en un único evento inefable". [1]

Si esto es cierto con el mundo que vemos, ¿cuánto más -desafortunadamente- es cierto con el Dios que no podemos ver? Tal vez por eso, aunque sólo sea en parte, Jesús dijo que la fe que lleva a uno al reino de su Padre debe ser una fe como la de un niño. Es una fe llena de maravilla y asombro, ya que penetra en el que es infinito en belleza, firme en la misericordia. Es una fe que se niega a "desplazar el asombro" y "desterrar el deleite". Es una fe que se maravilla de la "alteridad íntima" no sólo de las cosas creadas sino del propio Creador. Debe seguirse, entonces, que este Creador es el único que no puede concebir nada más grande. Como descubriremos en este capítulo, nuestro Dios es el ser perfecto. Y como no hay ninguno mayor, es un ser sin limitaciones, un ser que es sus perfecciones en medida infinita; es un océano ilimitado de ser, como a los padres les gustaba decir. De esta premisa seguirán todos los atributos de Dios que discutiremos en los próximos capítulos.

El Monopoliteísmo, las Secuoyas de California y el Síndrome del Superhéroe

En el siglo XIX surgió una imagen muy diferente de Dios, que sigue prevaleciendo hoy en día. Aquellos en la cultura que aún creen en Dios han creado un Dios a su propia semejanza. La criatura no está hecha a imagen del Creador, sino que Dios, el Creador, a imagen de la criatura. En lugar de mirar al Dios sobrenatural de la Biblia, que desafía el reino finito, prefieren lo que Brian Davies llama "personalismo teísta", o lo que David Bentley Hart denomina "monopolio-teísmo". Monopoliteísmo suena como un oxímoron, "monoteísmo" refiriéndose a la creencia en un solo Dios y "politeísmo" la creencia en muchos dioses. Pero ese es el punto; es un oxímoron. Es esa creencia popular, aunque contradictoria, de que Dios no es "visiblemente diferente de la imagen politeísta de los dioses como meras entidades discretas muy poderosas que poseen una variedad de atributos distintos que las entidades menores también poseen, aunque en menor medida". Este punto de vista "difiere del politeísmo", cree Hart, "únicamente en que plantea la existencia de un solo ser de este tipo". [2]

Soy un nativo de California, y uno de mis mejores recuerdos es nuestro viaje familiar por carretera para ver las secoyas gigantes. Sequoia sempervirens es el nombre científico de la secoya costera, el tipo de árbol más alto del mundo. La secoya de la costa es tan ancha que podrías conducir un coche (¡o un autobús!) a través de su tronco. Tan alta es la secoya que puedes mirar hacia arriba pero no puedes ver la parte superior, por más que lo intentes. Las secuoyas más altas miden alrededor de 378 pies de altura. Cuando te paras junto a estos gigantes, te sientes como una hormiga. Es humillante estar seguro. También puede ser una experiencia de adoración, al reflexionar sobre lo grande que debe ser el Creador para hacer un árbol así.

Por muy cierto que sea decir que Dios es más grande que la secoya más alta, sería un error pensar que eso es todo lo que Dios es, simplemente más grande. Incluso si descubriéramos una secoya mágica cuya cima nunca se pudiera encontrar, interminable en su alcance estrellado, aún así sería incomparable con Dios. A pesar de la magnífica altura de la secoya, comparar a Dios con la secoya es como comparar manzanas con naranjas.

Algo (o alguien) puede ser ilimitado en su tamaño, pero eso no es lo mismo que ser ilimitado en esencia. No debemos cometer el error de pensar que la diferencia entre el Creador y la criatura es simplemente una diferencia de tamaño. Hacerlo es asumir que Dios puede ser medido, como si fuera simplemente una versión más grande de nosotros mismos. Yo llamo a esto el síndrome del superhéroe. A los cristianos les gusta pensar que Dios es su superhéroe, igual que nosotros pero con superpoderes.

