Fe y la Falsamente llamada Ciencia

Posted on

Fe y la Falsamente llamada Ciencia
Jueves, 13 de mayo 2010

El apóstol Pablo cerró su primera epístola a Timoteo, exhortando al joven pastor a custodiar el depósito de la verdad que se le había confiado, “evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia” (1 Timoteo 6:20 – 21). En la versión Reina Valera, el famoso texto habla de “la falsamente llamada ciencia”.

A lo largo de la historia humana, todo tipo de ideas especulativas han sido falsamente etiquetadas como “ciencia” y por error se han aceptado como ciencia verdadera y confiable por personas por lo demás brillantes. Los dogmas ahora desacreditados de las viejas teorías científicas son numerosas-y en algunos casos irrisorios. Estos incluyen alquimia (la creencia medieval de que la base de otros metales pueden ser transmutados en oro), la frenología (la creencia victoriana que la forma de un cráneo refleja los rasgos del carácter y la capacidad mental); la astrología (la creencia pagana de que el destino humano está determinado por los movimientos de los cuerpos celestes), y la abiogénesis (la creencia amplia que los organismos vivos se generan espontáneamente por la descomposición de sustancias orgánicas). Todas esas falsas creencias se consideran creíbles como “ciencia” de las principales mentes de su época.

Considere sólo una de esas abiogénesis. Conocida popularmente como la “generación espontánea”, esta idea ha estado durante mucho tiempo, y sigue siendo, una de las expresiones arquetipos de “la falsamente llamada ciencia.” También es una de los más persistentes de todas las ficciones demostrables pseudocientíficas. La idea de que los áfidos surgen naturalmente del rocío sobre las hojas de las plantas, el moho se genera automáticamente por el envejecimiento del pan, y los gusanos son espontáneamente nacidos de la carne podrida son más o menos consideradas evidentes por sí mismas por la mayoría de las más brillantes inteligencias de la humanidad (como Alexander Ross, véase más adelante ) de los tiempos de Aristóteles hasta 1861, cuando Louis Pasteur demostró de manera concluyente que la materia no viviente no puede generar la vida por si misma.

[Nota: Alexander Ross, un escritor e intelectual escocés de principios del siglo XVII, criticó duramente a Sir Thomas Browne por cuestionar el dogma de la generación espontánea. Bajo el título “Los ratones y otras alimañas criados de de putrefacción, incluso en cuerpos humanos”, escribió: “el duda que los ratones pueden ser procreados de la putrefacción. Así el dudaba que los gusanos se generaran en el queso y de la madera; o estiércol si escarabajos y avispas de las vacas, o si las mariposas, langostas, saltamontes, mariscos, caracoles, anguilas, y semejantes, pueden procrearse de la materia en sustancias putrefactas, lo cual den forma de esa criatura a la que están por el poder formativo dispuesto. Cuestionar esto, es cuestionar la Razón, el Sentido, y la Experiencia: Si duda de esto, dejen que vaya a Egipto, y allí encontrara los campos enjambran con ratones engendrados del barro del Nilo”. Microcosmi Arcana, (Londres: Newcomb, 1652), libro 2, capítulo 10, 156.]

Es una de las grandes ironías de la historia científica de que la primera edición de Charles Darwin El origen de las especies fue publicado exactamente dos años antes de que los famosos experimentos de Pasteur demostraran que la vida no puede surgir espontáneamente de la materia no viva. La publicación del libro de Darwin marcó la apoteosis de la teoría de la evolución, y se basaba en el supuesto básico de que bajo las circunstancias adecuadas, la vida puede surgir por sí sola de la materia no viviente. En otras palabras, dos años antes de que la abiogénesis fuese desacreditada científicamente, fue canonizada en efecto como el dogma central de la creencia secular moderna sobre los orígenes de la vida. El descubrimiento de que las pulgas no por arte de magia se forman a partir de la descomposición de la caspa en las espaldas de los perros sucios no disuade a la mayoría en el mundo científico de abrazar la teoría de que toda la vida en el universo surgió por sí misma de la nada. La creencia de que la vida salió espontáneamente de algo inanimado sigue siendo hasta hoy la gran hipótesis (aunque fácilmente refutable) inexplicable que subyace al dogma de la evolución.

La ironía de esto es que esta completamente perdido en muchos en la comunidad científica de hoy, donde la evolución se ha convertido en un artículo de fe –inquebrantable fe, como resultado.

