El Pecado Perdido de la Envidia

Posted on Actualizado enn

clip_image002El Pecado Perdido de la Envidia

Por Tim Challies

Hace poco tiempo, Dios hizo lo que a veces hace y más bien pronto me dejó muy claro que yo tenía un pecado en mi vida –un prominente pecado– que había sido de alguna manera oculto a mí. Se sorprenderá de lo prevalente que era este pecado, lo feo y lo poco que sabía sobre él. Una vez que lo vi, y una vez que traté de entenderlo, me di cuenta de que bien puede ser un pecado por el que luche usted también. Es uno de esos pecados que hablamos muy poco y uno de los pecados que se ha introducido en el camino en nuestra cultura y en la iglesia. Puede que sólo sea un pecado perdido, un pecado que hemos olvidado. Muchos de nosotros ni siquiera tenemos una categoría clara en eso. Los escritores antiguos y teólogos hablaron mucho de él, incluso sugiriendo que fue el segundo más serio y el segundo más frecuente de todos los pecados, y sin embargo, casi ha desaparecido de nuestro vocabulario o se ha confundido con los pecados relacionados, como los celos o la codicia. Ese pecado es envidia.

Proverbios dice que todo aquel que anda con sabios, sabio será, pero si se junta con necios será quebrantado (13:20). Lo que descubrí es que la envidia ha sido un amigo mío desde hace mucho tiempo, mucho tiempo. Yo no me había dado cuenta hasta hace poco. Él me ha contagiado su locura. Déjame que le cuente cómo ha trabajado en mi vida.

Hace nueve años me di una palmada en conjunto a un sitio web muy pequeño para que yo pudiera compartir un par de artículos con mis padres. El Señor tomó ese sitio y ha hecho algo increíble, así que hoy en día decenas de miles de personas lo leen todos los días. No sólo eso, sino que he sido capaz de escribir libros y he sido capaz de viajar por todos lados para enseñar y predicar y mucho más. Se podría pensar que yo estaría muy emocionado con todo lo que ha sucedido y, ciertamente, que debería estarlo. Y sin embargo, llegué a ver que esto realmente no era el caso. En cambio yo estaba creciendo resentido, tuve envidia de lo que yo no tenía y de lo que Dios no me había dado. Llegué a ver que me había hecho amigo de la envidia.

Para el próximo par de días quiero escribir acerca de la envidia, compartiendo algo de lo que he aprendido de ella, acerca de ella. Quiero que usted sea capaz de conocer la envidia cuando la vea, porque tal vez, sólo tal vez, se habrá convertido en amigo de ella también.

Hoy quiero presentar a usted la envidia de dos maneras: en primer lugar dándole un vistazo a su lista de logros y luego diciéndole que dice Dios dice acerca de ella.

Los Logros de la Envidia

Sólo hay cuatro personas en el mundo ante los cuales la envidia se manifiesta. Luego, hay tres personas en el mundo. Adán y Eva tienen hijos llamados Caín y Abel. Abel es pastor y Caín agricultor. Abel trae una ofrenda a Dios de que Dios ama y acepta porque viene de un corazón que verdaderamente ama al Señor, Caín trae una ofrenda a Dios que Dios aborrece y rechaza porque se trata de un corazón que no ama el Señor. La Biblia dice: “Y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante.”

Dios acepta la ofrenda de Abel y rechaza de Caín y es entonces cuando aparece la envidia. La envidia convence a Caín que de alguna manera el rechazo de Dios de su ofrenda está directamente vinculada a su aceptación de la ofrenda de Abel, como si Dios sólo pudiese aceptar una de ellas. La envidia lleva al odio y el odio lleva al asesinato y pronto Caín ha matado a Abel. La envidia celebra una victoria.

Unas cuantas generaciones más tarde la envidia se manifiesta en un matrimonio. Jacob se casó con dos mujeres, pero sólo uno de ellos es capaz de tener hijos. Lea, la esposa no deseada y fea, da a luz bebé tras bebé y luego la envidia aparece y convence a Raquel, la esposa amada y bella, que los hijos de Lea de alguna manera la involucran. Raquel prefiere morir antes que alegrarse de la bendición de su hermana. Con cada pelea, con toda lágrima, con cada acto de adulterio, la envidia se alegra.

