Tomando Seriamente Tu Pecado

Posted on

ESJ-blog 2020416_02

Tomando Seriamente Tu Pecado

POR DARRELL B. HARRISON

“No es la ausencia de pecado, sino la aflicción por ello, lo que distingue al hijo de Dios de los profesantes vacíos [de fe]” — A.W. Pink


¿Qué tan seriamente considera su pecado?

Esta puede ser una de las preguntas más invasivas espiritualmente a las que se puede enfrentar cualquier cristiano profesante. La razón por la que es tan penetrante es que va directamente al corazón en busca de una respuesta.

No se equivoque. El pecado es un problema del corazón.

Cualquier duda al respecto es negada categóricamente por el propio Cristo en Marcos 7:18-23:

18 El les dijo: ¿También vosotros estáis así sin entendimiento? ¿No entendéis que todo lo de fuera que entra en el hombre, no le puede contaminar, 19 porque no entra en su corazón, sino en el vientre, y sale a la letrina? Esto decía, haciendo limpios todos los alimentos. 20 Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre. 21 Porque de dentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, 22 los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez. 23 Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre.” [1]

En Nothing But the Truth: Upholding the Gospel in a Doubting Age[2], John MacArthur amplía esas palabras reprobadoras de Cristo, diciendo: "Cuando entramos en este mundo, ya somos pecadores. El pecado está en nuestra naturaleza, entretejido en el tejido mismo de nuestras vidas (cf. Sal. 51:5). El pecado de Adán se aferra a cada uno de nosotros, como la lepra de Naamán se aferró a Giezi (2 Reyes 5:27). Y nosotros, los creyentes, sabemos por experiencia que, incluso después de uno es salvo, la naturaleza profunda del pecado sigue presente"[3].

Considero que la doctrina del pecado, llamada hamartiología[4] en términos teológicos, es la doctrina más crucial y a la vez más descuidada en los púlpitos de muchas iglesias evangélicas de hoy.

A medida que un número cada vez mayor de pastores cede al seductor encanto del pragmatismo evangélico y a la jactanciosa auto-admiración, mencionar la palabra pecado, y mucho menos predicar un sermón expositivo sobre ello, ha demostrado ser poco provechoso para esos fines. En consecuencia, la palabra pecado ha sido sustituida por términos menos objetables, como roto, para describir la condición espiritualmente inicua de la humanidad. Me parece interesante este discurso hermenéutico, sobre todo si se tiene en cuenta que es nuestra pecaminosidad, y no nuestro ruptura, lo que nos aleja de Dios en primer lugar (Isaías 59:2).

“Si yo no hubiera venido, ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora no tienen excusa por su pecado.”Juan 15:22

La palabra pecado aparece más de 420 veces en las Escrituras. La primera es en Génesis 4:7, donde un Dios omnisciente, siendo plenamente consciente de la intención asesina de Caín hacia su hermano Abel, le advierte que “el pecado yace a la puerta y te codicia, pero tú debes dominarlo.”[5]

El hecho de que Dios hable metafóricamente del pecado como algo "yace a la puerta" y con "codicia" nos indica que el pecado no debe entenderse únicamente en términos de los actos volitivos que cometemos contra Dios, sino que es un poder activo e intencional dentro del corazón humano que posee una naturaleza y una constitución propias, y cuya naturaleza es implacable en su búsqueda de seducir a los creyentes para que lleven a cabo su diabólico mandato.

Sí, el pecado es diabólico y destructivo. Como señaló el teólogo puritano del siglo XVII John Owen: "La parte del hombre en la que la ley del pecado se ha entrometido y ha fijado su residencia es el corazón. Al hacerlo, ha invadido lo que debería haber sido el trono de Dios. El corazón, pues, es la morada… del pecado. Aquí habita nuestro enemigo; este es el fuerte, la ciudadela de este tirano, donde mantiene una rebelión contra Dios todos nuestros días. A veces tiene más fuerza, y en consecuencia más éxito, pero siempre está en rebelión mientras vivimos. Es como un enemigo en la guerra, cuya fuerza y poder reside no sólo en el número y en la fuerza de las armas, sino también en la fuerza inconquistable que posee. Y así es el corazón de este enemigo de Dios y de nuestras almas"[6 ]

Así que ya no soy yo el que lo hace, sino el pecado que habita en mí. — Romanos 7:17

Nótese que Owen describe el pecado como "el enemigo de Dios y de nuestras almas [énfasis añadido]". El uso que hace Owen de esas palabras es significativo en el sentido de que, como cristianos, tendemos a reconocer el pecado como el enemigo de Dios, si es que reconocemos el pecado como un enemigo, pero estamos mucho menos inclinados a ver el pecado como nuestro enemigo personal -y mortal- (Romanos 5:12). Es decir, cuando nosotros, como creyentes, pensamos en el pecado, nuestra postura por defecto es considerarlo principalmente en términos de los actos de desobediencia que cometemos. Rara vez, o nunca, consideramos el pecado como una entidad dinámica y poderosa a través de la cual se forman los motivos y las intenciones detrás de esos actos de desobediencia.