Los evolucionistas convenientemente han “resuelto” el problema de la abiogénesis moviendo reiteradamente sus estimaciones de la edad de la tierra hacia atrás, hacia el infinito. Dado el tiempo suficiente, al parecer, todo es posible. Tratando desesperadamente de mantener el concepto bíblico de la eternidad en la bahía, lo que los evolucionistas han ideado una clase alternativa de infinitud. Cada vez que un desafío a la teoría de la evolución actual se plantea, los geólogos y astrónomos obedientemente añaden miles de millones sobre sus teorías acerca de la edad de la tierra, añadiendo, sin embargo muchas épocas antiguas que se consideran necesarias para cierta imposibilidad para ser explicada.

En la introducción a mi libro del 2001, La Batalla por el Comienzo, sugerí que el naturalismo se había convertido en la religión dominante de la sociedad secular contemporánea. “La religión es la palabra exacta para describir el naturalismo”, escribí. “Toda la concepción se basa en una premisa basada en la fe. Su presupuesto fundamental –un rechazo de todo lo sobrenatural –exige un gran salto de fe. Y casi todas sus teorías de apoyo deben ser tomadas por la fe también” (The Battle for the Beginning , Nashville: W Publishing Group, 2001, p. 11).

Aquí, entonces, esta un ejemplo clásico de lo que estaba hablando: el punto de partida típico del evolucionista es la noción de que la vida surgió espontáneamente de la materia inanimada en algún momento en la eternidad pasada. Esto no sólo requiere la suspensión voluntaria de lo que sabemos con certeza sobre los orígenes de la vida y la imposibilidad de la abiogénesis, sino también delibera mucho la credulidad para creer que las estimaciones en movimiento-objetivo de la antigüedad de la Tierra puede responder lo suficiente a todos los problemas y contradicciones que el naturalismo puro plantea.

Mientras tanto, en los medios populares, la doctrina de la evolución y las nociones en constante expansión de la prehistoria se están promoviendo con todo el celo piadoso de la última secta religiosa. Observe los foros de Internet, los programas en el Discovery Channel, las entrevistas y los artículos publicados en los medios de comunicación, los libros de texto escolares y libros dirigidos a lectores laicos –y lo que generalmente se ve son afirmaciones crudas, demagogia, intimidación, y ridículo (sobre todo cuando los temas del teísmo bíblico y el relato del Génesis de la creación están en relieve).

Pero la cuestión del dogma de que toda la vida evolucionó de una sola célula generada de manera espontánea, señalan que el universo está lleno de evidencias de un diseño inteligente, o demandan la clase de prueba para los orígenes evolutivos que normalmente son aceptados por los científicos, y el evolucionista ardiente simplemente las descarta como un hereje o un fanático de lo peor. Lo que se reconoce tácitamente es que en la medida en que les corresponda, la evolución es una doctrina que debe ser recibida con fe implícita, no algo que pueda ser comprobado científicamente. Después de todo, las pretensiones de la verdadera ciencia siempre se pueden investigar, observar, reproducir, probar y demostrar en el laboratorio. Por tanto, para insistir en que la evolución y las llamadas doctrinas del “tiempo profundo” deben ser aceptadas sin lugar a dudas es en realidad una admisión tácita de que éstas no son ideas científicas en absoluto.

Considere las siguientes citas de escritores evolucionistas típicos:

  • Ningún biólogo pensaría hoy presentar un documento titulado “La nueva evidencia de la evolución”, simplemente no ha sido un problema desde hace un siglo. (Douglas J. Futuyma, Evolutionary Biology , 2nd ed., Boston: Sinauer Associates, 1986, p. 15)
  • Es hora de que los estudiantes del proceso evolutivo, especialmente aquellos que han sido mal citados y utilizados por los creacionistas, que establezcan claramente que la evolución es un hecho, no una teoría. . . . . . . Todas las formas actuales de vida surgieron de formas ancestrales que eran diferentes. Los pájaros surgieron de las no-aves y los seres humanos de los no humanos. Ninguna persona que pretenda tener cualquier entendimiento del mundo natural puede negar estos hechos. (RC Lewontin, “Evolution/creation debate: A time for truth,” Bioscience (1981), 31:559)
  • Esto es lo que separa a los verdaderos científicos de los pseudocientíficos de la escuela de diseño inteligente. . . . . . . Una cosa en que todos los científicos verdaderos están de acuerdo es el hecho de la evolución misma. Es un hecho que somos primos de los gorilas, canguros, estrellas de mar, y las bacterias. La evolución es tanto un hecho como el calor del sol. No es una teoría, y por amor de Dios, dejemos de confundir a los ingenuos filosóficamente llamándolos así. La evolución es un hecho. (Richard Dawkins, “The Illusion of Design,” Natural History (November 2005), 53)

