Teología del Nuevo Nacimiento: Implicaciones para la Apologética

Posted on Actualizado enn

clip_image0023.3 Implicaciones para la Apologética

Por Mike Riccardi

Un método muy popular de ministerio evangélico empleado por muchos cristianos es levantar evidencia histórica, arqueológica o científica de la totalidad o parte de la fe cristiana, presentar su caso ante un incrédulo, y “demandar un veredicto.” Este intento de “probar” la veracidad del cristianismo mediante la presentación de evidencia extra bíblica se llama apologética evidencialista.

Tal método puede ser muy útil en el fortalecimiento de la confianza de los creyentes en la veracidad de la Biblia. También puede ser útil cuando se responde a preguntas, críticas o argumentos en contra del cristianismo de aquellos que hablan en contra del cristianismo.

Sin embargo, en términos de la evangelización – en términos de realmente lograr la salvación de los no creyentes – una comprensión monergista, y por lo tanto la Bíblica, de la regeneración demuestra la futilidad del evidencialismo para lograr lo que es necesario para nacer de nuevo y creer.

En última instancia, las razones por las que los cristianos no están de acuerdo en esto es debido a su falta de comprensión de la naturaleza humana. Recuerde que los problemas de la humanidad – nuestra muerte espiritual – es que no podemos ver lo que está justo en frente de nosotros. No importa qué tan elaborada, completa, ó exacta sea la presentación, ninguna presentación de pruebas hará alguna diferencia a un ciego. El primero debe recibir vista.

La futilidad de las evidencias en lograr el efecto deseado del ministerio del Evangelio se da en toda la Escritura. He aquí una muestra.

Juan 12:37, 39-40 – ero aunque había hecho tantas señales delante de ellos, no creían en El,… Por eso no podían creer, porque Isaías dijo también: EL HA CEGADO SUS OJOS Y ENDURECIDO SU CORAZON, PARA QUE NO VEAN CON LOS OJOS Y ENTIENDAN CON EL CORAZON, Y SE CONVIERTAN Y YO LOS SANE. "

¿Ve usted lo absurdo que es eso? A pesar de que el mismo Jesús realizó tantas señales delante de la gente para demostrar que Él era Dios en carne, y por lo tanto valía la pena creer, todavía no creían en El. La gloria de Jesús Mismo, sin hablar de Sus milagros, debe ser suficiente evidencia (humanamente hablando) para obligar a la adoración y la fe gozosa. Pero el problema fue su muerte espiritual. Sus ojos estaban ciegos para que no pudiesen ver. Su corazón era duro para no poder percibir.

Deuteronomio 29:2-4 – “Y convocó Moisés a todo Israel y les dijo: Habéis visto todo lo que el SEÑOR hizo delante de vuestros ojos en la tierra de Egipto a Faraón, a todos sus siervos y a toda su tierra, las grandes pruebas que vieron vuestros ojos, aquellas grandes señales y maravillas. Pero hasta el día de hoy el SEÑOR no os ha dado corazón para entender, ni ojos para ver, ni oídos para oír.”

Al parecer, lo mismo fue cierto 1500 años antes. Piense en lo que Moisés le recuerda a los israelitas de aquí. Jehová mismo apareció en una zarza ardiente (Ex 3,1-6). Él trajo las diez plagas sobre el Faraón y Egipto (Ex 7-11). Él abrió el Mar Rojo (Ex 14:16, 21). El ahogó a los egipcios con el mismo Mar Rojo (Ex 14:27-28). El los llevó al Sinaí, donde vieron su gloria como un fuego abrasador (Ex. 24:17). Vieron luz el rostro de Moisés (Ex 34:29-30). Ellos vieron las tablas de la ley escrita por Dios mismo (Ex 34:1). Ellos vieron Su gloria llenando el Tabernáculo de tal manera que nadie podía estar delante de ella (Ex 40:34-35). Ellos vieron la columna de nube y la columna de fuego a lo largo de sus viajes en el desierto (Ex 40:36-38). Ellos comieron el maná del cielo (Ex 16:35). Ellos bebieron el agua de la roca (Ex 17:6 Ellos vieron la tierra abrirse y tragar Coré y sus compañeros rebeldes (Num. 16:31-33). Ellos vieron a la serpiente de fuego en el poste y se curaron de sus heridas (Num 21:8-9). Si alguien tenía suficiente evidencia para creer con todo su corazón en el Señor, fue este grupo de personas.