Pero eso es un terriblemente no bíblico retrato de la naturaleza infinita de Dios. No es un Dios que simplemente posee nuestros poderes, sino en una medida infinita. No, un Dios infinito trasciende nuestras características por completo.[3] Es un tipo de ser diferente, lo que algunos han llamado "más allá del ser" o el "Ser mismo" absoluto.[4] La creación puede ser grande en tamaño, pero Dios es ilimitado en su propio ser. Su grandeza es esencial. "Ser ilimitado en tamaño", aclara Tomás de Aquino, "no es lo mismo que ser ilimitado en esencia. Porque incluso si existieran cosas corporales de tamaño ilimitado (el fuego o el aire, por ejemplo), éstas seguirían estando limitadas en esencia: limitadas a una especie particular por su forma, y a un individuo particular de la especie por su materia."[5]

Lo que debe seguir, entonces, es que sólo Dios puede ser infinito en su esencia. La creación, por el contrario, puede ser grande, pero incluso si fuera de tamaño ilimitado, no se compararía con Dios, que desafía el concepto de tamaño por completo. Él es una especie completamente diferente. De todos modos, no hay ninguna persona o cosa en el orden creado que sea ilimitada en tamaño, ya que todas las cosas creadas tienen algún tipo de cuerpo o forma.[6] Dios no tiene forma. ¿No podría ser más evidente que Dios no sólo está por encima de nosotros, sino que es diferente de nosotros? Como el Creador no creado, es el único que es infinito, ilimitado e inconmensurable. Eso es lo que lo hace el más grande, supremo y perfecto ser imaginable.

Dios es “Algo-Que-Nada-Más-Grande-Puede-Pensarse”

Que Dios es el ser más perfecto y supremo que existe no puede ser negado por nadie que reclame la fe cristiana. Es una afirmación axiomática para el testimonio bíblico, por lo que este libro gira en torno a esa pregunta central: ¿Qué debe ser cierto de Dios si es el ser más perfecto? Dios es, como dijo Anselmo de manera tan famosa, “algo que no se puede pensar más grande.”[7] Esa declaración no significa, advierte Hart, que Dios es meramente “un ser entre otros seres” o “el más grande de los seres posibles,” en el sentido de que es sólo una versión más perfecta de sus competidores, teniendo una ventaja sobre ellos por cualquier razón. Como ya hemos aprendido, Dios es una clase o tipo de ser totalmente diferente, no está en la misma clase en absoluto. La frase de Anselmo transmite que Dios es “la plenitud del Ser mismo, la absoluta plenitud de la realidad de la que todo lo demás depende.”[8]

Nuestra misión, en este libro, es determinar lo que implica esa perfección. ¿Qué debe ser verdad de Dios si va a ser lo que nada más grande puede ser pensado? Debe haber grandes o perfectas propiedades si Dios es el ser perfecto. Ya hemos descubierto que una gran propiedad creadora es la trascendencia divina, que hace incomprensible la esencia de Dios y esencial la adaptación divina. Pero otras grandes perfecciones creadoras también deben ser incluidas, perfecciones que protejan a Dios de las limitaciones finitas, perfecciones como la infinitud, la aseidad, la simplicidad, la inmutabilidad, la impasibilidad, la eternidad, la inmensidad, la omnipotencia, la omnisciencia, etc. Como explica Agustín, "El verdadero principio de la piedad es pensar tan alto como sea posible en Dios; y hacerlo significa que uno debe creer que él es omnipotente, y no cambiante en el más mínimo respeto; que es el creador de todas las cosas buenas, pero que es él mismo más excelente que todas ellas; que es el gobernante supremamente justo de todo lo que ha creado; y que no fue ayudado en la creación por ningún otro ser, como si no fuera suficientemente poderoso por sí mismo.”[9] Cada gran atributo de creación es esencial; reste uno y ya no tendremos un ser divino perfecto. Sin embargo, aunque cada perfección es clave, no se puede subrayar suficientemente la naturaleza infinita de Dios. Sin ella, las otras perfecciones tendrían poco sentido. Pero lo más importante es que, para que Dios sea algo que no se pueda pensar en nada más grande, debe ser infinito. La infinitud es la propia composición de un ser perfecto.

