Uno de los Doce: Marty Bodrog

Posted on Actualizado enn

clip_image002Uno de los Doce: Marty Bodrog

Por Jesse Johnson

El tiroteo de Navy Yard del martes terminó con doce personas inocentes asesinadas. Uno de ellos era Marty Bodrog.

Marty, junto con su esposa Melanie, era una parte fiel de la Iglesia Bíblica Emmanuel. Era el tipo de persona que hace que las personas lleguen a la conclusión de que Dios da a ciertos hombres la gracia de ser padre de hijas, Marty era sociable pero apacible, imponente pero amable. De hecho tuvo tres hijas, Izzy, Sophie, y Rita, dos de los cuales todavía están en la escuela secundaria, y las tres tienen el ingenio y la dulzura de su padre.

Él era imponente –más de seis pies de alto – y tenía la combinación de carisma y una sonrisa enorme que le hacía parecer aún más alto de lo que era.

Marty era un hombre de la Marina, y se había retirado a principios de este año. Había sido criado en el escalafón, y sin embargo, fue también totalmente dedicado a su vida en la iglesia. Al conocerse la noticia de su asesinato, el comentario más común que escuché fue: “Marty era maestro de escuela dominical de mi niña.” Los que están en IBC conocían a Marty como este hombre imponente que parecía como si estuviera navegando a través de los pasillos, su carga era su artesanía, y su puerto la clase dominical de 3 años de edad, que corrió con precisión de Marina.

Un domingo, hace muchos años, hubo un intento de abordaje hostil de su clase de 3 años de edad. Un hombre vino a recoger a su hija, pero sin el brazalete de identificación de seguridad. Marty no lo reconoció –la madre había entregado –y se negó a entregar el niño. El padre se puso nervioso y le exigió que Marty que se hiciese a un lado. En su lugar, puso su imponente marco de la puerta, haciendo un bloqueo naval de la habitación. Finalmente, la madre llegó con el brazalete. Más tarde Marty minimizó la situación: “¡Yo sólo cumplía órdenes!”

Pero no deje que su tamaño o su servicio militar le engañe. Era el tipo de profesor que insistía en saludar a los niños en la puerta. La mayoría de los niños tenían poca idea de lo alto que era, porque en general se agachaba al suelo con ellos. Insistió en que conducir el momento de manualidad porque él lo utilizó como trampolín para hablar de Jesús. Él quería hablar con los padres, cuando recogían a sus hijos, comprobando pulseras pero también decirles todo lo que sus hijos aprendieron. Destacó los logros individuales también, y le diría a los padres que oraron sus hijos por ellos y quienes parecían hablar durante la clase.

A medida que sus propias hijas entraron a la escuela, el hogar de Bodrog se convirtió en el lugar de encuentro de los estudiantes en el grupo de jóvenes. Y al venir los padres a recoger a sus estudiantes, encontraron Marty en la puerta, él siempre tenía unos minutos para charlar mientras que las chicas hacen su camino desde el sótano o hacia abajo de la habitación, preguntando por otros miembros de la familia o cómo las cosas iban en su vida.

Su sonrisa era un faro, y fue acompañado sólo por su espíritu afable. Las únicas personas que amaba más que a los niños que enseñaba era la familia que Dios le dio. Era el chofer de clases de ballet de su hija, y no había duda de que su prioridad estaba en casa. Será recordado como un padre excepcional.

Marty era alguien que usted hubiera querido conocer. Los que lo conocieron hubieran gustado que lo conocieron más profundamente, y aquellos que simplemente se le pasaron en el pasillo deben haber pensado para sí: «¿Quién es este tipo con una gran sonrisa y un brazo lleno de materiales de arte?"

Ojalá que lo hubiese conocido mejor.

Sin embargo, no cabemos en el tiempo y el espacio. Hay un centenar de personas y un centenar de lugares en los que queremos estar, a fin de fortalecer las relaciones. La vida de Marty es una prueba convincente de que las personas se han diseñado para ser conocidas profundamente, de manera que el ajetreo de la vida simplemente no lo permite. La gente desearían haberle conocido mejor, les gustaría tener más tiempo con él, desean que sus niños pequeños tuviesen más de un año con él. Pero no estamos hechos para hacer eso aquí, en esta vida. Para eso es la eternidad.

Para aquellos que conocían a Marty, yo deseo que nos regocijemos con él. El está celebrando en el cielo, su sonrisa más grande que nunca.

Hay una brecha en el muro aquí, sin embargo. Esta Melanie, que ha perdido el amor de su vida. Hay tres chicas que no podrán contar con su padre en su boda. Habrá una sala de clase con un profesor nuevo y nuevas canciones, y no será lo mismo. Su ausencia deja un hueco en nuestro corazón y una herida en su familia. Cuando nos damos cuenta de ese hueco, anhelaremos más el cielo –donde tendremos perfecto compañerismo con él para siempre.

Un memorial de Marty se celebrará en la Iglesia Bíblica Emmanuel este sábado, a las 14:00. El Entierro será en el Cementerio de Arlington, pero la fecha no ha sido anunciada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s