El apóstol Pablo comprendió plenamente esa distinción, como se evidencia en Romanos 7:19-20, donde confesó: "Porque el bien que quiero, no lo hago, sino que practico el mismo mal que no quiero. Pero si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace, sino el pecado que mora en mí [énfasis añadido]". Observe que Pablo dijo que el pecado, no los pecados, "mora en mí". Pablo usó la frase preposicional "en mí" como un apoderado, si se quiere, para su corazón. Y tal es el caso de cada uno de nosotros, creyentes y no creyentes por igual (Romanos 3:23).

El pecado es lo que produce pecados; y el pecado reside en el corazón.

El pecado en el corazón es la razón por la que los cónyuges infieles cometen adulterio el uno contra el otro. El pecado en el corazón es la razón por la que las personas se mienten unas a otras, y se engañan unas a otras, y se roban unas a otras. El pecado en el corazón es la razón por la que existen los prejuicios étnicos. El pecado en el corazón es la razón por la que los hijos se rebelan contra sus padres. El pecado en el corazón es la razón por la que los funcionarios elegidos, y otros en posiciones de autoridad de confianza, actúan injustamente. El pecado en el corazón es la razón por la que la gente celebra tener el derecho legal de asesinar a los no nacidos portadores de la imagen de Dios[7].

“El pecado nunca es nuestro amo, hasta que consentimos que lo sea.” — Daniel Burgess

Hay innumerables razones por las que los creyentes en Jesucristo deben tomar en serio su pecado, y una de las más importantes es que el pecado contamina el corazón, el mismo lugar desde el que se origina nuestra adoración y servicio a Dios (Salmo 37:31; 40:8; 51:6; 86:12; 119:11; Santiago 4:8-9). Como instruye la Confesión de Fe de Westminster, "Esta corrupción de la naturaleza, durante esta vida, permanece en aquellos que son regenerados; y aunque sea, por medio de Cristo, perdonada y mortificada; sin embargo, tanto ella misma, como todos sus movimientos, son verdadera y propiamente pecado"[8].

Fue el predicador bautista del siglo XIX, Charles Haddon Spurgeon, quien dijo acertadamente: "El corazón es el resorte principal del hombre, y si no está en orden, toda la naturaleza se desajusta. Si el pecado fuera sólo superficial, podría ser un asunto leve; pero como ha contaminado el alma, el caso es realmente malo"[9].

No hace falta decir que Spurgeon tiene razón. De hecho, el caso del corazón humano es tan "malo", como dijo Spurgeon, que las Escrituras declaran que la persona que se atreve a consentir sus inclinaciones viles y viciosas es un necio[10] (Proverbios 28:26).

Creyente, tu obediencia es importante a Dios.

Como dijo Jesús, retóricamente, en Lucas 6:46, "¿Por qué me llamáis, ‘Señor, Señor’, y no hacéis lo que digo?"

Lo dejaré ahí ya que no hay nada más que decir.

¿Lo hay?

Soli Deo Gloria!

Darrell


:

“What is Sin?” — John MacArthur, Grace to You

[1] The John MacArthur Study Bible, New American Standard Bible (NASB) translation

[2] https://www.gty.org/store/books/452013/nothing-but-the-truth-

[3] pp. 91, 95 (Crossway, paperback)

[4] De la palabra griega hamartia la cual, según el The Moody Bible Handbook of Theology (p. 324, hardcover) significa “no dar en el blanco”

[5] The John MacArthur Study Bible, New American Standard Bible (NASB) translation

[6] Indwelling Sin in Believers, The Banner of Truth Trust, Puritan Paperbacks, pp. 14-15

[7] https://nypost.com/2020/12/30/argentina-becomes-largest-latin-american-country-to-legalize-abortion/

[8] Chapter VI, Of the Fall of Man, of Sin, and the Punishment Thereof, paragraph V.

[9] https://archive.spurgeon.org/treasury/ps095.php

[10] https://www.blueletterbible.org/lang/lexicon/lexicon.cfm?Strongs=H3684&t=NASB

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s