Deja De Lado Las Mentiras Sobre El Cielo: Ocho Mitos Que Muchos Creen

Posted on

ESJ-blog 20210311_01

Deja De Lado Las Mentiras Sobre El Cielo: Ocho Mitos Que Muchos Creen

POR RANDY ALCORN

Los grandes libros llenos de escrituras, teología y citas de personas fallecidas hace tiempo no suelen venderse bien. Sin embargo, para mi sorpresa, y la de la editorial, se han vendido más de un millón de ejemplares de mi libro de 2004 El Cielo. Innumerables lectores, incluidos pastores, me han dicho que su visión del más allá ha cambiado radicalmente.

¿Por qué? En una época en la que la gente trata de hacer más atractivas las doctrinas ignorando o tergiversando la verdad bíblica, he aquí la ironía: la verdadera doctrina bíblica del Cielo es mucho más atractiva que la visión aburrida e inhumana de la otra vida que ha prevalecido durante mucho tiempo en el evangelicalismo.

Esa perspectiva desalentadora sigue aprisionando a muchos creyentes. Basándome en las innumerables interacciones que he tenido con los lectores del libro y con otras personas durante los últimos dieciséis años, he aquí ocho conceptos erróneos persistentes sobre el Cielo.

1. Pasaremos la eternidad en las nubes.

Después del juicio final, Dios rehará el universo mismo y trasladará el Cielo actual a la Tierra Nueva, donde vivirá con Su pueblo (Apocalipsis 21:1-4). La promesa del Cielo en la Tierra no debería sorprendernos, pero resulta chocante y sospechosa si siempre hemos creído otra cosa.

Muchos a lo largo de la historia entendieron esta doctrina bíblica, incluyendo teólogos reformados más recientes como Herman Bavinck, Cornelius Venema, Anthony Hoekema y Albert Wolters. Lamentablemente, la gran mayoría de los evangélicos no han leído sus libros. Incluso los que lo han hecho no siempre entienden las implicaciones.

En la universidad bíblica y el seminario, mis últimas clases de Nuevo Testamento terminaron con el juicio final de Apocalipsis 20. En escatología, examinamos los pros y los contras de un rapto a mitad de la tribulación, y discutimos el milenio, pero nunca hablamos de la Nueva Tierra, el tema central de los dos últimos capítulos de las Escrituras. Así que no prestamos ninguna atención al lugar donde viviremos con Jesús y entre nosotros para siempre. Los pastores que han leído El Cielo a menudo se ponen en contacto conmigo para compartir que su educación fue casi idéntica.

Como humanos, no nos sentimos más atraídos por un vago reino angélico que por comer cascajo. Necesitamos recuperar la doctrina bíblica del Cielo, que culmina en la Nueva Tierra.

2. La Biblia dice muy poco sobre el cielo.

Un líder cristiano visitó una vez mi oficina y me preguntó qué estaba investigando. “Un gran libro sobre el Cielo,” le contesté. Él replicó: “Primera de Corintios 2:9 dice: ‘Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.’ Entonces, ¿sobre qué vas a escribir?.” Di mi respuesta habitual: “No has completado la frase: ‘Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu.’”

Cuando Dios nos revela verdades que de otro modo serían imposibles de descubrir, más vale que prestemos atención. “Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, para que cumplamos todas las palabras de esta ley.” (Deuteronomio 29:29). La información sustancial de la Biblia sobre el mundo venidero nos pertenece, y la Biblia proporciona mucha más información de lo que la mayoría cree (por ejemplo, Isaías 60 se cita dos veces en Apocalipsis 22, lo que sugiere que se trata de la Nueva Tierra).

Dios quiere que anticipemos lo que nos espera. Por eso Pedro dice: “Pero nosotros esperamos, según sus promesas, cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia” (2 Pedro 3:13).

3. Podemos aprender sobre el Cielo por de las afirmaciones de personas que dicen ir allí.

Una vez una cadena de televisión llamó a mi oficina y preguntó: “¿Ha estado Randy en el cielo?” Nuestra recepcionista respondió: “Si lo ha estado, nunca lo ha mencionado. Pero hizo años de investigación en la Biblia y en la historia de la iglesia.” La conversación terminó abruptamente: “Queremos entrevistar a personas que realmente hayan estado allí.”

