¿Contradicciones en Genesis?

Posted on

ESJ_BLG_20220125_01¿Contradicciones en Genesis?

Por Peter Cushman

En el último año he tenido algunas conversaciones con personas incrédulas en las que las aparentes contradicciones de Génesis 1 y 2 fueron usadas como ejemplos de errores en la Biblia. Se acusaba a la Biblia de contradecirse a sí misma; por lo tanto, es un libro como cualquier otro que contiene errores. Como tal, no es ni verdadera ni digna de confianza.

A primera vista, Génesis 1 y 2 parecen contener discrepancias. Esto se llama antinomia y ocurre en otras partes de la Biblia. Por ejemplo, Proverbios 26:4-5 dice: “No respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él. Responde al necio según su necedad, para que no sea sabio ante sus propios ojos.” Esto presenta una aparente contradicción; sin embargo, una cuidadosa reflexión descubre la solución. El primer mandato advierte que no hay que rebajarse al nivel del necio adoptando sus tácticas. El segundo mandamiento promueve la corrección del necio para que no se endurezca en sus costumbres.[1] Estos dos mandatos relacionados van juntos. Lo que parecían declaraciones contradictorias se complementan entre sí. Lo mismo ocurre con Génesis 1 y 2; los dos relatos se complementan.

Hay que tener en cuenta la estructura narrativa.

Antes de tratar los detalles, haré algunos comentarios generales sobre Génesis 2. Tengan en cuenta la estructura general de Génesis. Es bastante sencilla. El relato de la creación sirve de introducción al libro que registra la creación de los cielos y la tierra. El resto del libro se divide claramente en diez secciones, cada una de las cuales lleva el título de las generaciones de. En cada sección, el material que sigue al título detalla la historia de los descendientes que le siguen. Por ejemplo, 5:1 contiene el título «Este es el libro de las generaciones de Adán», y el resto de esa sección sigue la historia de los descendientes de Adán hasta Noé. A continuación, comienza una nueva sección (6:9, «Éstas son las generaciones de Noé») y sigue la historia de Noé.

El relato de Génesis 2 funciona de la misma manera. Es la primera sección del cuerpo del libro. El título en 2:4 dice: «Estos son los orígenes[generaciones] de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día en que el Señor Dios hizo la tierra y los cielos.». En otras palabras, la narración que sigue traza la historia del polvo de la tierra, es decir, la humanidad. Adán fue formado del polvo de la tierra. Esta es su historia, la de un hombre que no tenía un parentesco en el sentido normal. Esta es la historia de su comienzo y su caída.

Génesis 2 se presenta erróneamente como un segundo relato de la creación. Sin embargo, a Génesis 2 no le interesa contarnos cómo llegó el mundo a este lugar. Génesis 1 nos cuenta de dónde vino el cosmos y cómo se hizo. El relato que comienza en Génesis 2 nos cuenta de dónde vino el pecado y cómo se rompió la relación de la humanidad con Dios. Nos habla del origen de la humanidad y de la relación del hombre con la mujer. En contra de la creencia popular, Génesis 2 no pretende una segunda cosmogonía contradictoria. Génesis 2 se centra en el Jardín del Edén en el sexto día. Poner Génesis 2 en su contexto adecuado elimina las aparentes discrepancias[3].

Las tres aparentes “contradicciones”

El momento de la creación de la vida vegetal

En Génesis 1 se dice que Dios hizo brotar la vegetación al tercer día de la creación (1:11-13), pero en 2:5 se lee: «Y aún no había ningún arbusto del campo en la tierra, ni había aún brotado ninguna planta del campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia sobre la tierra, ni había hombre para labrar la tierra.». ¿Se contradice Génesis 2:5 con 1:11-13? ¿Había plantas en la tierra en la época de Génesis 2, o no?

Repetición de la creación del hombre

Génesis 1 registra la creación de la humanidad (1:26-27), sin embargo, 2:7 dice: «Entonces el Señor Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz el aliento de vida; y fue el hombre un ser viviente.» ¿Por qué la redundancia? ¿Se trata de un segundo relato contradictorio de la creación del hombre?

Cronología de la creación de los animales y la mujer

Según la secuencia de Génesis 1, las aves fueron creadas en el quinto día y los animales terrestres fueron creados antes que el hombre y la mujer en el sexto día (1:24-27). Sin embargo, en 2:19 se dice que Dios creó «todas las bestias del campo y todas las aves del cielo» para que el hombre las nombrara después de ser formado del polvo (2:7). Luego, tras la formación de los animales con el fin de nombrarlos, Dios hizo a la mujer (2:22). ¿Contradice esta secuencia el orden establecido en Génesis 1?

