Vinos Finos: Permanecer En Cristo

Posted on

ESJ_BLG_2021108_02Vinos Finos: Permanecer En Cristo

Por Clint Archer

Cuando los misioneros españoles llegaron a California en el siglo XVIII, plantaron semillas de la verdad y también algunas otras. Con el fin de tener vino para la comunión, los misioneros establecieron viñedos, que florecieron.

Tras la fiebre del oro de la década de 1850, el norte de California se convirtió en un importante productor de vino. Pero cuando la 18ª Enmienda prohibió la producción de alcohol, excepto para fines religiosos, sólo sobrevivieron 141 viñedos. Nadie en la escena internacional prestó mucha atención a estos vinos. Los entendidos de todo el mundo presumían que una región que producía uvas baratas nunca podría competir con países vinícolas serios como Italia, España o Sudáfrica, y desde luego no con Francia.

Pero todo cambió en 1976, cuando el comerciante británico Steven Spurrier invitó a varias bodegas de California a participar en una prueba de cata a ciegas en Francia, conocida como el Juicio de París.

Los vinos baratos se enfrentaron a los de Burdeos y Borgoña, considerados los mejores del mundo. Había once jueces. Cada uno de ellos dio a cada vino una puntuación de entre 20, basándose en las notas de sabor, la estructura y la nariz del vino.

Las puntuaciones se contaron y se promediaron. El primer indicio de que los estadounidenses no tenían ninguna posibilidad fue la composición del jurado. De los once jueces, uno era estadounidense, otro británico y los nueve restantes eran franceses. Esta flagrante parcialidad se hizo aún más injusta cuando anunciaron que las puntuaciones de los jueces británicos y estadounidenses ni siquiera se tendrían en cuenta para los resultados. Y sin embargo, cuando se revelaron los resultados de la prueba de cata a ciegas, el mundo del vino dio un vuelco. En todas las categorías, los jueces franceses eligieron los vinos californianos por encima de los franceses, para su propia sorpresa y horror. Fue una vergüenza nacional de proporciones históricas.

Sin embargo, se ofreció una excusa: los jueces franceses admitieron que los vinos estadounidenses eran superiores en ese momento, pero afirmaron que la verdadera prueba de la calidad de un vino es su maduración. La verdad sólo se revelaría 30 años después.

Así pues, el 24 de mayo de 2006, se volvió a convocar al panel de jueces franceses, muchos de los cuales habían estado en el juicio original de París.

¿Adivinen qué? Los vinos de California volvieron a arrasar en todas las categorías. El titular del Times declaraba: «Los tintos de California ganan la revancha de la cata por una nariz».

En el ámbito espiritual, la producción de fruto fino es de importancia, no sólo de orgullo nacional, sino de consecuencias eternas.

El Juicio de París fue un ajuste de cuentas y una reivindicación de la calidad del fruto terrenal, pero el Juicio de Cristo será un ajuste de cuentas y una reivindicación del fruto espiritual, y los resultados tendrán eco en la eternidad.

En el capítulo 15 de Juan escuchamos una conversación privada que Jesús tiene con sus discípulos la noche antes de ir a la cruz.

5 SEÑALES DE FRUCTIFICACIÓN PARA QUE ENTENDAMOS NUESTRA DEPENDENCIA DE CRISTO

1. PRODUCTO

Juan 15:1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador.

Esta metáfora es perfecta. Una vid es una base larga y gruesa, con hojas y ramas. De las ramas crecen las uvas. Dios Padre es el Viñador, el que tiene una visión para la vid, tiene un propósito para el fruto, una estrategia para el crecimiento y la fructificación.

Jesús es la vid que hace brotar los sarmientos. Los sarmientos son sus discípulos. Hay seguidores auténticos y falsos. El viñador elimina a los falsos seguidores y cultiva a los verdaderos.

¿Cuál es la diferencia entre un verdadero y un falso seguidor? La fructificación.

