5 Preguntas Sobre El Diseño Divino Del Género

Posted on

ESJ-blog 2020419_01

5 Preguntas Sobre El Diseño Divino Del Género

Por Kevin DeYoung

P ¿Por qué eligió Dios hacer hombres y mujeres?

R: Dios no tenía que hacer dos tipos diferentes de seres humanos. No tenía que hacernos de manera que los hombres y las mujeres, en promedio, tengan formas y tamaños diferentes y les crezca el pelo en lugares diferentes y a menudo piensen y sientan de manera diferente. Dios podría haber propagado la raza humana de alguna otra manera además de la pareja diferenciada de hombre y mujer. Podría haber hecho que Adán fuera suficiente sin una Eva. O podría haber hecho a Eva sin un Adán. Pero Dios decidió no hacer un hombre o una mujer, o un grupo de hombres o un grupo de mujeres; hizo un hombre y una mujer. La única característica de la existencia humana que determina la vida tanto o más que cualquier otra -nuestro sexo biológico- fue la elección de Dios.

En un sentido último, por supuesto, el mundo tenía que ser hecho como era, de acuerdo con la voluntad inmutable de Dios y como expresión necesaria de su carácter. No estoy sugiriendo que Dios haya hecho a Adán y Eva por una tirada de dados. En realidad, estoy recordando lo contrario. Todo este maravilloso, hermoso y complicado asunto de una humanidad de dos sexos fue idea de Dios. "Y creó Dios al hombre a su imagen y semejanza, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó" (Génesis 1:27). Toda la raza humana está, siempre ha estado y estará por el resto de los tiempos, compuesta por dos sexos diferenciados y complementarios. Este ordenamiento bifurcado perpetuo de la humanidad no es por accidente o por capricho, sino por el buen designio de Dios. ¿Y por qué? ¿Qué es lo que está en juego en que Dios nos haga hombres y mujeres? Nada menos que el Evangelio, eso es todo. El misterio del matrimonio es profundo, dice Pablo, y se refiere a Cristo y a la Iglesia (Ef. 5:32).

"Misterio" en el sentido del Nuevo Testamento se refiere a algo oculto y luego revelado. La Biblia dice que Dios creó al hombre y a la mujer -dos sexos diferentes- para poder pintar un cuadro vivo de la unión diferenciada y complementaria de Cristo y la Iglesia. Puede que Efesios 5 trate sobre el matrimonio, pero no podemos entender la lógica subyacente a menos que observemos las intenciones de Dios al crear el matrimonio como una unión en forma de evangelio entre una pareja diferenciada y complementaria. Cualquier movimiento para abolir todas las distinciones entre hombres y mujeres es un movimiento (ya sea intencionalmente o no) para derribar los bloques de construcción de la redención misma.

P:¿Son intercambiables los hombres y las mujeres?

R: Los hombres y las mujeres no son intercambiables. El hombre y la mujer -especialmente en el matrimonio, pero también en el resto de la vida- se complementan entre sí, lo que significa que se supone que funcionan de acuerdo con una adecuación divina. Esto está en consonancia con el orden de todo el cosmos. Piensa en la naturaleza complementaria de la propia creación. "En el principio, Dios creó los cielos y la tierra" (Génesis 1:1). Y no es la única pareja en la creación.

Encontramos otros tipos de parejas, como el sol y la luna, la mañana y la tarde, el día y la noche, el mar y la tierra seca, y las plantas y los animales, antes de llegar a la pareja culminante, un hombre y una mujer. En cada pareja, cada parte pertenece a la otra, pero ninguna es intercambiable. Tiene mucho sentido que la unión del cielo y la tierra en Apocalipsis 21-22 esté precedida por la cena de las bodas del Cordero en Apocalipsis 19. El hecho de que Dios nos haya creado como hombre y mujer tiene un significado cósmico y duradero. De principio a fin, la historia bíblica -y el diseño de la propia creación- depende de la distinción entre el hombre y la mujer como diferentes el uno del otro, pero adecuados el uno para el otro.[1]

P: ¿Qué quiere decir la Biblia cuando llama a Eva “ayuda” de Adán?

R: La mujer fue dada como ayudante del hombre. Eva fue creada a partir del hombre (Génesis 2:22) -igual en valor- y también fue creada para el hombre (Génesis 2:20) -diferente en función-. El liderazgo masculino, que el texto insinúa en Génesis 1:27 al llamar "hombre" al varón y a la mujer, se expresa claramente en el capítulo 2 cuando Eva es entregada a Adán como su “ayuda” (Génesis 2:18, 20). El hecho de ser ayudante no conlleva ninguna connotación de disminución de valor o estatus, ya que a veces se llama a Dios ayudante de Israel (Ex. 18:4; Sal. 33:20; 146:5). Ezer (ayudante) es un término funcional, no degradante. Al igual que Dios a veces se pone al lado para ayudar a su pueblo, el papel de la mujer en relación con su marido es el de ayudante. "Porque el hombre no fue hecho de la mujer, sino la mujer del hombre. Ni el hombre fue creado para la mujer, sino la mujer para el hombre" (1 Cor. 11:8).

