El Remedio de Dios: El Resplandor de la Luz de la Vida

Posted on Actualizado enn

clip_image001El Remedio de Dios: El Resplandor de la Luz de la Vida

por Mike Riccardi

Durante los viernes últimos, he estado teniendo en cuenta algunos principios de la fidelidad en el ministerio del evangelio que podemos tomar de 2 Corintios 4:3-6. Hasta el momento hemos tomado tres de esos principios. Hemos visto de 2Cor 4:3 que nuestro propósito es no para divertir a las cabras, sino llamar a las ovejas , y así medimos nuestro éxito por la fidelidad y no por los números. Hemos visto de 2Cor4: 4 que el problema más fundamental del mundo es que ellos no pueden ver la gloria de Cristo , y así eso debe ser el foco de la misión de la Iglesia. Debido a que ese es el caso vimos en 2 Corintios 4:5 que nuestro anuncio no debe nada acerca de nosotros mismos, sino que debe ser el Evangelio del señorío de Cristo. Después de eso, he publicado una gran parte de un ensayo escrito por Duane Litfin sobre la locura de la predicación, y cómo gran parte de la confusión metodológica en el mundo evangélico se deriva de una falta de percepción de que el predicador cristiano es un heraldo, y no un orador . Litfin hace un gran trabajo de examinar cuál es cuál.

 

Y después de todo esto, llegamos finalmente al cuarto principio de nuestro estudio de 2 Corintios 4:3-6. Hemos visto el propósito, el problema, y ​​la proclamación. Por último, debemos conocer la prescripción.

Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandecerá la luz, es el que ha resplandecido en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. – 2 Corintios 4:6 –

Recuerde el apuro de la humanidad. Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la norma de justicia de Dios, y por tanto son incapaces de disfrutar de una relación con su Creador. clip_image003Y debido a que no pueden hacer nada para salvarse, Dios envía a Cristo para vivir y morir en su nombre, de modo que si creen en Él, Él paga por sus pecados, y le imputa Su justicia a su cuenta. Siendo declarados justos delante de Dios, el hombre puede disfrutar de una relación restaurada con su glorioso Creador por el que fue hecho. Sin embargo, la tragedia es que sus mentes han sido cegadas por lo que cuando escuchan esa noticia maravillosa, no pueden ver de qué se trata. Ellos no ven en ello la gloria. Es simplemente una tontería, por lo que continuarán no creyendo y se resisten a ella.

Pero ahora, dice Pablo, en el magnífico amor, Dios mismo –el mismo Dios que dijo: “La luz resplandecerá de las tinieblas”, brilla en los corazones de Sus elegidos, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo. Dios vence nuestra resistencia al Evangelio, al darnos la luz necesaria para ver las cosas como realmente son. La prescripción, o el remedio, para la ceguera espiritual del hombre es la obra soberana de Dios de la regeneración.

Tres Niveles de Profundidad Redentora

Ahora bien, hay un paralelismo en marcha entre los versículos 4 y 6, y su comparación arroja luz sobre algunas realidades preciosas.

En el versículo 4 tenemos: La luz del evangelio de la gloria de Cristo, que es la imagen de Dios.

Y en el versículo 6: La iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Cristo.

En estos versículos, Pablo describe tres niveles de la obra redentora de Dios, y a medida que avanzamos a través de cada nivel nos adentramos a mayor profundidad y ultimidad. El examen de estos tres niveles de profundidad cada vez mayor de la obra redentora de Dios y la comprensión de sus implicaciones nos ayudará a comprender la plenitud de la buena nueva, y nos prevendrá de predicar un evangelio truncado.

Nivel 1: Luz

El primer nivel es el que acabo de mencionar brevemente: el nivel “luz”. Este es el milagro de la regeneración por el que Dios soberanamente imparte la luz espiritual a la mente cegada, o, para usar la otra metáfora, mediante el cual El soberanamente imparte vida espiritual al corazón muerto. clip_image005Pablo compara este acto de Dios para la creación del mundo. Él dijo, “Pues Dios, que dijo que de las tinieblas resplandecerá la luz, el que ha resplandecido en nuestros corazones. En el principio, Dios dijo: “Sea la luz” y hubo luz.

Así como Dios creó el mundo de la nada, El creó la vida espiritual en nosotros de la nada (cf. Rom 4:17). No había nada dentro de nosotros con que trabajar –ningún potencial, ninguna chispa de bondad, ninguna fe no prevista. Al comparar el acto de Dios de la regeneración con la creación del mundo, Pablo está enseñando que el nuevo nacimiento es tanto un acto soberano de Dios como lo fue la creación original del universo. Y si hay alguna duda, permítame preguntarle: ¿Cuan activa o cooperativa fue la creación en su creación?

No lo fue. No existía, y luego lo hizo. Por eso la metáfora de nacer de nuevo es tan adecuada: al igual que un bebé no contribuye en nada a su primer hijo, así también aquellos que han nacido de nuevo nacen de arriba, no de sangre ni de voluntad de carne, ni de voluntad de hombre, sino de Dios (Juan 1:13).

Y así el primer nivel de la obra redentora de Dios es la regeneración. Dios resplandece de luz donde antes había oscuridad.

Nivel 2: Conocimiento del Evangelio

Pero observe el segundo nivel: Dios brilla la luz del conocimiento, o, como dice el versículo 4, la luz del Evangelio.

Una vez más, estos son paralelos. Podemos entender el segundo nivel como: “El conocimiento del Evangelio” Lo que esto significa es que es la Luz de la regeneración que hace que el pecador –que una vez era ciego y no veía gloria y belleza en el Evangelio–considere el mensaje de lo que Cristo ha hecho en la historia para ofrecer la salvación de los pecadores culpables, y lo ven como la mejor noticia que jamás pudieron imaginar.

clip_image007 Antes de que esta luz brille, la historia de los anuncios angelicales, el nacimiento virginal, la vida perfecta, los milagros, la traición, el juicio injusto, la crucifixión y la muerte horrible, y la resurrección de Jesús, todo eso es sólo una historia, como un cuento de hadas. Pero ahora la luz ha brillado, y los ojos de sus corazones se abren y miran a la vieja, vieja historia, y es ¡hermosa!

El nivel dos es el conocimiento del Evangelio.

Y aquí es donde muchos cristianos –incluso muchos ortodoxos, conservadores evangélicos– solo se detienen. Ellos no van más allá. Pero hay un tercer nivel de la obra redentora de Dios que vamos a profundizar en la próxima vez. No se lo pierda.

3 comentarios sobre “El Remedio de Dios: El Resplandor de la Luz de la Vida

    […] ese momento, Dios había brillado en el corazón de Agustín para dar la luz del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Cristo (2 Corintios […]

    […] Corintios 4:4), debemos predicar el Evangelio desde la Palabra de Dios con la esperanza de que Dios conceda la fe y el arrepentimiento por medio de la predicación de la Palabra (2 Corintios 4:6; Rom […]

    Ana patricia alvarez escribió:
    18 febrero 2021 en 8:00 pm

    Como encuentro el 3 nivel de la profundidad redentora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s