Para Alcanzar a Los que No Asisten a la Iglesia, Edifique la Iglesia

Posted on

ESJ_BLG_20220110_01Para Alcanzar a Los que No Asisten a la Iglesia, Edifique la Iglesia

Por Dan Crabtree

Imagina que has invitado a un amigo no creyente y sin iglesia al culto de tu iglesia este domingo. Le has explicado las canciones de la vieja escuela que no conocerá, le has preparado para que deje pasar el plato de la comunión e incluso le has avisado de que los sermones pueden ser algo largos. Ahora, cuando el predicador sube al púlpito, con la Biblia en la mano, tú te mueves nervioso en tu asiento, pensando en cómo podría recibir tu amigo lo que está a punto de escuchar.

Piensa en ese momento. ¿Qué esperas que diga el predicador? ¿Qué esperas que no diga?

Los gurús del igle-crecimiento dicen que saben cómo ese sermón puede llegar mejor a su amigo no creyente. El predicador verdaderamente evangelista debe abordar los problemas de la vida de su amigo no creyente, preferiblemente utilizando ilustraciones de películas actuales. Debe predicar sobre temas de injusticia y preocupaciones actuales de la comunidad. Menos juicio, más afirmación, menos Biblia, más conversación, etc. Ya lo ha oído todo antes. El consejo suena, en resumen, así: «Los líderes deben centrarse en quiénes quieren alcanzar, no en quiénes quieren mantener».

Según el apóstol Pablo, eso es dolorosamente retrógrado. Lo que los predicadores deben decir para alcanzar a los no creyentes en las bancas, y lo que deberíamos desear desesperadamente que nuestros amigos sin iglesia escuchen en la iglesia, no es necesariamente lo que nuestros amigos sin iglesia quieren escuchar. Es lo que la iglesia necesita oír.

La mejor manera de evangelizar a los no creyentes en la iglesia es edificar la iglesia.

La lógica de la edificación como evangelización nos parece contraria a la intuición, así que escuchemos a Pablo explicarla con sus propias palabras a los confundidos cristianos de Corinto:

20 Hermanos, no seáis niños en la manera de pensar; más bien, sed niños en la malicia, pero en la manera de pensar sed maduros. 21 En la ley está escrito: Por hombres de lenguas extrañas y por boca de extraños hablaré a este pueblo, y ni aun así me escucharán, dice el Señor. 22 Así que las lenguas son una señal, no para los que creen, sino para los incrédulos; pero la profecía es una señal, no para los incrédulos, sino para los creyentes. 23 Por tanto, si toda la iglesia se reúne y todos hablan en lenguas, y entran algunos sin ese don o son incrédulos, ¿no dirán que estáis locos? 24 Pero si todos profetizan, y entra un incrédulo, o uno sin ese don, por todos será convencido, por todos será juzgado; 25 los secretos de su corazón quedarán al descubierto, y él se postrará y adorará a Dios, declarando que en verdad Dios está entre vosotros.

1 Corintios 14:20-25

Sin explicar este pasaje en su totalidad, permítanme anotar las piezas relevantes para alcanzar a los que no tienen iglesia en la iglesia. En primer lugar, observe que el contexto de la exhortación de Pablo es cuando «toda la iglesia se reúne» (1 Cor 14:23 ), una descripción de la reunión de la iglesia en el día del Señor para la adoración. Pablo utiliza esta misma palabra para «reunirse» cinco veces en 1 Corintios 11 al hablar de la práctica de la Cena del Señor, y de nuevo en 14:26 sobre el culto regular de la iglesia. Por lo tanto, lo que Pablo tiene que decir se aplica a la reunión dominical de la iglesia, no a otro escenario. Si se tratara de una campaña de evangelización, o de evangelismo en la calle, o de otro lugar, entonces la instrucción de Pablo probablemente sonaría más como en 1 Corintios 9:22 «a todos me he hecho todo, para que por todos los medios salve a algunos.» Pero aquí, estamos tratando con lo que los creyentes deben hacer cuando se reúnen como un cuerpo local en el Día del Señor.

Segundo, note que Pablo hace una distinción entre los dones destinados a la evangelización y los dones destinados a la edificación. Pablo dice que «Así que las lenguas son una señal, no para los que creen, sino para los incrédulos.» (14:22), lo que significa que Dios dio el don de lenguas a la iglesia primitiva con el propósito de alcanzar a personas de diferentes grupos lingüísticos con el evangelio. Esto sucede primero en Pentecostés (Hechos 2:1-11 ), luego de nuevo con la casa de Cornelio (10:46), luego de nuevo en Éfeso (19:6), y el propósito, como señala Pablo, es convertir a los no creyentes a través de la predicación del evangelio en su propia lengua.

En cambio, Pablo dice que «la profecía es una señal no para los incrédulos, sino para los creyentes» (1 Cor 14:22 ). Ya sea que la «profecía» deba ser entendida como la predicación de la revelación de Dios o la entrega de una nueva revelación de Dios (creo que es lo último, pero de cualquier manera), el punto de Pablo es que la audiencia de la profecía son los creyentes. Por lo tanto, a diferencia de las lenguas, el objetivo de la profecía no es el evangelismo, y Pablo incluso acentúa esto al decir que «no es para los incrédulos». Entonces, ¿cuál es el objetivo de la profecía si no es el evangelismo?