Una de las razones por las que pensamos que los niños son lindos es que dicen cosas que no tienen sentido. Cuando Susy o Johnny se sientan a aprender matemáticas y orgullosamente levantan su papel para decir, "Mira, mami, un cuadrado redondo" o "Mira, papi, agua seca", naturalmente nos reímos. Si un adulto dijera lo mismo, nos preguntaríamos si debería recibir asesoramiento. Las contradicciones suenan bonitas viniendo de un niño de cuatro años pero locas cuando vienen de uno de cuarenta y cuatro. Cuando hablamos de Dios, se aplica la misma lógica. Los oxímorons no son bienvenidos en la charla sobre Dios. Nunca diríamos, por ejemplo, "Dios es infinitamente finito" o "Dios es un ser infinito finito". Un ser finito es, por definición, limitado. Un ser infinito es, por definición, ilimitado. Ser infinito es ser ilimitado, sin límites y sin restricciones. Dicho de manera positiva, ser infinito significa que Dios es sus atributos en un sentido absoluto, ya que es la plenitud del ser.[10]

Esa premisa tan básica tiene enormes consecuencias para todos los demás atributos de Dios. Si podemos pensar en cualquier cosa que limite a Dios, entonces no puede ser cierto para Dios. Si es cierto para Dios, entonces ya no es infinito.[11] Consideremos algunos ejemplos. Si Dios depende del orden creado, en lugar de ser independiente, entonces no puede ser infinito. ¿Por qué? Porque es un Dios necesitado, incompleto, que depende de otros para su existencia o su realización, o ambas cosas. Un Dios necesitado no es un Dios perfecto, porque un Dios necesitado no es infinito.

O considera la simplicidad de Dios. Si Dios está hecho de partes, en vez de ser simple, entonces no puede ser infinito. ¿Por qué? Un Dios hecho de partes también puede ser dividido por sus partes; un Dios hecho de partes depende de sus partes; un Dios hecho de partes necesita que alguien o algo más componga sus partes para formar su propio ser. Ambos comprometen la unidad e independencia de Dios. Un Dios dividido no es un Dios perfecto, porque un Dios dividido no es infinito.[12]

Por último, consideren la inmutabilidad de Dios. Si Dios cambia, en lugar de ser inmutable, entonces no puede ser infinito. ¿Por qué? Un Dios que cambia es vulnerable a la imperfección, ya sea cambiando para mejor, lo que supone que antes era menos que perfecto, o para peor. De cualquier manera, la perfección de Dios no es eterna, sino que siempre está sujeta a la fluctuación.

Podríamos seguir, pero en cada caso Dios es menos que perfecto porque es menos que infinito. Así que de nuevo, hay que subrayar que un Dios perfecto es un Dios que no tiene límites, no está sujeto a todos los confines que caracterizan nuestra existencia finita, como criaturas.

Sin embargo, la infinitud no significa simplemente rechazar cualquier cualidad que limite a Dios; también significa que Dios es sus perfecciones en medida infinita. No sólo debe "negarse a Dios" cualquier "cualidad inherentemente limitante", dice la filósofa Katherin Rogers, sino que "cualquier perfección atribuida a Dios" debe "atribuirse en grado ilimitado".[13] A esto se refería Anselmo cuando llamó a Dios la "plenitud del ser" y la "plenitud absoluta de la realidad".[14] Para que una perfección de Dios sea una perfección "grandiosa", tal perfección debe caracterizar a Dios "en el grado más alto o infinito".[15] Por ejemplo, considera lo que el infinito implica para todo lo que está en Dios. El poder de Dios es un poder infinito, por lo que lo llamamos omnipotente (todopoderoso). El conocimiento de Dios es un conocimiento infinito, lo que explica por qué lo llamamos omnisciente (omnisciente). La sabiduría de Dios es una sabiduría infinita, lo que justifica que lo alabemos como omnisapiente (todo sabio). La presencia de Dios es una presencia infinita, que nos impulsa a reconocer que es omnipresente (omnipresente en todas partes). Y si el infinito "aplicado al espacio es omnipresente", entonces el infinito "aplicado al tiempo es la eternidad". [16]

