Ciencia Cristiana

Posted on

ESJ-blog 20210308_01

CIENCIA CRISTIANA

¿Qué es la Ciencia Cristiana?

La Ciencia Cristiana es un movimiento religioso fundado en el siglo XIX y basado en los escritos de Mary Baker Eddy. Ella fundó la Iglesia de Cristo, Científico, y su libro Ciencia y Salud con Clave de las Escrituras sirve como fuente principal de enseñanza para la Ciencia Cristiana. Ciencia y Salud contiene la interpretación de Eddy de partes de las Escrituras, combinada con sus enseñanzas sobre la ciencia y la mente sobre la materia para la sanidad física. En la actualidad, se calcula que hay unas dos mil congregaciones de la Ciencia Cristiana -a menudo representadas por salas de lectura en las calles del centro- en todo el mundo.

¿Cuándo comenzó?

Mary Ann Morse Baker nació en New Hampshire en 1821. Enferma habitualmente durante gran parte de su vida, Mary visitó al mentalista Phineas Quimby en 1864 para que le enseñara los principios de la mente divina sobre la materia para la sanidad física. El 1 de febrero de 1866, Mary se lesionó gravemente al resbalar y golpearse la cabeza con el hielo. Después de que un médico le dijera que le quedaban pocos días de vida, Mary tomó una Biblia, leyó la sanidad del paralítico en Mateo 9:1-8 y aplicó los principios metafísicos de la mente sobre la materia que había aprendido de Quimby. Al hacerlo, Mary afirmó que experimentó una sanidad completa. Este fue el comienzo de la nueva religión de Mary, a la que llamó Ciencia Cristiana, insistiendo en que no era más que una recuperación del cristianismo primitivo. En 1875, Mary fundó la Christian Science Publishing Society para publicar y distribuir ejemplares de Ciencia y Salud. En 1879, fundó la Iglesia de Cristo, Científico.

¿Quiénes son las figuras clave?

Aunque Eddy es la única maestra destacada de la Iglesia de la Ciencia Cristiana, ésta cuenta entre sus adeptos con varias figuras conocidas y personas relacionadas con figuras conocidas. Audrey Hepburn, Elizabeth Taylor, Henry Fonda, Robin Williams, Robert Duvall, Kelsey Grammer, Ellen DeGeneres y los padres de Marilyn Monroe han sido en algún momento miembros practicantes. Ginger Rogers y Joan Crawford fueron miembros de la iglesia hasta su muerte. La gimnasta Shannon Miller, medalla de oro olímpica, se crió en un hogar de la Ciencia Cristiana.

¿Cuáles son las principales creencias?

Debido a la naturaleza altamente mística y filosófica de los escritos de Eddy, puede resultar difícil sistematizar su doctrina. Sin embargo, las siguientes son enseñanzas centrales en sus escritos:

I. Monoteísmo místico y antitrinitario. Según Mary Baker Eddy, la mente y la inteligencia son Dios. “La inteligencia es omnisciencia, omnipresencia y omnipotencia. Es la cualidad primordial y eterna de la Mente infinita, del Principio trino -Vida, Verdad y Amor- llamado Dios. . . . La mente es Dios.”[15] Eddy rechazó el trinitarismo cristiano histórico. Escribió: “La teoría de tres personas en un solo Dios (es decir, una Trinidad personal o Tri-unidad) sugiere politeísmo, en lugar del único y siempre presente YO SOY.”[16] Eddy redujo a Dios a un principio universal filosófico en el que todos los hombres participan por medio de la mente y el intelecto.[17]

