No Salgas Con Ese Tipo

Posted on

ESJ_BLG_20220124_03No Salgas Con Ese Tipo

Por Melissa Edgington

Mi primogénita acaba de cumplir 17 años. Está al borde de un futuro que la llevará a este gran mundo, y de muchas maneras sé que no puede esperar para empezar. Estoy emocionada por ver a dónde va, a quién conoce y qué hace Dios en su joven vida en el futuro. Es muy probable que se enamore de alguien más pronto que tarde.

Veo tantas mujeres en nuestras iglesias que luchan en sus matrimonios con no creyentes, y me hace temer por mis hijas. ¿Cómo es que tantas mujeres cristianas se casan con hombres que no son creyentes? En algunos casos, ambos estaban perdidos en el momento en que salieron y se casaron. Pero, tan a menudo es una historia diferente: una mujer cristiana va a una cita con un hombre que ella sabe que nunca debe casarse. Y entonces, antes de darse cuenta, está enamorada de él. El amor nubla su juicio. No es capaz de ver con claridad lo incompatibles que son espiritualmente los dos. Y se casa con él.

Quiero dejar claro que no estoy diciendo que un matrimonio entre un cristiano y una persona perdida no pueda ser agradable. Por supuesto que puede serlo. Pero cuando la persona con la que has comprometido tu vida no puede entender la parte más profunda de lo que eres, el núcleo de tu ser, tu amor y tu fe en Cristo, entonces hay niveles de intimidad que simplemente no están disponibles para ti. El apóstol Pablo advirtió a los cristianos que no se unieran en yugo desigual con los incrédulos en el matrimonio. ¿Puede ese matrimonio seguir siendo divertido? Sí. ¿Puede ser dulce y romántico? Sin duda. Pero a medida que pasan los años, las mujeres cristianas comienzan a ver más y más razones por las que Pablo escribió lo que hizo. Empiezan a sentir la distancia que crean las diferentes cosmovisiones, los diferentes sistemas de creencias y las diferentes prioridades espirituales. Y entonces acaban en los tablones de mensajes cristianos y en las oficinas de sus pastores, preguntándose por qué no pueden tener el tipo de matrimonio que ahora se dan cuenta de que necesitan y quieren.

Si pudiera ofrecer un consejo a las mujeres que están saliendo con alguien, sería éste: no tengas ni siquiera una cita con un hombre con el que ya sabes que no deberías casarte. Todo matrimonio comienza con una primera cita. Los sentimientos de adulación pueden llevar rápidamente a sentimientos de enamoramiento, que pueden llevar rápidamente a sentimientos de amor. Y una vez que una mujer se ha enamorado de un hombre, le resulta muy difícil resistir el impulso de su corazón de quedarse con él y hacer una vida con él. Puede que las películas de princesas de Disney les digan constantemente a las chicas que sigan sus corazones, pero la Biblia pinta un cuadro muy diferente. Las Escrituras nos dicen que nuestros corazones son mentirosos. ¿Cuánto más claramente se demuestra esto que cuando el amor ciego lleva a una mujer cristiana piadosa a casarse con alguien fuera de su fe? Sucede todo el tiempo, y todo comenzó con una cita.

Hay que admitir que hay veces en que se necesita una primera cita porque no se conoce lo suficiente a la persona para hacer un juicio sobre su compatibilidad. Pero si ya sabes que no es un cristiano profesante, si ya sabes que dice ser cristiano, pero vive de una manera que sugiere lo contrario, si ya has visto rasgos y comportamientos que son banderas rojas que gritan: «¡Este no es el tipo!», entonces no salgas con él. Ni siquiera una vez. Protege tu corazón. Protege tu futuro. Espera a alguien que ame al Señor y luego tómate tu tiempo para conocerlo, pidiéndole a Dios que te ayude a ver claramente si es alguien con quien debes construir una vida.

Vivimos en un mundo al que le gusta pintar las citas como un esfuerzo libre de riesgos. Yo diría que tal actitud deja a las mujeres cristianas vulnerables a las mentiras que sus propios corazones les dirán sobre cómo los hombres equivocados se convertirán en los hombres correctos con suficiente amor y tiempo. Cada cita tiene el potencial de conducir a un compromiso de por vida. Puede sonar dramático, pero pregúntale a las muchas mujeres que conoces ahora mismo que asisten a la iglesia solas cada semana, mujeres que no tienen un compañero en las cosas de Dios.

Si pudiera gritarlo a los cuatro vientos, lo haría: Si ya sabes que no está enamorado de Jesús, ¡no salgas con ese tipo!

Mi hija adolescente ha escuchado estas palabras salir de mi boca muchas veces. Uno de estos días se enamorará. Espero que tenga una cita sabia y cuidadosa, sin olvidar que todo matrimonio comienza con una primera cita.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s