El punto es que la esencia de Dios es ilimitada, inconmensurable, insondable e inestimable en todos los sentidos. No puede ser sus atributos más de lo que ya es. Él es sus atributos absolutamente. Eso es lo que significa ser perfecto. "A Dios no le falta perfección ", observa Stephen Charnock. Un "limitado es una imperfección", pero una "esencia sin límites es una perfección".[17] Es crucial, entonces, decir que no importa la perfección divina que describamos, es verdad de Dios en medida infinita.[18]

Grande Es Nuestro Señor Más Allá De Toda Medida

¿Vemos este matrimonio entre la infinitud divina y todas las demás perfecciones divinas en la historia de la Escritura?

El día de Año Nuevo, junto con la Navidad, es una de las fiestas más emocionantes del año. La bola cae en la ciudad de Nueva York, y las copas de champán se elevan en el aire, brindando por nuevos comienzos. Para un cristiano, el año nuevo es especialmente significativo. Es una oportunidad para reflexionar sobre las muchas evidencias de la gracia de Dios en nuestras vidas durante el año pasado. Sin embargo, también es una oportunidad para planificar el futuro. Mientras el mundo está ocupado haciendo resoluciones para perder peso y comenzar nuevos negocios (ninguno de los cuales es malo en sí mismo), el cristiano está resuelto a vivir el próximo año sólo para la gloria de Dios (soli Deo gloria). Es una tarea difícil, que necesita la disciplina diaria de la meditación de las Escrituras.

Personalmente, los Salmos son uno de mis libros favoritos para mi "pan de cada día". Capturan los picos y valles de la vida, enseñándonos a orar y a confiar en el Señor en medio de grandes dificultades. Muchos cristianos ven los Salmos como teología práctica. Sin embargo, uno no necesita leer más de dos o tres salmos para darse cuenta de que cada uno es una lección de teología con ricas descripciones del carácter de Dios. Repetidamente oímos al salmista alabar a Dios como el que es " Clemente y compasivo es el Señor, lento para la ira y grande en misericordia" (Salmo 145:8). No sólo se hace referencia al amor y a la gracia de Dios en los salmos, sino también a su infinita esencia. Los salmistas incluso conectan su infinitud con sus otros atributos.

Uno de mis favoritos es el Salmo 147, un salmo de sanidad para aquellos cuyo espíritu está roto. "sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas" (147:3). A los quebrantados de corazón se les da toda la confianza de que el Señor puede sanar, porque es el mismo Dios que “Cuenta el número de las estrellas, y a todas ellas les pone nombre” (147:4). Y así el salmista confiesa: "Grande es nuestro Señor, y muy poderoso; su entendimiento es infinito" (147:5). El Señor, dice el salmista, es alguien cuyo poder no conoce límites, cuyo conocimiento y sabiduría (es decir, el entendimiento) no conoce límites.

La Inmensa Grandeza De Su Poder… Incluso sobre la Magia Oscura

Si hubo alguna vez un apóstol que supo orar como los salmistas, fue el apóstol Pablo. En su carta a los santos de Éfeso, Pablo comienza con una oración de agradecimiento. Está agradecido por los efesios porque su fe en el Señor y su amor mutuo son ejemplares, evidencia de que el Espíritu Santo está trabajando en ellos. Lleno de gozo, Pablo nunca deja de dar gracias por estos hermanos y hermanas en Cristo. Pablo orar para que tengan sus "corazones iluminados" para que puedan conocer la "inmensa grandeza de su poder para con nosotros los que creemos" (Ef. 1:19).

