5 Razones por las Que Dios Nos Llama a Esperar

Posted on Actualizado enn

clip_image002

5 Razones por las Que Dios Nos Llama a Esperar

Por Paul David Tripp

En el ministerio usted será llamado tanto a esperar y también encontrará difícil esperar personal y corporativamente. Por lo tanto, es importante reconocer que hay un montón de buenas razones de porque esperar no es sólo inevitable, sino necesario y útil. Aquí están algunas de esas razones.

Debido a que Vivimos en un Mundo Caído

Somos llamados a esperar porque la condición rota del mundo hace más difícil todo lo que hacemos. Nada en esta vida o en su ministerio realmente funciona como se pretendía originalmente. Algo cambió cuando el pecado entró en el mundo, y al reprender a Adán, Dios resume el cambio: “maldita será la tierra por tu causa; con trabajo comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y abrojos te producirá, y comerás de las plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan” (Génesis 3:17-19). El pecado trajo la fricción, los problemas y el dolor y el sudor, y mil otras complicaciones “espinas y cardos” a absolutamente todos los aspectos de la vida. Nos encontramos en espera, porque todo en un mundo caído es más laborioso y enredado de lo que realmente debería ser.

El pecado también puso la codicia y el miedo y la arrogancia y los celos y la adulación en las almas de todos los que viven esta vida de espinas y cardos. Hay que esperar, ya que, por ser egoísta, impaciente, competitivo, impulsado, ansioso y enojado, nos hacemos la vida y el ministerio más difícil para los unos a los otros en una variedad infinita de formas. Esta es la razón de porque la conversación de liderazgo que parece fácil se convierte en conflicto sobre toda regla, el por qué la relación ministerial una vez dulce se mancha con dolor y amargura, y de por qué la iglesia a veces por desgracia funciona como un instrumento de poder personal en vez de un instrumento de adoración y redención.

Los procesos y las personas se ven afectados — todo y todos ha sido dañado por la caída. Hay que esperar, porque en un mundo que está roto, todo lo que hacemos es más difícil y más complicado de lo que estaba destinado a ser cada vez.

Porque Dios es Soberano

Hay que esperar, porque no estamos escribiendo nuestra propia historia y ministerio. La vida no funciona de la manera que queremos, en el momento que lo deseemos. Usted y yo no vivimos en el centro del universo. Ese lugar es siempre ocupado por Dios y sólo Dios. Nuestras historias individuales y las historias de nuestras iglesias son parte de la gran historia de origen a destino, que sólo él escribe. Esperar se convierte inmediatamente más fácil cuando te das cuenta de que Dios es soberano (y que tu no lo eres) y cuando más reflexionas sobre la realidad que El es la fuente última de todo lo que es sabio, amoroso y bueno.

Esperar, por lo tanto, no es una señal de que tu mundo está fuera de control. Más bien, es una señal de que tu mundo está bajo el control atento infinitamente sabio de un Dios de sabiduría insondable y amor sin límites. Esto significa que usted puede descansar mientras espera, no porque le gusta esperar, sino porque confía en Aquel que os llama a esperar.

Porque Dios es un Dios de Gracia

Esperar es una de las herramientas más poderosas de la gracia de Dios. Es importante tener en cuenta en su ministerio que Dios no sólo nos da la gracia para esperar. La misma espera es un don de la gracia. Usted ve, esperar no es sólo acerca de lo que usted recibirá al final de la espera. Esperar se trata de lo que usted va a ser mientras usted espera.

Al llamarnos a esperar, Dios está aún rescatando a aquellos de nosotros en el ministerio de la esclavitud en nuestro propio plan, nuestra sabiduría, nuestro poder, nuestro propio control. Al llamarnos a esperar, Dios nos libera de los confines claustrofóbicos de nuestros propios reinos pequeños de uno y nos lleva a una mayor lealtad a su reino de gloria y de gracia. Esperar es más que ser paciente mientras las situaciones y otras personas cambian. Esperar es entender que usted y yo necesitamos desesperadamente cambiar, y que la espera es una poderosa herramienta de cambio personal. Dios está usando la gracia de esperar para cambiarnos el núcleo causal de nuestra personalidad: el corazón. Ahora, en el ministerio, ¡eso es algo bueno!

Para Que Podamos Servir a los Demás

Esperar es fundamental para cualquier actividad ministerial. Si usted está realmente comprometido a ser parte de lo que Dios está haciendo en las vidas de otros, usted estará dispuestos a esperar. El cambio personal del corazón personal y vida rara vez es un acontecimiento repentino. Por lo general, es un proceso. Usted y yo no determinamos cuándo y cómo los vientos del Espíritu soplarán y las personas llegan a ser pocas veces lo que deben llegar a ser por la noche.

Esto significa que en el ministerio estamos llamados a tener la misma conversación una y otra vez. Somos llamados a elegir a esa persona después de cada fracaso, a estar dispuestos a perdonar y tolerar, para recordarle o ella una vez más la presencia de Dios y la gracia, y estar dispuestos a que nuestra vida se desacelere y complicarse en el proceso. El pueblo de la gracia y el amor son siempre las personas que están dispuestos a esperar.

Por el Aumento de la Gloria de Dios

Por último, estamos llamados a esperar, porque todo en la vida y el ministerio no existe para nuestra comodidad y facilidad, sino para la gloria de Dios. La historia de redención toda está escrito con un propósito y un solo propósito: la gloria del rey.

La espera es duro para nosotros porque atamos nuestros corazones a otras glorias. A menudo somos tentados a vivir y trabajar por la gloria de la aceptación humana, de la realización personal, por poder y posición, por bienes y lugares, y por comodidad y el placer. Así que cuando la gloria de Dios requiere que estas cosas se retendrán de nosotros — cosas a las que miramos por identidad, significado y propósito — nos encontramos esperando una experiencia dura y pesada.

Esperar significa renunciar a tu gloria. Esperar significa someterse a Su gloria. Esperar significa entendimiento de que se te dio vida y aliento para la gloria de otro. Esperar te da la oportunidad de renunciar a la ilusión de tu propia gloria y descansar en el Dios de la gloria impresionante. Sólo cuando se hace eso usted va a encontrar lo que busca, y lo que estaban destinados a tener: la identidad duradera, es decir, el propósito y la paz en Cristo. En esta manera, esperar es mucho más que una carga que usted pueda tener, sino que es un don precioso para que pueda recibir con gozo.

Un comentario sobre “5 Razones por las Que Dios Nos Llama a Esperar

    Ale Granados escribió:
    25 marzo 2023 en 6:53 am

    Extraordinario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s