II. Una negación de la caída, el pecado, la miseria y la muerte. Eddy negó la caída. Si Dios es perfecto, el hombre -la idea o el reflejo de Dios- también es reflexivamente perfecto. Ella explicó: “Dios es el creador del hombre, y, permaneciendo perfecto el Principio divino del hombre, la idea o reflejo divino, indestructible, permanece perfecto. El hombre es la expresión del ser de Dios.”[18] En otra parte escribió: “El hombre es en un grado tan perfecto como la Mente que lo forma.”[19] Reflexionando sobre el pecado y la miseria, Eddy sugirió: “Para acabar con la pretensión del pecado, hay que detectarlo, quitarle la máscara, señalar la ilusión, y así obtener la victoria sobre el pecado y demostrar así su irrealidad. Los enfermos no se curan simplemente declarando que no hay enfermedad, sino sabiendo que no la hay.”[20] Con respecto a la muerte, Eddy escribió: “Si el hombre cree en la muerte ahora, debe dejar de creer en ella cuando aprenda que no hay realidad en la muerte, ya que la verdad del ser es inmortal.” Eddy enseñó que si creemos que existen el pecado, la enfermedad y la muerte, entonces estaremos sujetos a la ilusión de tales cosas. Si reconocemos que tales cosas no existen, entonces nos liberaremos tanto de la ilusión como de la realidad.

III. Una negación de la deidad, muerte y expiación de Jesús. Eddy negó la deidad de Jesús. Enseñó explícitamente que “Jesucristo no es Dios, como Jesús mismo declaró.”[21] Eddy rechazó la eficacia de la sangre de Jesús. Escribió: “La sangre material de Jesús no fue más eficaz para limpiar del pecado cuando fue derramada sobre ‘el árbol maldito’, que cuando fluía por sus venas mientras se ocupaba diariamente de los asuntos de su Padre.”[22] Eddy enseñó que Jesús no murió realmente. Más bien, Jesús sólo pareció morir, y al escapar de la muerte, exhibió el acto supremo de la mente sobre la materia, un acto que sus discípulos debían emular. Su ejemplo salva a la humanidad de la ilusión del pecado, la enfermedad y la muerte.[23] Jesús salva a la gente al ejemplificar la unidad con Dios en la verdad, la vida y el amor.[24]

¿Por qué la gente cree en esta forma de falsa enseñanza?

En una época de racionalismo religioso y progreso médico, las enseñanzas de Eddy atraían a quienes buscaban la renovación espiritual y el poder sobre la enfermedad. Uniendo su interpretación de las Escrituras a sus enseñanzas sobre la ciencia y el mentalismo metafísico, Eddy formuló una religión que buscaría un término medio entre el "protestantismo severo" y el "liberalismo dudoso".[25] Sus enseñanzas presentaron una espiritualidad alcanzable por la mente natural que evita el sobrenaturalismo del protestantismo y el antisupernaturalismo del liberalismo.

¿Cómo se enfrenta al cristianismo bíblico?

I. El Dios Trino. La Escritura revela que sólo hay un Dios verdadero y vivo: “Escucha, Israel: Yahveh nuestro Dios, Yahveh es uno” (Dt. 6:4). La Biblia también enseña claramente que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son tres personas distintas que subsisten dentro del único Dios (Mt. 28:19; 1 Cor. 12:4-6; 2 Cor. 13:14; Ap. 1:4-5). Estas tres personas no son tres dioses. Más bien, los tres miembros de la Divinidad coexisten eternamente como el único Dios vivo y verdadero

II. Pecado, miseria y muerte. La Escritura enseña que el pecado, la miseria y la muerte son las consecuencias ineludibles del pecado de Adán. Constituyen la triste experiencia de la vida en este mundo caído. El apóstol Pablo explicó: “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte,(A) así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” (Rom. 5:12). En resumen, “la paga del pecado es la muerte” (Rom. 6:23). Todas las miserias de esta vida son resultado de la primera transgresión de Adán, incluso la muerte y el castigo eterno. Negar la realidad del pecado es engañarnos a nosotros mismos. Como dice la Escritura: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros” (1 Juan 1:8)