Detente ahí mismo. Pablo no sólo dice que el poder de Dios es infinito, sino que asume, incluso orar, que el creyente puede y conocerá, experimentará y vivirá una vida definida por la naturaleza infinita de Dios. Eso puede parecer imposible. Después de todo, ¿cómo podemos conocer la inmensa grandeza del Todopoderoso? Pero Pablo confía en que podemos, aunque sea en parte, porque Cristo ha resucitado. La tumba vacía es la razón por la que podemos conocer al que es infinito. Pablo ora para que los cristianos conozcan “la extraordinaria grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, conforme a la eficacia de la fuerza de su poder, el cual obró en Cristo cuando le resucitó de entre los muertos y le sentó a su diestra en los lugares celestiales” (Ef. 1:19-20).

Notable.

El mismo poder infinito del Todopoderoso que levantó a Jesús de la tumba está trabajando en nosotros que creemos.

¿Podría haber un poder mayor? Esa era una pregunta relevante para los cristianos de Éfeso. Éfeso era un punto de conflicto para los que practicaban la magia. Los efesios buscaban constantemente el poder de las artes oscuras. El libro de los Hechos relata que Pablo pasó tiempo en Éfeso y realizó "milagros extraordinarios" (19:11). Otros trataron de imitar a Pablo. Siete hijos de Sceva, un sumo sacerdote, intentaron expulsar un espíritu maligno, por ejemplo. Para su sorpresa, el espíritu "saltó sobre ellos, los dominó a todos y los dominó, de modo que huyeron de esa casa desnudos y heridos" (19:16). Cuando todos oyeron lo que sucedió, el miedo llenó a judíos y griegos por igual, y "se ensalzó el nombre del Señor Jesús" (19:17).

Luego leemos que los que se han convertido están “confesando y declarando las cosas que practicaban” y que un “Y muchos de los que practicaban la magia, juntando sus libros, los quemaban a la vista de todos” (19:18-19). Estos libros eran muy caros. Su valor era de 50.000 piezas de plata, o por el valor monetario actual, seis millones de dólares.[19] Estos efesios estaban dispuestos a arrojar millones de dólares al fuego porque creían que el poder de su magia negra no era comparable con el poder infinito del Todopoderoso, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. Es apropiado que la historia concluya, “Así que la palabra del Señor continuó creciendo y prevaleciendo poderosamente” (19:20). El poder infinito de Dios es invencible. Así que cuando Pablo más tarde oró para que estos Efesios conocieran la “inconmensurable grandeza” del poder de Dios (Ef. 1:19), estos Efesios sabían que el mismo poder que resucitó a Cristo de entre los muertos estaba obrando en ellos.

¿Quién Puede Expiar El Pecado Contra Un Dios Infinito?

El evangelismo es difícil. A veces, compartir a Cristo con un no cristiano es recibido con un interés genuino, pero muchas veces es recibido con indiferencia u hostilidad abierta. ¿Alguna vez has tratado de compartir el evangelio sólo para estar en el extremo receptor de una pregunta penetrante, como el "Infierno"? En serio, ¿me estás diciendo que mi pecado merece una eternidad de castigo?"

Responder es difícil, entre otras cosas porque el incrédulo no comprende la pecaminosidad del pecado. Más fundamentalmente, no tienen una categoría para quien han pecado: un Dios infinito. Han escupido en la cara de un Dios cuya santidad es inestimable, cuya gloria es insondable y cuya perfección es de una medida infinita.

Cegados por el pecado, luchamos por comprender la magnitud de nuestra ofensa, porque miramos nuestro pecado y pensamos que es de poca importancia. Hacemos luz de nuestro pecado, pero eso es porque lo juzgamos en contra de otros pecadores, pensando, "Bueno, al menos no soy tan malo como ese tipo". No es hasta que nos paramos en la corte celestial, como lo hizo Isaías, contemplando la infinita santidad de Dios, que gritamos, "¡Ay de mí!" Dios no sostiene nuestro pecado contra los pecados de los demás sino contra la luz cegadora de su infinita perfección.