Con demasiada frecuencia, la gente considera los relatos de visitas al Cielo como un evangelio. Obviamente, Dios puede mostrarle a alguien el más allá si así lo desea. Pero “está establecido que el hombre muera una sola vez” (Hebreos 9:27). Dado que estas historias son contadas por personas que “morirán dos veces,” parece probable que no hayan muerto realmente la primera vez, aunque los signos vitales no fueran medibles. Los recuerdos de una persona bajo un fuerte sedante -y su capacidad para distinguir los sueños de la realidad- no son fiables, pero la palabra de Dios sí lo es (Juan 17:17)

El apóstol Pablo, que había estado en el cielo, dijo: "que fue arrebatado al paraíso. . donde oyó palabras inefables que no le es dado al hombre expresar” (2 Corintios 12:3-4). Sin embargo, muchos libros pretenden divulgar secretos que, lamentablemente, algunos lectores creen en lugar de las Escrituras.

4. El Cielo ahora será el Cielo después.

Cuando los cristianos mueren, entran en el Cielo actual. “La abuela está ahora en el Cielo” se refiere a un período temporal entre la vida en la tierra y la resurrección.

Aunque el Cielo actual es maravilloso, “mucho mejor” que la tierra bajo la maldición (Filipenses 1:23), no es el lugar para el que estamos hechos. Nuestro destino es una vida resucitada en una tierra resucitada: “Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva. . . . Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos’” (Apocalipsis 21:1-3). El cielo es el lugar donde habita Dios y está su trono, y la morada y el trono de Dios estarán en la Nueva Tierra (Apocalipsis 22:3).

El plan final de Dios no es llevarnos a vivir con Él en Su lugar (lo que ocurre al morir). Su plan es, más bien, descender después de la resurrección para vivir con nosotros para siempre en nuestro lugar, la Nueva Tierra. Así como Jesús es Dios encarnado, la Tierra Nueva será el Cielo encarnado.

5. Viviremos para siempre sin un cuerpo.

Platón creía que las cosas materiales, incluidos los cuerpos, son malas, mientras que las cosas inmateriales, como las almas, son buenas. Lo que yo llamo “cristoplatonismo” infecta a muchas iglesias, enseñando que los espíritus humanos están mejor sin cuerpos, y que el Cielo es un reino incorpóreo.

Nuestra incapacidad para apreciar la naturaleza física de la resurrección priva a los creyentes de la emoción por el Cielo. El plan futuro de Dios de un universo físico renovado significa que viviremos, comeremos y beberemos, reiremos y jugaremos, descansaremos y trabajaremos, ejerceremos nuestros dones como portadores de la imagen de Dios y, lo más importante, estaremos con el Rey Jesús, le adoraremos y le serviremos.

Jesús habló de la “renovación de todas las cosas” (Mateo 19:28 NVI). Pedro predicó que Cristo permanecerá en el Cielo “hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas” (Hechos 3:21). Sin embargo, de alguna manera, hemos pasado por alto todo un vocabulario bíblico. Reconciliar. Redimir. Restaurar. Recuperar. Regresar. Renovar. Resucitar. Dios planea restaurar físicamente toda su creación, incluidos nosotros, la tierra y los animales (Isaías 11:6-9; 65:17, 25; Romanos 8:19-23).

6. El cielo será aburrido.

Creer que la vida eterna consiste en un rasgueo interminable del arpa favorece la estrategia de Satanás de “blasfemar de su nombre, de su tabernáculo” (Apocalipsis 13:6).

Pensar que el Cielo será aburrido revela una herejía: que Dios es aburrido. No tiene sentido. Dios creó nuestras papilas gustativas, la adrenalina, las terminaciones nerviosas que transmiten el placer a nuestro cerebro, nuestra imaginación y nuestra capacidad de felicidad y emoción.