But as those statements themselves show, evolution is a dogma, not a demonstrable “fact.” Pero a medida que esas declaraciones se muestran, la evolución es un dogma, no un “hecho” demostrable. Yo estoy en la posición que tomé en La Batalla por el Comienzo: “La creencia en la teoría de la evolución es una cuestión de fe pura. [Es] tanto una religión como cualquier cosmovisión teísta” (La Batalla por el Comienzo, p. 12).

Voy a ir aún más lejos: la ciencia no puede hablar con autoridad acerca de cuándo comenzó el universo, cómo llegó a ser, o cómo se originó la vida en la tierra. La ciencia por definición se refiere a lo que se puede observar, probar, medir e investigar por medios empíricos. Los datos científicos, por definición, son hechos que pueden ser demostrados mediante experimentos controlados y repetibles que siempre dan resultados consistentes. El comienzo del universo por su propia naturaleza, no entra en el ámbito de la investigación científica.

Para establecer el caso claramente: no hay manera científica de explicar la creación. Nadie más que Dios realmente se observa la creación. No pasó por ninguna ley natural uniforme, previsible y observable, repetible, o fija. No fue un evento natural o una serie de eventos naturales. La creación inicial de la materia fue un milagro instantáneo, monumental, inexplicable –exactamente lo contrario de un fenómeno “natural”. Y la formación del universo fue una breve serie de acontecimientos sobrenaturales que simplemente no pueden ser estudiados ni explicados por la ciencia. No existen procesos naturales que intervienen en la creación, el acto de creación no se puede repetir, no se puede probar, y por lo tanto las teorías naturalistas que pretenden explicar el origen y la edad del universo no son verificables.

En otras palabras, la creación es una cuestión teológica, no científica. La Escritura es nuestra única fuente creíble de información sobre la creación, porque Dios mismo fue el único testigo del acontecimiento. Podemos creer lo que dice o rechazarlo. Pero ningún cristiano nunca debe pensar que lo que creemos sobre el origen del universo no es más que un asunto secundario, no esencial, o incidental. Es, después de todo, el punto de partida de auto-revelación de Dios.

De hecho, en su brevedad profunda, Génesis 1:1 es un relato muy simple, claro e inequívoco de cómo el universo, la tierra, y todo en la tierra vino a ser: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” Esa no es una declaración ambigua. Hasta que la evolución darwiniana llevó a cabo una campaña para co-optar la historia de la creación y llevarlo al reino de la “ciencia” naturalista y sobre todo antes de que el escepticismo moderno comenzó a filtrarse en la iglesia –ninguno que decía ser cristiano estaba en lo más mínimo confundido por el relato del Génesis.

Los cristianos no deben dejarse intimidar por el naturalismo dogmático. No necesitamos inventar una nueva interpretación del Génesis cada vez que un geólogo o astrónomo declara que el universo debe ser mas antiguo de lo que se pensaba anteriormente. Tampoco hay que imaginar que la ciencia legítima plantea alguna amenaza a la verdad de la Escritura. Por encima de todo, no debemos buscar la manera de eludir el sentido claro de la Palabra de Dios, el compromiso de nuestra confianza en el Creador, o continuamente ceder terreno a cada nueva teoría de la falsamente llamada ciencia. Eso es precisamente de lo que Pablo estaba advirtiendo a Timoteo.

Lamentablemente, parece que el pensamiento evolucionista y los temores sobre el relato del Génesis de la creación han alcanzado niveles de epidemia entre los cristianos profesantes en las últimas décadas. Demasiados líderes cristianos, escuelas evangélicas, y comentaristas de la Biblia han estado dispuestos a dejar de lado el relato bíblico de una tierra relativamente joven con el fin de satisfacer las siempre cambiantes estimaciones de los geólogos y astrónomos naturalistas. Han tirado los principios de una buena hermenéutica, al menos en los primeros capítulos del Génesis –para dar cabida a las últimas teorías de la evolución.

