¡Feliz 270 Aniversario!

Posted on Actualizado enn

clip_image002Feliz 270 Aniversario !

por Mike Riccardi

8 de Julio 2011

Mientras que Estados Unidos celebró su 235 cumpleaños el lunes, los estadounidenses no estaban conscientes de un aniversario más importante que tiene lugar esta semana. En este día, 8 de julio, en el año 1741, América escuchó lo que es a menudo considerado como el más grande sermón predicado en su suelo de un hombre que es a menudo considerado como el más grande teólogo y pensador que ministró en su tierra.

En el año 1733 a través de 1737, Jonathan Edwards continuó predicando en el púlpito de Northampton que ahora era suyo, después de haber sido su legado por su abuelo, Solomon Stoddard. Durante estos años, Dios había bendecido la predicación de Edwards y el ministerio con el avivamieno de Nueva Inglaterra y más allá. Muchos se convirtieron y otros fueron edificados en su fe. El biógrafo George Marsden, bromea, “En marzo y abril de 1735, las lluvias espirituales se habían convertido de una corriente [de conversiones] a una inundación.” [1] Edwards describe a sí mismo el efecto del avivamiento en su congregación:

Nuestras asambleas públicas eran entonces hermosas, la congregación era entonces viva al servicio de Dios, todos seriamente tenían la intención de la adoración pública, cada oyente deseoso de beber en las palabras del ministro, según salían de su boca, la asamblea, en general, iba cada vez llorando, mientras que la Palabra se predicaba;. algunos llorando de tristeza y angustia, otros con alegría y amor, los demás con compasión y preocupación por las almas de sus vecinos [2]

Desde 1739 hasta 1742, Nueva Inglaterra y otras colonias experimentaron lo que los historiadores hoy conocemos como el Gran Despertar. Esto se logró en gran medida a través de la predicación itinerante de George Whitefield y el ministerio teológico de Jonathan Edwards. Mientras que Whitefield se conoce como el predicador del Despertar, Edwards es a menudo reverenciado como el teólogo del Despertar. Sin embargo, Edwards no fue menos que el predicador, como la estudioso como cualquiera de sus sermones lo pueden probar.

El 8 de julio de 1741, Edwards viajó a una ciudad llamada Enfield, donde había sido invitado a asistir a un servicio religioso. Enfield era una ciudad notoriamente difícil de corazón. Mientras que la vecina ciudad de Suffield estaba disfrutando mucho de la gracia de Dios derramada en el avivamiento, Enfield se mantuvo obstinado. Un equipo de ministros elaboraron un plan y “estableció una serie de servicios de lunes a viernes en el que viajaban de ida y vuelta entre los piadosos de Suffield y los impíos de Enfield, con la esperanza de transmitir la infección de un avivamiento.” [3]

clip_image003En ese particular, miércoles, Edwards intentó escuchar un sermón, no predicar uno. Pero a medida que la providencia quiso, el pastor de esa iglesia estaba enfermo, y Edwards fue llamado a predicar. Que “sólo sucedió tener el manuscrito del sermón en la alforja,” [4] y por lo tanto hoy [8 julio] hace 270 años predicó el sermón más famoso entregado en suelo americano: “Pecadores en las manos de un Dios airado”

La congregación alegre de Enfield se puso seria por la gravedad de su condición desesperada dado a conocer en detalle. El sermón creó una conmoción entre ellos a diferencia como nunca antes o desde entonces. Stephen Williams, un hombre que asistía, escribió sobre el servicio en su diario:

Un gran sermón de avivamiento. … Antes de que el sermón terminara, hubo un gemido grande y lamento por toda la casa. “¿Qué debo hacer para ser salvo? ¡Oh, me voy al infierno! ¡Oh, ¿qué debo hacer por Cristo?!” … Los gritos y los lamentos eran penetrantes y sorprendentes. … Increíble y sorprendente el poder de Dios fue visto. Varias almas fueron levantadas en aquella noche, y oh la alegría y la dulzura de sus rostros que habían recibido consuelo! [5]

Quiero compartir con ustedes algunos de los pasajes más memorables de este sermón que Dios con tanto pode usó n esa Iglesia en Enfield. Mi esperanza es que leyendo un poco de Edwards sobre la realidad del infierno que merecemos hagamos cuatro cosas:

  1. Que sería profundizar nuestro deleite en la misericordia y la gracia de Dios que nos rescata libremente de este justo castigo de nuestros pecados;
  2. Que nos pueda llevar a amar a Cristo, incluso más, ya que estuvo dispuesto a soportar la ira de Dios en nuestro lugar;
  3. Que nos pueda llevar a aferrarse al Evangelio, y acariciar la salvación que tan inmerecidamente disfrutamos;
  4. Y que nos obligue a tomar con urgencia y sin reparos este Evangelio a los perdidos, a sabiendas de que sin la Buena Nueva de la salvación hay personas en nuestras vidas que perdurarán esta miseria por toda la eternidad.