Entender que hemos pecado contra el que es infinito en sus perfecciones no sólo da miedo sino que puede llevarnos a la desesperación total. Porque es dolorosamente obvio que no hay nadie que pueda expiarlo. Tal persona tendría que ser infinita para expiar un pecado contra un Dios infinito, para pagar los pecados que merecen una pena que no tiene fin. En nuestro mundo finito y caído, claramente no hay nadie así. Es en ese momento, un momento de total desesperación, cuando el evangelio brilla con todo su esplendor. Somos como esos pastores sentados en el campo, en la oscuridad de la noche, cuando de repente "la gloria del Señor brilló alrededor de ellos" y escucharon esas palabras demasiado buenas para ser verdad: “No temáis, porque he aquí, os traigo buenas nuevas de gran gozo que serán para todo el pueblo; porque os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:9-11). Entonces todos los cielos se abrieron de par en par en alabanza:

Gloria a Dios en las alturas,

y en la tierra paz entre los hombres en quienes Él se complace (2:14)

¿Paz? ¿No hemos pecado contra un Dios infinito? Sí, pero el mismo Infinito ha salido de los cielos para pagar por vuestro pecado, algo que sólo él puede hacer. El eterno Hijo de Dios tomó "forma de siervo" (Fil. 2:7); la "imagen del Dios invisible", por quien "todas las cosas fueron creadas" y en quien "toda la plenitud de Dios se complació en habitar", ha reconciliado "consigo mismo todas las cosas… haciendo la paz mediante la sangre de su cruz" (Col. 1:15-20).

El pecado contra un Dios infinito no puede ser expiado por un Salvador que se ha despojado de sus atributos divinos. No, son sus atributos divinos los que lo califican para hacer la expiación en primer lugar. El pecado contra un Dios infinito sólo puede ser enfrentado por un Salvador que es él mismo una deidad, y todas las perfecciones idénticas a esa deidad, en una medida infinita.

Las Inconmensurables Riquezas De Su Gracia… Incluso Sobre Cadáveres En Descomposición

A la luz de nuestra necesidad de un Salvador infinito, Pablo pasa de la inconmensurable grandeza del poder de Dios en Efesios 1 a las inconmensurables riquezas de la gracia de Dios en Efesios 2. Los dos están relacionados. El infinito poder de Dios que se manifiesta en la resurrección de su Hijo de entre los muertos se manifiesta igualmente en la elevación de nuestras almas espiritualmente muertas a una nueva vida. Aunque “que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo … conforme al príncipe de la potestad del aire, … Pero Dios, que es rico en misericordia, con Él nos resucitó, y con Él nos sentó en los lugares celestiales en Cristo Jesús” (Ef. 2:1-2, 4, 6).

He sido cristiano desde que tengo memoria, pero conozco a otros que recuerdan claramente cuando se salvaron. Si ese eres tú, entonces realmente sientes el peso de lo que dice Pablo. Fuiste esclavizado no sólo al mundo sino al "poder del aire", el mismo Satanás. El poder de Satanás, sin embargo, no es infinito. No está a la altura del inconmensurable poder de Dios. Por orden de Dios, esas almas sin vida espiritual, a dos metros bajo tierra, de repente se ponen de pie y salen de sus tumbas, como hizo Lázaro. Aunque estábamos muertos, Dios "nos dio vida junto con Cristo" (Ef. 2:5). Lo que Pablo describe, los teólogos lo llaman "regeneración". Es sólo la obra de Dios, ya que sólo él tiene el poder infinito capaz de levantar almas espiritualmente muertas.

Sin embargo, no sólo hemos sido resucitados a una nueva vida, y no sólo hemos sido levantados y sentados con Cristo en los lugares celestiales, sino que Dios ha realizado tal milagro “a fin de poder mostrar en los siglos venideros las sobreabundantes riquezas de su gracia por su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.” (Ef. 2:7). No sólo es Dios infinito en poder, sino que es infinito en misericordia, infinito en gracia e infinito en bondad. Como exclama el salmista:

8 Compasivo y clemente es el Señor,

lento para la ira y grande en misericordia.

9 No contenderá con nosotros para siempre,

ni para siempre guardará su enojo.

10 No nos ha tratado según nuestros pecados,

ni nos ha pagado conforme a nuestras iniquidades.

11 Porque como están de altos los cielos sobre la tierra,

así es de grande su misericordia para los que le temen[a].