· 14:3 Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación.

· 14:4 El que habla en lenguas, a sí mismo se edifica, pero el que profetiza edifica a la iglesia.

· 14:5 Yo quisiera que todos hablarais en lenguas, pero aún más, que profetizarais; pues el que profetiza es superior al que habla en lenguas, a menos de que las interprete para que la iglesia reciba edificación.

Edificación. Maduración de los creyentes. Fortalecimiento de la iglesia. Crecimiento cristiano. La profecía fue dada a la iglesia primitiva con el propósito de santificar a los creyentes mientras se conformaban cada vez más a la imagen de Cristo.

Finalmente, basado en el contexto y la naturaleza de los dones empleados, este es el argumento de Pablo: No haga que todos usen el don destinado a la evangelización transcultural en el servicio de la iglesia, de lo contrario los incrédulos que entren dirán «estáis locos». En su lugar, todos deben usar el don que está dirigido a la iglesia en la reunión de la iglesia, el don de profecía, para que si un incrédulo entra, sea «convencido», «llamado a rendir cuentas» y expuesto, lo que resulta en su adoración hacia Dios. Observe que Pablo no sólo se preocupa por la edificación de los creyentes en este pasaje, sino que entiende que el mejor medio para alcanzar también al no creyente en la iglesia es ministrar a los creyentes. Es decir, si el incrédulo puede entender inteligentemente lo que se dice de un creyente a otro sobre la gloria de Dios y el evangelio para su edificación, entonces se verá a sí mismo como lo que es – un extraño condenado ante un Creador Santo – y vendrá ante ese Señor en arrepentimiento y temor. Los que no tienen iglesia son alcanzados en la iglesia por la edificación de la iglesia.

Ahora, usted puede decir, «Eso está bien para la iglesia primitiva, pero como un cesacionista con tarjeta, no creo que los dones de lenguas o profecía estén en operación en la iglesia hoy (o al menos no de la misma manera). Eso es una aplicación para su contexto con sus dones, pero no para el nuestro». Aunque estoy de acuerdo en que Dios no sigue bendiciendo a la iglesia con esos dones de señales de la era apostólica, no estaría de acuerdo con esa conclusión basada en las últimas palabras de este pasaje: «y él se postrará y adorará a Dios, declarando que en verdad Dios está entre vosotros.» (14:25).

Que Dios está realmente entre vosotros.” El incrédulo de Pablo es condenado por su pecado, deshecho ante el Señor y postrado ante el trono del cielo porque percibe por el discurso santificador del pueblo de Dios entre sí que Dios está en medio de ellos. Y amigos, la presencia de Dios con su pueblo no se limita al siglo I. La revelación de Dios a su pueblo es a la vez alentadora para el crecimiento cristiano y aterradora para los oyentes de todos los tiempos. Oír la voz de Dios es sentir la presencia de Dios, ya sea para consuelo o para convicción. Así es como Dios llega a los incrédulos en la iglesia: exponiendo su alejamiento de él y de su pueblo de pacto a través de su Palabra. La gloria del Dios del Sinaí, manifestada en la revelación entregada de Dios a través de su pueblo, acerca a su pueblo y desnuda a los que vienen sin ropa en la vida de Cristo.

Hazte esta pregunta: Si un rebelde contra Dios quiere algo en un sermón (más charla sobre la justicia, citas de películas y cosas por el estilo), ¿hará ese algo que le haga balbucear desde un corazón desnudo que «Dios está realmente entre vosotros»? ¿O es más probable que para que nuestros amigos que no van a la iglesia se encuentren con el Dios vivo deban ser introducidos a un tipo de discurso santo, sincero y con la bendición de Dios como nunca antes han escuchado?

Por supuesto, el ojo del predicador sabio recorrerá su congregación y se dirigirá a los diversos estados espirituales apropiadamente. Es correcto y bendito, incluso necesario, que el pastor fiel se dirija directamente a los incrédulos en su audiencia para llamarlos a venir a Cristo. Sin embargo, según Pablo, la principal obligación del ministro que desea llegar a todos las bancas desde el frente hasta el fondo es predicar las inescrutables riquezas de Cristo para edificar su cuerpo, sabiendo que la presencia manifiesta de Cristo a través de su Palabra predicada traerá los corazones oscuros a la luz de su gloriosa gracia. Los que no van a la iglesia ven a Cristo en su iglesia y se hacen más parecidos a él. Y eso sucede cuando los hombres de Dios exponen la Palabra de Dios al pueblo de Dios para la alabanza de Dios en su iglesia.

Así que, ¿qué quieres que tu amigo incrédulo escuche en ese sermón mientras estás nervioso sentado a su lado ese domingo por la mañana? Que escuche martillo y clavo, ladrillo y mortero, acero y piedra mientras Cristo edifica su bendita iglesia a su semejanza, llamando a todos los hombres a postrarse y adorarle.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s