“Y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán,” (Apocalipsis 22:3). Los sirvientes tienen cosas que hacer, lugares a los que ir, gente que ver. Nuestras actividades diarias más comunes serán la adoración, marcada por el gozo de unirnos a las multitudes para alabarlo.

Primera de Corintios 10:31 se aplicará tanto en la eternidad como ahora: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” Podemos adorar a Dios ahora trabajando, pintando, jugando, leyendo, escribiendo y disfrutando de cualquier otra actividad inocente. ¿Cuánto más en una Tierra Nueva donde reina la justicia?

7. Ya no seremos nosotros ni recordaremos nuestras vidas anteriores.

La resurrección nos restablecerá para siempre como individuos humanos glorificados.

La resurrección de Cristo es nuestro prototipo. Él proclamó: “yo mismo soy” (Lucas 24:39). Cuando Tomás dijo: “Señor mío y Dios mío,” sabía que estaba hablando con el mismo Jesús con el que había vivido durante años. Job dijo: “Y después de deshecha esta mi piel, En mi carne he de ver a Dios; Al cual veré por mí mismo” (Job 19:26-27).

Tú serás tú en el Cielo. ¿Quién más podrías ser? Puesto que daremos cuenta de nuestras vidas en la tierra, debemos seguir siendo nosotros, y nuestros recuerdos tendrán que ser mejores, no peores. La Escritura no da ninguna indicación de que un borrado de memoria nos haga no reconocer a la familia y a los amigos. De hecho, si no conociéramos a nuestros seres queridos, el consuelo de una reunión en la otra vida, enseñado en 1 Tesalonicenses 4:14-18, no sería ningún consuelo.

8. El cielo será un reino espiritual sin cultura humana.

Un profesor de la universidad bíblica se ofendió por mi sugerencia de que la cultura -incluyendo los inventos, los conciertos, el teatro y los deportes- probablemente formará parte de la Nueva Tierra. Pero si seremos los portadores de la imagen de Dios resucitados que vivirán en una tierra resucitada, ¿por qué no iban a serlo?

Se nos dice que el Cielo es una ciudad (Hebreos 11:10; 13:14). Las ciudades tienen edificios, arte, música, comercio, ciencia y tecnología. Y, por supuesto, en las ciudades hay personas que se reúnen, conversan, trabajan y juegan. El cielo también es un país (Hebreos 11:16). Los países tienen tierra, animales, gobernantes y ciudadanos que son a la vez diversos y unidos. Se nos dice que “los reyes de la tierra traerán su gloria a” la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21:24).

La cultura es el producto natural, intencionado por Dios, de su llamado a que la humanidad gobierne la creación. Si creemos la enseñanza de las Escrituras de que la humanidad y la tierra existirán en forma física, como dicta toda la doctrina de la resurrección, entonces la cultura debe continuar. ¿Cómo no podría hacerlo?

Lo Mejor Está Por Venir

Dado que la resurrección espera a los hijos de Dios, no hemos logrado nuestra máxima felicidad y nunca lo haremos. No hay necesidad de listas de deseos, porque nuestras aventuras en el nuevo universo superarán con creces las de esta vida. Realmente viviremos felices para siempre. No es un deseo. Es la promesa comprada con sangre de Jesús.

Debemos esperar diariamente un mundo sin maldad, sufrimiento ni muerte, donde Dios vivirá con nosotros y enjugará nuestras lágrimas para siempre (Apocalipsis 21:4). Anticipar las gloriosas realidades de la tierra resucitada tiene implicaciones impresionantes para nuestra felicidad actual y nuestro sentido del alcance del mensaje del evangelio.

Vivamos ahora las alegrías del Cielo, desechando las ideas no bíblicas e indignas del Cielo, y creyendo que lo mejor realmente está por venir.

Fuente

Un comentario sobre “Deja De Lado Las Mentiras Sobre El Cielo: Ocho Mitos Que Muchos Creen

    8 mitos que muchos creen sobre el cielo ~ Teología Sana escribió:
    17 marzo 2021 en 9:47 am

    […] de aquí, disponible en […]

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s