Aquí Edwards:

  • Encontramos fácil pisotear y aplastar un gusano que vemos arrastrarse en la tierra; también es fácil para nosotros cortar o chamuscar un hilo delgado que agarre cualquier cosa; y así es fácil para Dios, cuando le place, arrojar a sus enemigos al infierno. ¿Qué somos nosotros para que permanezcamos de pie frente a El, ante cuya reprensión la tierra tiembla, y las rocas son arrojadas?
  • El pecado es la ruina y la miseria del alma; es destructiva en su naturaleza; y si Dios lo dejara sin restricción no faltaría nada para hacer al alma algo perfectamente miserable..
  • Casi todo hombre natural que oye del infierno se adula a sí mismo de que escapará; depende de sí mismo para su seguridad … Si pudiéramos hablar con ellos [demonios], y preguntaries, uno por uno, si ellos esperaban cuando vivos y cuando oian hablar acerca del infierno que serian objetos de esa miseria, indudablemente escucharíamos uno por uno contestar: “No, yo nunca pretendí venir aquí; había dispuesto las cosas de otra manera en mi mente; pensé haber planeado el bien para mi; ideé un buen patrón. Intenté tomar un cuidado eficaz; pero vino sobre mí inesperadamente. No lo esperaba en ese momento y de esa manera; vino como un ladrón. La muerte me burló. La ira de Dios fue demasiado rápida para mi. 0h mi maldita insensatez! Me estaba engañando y agradando con sueños vanos acerca de lo que yo haría en el más allá; y cuando me encontraba diciendo, ‘paz y seguridad,’vino sobre mi destrucción repentina.”
  • Esto que has oído es el caso de cada uno de ustedes que se encuentra fuera de Cristo. Ese mundo de miseria, ese lago de azufre ardiente se extiende debajo de ti. Allí está el espantoso abismo de las llamas ardientes de la ira de Dios; alli está la ancha boca del infierno abierta de par en par; y no tienes nada sobre que permanecer en pie, ni nada de donde agarrarte; no hay nada entre ti y el infierno sino sólo el aire; es tan sólo el poder y el puro placer de Dios el que te soporta.
  • El arco de la ira de Dios está encorvado, la flecha lista en la cuerda, y la justicia dirige la flecha a tu corazón, y estira el arco, y no es otra cosa que el mero placer de Dios, y el que un Dios airado que sin ninguna promesa y obligación del todo, retiene la flecha de embriagarse con tu sangre.
  • clip_image005 El Dios que te sostiene sobre el abismo del infierno, mas que uno que sostenga una araña, o cualquier insecto asqueroso sobre el fuego, te aborrece, y ha sido terriblemente provocado. Su ira hacia ti se enciende como fuego; te ve como digno, pero no para otra cosa que para ser echado en el fuego; es tan puro de ojos que no puede mantenerte a su vista; eres diez mil veces más abominable a sus ojos que lo que la serpiente venenosa más odiada es a los nuestros. Le has ofendido infinitamente más que lo que un rebelde obstinado ofende a su príncipe; y sin embargo, no es otra cosa que su mano la que te sostiene de caer en el fuego en cualquier momento. No debe ser atribuido a nadie más el que no hayas ido al infierno la última noche; el que hayas sufrido otra vez el despertar en este mundo, después de haber cerrado los ojos para dormir. Y no hay otra razón que dar de por qué no has caído en el infierno desde que te levantaste en la mañana, que el hecho de que la mano de Dios te ha sostenido. No hay otra razón que dar de porqué no has ido al infierno, desde que te sentaste aqui en la casa de Dios, provocando sus ojos puros por tu modo pecaminoso e impío de atender a su solemne adoración. Si, no hay otra cosa que dar como razón de por qué no caes en el infierno en este preciso momento. Oh, pecador, considera el terrible peligro en que estás.
  • Ahora Dios está presto a tener piedad de ti; este es un día de misericordia; puedes gritar ahora con el aliento de obtener misericordia. Pero cuando el día de misericordia pase, tus gritos y chillidos de lamento y dolor serán en vano; estarás enteramente perdido y alejado de Dios, como para que nadie se interese en tu bienestar. Dios no tendrá otra cosa que hacer contigo que ponerte a sufrir miseria; no continuarás en existencia para otro fin que no sea ese; porque serás un vaso de ira preparado para destrucción; y no habrá otro uso para este vaso, que ser llenado a plenitud de ira. Dios estará tan lejos de tener piedad de ti cuando grites, que se dice que solamente “reirá y se burlará” (Prov.1:25,26ss).
  • Sería terrible sufrir este furor y esta ira del Dios Todopoderoso por un momento; pero debes sufrirla por toda la eternidad. No habrá fin para esta aguda y horrible miseria. Cuando mires hacia delante, verás un largo para siempre, una duración infinita ante ti, la cual tragará tus pensamientos, y sor- prenderá tu alma; y estarás absolutamente desesperado de no tener liberación, de no tener fin, de no mitigar, de no tener reposo del todo. Conocerás ciertamente que deberás consumirte luchando contra esta venganza todopoderosa y ausente de misericordia durante largas edades, millones de millones de edades. Y cuando así lo hayas hecho, cuando esas tantas edades hayan pasado sobre ti de esa manera, conocerás que eso es sólo un punto de lo que queda.
  • Es dudoso el caso de algunos que ustedes han visto y conocido, que nunca merecieron el infierno más que ustedes, y que una vez parecieron igualmente estar vivos como ustedes. Su caso ha perdido toda esperanza; ahora están gritando en extrema miseria y perfecta desesperación; pero ustedes están aquí en la tierra de los vivientes, en la casa de Dios, y tienen una oportunidad de obtener salvación. ¡Qué no darían esas pobres, condenadas y desesperanzadas almas por un día de oportunidad como el que ahora disfrutas!
  • clip_image007 Y ahora tienes una oportunidad extraordinaria, un día en el que Cristo tiene ampliamente abierta la puerta de la misericordia, permanece allí llamando, y gritando con alta voz a los pobres pecadores … Que cada uno que esté sin Cristo, y colgando sobre el abismo del infierno, ya sea anciano o anciana, de mediana edad, joven o niños, oigan ahora los fuertes llamados de la palabra y la providencia de Dios..