Tendemos a psicologizar la soledad de Adán y a interpretar "ayudante" en el sentido de consuelo y compañía. Este es un posible aspecto del término. Calvino dijo que Eva fue el regalo de Dios a Adán "para ayudarle a vivir bien". Pero la "ayudante" no puede separarse de las preocupaciones más amplias del mandato de la creación. No era bueno que el hombre estuviera solo porque por sí mismo no podría "ser fecundo y multiplicarse y llenar la tierra" (Gn. 1:28). Aquí vemos de nuevo la complementariedad ordenada del hombre y la mujer. Otro hombre podría haber ayudado a Adán a labrar la tierra. Otro hombre podría haber proporcionado a Adán descanso relacional y energía. Dios podría haber dotado a Adán de un arado o de una yunta de bueyes o de una fraternidad de amigos varoniles, todo lo cual habría sido útil, incluso delicioso. Pero ninguno habría sido un ayudante adecuado para la tarea crucial de producir y criar hijos. Para que la humanidad tenga dominio sobre la tierra, debe haber un hombre que trabaje el jardín y una mujer que sea su compañera.

Tendemos a psicologizar la soledad de Adán y a interpretar "ayuda" en el sentido de consuelo y compañía. Este es un posible aspecto del término. Calvino dijo que Eva fue el regalo de Dios a Adán "para ayudarle a vivir bien". Pero la "ayuda" no puede separarse de las preocupaciones más amplias del mandato de la creación. No era bueno que el hombre estuviera solo porque por sí mismo no podría "fructificad y multiplicaos, llenar la tierra” (Gn. 1:28). Aquí vemos de nuevo la complementariedad ordenada del hombre y la mujer. Otro hombre podría haber ayudado a Adán a labrar la tierra. Otro hombre podría haber proporcionado a Adán descanso relacional y energía. Dios podría haber dotado a Adán de un arado o de una yunta de bueyes o de una fraternidad de amigos varoniles, todo lo cual habría sido útil, incluso deleitosos. Pero ninguno habría sido un ayudante adecuado para la tarea crucial de producir y criar hijos. Para que la humanidad tenga dominio sobre la tierra, debe haber un hombre que trabaje el jardín y una mujer que sea su compañera.

P: ¿Qué es el complementarismo bíblico?

R: Como complementariano, creo que el diseño de Dios es que los hombres dirijan, sirvan y protejan, y que, en la iglesia, las mujeres pueden prosperar bajo este liderazgo, ya que ellas también trabajan con fidelidad bíblica según la sabiduría y la belleza del orden creado por Dios.

El modelo bíblico de liderazgo masculino nunca es una excusa para ignorar a las mujeres, menospreciarlas, pasar por alto sus contribuciones o abusar de ellas de alguna manera. La forma más verdadera de complementariedad bíblica llama a los hombres a proteger a las mujeres, a honrarlas, a hablarles con amabilidad y consideración, y a encontrar todas las formas apropiadas de aprender de ellas e incluirlas en la vida y el ministerio, tanto en el hogar como en la iglesia.

P: ¿Los hombres y las mujeres se definen únicamente por su papel en el matrimonio?

R: Debemos pensar en el matrimonio no como el único lugar donde se vive el diseño del Génesis, sino como el lugar donde se vive el diseño de Dios con mayor claridad. Sin duda, el hombre y la mujer no deben relacionarse con cualquier otro hombre o mujer como marido y mujer. Y, sin embargo, hay algo en la relación matrimonial que muestra a todo el mundo el tipo de personas que los hombres y las mujeres están hechos para ser.

Es cierto que el capítulo de Efesios 5 trata sobre el matrimonio, y muchos de los patrones de la diferencia sexual dada por Dios encuentran su expresión más clara en el matrimonio. Sin embargo, no me gustaría que nadie concluyera que no se puede ser realmente hombre o mujer a menos que se esté casado. Del mismo modo, espero que nadie concluya que si somos solteros, la Biblia no tiene mucho que decirnos sobre ser hombre o mujer. El hecho de que Dios haya creado al hombre como una pluralidad -hombre y mujer, una pareja complementaria- debería dar forma no sólo a cómo concebimos el matrimonio, sino a cómo nos concebimos a nosotros mismos.

Notas:

  1. Este párrafo es un resumen, y en algunos puntos toma prestadas frases de mi libro What Does the Bible Really Teach about Homosexuality? (Wheaton, IL: Crossway, 2015), 32.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s