Jesús dijo en otra ocasión, registrada en Mateo 7:16-20 , “Por sus frutos los conoceréis. … Así que, por sus frutos los conoceréis.”

Entonces, el producto de un cristiano genuino es el fruto. Pero, ¿qué es el fruto?

El fruto es la contribución – cualquier cosa que hagas o seas que añada valor, que expanda el reino, que traiga gloria a Dios, que sea un beneficio para Dios o su pueblo. Cualquier cambio bueno en tu corazón o en tu vida.

El fruto de la vida cristiana incluye lo que usted llega a ser interiormente – sus actitudes y carácter, y lo que usted hace exteriormente – sus acciones y conducta.

– Carácter – actitudes internas

Gálatas 5:22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza …

Después de la Segunda Guerra Mundial, las fábricas de municiones fueron reformadas y reequipadas. Antes fabricaban bombas, pistolas y armas de guerra, pero fueron reformadas para producir juguetes, utensilios de cocina y bienes útiles.

Del mismo modo, nuestros corazones vomitaban envidia, lujuria, ira, chismes y todo tipo de maldades, y Dios nos reformó para convertirnos en fábricas que produjeran amor, gozo, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio, constancia, afecto, ayuda, generosidad, evangelización, participación y otros productos útiles.

– Conducta – acciones externas

Efesios 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Los cristianos somos sal y luz, cuidamos de las víctimas de los huracanes, adoptamos huérfanos, apoyamos a las viudas, traemos paz a las relaciones, aconsejamos a los matrimonios y enseñamos a los padres a criar hijos piadosos. En resumen, somos fructíferos, productivos y útiles para el Viñador.

¿Eres fructífero? ¿Eres productivo? ¿Estás atrapado en los mismos pecados de ansiedad, avaricia, pereza, lujuria en los que estabas hace diez años? ¿Qué harías con una fábrica que no está produciendo? La cerrarías.

O, volviendo a nuestro texto, ¿qué harías con una rama que apenas está produciendo nada, o peor aún, es completamente infructuosa? …

2. PODAR

Juan 15:1-13  “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.u.

El viñador elimina la madera muerta y cultiva las ramas vivas que necesitan atención.

Si una persona no es fructífera, una de dos cosas está sucediendo: o no son salvos, o son inmaduros y necesitan que Dios trabaje en ellos.

Los falsos discípulos son aquellos que andan alrededor de Cristo pero no son realmente sus discípulos. Como Judas. Juan dice esto en 1 Juan 2:19 “Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.”

Este es uno de los principales propósitos de las pruebas: demuestran quién es verdaderamente creyente y exponen quién no lo es.

Para los creyentes, las pruebas y las dificultades son la forma en que Dios trabaja en nosotros para hacernos más fructíferos…… y toda rama que da fruto la poda para que dé más fruto.

Por lo tanto, las pruebas cortan en ambos sentidos: cortan la madera muerta y podan las ramas reales para que produzcan fruto.

El cristianismo no es para los blandengues. Hay que sacrificar tiempo y dinero, humillarse, santificarse, ser perseguido, perder amigos o trabajos, e incluso a veces la vida.

Pero, ¿sabes lo que ocurre mientras soportas todo eso? Que demuestras que eres salvo y que creces en tu fructificación para el reino. Tu testimonio, tu carácter, tu determinación, tu santidad, todo crece en las pruebas.

CONCLUSION

En el Juicio de París, la prueba fue una cata a ciegas. Los vinos californianos no necesitaban una etiqueta, ni tampoco jueces estadounidenses. La calidad del fruto hablaba por sí misma. Incluso los hostiles jueces franceses no pudieron evitar reconocer la calidad del fruto.

A medida que busques conocer, amar y obedecer a Cristo, llenar tu mente con su palabra, y hablarle en oración, verás un crecimiento en tu carácter y eso se derramará en tu conducta.

Entonces, ¿cuál es el secreto para soportar las pruebas y ser fructífero para el reino? Vuelve la próxima semana cuando consideremos el cómo y el por qué de la producción de fruto.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s