Pero, ¿qué decir de Moisés? A pesar de que usted haya visto todas estas cosas delante de sus ojos, usted no tiene corazón para entender. Usted no tiene ojos para ver. Usted no tiene oídos para oír. Esa clase de corazón, ese tipo de ojos, y ese tipo de oídos son dados por Dios mismo. El se los concede en el nuevo nacimiento. Eso es lo que se necesita, no más evidencias.

Juan 8:43-47 – “¿Por qué no entendéis lo que digo? Porque no podéis oír mi palabra. Sois de vuestro padre el diablo y queréis hacer los deseos de vuestro padre. El fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira. Pero porque yo digo la verdad, no me creéis. ¿Quién de vosotros me prueba que tengo pecado? Y si digo verdad, ¿por qué vosotros no me creéis? El que es de Dios escucha las palabras de Dios; por eso vosotros no escucháis, porque no sois de Dios.”

La razón de porque la gente no cree es porque realmente no puede oír las palabras de Jesús. Y la razón por la que no se les oye es porque no sois de Dios. ¿Lo ves? Sólo los elegidos de Dios tienen oídos para oír. Él les da oídos cuando les da vida nueva.

Juan 10:26 – Pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas.

Esto habla de nuevo, ahora de manera explícita, acerca de por qué la gente no cree en el Evangelio. Es porque no son de las ovejas de Jesús. Una vez más, vemos que sólo las ovejas (los elegidos) finalmente van a creer, porque sólo las ovejas (los elegidos), recibirán el nuevo nacimiento.

La última vez vimos a Cornelius Van Til cuando considerado las implicaciones de la regeneración en la evangelización. Él también tiene pensamientos de ayuda al considerar la filosofía y metodología de la apologética (de Mi Credo ):

En primer lugar, cualquier epistemología no-cristiana, es decir, cualquier teoría del conocimiento basada en los principios aceptables por sí mismo a la “mente de la carne” (y por lo tanto, los del propio método [sinergista) están condenado al fracaso.

Básicamente, lo que está diciendo es que si su “metodología de evangelización” o “misionología” presenta a la gente lo que es aceptable a la mente de la carne – a la mente natural – es defectuosa La teoría del conocimiento en la que el modelo de apologética evidencialista se basa, es una epistemología no cristiana. Mientras que el suministro de evidencias extra-bíblicas para veracidad de la fe cristiana es muy útil para los creyentes, y si bien tiene su lugar en la defensa de la fe de las acusaciones o las preguntas de los no creyentes, las evidencias no contribuyen ni un ápice a la salvación de un incrédulo. Porque, de nuevo, como hemos visto, ¡el hombre natural es ciego a la evidencia más convincente imaginable, a saber, la gloria de Dios revelada en Jesucristo! Si eso no es prueba suficiente, ninguna presentación de cualquier menor prueba hará una diferencia.

Una metodología consistente de la apologética cristiana [exige] que prediquemos con el entendimiento de que la aceptación del Cristo de las Escrituras por los pecadores que, alejados de Dios, [determinan] huir de su rostro, se produce cuando el Espíritu Santo, en presencia de pruebas ineludiblemente claras, abre los ojos para que vean las cosas como realmente son.

¿Lo ve? La “evidencia”, por así decirlo, siempre es suficiente. Lo que el creyente necesita es que sus ojos se abran. Y esta apertura de los ojos para ver las cosas como realmente son y no es otra cosa que la regeneración. Y el único medio de la regeneración es la predicación del Evangelio.