III. La deidad, la muerte y la expiación de Jesús. La Biblia revela que Jesús es “Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén” (Rom. 9:5). “por cuanto agradó al Padre que en él [Jesús] habitase toda plenitud” (Col. 1:19). Él es “el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia” (Heb. 1:3). El Hijo de Dios encarnado murió real y verdaderamente en la cruz (Fil. 2:8; Heb. 2:9, 14). Según las Escrituras, la sangre de Jesús es eficaz para expiar el pecado de todo su pueblo (Rom. 5:9; Heb. 9:12; Ap. 1:5). La Biblia enseña que “sin derramamiento de sangre no hay perdón de pecados” (Heb. 9:22)

¿Cómo puedo compartir el evangelio con quienes sostienen esta falsa enseñanza?

Aunque la Ciencia Cristiana es una religión en rápido declive, su visión de la irrealidad de la enfermedad y la muerte tiene algunas afinidades con los movimientos del Evangelio de la Prosperidad y la Palabra de Fe. Si uno se encuentra con un Científico Cristiano, aquí hay dos cosas en las que debe centrarse al compartir el evangelio con él o ella:

I. Céntrese en las enseñanzas de la Biblia sobre el pecado, la miseria y la muerte. Por su desobediencia, Adán trajo al mundo el pecado, la miseria y la muerte (Génesis 3; Romanos 5:12-21). Los que niegan la caída del hombre deben ser confrontados con la realidad ineludible del pecado y la miseria en este mundo caído. Además, resalte lo que la Escritura enseña sobre el pecado como una violación de la ley de Dios (1 Juan 3:4). Apele a Romanos 6:23. Considere hacer las siguientes preguntas: Si Dios es todo en todo, como sugirió Eddy, ¿de dónde se origina el mal? Si el pecado y la enfermedad no existen, ¿por qué creer que la curación se puede lograr mediante la oración a la mente sobre la materia?

II. Concéntrese en lo que las Escrituras revelan sobre la muerte de Jesús. Las Escrituras enseñan que la victoria final sobre el pecado y la muerte viene sólo a través de la muerte de Jesús en la cruz. El Hijo eterno de Dios se encarnó para morir por aquellos que creyeran en Él. Al derramar Su sangre en la cruz, Jesús expió los pecados de Su pueblo (Hechos 20:28; Rom. 3:25; 5:9; Heb. 9:12-14; 1 Juan 1:7). Jesús murió en lugar de su pueblo bajo la ira de Dios para liberarlo del poder del pecado y de las potencias de las tinieblas (Ro. 5:10; 6:10; Heb. 2:9, 14-15), y su victoria se manifestará plenamente cuando la presencia del pecado, la enfermedad y la muerte sean eliminadas del nuevo cielo y la nueva tierra (Ap. 21). Considere hacer la siguiente pregunta: Si Jesús afirmó haber muerto en las Escrituras, como reconoció Eddy, ¿por qué niega que realmente haya muerto?

PHINEAS P. QUIMBY 1802–66

Phineas P. Quimby fue un mentalista y mesmerista estadounidense, ampliamente considerado como el fundador del movimiento del Nuevo Pensamiento. El Nuevo Pensamiento enseña que el estado mental de una persona puede manifestarse en la realidad, una creencia que a menudo enfatiza que la enfermedad es una ilusión y que las personas tienen el poder de curarse a sí mismas a través del pensamiento positivo. Quimby afirmó haber curado su tuberculosis mediante el poder de la mente sobre la materia. Mary Baker Eddy, fundadora de la Ciencia Cristiana, fue alumna de Quimby, pero posteriormente afirmó que éste no desempeñó ningún papel en la formulación de su sistema. En particular, el sistema de Eddy contiene un elemento teísta del que carecen las enseñanzas de Quimby.

Un comentario sobre “Ciencia Cristiana

    odalysdecamacho escribió:
    9 marzo 2021 en 1:15 pm

    Enviado desde Yahoo Mail para Android

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s