1 A todos los sedientos: Venid a las aguas;) y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. 2 ¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia? Oídme atentamente, y comed del bien, y se deleitará vuestra alma con grosura. 3 Inclinad vuestro oído, y venid a mí; oíd, y vivirá vuestra alma; y haré con vosotros pacto eterno, las misericordias firmes a David…. 6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano. 7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Isaías 55:1-3, 6-7


[1] George Marsden, Jonathan Edwards: A Life (New Haven, CT: Yale University Press, 2003), 159.

[2] Jonathan Edwards, “A Faithful Narrative of the Surprising Work of God in the Conversion of Many Hundred Souls in Northampton,” in The Works of Jonathan Edwards (Peabody, MA: Hendrickson, 2005), 1:348.

[3] Marsden, Jonathan Edwards, 219–20.

[4] Stephen Nichols, “Jonathan Edwards: His Life and Legacy,” in A God Entranced Vision of All Things, eds. John Piper and Justin Taylor (Wheaton, IL: Crossway Books, 2004), 42.

[5] Citado en Iain Murray, Jonathan Edwards: A New Biography (Edinburgh: Banner of Truth, 1987), 169.

3 comentarios sobre “¡Feliz 270 Aniversario!

    Julio Bedoya escribió:
    14 julio 2011 en 10:35 am

    Que redacción tan espantosa, solo pude leer un párrafo y no me apeteció seguir, a pesar que el artículo pintaba interesante. Lástima

    Oscar escribió:
    14 julio 2011 en 5:11 pm

    La verdad no miente. Porque la palabra de Dios es viva y efecaz, y mas cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espìritu, las coyunturas y los tuetanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. (Heb. 4:12)

    […] suelo americano. Si usted no ha leído ese post, me gustaría invitarle a leer lo que he llamado el sermón más grande de Estados Unidos para la mayor necesidad de los Estados Unidos, extraordinariamente relevante para […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s