La envidia no está hecha todavía. Finalmente, Raquel tiene un hijo y ella lo nombra José y él es el hijo favorito de su padre. Los hermanos de José lo odian por esto, son envidiosos de su posición y en realidad son envidiosos del hecho de que Dios considere oportuno revelarse a través de José. Así que lo atacan y lo venden como esclavo. La envidia celebra otro triunfo.

Y sigue y sigue. La envidia se manifiesta lo largo de toda la Biblia. Ella hace aparición tras aparición y siempre trae la muerte y la miseria y la destrucción con ella. Incluso aparece al final de la vida de Jesús y ayuda al asesinato del Hijo de Dios. Jesús ha sido llevado ante Pilato y la gente clama por este hombre inocente al matadero, para ser condenado a muerte, de la manera más cruel posible. E incluso se puede ver a Pilatos, “Porque sabía que por envidia le habían entregado.” (Mateo 27:18).

La envidia tiene una larga y fea historia de insatisfacción, lucha y la muerte, lo que me empiezo a preguntarme por qué he mantenido una amistad con ella durante todo este tiempo.

Lo Que Dios Dice Acerca de la Envidia

La Biblia no se limita a mostrar la envidia en acción, sino también contiene advertencias claras en su contra.

1 Pedro 2:1 dice: “Dejemos de lado toda malicia y todo engaño, hipocresía, envidias y toda clase de maledicencias.” Está claro: La envidia es un pecado del que tengo que deshacerme. Gálatas 5:26 habla acerca de vivir como un cristiano y advierte: “No nos hagamos vanagloriosos, provocándonos unos a otros, envidiando a los otros.” Unos versículos antes la envidia está en la lista como una de las obras de la carne, una de las obras que hace cuando se empuja a un lado el Espíritu y vive como una persona que nunca ha conocido la gracia de Dios. Está justo allí con la inmoralidad sexual, idolatría, borracheras y todo lo demás. Pablo dice: “como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.” Un hombre envidioso no es de ninguna manera moralmente superior a un hombre adúltero. Un hombre consumido por la envidia tiene que preguntar: “¿He conocido la gracia de Dios?” Pablo incluso lo enumera en el primer capítulo de Romanos, ese capítulo que enumera todas las cosas malas a las que Dios entrega a la gente para hacer cuando continuamente se endurecen en su contra. La envidia es verdaderamente mala.

Pero la Biblia no está exenta de esperanza. Dios da esperanza a los envidiosos. En Tito 3, Pablo dice: “Porque nosotros también en otro tiempo éramos necios, desobedientes, extraviados, esclavos de deleites y placeres diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles y odiándonos unos a otros. Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor hacia la humanidad, El nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a su misericordia, Sin embargo, cuando la bondad y la bondad amorosa de Dios nuestro Salvador, él nos salvó, no por las obras realizadas por nosotros en la justicia, sino por su misericordia.” No te pierdas las palabras “éramos”. Pablo dice que el Cristiano solía ser amigo de la envidia -tiempo pasado-, pero luego Cristo nos salvó, nos ha librado de este pecado y de tantos otros. Hay esperanza incluso para en el envidioso, esperanza que se basa en lo que Cristo ha hecho. Cristo murió para librarnos de los pecados como la envidia, para convertir a un amigo como la envidia en un enemigo, y hacerlo morir.

Hay una mirada a la historia larga y fea de la envidia. Es obvio que he sido un tonto al permitirle ser mi amiga, ser mi compañera en la vida. Quiero trabajar para hacer frente a la envidia, aprender a darle muerte, pero en primer lugar, mañana, quiero ver su personalidad, ver cómo funciona, cómo cambia la forma de pensar y actuar.

(Nota: Una larga experiencia demuestra que es más importante mantener un recuento de palabras razonables que escribir un artículo muy largo. Esta es la blogosfera, después de todo, por eso voy a dividir esto en algunas partes…)

3 comentarios sobre “El Pecado Perdido de la Envidia

    […] si un voto para ellos fuese un voto contra mí. Supongo que esto se cruza con lo que he escrito en El Pecado Perdido de la Envidia . Pero luego me di cuenta de que la parte más emocionante de tener un blog que crece no es el […]

    La Envidia Siempre Gana | El Evangelio Segun Jesucristo escribió:
    10 julio 2014 en 12:46 pm

    […] escrito sobre la envidia antes y he referido a él como “el pecado perdido.” La envidia es un pecado […]

    Jose payes escribió:
    23 febrero 2019 en 12:57 pm

    Muy excelente exposición de la envidia.
    Hoy aprendí que debo morir la envidia en mi vida y eliminarla.
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s