Y así, si la regeneración es un acto total de Dios, llevado a cabo exclusivamente por medio de la predicación de Su Palabra, y se aplicará sólo a las personas a quienes Él elige, nuestra evangelización y nuestra defensa de la fe debe ser similar a aquella que es verdad. No debemos poner nuestra fe en los datos científicos o los hallazgos arqueológicos o de cualquier otro tipo de razonamiento humano. Como cristianos, debemos poner nuestra fe solamente en el Evangelio para hacer el trabajo de llevar las ovejas de Jesús a Sí mismo. Porque, una vez más, es este Evangelio – ninguna otra cosa – lo que es el poder de Dios para salvación a todo aquel que cree (Romanos 1:16).

La naturaleza del nuevo nacimiento es espiritual (Juan 3:6). Por lo tanto, sólo se debe apelar a lo espiritual en el incrédulo. Y lo único espiritual en el creyente es la muerte (Efesios 2:1-3). Así que vamos a predicar el Evangelio, no apelando a algo natural en las personas, sino apelando al hecho de que están muertos, y que Cristo da vida por la gracia mediante la fe en El.

Es sólo el mensaje del Evangelio que siempre traerá consigo el nuevo nacimiento.

“pues nada me propuse saber entre vosotros, excepto a Jesucristo, y éste crucificado… Y ni mi mensaje ni mi predicación fueron con palabras persuasivas de sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder, para que vuestra fe no descanse en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.” – 1 Corintios 2:2, 4-5 –

“ porque has engrandecido tu palabra conforme a todo tu nombre.” – Salmo 138:2–

*************************************************

1. La Teología del Nuevo Nacimiento

1.1. La Muerte Espiritual del Hombre (Depravación Total)

1.2. Los Muertos No Pueden Ver

1.3. El Viento Sopla Donde Quiere: La Libertad de Dios y la Gracia Irresistible

1.4. La Regeneración y la Fe: Temporalmente Simultáneas pero Lógicamente Distinta

2. 2. Implicaciones Para La Vida Cristiana

2.1. Dios Concede lo Que El Demanda

2.2. Lo Imposible Ya No Es Una Carga

2.3. El Medio De la Justificación es el Medio de Santificación

3. 3. Implicaciones para el Ministerio Evangelístico

3.1. Introducción

3.2. Evangelismo

3.3. Apologética

3 comentarios sobre “Teología del Nuevo Nacimiento: Implicaciones para la Apologética

    Raymundo escribió:
    27 marzo 2012 en 7:34 pm

    terrible!!!!…poner pruebas sobre la evidencia de la Biblia!!…..entonces Dios necesita ser comprobado mediante pruebas terrenales????….

    Irma Balderas escribió:
    28 marzo 2012 en 5:38 pm

    EXCELENTE ARTICULO, GRACIAS, ME ENCANTO.

    Maynor alvarado Vásquez escribió:
    1 octubre 2022 en 12:03 am

    He llorado al ir leyendo cada tema, estoy llorando al ir escribiendo este comentario de agradecimiento a nuestro Salvador, por su salvación tan grande por haberme hecho nacer de nuevo, por pura gracia y misericordia, después de 30 años de creerme Cristiano estaba impactado escuchando al hermano Paul Washer, y el 19 de agosto del 20,e conmovió un tema que estaba escuchando por la noche, me arrodille al terminar la prédica y al estar orando me entró un arrepentimiento y me conmoví pidiéndole al Señornqje me perdonara!pero lo que pensé era que el tema me había impactado, me dormí al despertar al día siguiente al abrir los ojos seguí conmovido y fue cuando me di cuebta que El Señor me había salvado, regenerado ahora todo es diferente, solo se que estaba ciego y ahora veo, gracias hermanos por este ministerio, bendiciones Maynor Alvarado Vásquez

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s