Tres Preguntas para la Evangelización

Posted on

ESJ_BLG_20210927_04

Tres Preguntas para la Evangelización

Por Paul Levy

Hay veces que como iglesias y pastores complicamos las cosas más de lo necesario. A veces me temo que el evangelismo se presenta como algo que hay que aprender, que hay un curso mágico o un seminario que desbloqueará el evangelista oculto en ti. Tal vez el propio término evangelismo te da miedo. Jesús es tan refrescantemente claro, sencillo y útil cuando dice que "de la abundancia del corazón habla su boca" (Lucas 6:45). Eso significa que si amas a Cristo y a su pueblo, acabarás hablando de Él. No somos ingenuos y sabemos que el trabajo de ver a la gente llegar a la fe requiere un largo recorrido de hablar, compartir, invitar y orar.

Seguimos sembrando, plantando la semilla del Evangelio. Somos muy conscientes de que Dios da el incremento. Es su obra, y confiamos en la promesa de Jesús de que Él edificará su iglesia (Mateo 16:18). Sin embargo, creo que momentos como éste en la vida de la iglesia deberían hacernos pensar en cómo podemos alcanzarla. Dios nos ha puesto donde estamos, y Él está en las diferentes circunstancias que enfrentamos y trabajando en las vidas de las personas que conocemos. Si eres como yo, puedes ser muy tímido en llevar la relación más allá al hablar del evangelio. Pero últimamente me ha resultado útil pensar en tres preguntas que espero que puedas utilizar al orar y hablar con tus amigos.

"¿TE GUSTARÍA VENIR A CENAR?"

Por supuesto, esta no es una cuestión cristiana. La industria de la cocina es enorme, y la gente está muy interesada en las cenas. Si vas a cualquier librería, la cantidad de libros sobre cocina es asombrosa.

Sin embargo, lo que hablamos como cristianos cuando hablamos de hospitalidad no es eso. Se trata de compartir lo que tenemos y de abrirnos a nosotros mismos y a nuestros hogares. La hospitalidad bíblica no es un caso de "lo mejor para los invitados", sino "¿quieres compartir lo que tengo?".

Algunos de ustedes son cocineros brillantes, pero otros, como yo, tenemos dificultades en el frente culinario. Sin embargo, tenemos el deber de ser hospitalarios. Siempre me anima ver que la gente vuelve a las casas de los demás un domingo. Sin embargo, podemos extender esa hospitalidad a los no creyentes. Esta es una buena manera de llegar a los no cristianos.

¿Hay personas por las que has estado orando y que podrías reunir en tu mesa? Hay muchas maneras de hacerlo: un almuerzo, un desayuno, pedir comida para llevar, hacer una cena en grupo. Si te preocupa que la conversación fluya, invita a un amigo cristiano hablador para que esté allí también.

En una ciudad solitaria como Londres, hacer que la gente entre en nuestras casas y acogerla es algo contracultural, pero a medida que abres tu casa y tu corazón a la gente, eso te llevará a tener oportunidades.

“¿TE GUSTARÍA VENIR A LA IGLESIA?”

Esta es una de esas preguntas que creo que podemos tener un gran miedo a plantear. Pensamos: "Nunca querrían venir" o "No entenderían lo que estamos haciendo". Me he convencido de que la gente está más dispuesta a escuchar que nosotros a hablar. Reconozco que, con todos los desafíos de diversas situaciones, puede parecer laborioso, pero creemos que cuando el pueblo de Dios se reúne para adorar, Dios promete estar con nosotros de una manera especial.

La Biblia describe la iglesia como la casa de Dios y dice que Dios vive en medio de sus discípulos por medio del Espíritu Santo (Ef. 2:22). Así que, cuando invitamos a la gente a la iglesia, les estamos invitando a reunirse con Dios.

“Pero si todos profetizan, y entra un incrédulo, o uno sin ese don, por todos será convencido, por todos será juzgado; los secretos de su corazón quedarán al descubierto, y él se postrará y adorará a Dios, declarando que en verdad Dios está entre vosotros” (1 Cor 14:24–25).

Por supuesto, esto es obra de Dios, y yo no puedo hacer que esto ocurra en la vida de las personas. Pero nuestro trabajo es ser lo más amables que podamos ser en la iglesia, dando la bienvenida a los nuevos, interesándonos por los que han traído amigos o vecinos, cuidando de los que son forasteros. No debemos subestimar lo atractiva que es la comunión del pueblo de Dios. El pueblo de Dios siendo el pueblo de Dios será bendecido por Dios.

“¿TE GUSTARIA LEER LA BIBLIA?”

Esta última pregunta reconozco que es realmente extraña para muchos de nosotros, pero creo que es útil. Mucha gente descarta la Biblia sin haberla leído nunca, pero la mayoría de la gente no la ha descartado sino que simplemente nunca ha pensado en ella como algo relevante.

La cuestión de que la gente no entiende todo lo que ocurre en la iglesia es justa y correcta. La gente de fuera no puede entenderlo todo -sus ojos están oscurecidos espiritualmente- y por eso es necesario poder sentarse con ellos y escuchar sus preguntas y comentarios, para tratar de involucrarlos con las palabras de la vida.

Alguien me ayudó hace poco cuando me dijo que dejara de pensar en la lectura de la Biblia con la gente como si fuera un estudio bíblico, sino que lo considerara más bien como un club de lectura en el que se discute lo que se ha leído.

Estamos acostumbrados a los estudios bíblicos con preguntas y respuestas, pero eso es totalmente ajeno a las personas que no son cristianas. Al leer un capítulo de un evangelio, es mejor hacer este tipo de preguntas: "¿Qué te ha parecido?" "¿Qué te ha llamado la atención?" "¿Qué crees que intenta transmitir el autor?" "¿Qué crees que nos muestra esto sobre Jesús?". Espero que te sorprenda la facilidad con la que puede fluir la conversación.

A menudo me gusta leer Marcos con la gente. Me parece que más de quince o veinte minutos es demasiado. También tengo que decirme a mí mismo que deje de predicar, pero puede que eso no sea un problema tan grande para ti. No dejes que sea un monólogo, y tampoco tengas miedo de decir: "No sé". Puede que te apetezca recibir formación sobre cómo hacerlo. Si es así, pregunta a un líder experimentado de tu iglesia.

No quiero ponerte una carga pesada, ni quiero que sientas una culpa equivocada. Pero estas tres preguntas me han ayudado a pensar en mis amistades y vecinos y me han impulsado a orar.

Hay diferentes temporadas en la vida de la iglesia -y nosotros estamos en una extraña en este momento- pero oremos para que este sea un tiempo en el que veamos al Señor añadiendo a nuestras amistades y trayendo nueva vida.

Un comentario sobre “Tres Preguntas para la Evangelización

    William escribió:
    4 octubre 2021 en 6:29 am

    Bendiciones.
    Muy sabio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s