Al comenzar a resolver estas aparentes contradicciones, permítanme decir primero lo siguiente. Durante siglos y milenios el pueblo de Dios no vio ninguna discrepancia entre Génesis 1 y 2. Creo que este es un punto significativo. Moisés no intentó armonizar Génesis 1 y 2 porque, en mi opinión, no vio ninguna incoherencia en ellos. Incluso si se niega la autoría mosaica y se cree que un editor recopiló el texto a partir de varias fuentes, es extremadamente improbable que dicho editor compilara relatos contradictorios, especialmente si contienen contradicciones en el lapso de una o dos páginas.[5] La forma más sensata de abordar el texto sería asumir la unidad y la coherencia y fijarse cuidadosamente en cada detalle. Los detalles proporcionarán la armonización.

El momento de la creación de la vida vegetal.

En el versículo 5 se afirma que faltan algunas especies de plantas, pero no todas. En el tercer día de la creación, Dios hizo “hierbas que den semilla, y árboles frutales que den fruto sobre la tierra según su género, con su semilla en él. Y fue así.» (1:11). En otras palabras, se trata de plantas que se reproducen por sí mismas a través de la semilla y no necesitan ser cultivadas. La clase de las plantas identificadas en 2:5 son diferentes a las de Génesis 1 (שִׂ֣יחַ הַשָּׂדֶ֗ה y עֵ֥שֶׂב הַשָּׂדֶ֖ה). La diferencia de términos indica especies diferentes.

La clave para identificar estas plantas está en el versículo paralelo, Génesis 3:18, y en las razones correlativas que se dan para su ausencia al final de 2:5. Tras el pecado de la humanidad y la caída, Génesis 3:18 dice: «espinas y cardos os producirá, y comeréis las plantas del campo». Las dos clases de plantas a las que se hace referencia en este versículo son paralelas a las plantas a las que se hace referencia en 2:5. Esto indica que el arbusto del campo es una clase particular de espino o cardo.[6] El arbusto del campo estaba ausente en 2:5 porque la tierra aún no había sido maldecida. Esto también revela que la planta pequeña del campo se refiere a lo que es comestible y cultivado por el hombre. Tras la maldición de la tierra, la humanidad se vio abocada a un trabajo duro y frustrante para generar alimentos de la tierra. La tierra ya no daría su fuerza y generosidad. La humanidad comería plantas (עֵ֥שֶׂב) del campo, equiparadas al pan en el siguiente versículo (3:19), con el sudor de su frente.

Las razones suministradas para la falta de estos planes en 2:5 son las siguientes: “porque el Señor Dios no había enviado lluvia sobre la tierra, ni había hombre para labrar la tierra.” Esto nos lleva a pensar que el arbusto del campo (שִׂ֣יחַ הַשָּׂדֶ֗ה)crece salvajemente en el ANE y es regado por la lluvia. (Este sustantivo aparece también en la historia de Agar en Gn 21: 5, «Cuando se acabó el agua de la piel, puso al niño debajo de uno de los arbustos. «). Este tipo de planta concuerda con la clasificación de espinas y cardos (se riega con la lluvia, crece de forma salvaje y no necesita ser cultivada). La ausencia de un agricultor refuerza la identificación de la planta pequeña del campo (עֵ֥שֶׂב הַשָּׂדֶ֖ה) como trigo/cultivo comestible. Estas plantas necesitan ser cultivadas a diferencia de las que brotaron al tercer día (1:11-13).

A la luz de la estructura narrativa, esto es muy sensato. Génesis 2 y siguientes (las generaciones de los cielos y la tierra) responden a las preguntas: «¿Qué pasó con el proyecto humano? ¿Qué pasó con el mundo tan bueno de Dios?». El Génesis 2 comienza a responder a esa pregunta, y mientras el Génesis 2 prepara el escenario se nos informa de que en aquel tiempo no había espinas ni el hombre realizaba un trabajo extenuante y frustrante por el trigo de la tierra.[7]

La repetición de la creación del hombre

Ya hemos abordado esta discrepancia indirectamente. Esencialmente, Génesis 2 es un acercamiento al sexto día, que ocurrió en Génesis 1. Génesis 1 resumió el sexto día en el que el hombre fue hecho, y Génesis 2 lo particulariza completando los detalles. Recordemos que Génesis 1 es de alcance universal, y Génesis 2 es localizado. Génesis 2 vuelve a contar de manera íntima la plantación del Jardín del Edén y la relación de Dios con el hombre allí.