Cuando me encuentro con personas que piensan que la doctrina evolucionista triunfa sobre el relato bíblico de la creación, me gusta preguntar ¿desde dónde comienza su creencia en la Biblia? ¿Es en el capítulo 3, donde se relata la caída de Adán y el pecado original? ¿Es en los capítulos 4-5, donde esta la crónica de la historia humana antes del tiempo? ¿En los capítulos 6-8, con el registro del diluvio? ¿En el capítulo 11, con la Torre de Babel? Porque si usted trae el naturalismo y sus presupuestos a los primeros capítulos del Génesis, estará sólo a un pequeño paso para negar todos los milagros de la Escritura, incluyendo la resurrección de Cristo. Si queremos hacer que la ciencia pruebe la verdad bíblica y no al revés, ¿por qué no lo hacen dando tanto sentido a la pregunta del relato bíblico de la resurrección como lo hacen al rechazar el relato del Génesis? Pero ¡“y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados! . . . . . Si en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres” (1 Corintios 15:17-19).

8 comentarios sobre “Fe y la Falsamente llamada Ciencia

    Albert escribió:
    15 mayo 2010 en 5:12 pm

    Excelente tal cual los anteriores artículos acerca del Uniformismo!!!!!! (proximamente en CristianonoHoy)

    Gracias por colocar a disposición de las personas que no saben ingles material tan bueno.

    Saludos y bendiciones hermano.

    Byron escribió:
    4 agosto 2011 en 3:15 am

    Por qué se debe aceptar todo o nada?. Si entre seres humanos aún se discute si este u otro libro debe o no estar en la biblia. Creo que se debe diferenciar lo que es mitología de lo real. Creo que las palabras y enseñanzas de Jesús iban orientadas también a eso. No solo las ciencias falsas, sino discutir muchas tonterías religiosas que no vienen al caso. Hay cosas más importantes, que los seres humanos no aprendimos de Jesús.. aún seguimos pensado que leer y releer mitos nos haran salvos, cuando la realidad contra la que debemos luchar está afuera, y ese ejemplo nos lo dio Jesús. Si el génesis es real o no, no tiene mucha importancia, estamos aquí en este mundo porque Dios lo decidió así, no importa como lo hizo… estamos aquí para ser felices, amar a Dios y a Jesús, y seguir sus enseñanzas para con nuestros prójimos. Punto no se hagan problema. Saludos.

    Yan escribió:
    9 agosto 2011 en 7:32 am

    Es cierto que nos perdemos en discusiones que pueden alejarnos de lo esencial, también es cierto que estamos para amar y seguir las enseñanzas de Dios, lo que no debemos de perder de vista es que la fe del cristiano se basa en la Biblia, es decir en la Palabra de Dios, y el punto central es que si yo niego la palabra de Dios, estoy haciendo a Dios mentiroso. Por tal razón la discusión de arriba no es vana, sino por el contrario útil y edificante a la iglesia. Me gustó mucho. Bendiciones.

    daniel escribió:
    5 noviembre 2012 en 9:25 pm

    y ahora, que diremos desechemos la ciencia. Gracias a la ciencia y los nuevos avances tecnológicos el mundo a avanzado mucho. las religiones a lo largo de la historia y aun hoy solo provocan guerras y opresión de la conciencia, ordenándonos que hacer y no hacer
    por que un DIOS quiso crear una especie como la nuestra, que hay de los hijos de dios que se comentan en la biblia que eran gigantes y luego no aparecen mas en la biblia
    por que debo morir ¿donde esta mi albedrío? ¿por que debo amar para después desaparecer? ¿por que debo estar en el infierno si yo no escogí vivir ?. , por que no pensar que somos solo una partícula en este universo, una partícula egoísta que no acepta ser tan solo humano, que

    es pues la fe la certeza de lo que se espera la convicción de lo que no se ve.

    perdona señor mi amargura, perdona cristo mi dolor, pero te e buscado y e tocado a tus puertas, pero solo e encontrado chispas de ilusión desvanecidas por la mentiras de los que proclaman tu nombre.

    juan escribió:
    25 marzo 2014 en 4:10 am

    1 CORINTIOS 2.12-14

    Jmacario escribió:
    9 septiembre 2017 en 4:30 am

    En el asunto del acomodamiento de las placas tectónicas en un terremoto; si se aplica la observación del método científico:
    Ningun geólogo podría estar en esas profundidades.
    DIOS dejó leyes en el universo.

    Talbot Patricio escribió:
    29 agosto 2018 en 6:57 pm

    Excelente artículo. Muchas gracias. Patricio Talbot.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s