12 Como está de lejos el oriente del occidente,

así alejó de nosotros nuestras transgresiones. (Sal. 103:8–12)

No hay una palabra en hebreo para “infinito,” sin embargo el concepto está presente cuando el salmista anuncia que Dios ha removido nuestras transgresiones tan lejos como el oriente está del occidente y que su amor firme es tan alto como los cielos.[20] Lo que los salmos expresan a través de la metáfora, Pablo lo dice más directamente: La gracia de Dios es infinita, y nuestra unión con el Cristo resucitado es la garantía de que un día disfrutaremos de su infinita gracia sin fin y en su forma más perfecta.

Sólo un Ser Supremo es Digno de Adoración

Teniendo en cuenta Efesios 1 y 2, ¿es una sorpresa que los cristianos a través de los siglos hayan usado la palabra "supremo" para referirse a Dios? "Supremacía" captura la perfección de la naturaleza infinita de Dios. Escuchen a nuestro amigo Anselmo: "Y claramente cualquier cosa buena que sea la naturaleza suprema, es esa cosa suprema. Es, por lo tanto, esencia suprema, vida suprema, razón suprema, salud suprema, justicia suprema, sabiduría suprema, verdad suprema, bondad suprema, grandeza suprema, belleza suprema, inmortalidad suprema, incorruptibilidad suprema, inmutabilidad suprema, felicidad suprema, eternidad suprema, poder supremo, unidad suprema.”[21] Todos y cada uno de los atributos merecen ser llamados "supremos"; sólo por esa razón nuestro Dios es uno que merece nuestra adoración. Nuestra finitud nos recuerda constantemente que debemos nuestras vidas a aquel que es infinito. No tiene limitaciones. Él es sus atributos en medida infinita. Por lo tanto, es el ser más perfecto, "algo que no se puede pensar más grande". Él es, sin calificación, sin reserva, el ser supremo, la plenitud del propio Ser.

En la práctica, esto significa que “debemos definir a Dios como lo mejor posible, de lo contrario estamos imaginando un ser finito lamentablemente limitado por nuestras propias imperfecciones y por lo tanto no merecedor de nuestra adoración.”[22] Que no imaginemos a Dios a nuestra propia imagen, sino que nos inclinemos hasta el suelo, como Moisés ante la zarza ardiente, como criaturas finitas ante la supremacía del Dios perfectamente infinito.


1. Hart, Experience of God, 88.

2. Hart, Experience of God, 127 (cf. 130).

3. Muller, Divine Essence and Attributes, 330; cf. Dolezal, All That Is in God, 48.

4. Hart, Experience of God, 109.

5. Aquinas, Summa Theologiae 1a.7.3.

6. Aquinas, Summa Theologiae 1a.7.3.

7. Anselm, Proslogion 2 (Major Works, 87).

8. Hart, Experience of God, 122.

9. Augustine, On Free Choice of the Will 1 (p. 4).

10. Otros han usado el lenguaje de "la abundancia del ser". Ver Dolezal, God without Parts, 77.

11. Rogers, Perfect Being Theology, 11.

12. À Brakel, Christian’s Reasonable Service, 1:96.

13. Rogers, Perfect Being Theology, 11 (cf. 13).

14. Rogers, Perfect Being Theology, 11.

15. Rogers, Perfect Being Theology, 15. Helm, Eternal God, 11, hace un comentario similar.

16. Bavinck, Doctrine of God, 154, 157.

17. Charnock, Existence and Attributes of God, 1:383.

18. Noten, incluso nuestro lenguaje aquí, "medida infinita", se desafía a sí mismo, porque algo que es infinito no tiene medida. Incluso nuestros intentos de hablar de un Dios infinito están atrapados por la finitud de nuestra gramática.

19. Vease el comentario de John B. Polhill sobre Hechos 19:19 en la ESV Study Bible.

20. Harman, “Singing and Living Justification,” próximamente.

21. Anselm, Monologion 4 (Major Works, 15).

22. Rogers, Perfect Being Theology, 2.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s