El momento de la creación de la mujer y los animales

El relato de la creación de la mujer cierra el capítulo 2 (2:18-25). Esta saga comienza con la declaración de Dios de que el hombre necesita una ayudante. Después de que Dios declara su intención de hacer una ayudante para el hombre, 2:19-20 dice: «Y el Señor Dios formó de la tierra todo animal del campo y toda ave del cielo, y los trajo al hombre para ver cómo los llamaría; y como el hombre llamó a cada ser viviente, ese fue su nombre. Y el hombre puso nombre a todo ganado y a las aves del cielo y a toda bestia del campo, mas para Adán no se encontró una ayuda que fuera idónea para él.” Para demostrar al hombre su necesidad de un ayudante, Dios creó algunos animales en el jardín y los llevó ante el hombre para que les pusiera nombre.

Los animales se identifican como todo animal del campo (כָּל-חַיַּ֤ת הַשָּׂדֶה֙, animales no domesticados[8]) y toda ave del cielo. Es revelador que el ganado (לְכָל-הַבְּהֵמָה֙, animales domésticos) no se menciona en 2:19 entre los animales que Dios hizo para que Adán los nombrara (Génesis 1:24-25 sí menciona al ganado como una de las tres categorías de animales creados en el sexto día). Sin embargo, el versículo 20 afirma que “el hombre puso nombre a todo ganado y a las aves del cielo y a toda bestia del campo.” Presumiblemente, el ganado/animal domesticado ya estaba con el hombre en el Jardín. Los demás animales (todo animal del campo [salvaje/no domesticado] y toda ave del cielo) estaban dispersos por la faz de la tierra después de su creación, por lo que Dios creó un grupo localizado en el Edén para que Adán lo nombrara. En resumen, el relato se refiere a la creación localizada de algunos animales con el fin de que Adán les pusiera nombre[9]. Este orden no contradice a Génesis 1. Como refuerzo adicional de esta interpretación, la creación localizada de algunos animales con el fin de ponerles nombre es paralela a la plantación localizada de árboles en el Edén (2:8-9a)[10] El hecho de que Dios hiciera brotar árboles específicos en el Edén en el sexto día no contradice necesariamente a la creación de árboles por parte de Dios en el tercer día (1:11-13). Recuerde que Génesis 1 trata del universo; Génesis 2 trata del Edén.

Prestar atención a los detalles y comprender los referentes de los términos resuelve las tensiones entre Génesis 1 y 2. Estos relatos son complementarios, no contradictorios. Uno nos habla del cosmos; el otro, de un Jardín. Uno responde de dónde venimos, y el otro responde lo que ocurrió.


[1]Bruce Waltke, The Book of Proverbs Chapters 15–31, p. 349

[2]William Henry Green, The Unity of the Book of Genesis, pp. 11–12; Victor P. Hamilton, The Book of Genesis Chapters 1–17, p. 151

[3]U. Cassuto, A Commentary on the Book of Genesis, Part One: From Adam to Noah, p. 90; Green, Genesis, pp. 7–9

[4]Cassuto lists 5 (ibid., pp. 88–89). 

[5] “En 2:5-7 se informa al lector de que cuando Dios creó al hombre no había plantas ni arbustos. Para empezar, si se trata de una incoherencia tan flagrante, ¿por qué el redactor no hizo nada para suavizarla?” (Hamilton, Genesis, p. 154). Véase también Green, Genesis, pp. 20–21.

[6]Cassuto, Genesis, p. 102

[7]Ibid., pp. 102–103

[8]חַיָּה- “todo tipo de animales, en la mayoría de los casos animales no domesticados, que viven en su propio hábitat” (HALOT electrٕónico ed., p. 310)

[9] Cassuto argumenta este punto de vista y hace la inferencia de la presencia del ganado con el hombre en el Jardín (Genesis, p. 129).

[10] Cassuto también señala lo siguiente (Genesis, p. 129).

Un comentario sobre “¿Contradicciones en Genesis?

    Roberto Rodriguez escribió:
    28 enero 2022 en 7:05 pm

    Gracias por sus importantes material para el conocimiento del evangelio y su interpretación más centrada.

    Bendiciones

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s