La Fuerza del Señor, Nuestra fidelidad

Posted on

clip_image002

La Fuerza del Señor, Nuestra fidelidad

Por Jason Hauser

Hace unos años, sentía una carga por compartir el evangelio con el ex marido de un pariente lejano. A la luz de su relación distanciada con la familia, tuve mucho cuidado de pisar con cautela. Yo no quiero que se sienta juzgado, así que era muy sincero sobre el pecado en mi pasado. Compartí cómo en mi orgullo me veía como un modelo católico, pero en el fondo había una gran desconexión en mi vida espiritual. Entonces, hablamos de cómo llegué a entender el evangelio de la gracia mediante la fe y cambió todo (Ef. 2:8-9). El Señor me ha dado nuevos ojos para ver, un corazón cercano a El, y una nueva convicción de pecado en mi vida. Finalmente cambié de velocidad y le pregunté lo que él creía. Siguió con lo que fue una de las respuestas más frías que jamás he oído.

Él me dijo que él creía en la evolución y no confiaba en los seres humanos. Concluyó con la afirmación: “Yo soy la peor clase de ser humano, porque en realidad estoy satisfecho con el hecho de que nada es verdad y todo está permitido.”

Intencionalmente mantuve mi respuesta a la defensiva o mal entendida y simplemente dirigí unas pocas áreas clave en las que la Escritura dice algo contrario a lo que me estaba diciendo. Después de unos 5 intercambios de correo electrónico, nos separamos amigablemente. Estaba desanimado con la situación en donde estaba, pero al mismo tiempo sabía que había sido fiel en compartir el evangelio y la verdad bíblica, dejando el resto en manos de Dios.

Seguí llevándolo en oración y para mi total sorpresa recibí un correo electrónico de él 6 meses más tarde. Su correo electrónico decía: “Jason, acabo de volver a leer esto y quiero darle las gracias. Mi corazón se endureció entonces, pero está abierto ahora a la Palabra eterna de Dios … En los últimos meses he llegado a él en manos y rodillas – cansado, desgastado, débil, derrotado, poseído aún … Gracias, el Señor le bendiga.”

A continuación, pasamos a hablar largo rato sobre el evangelio y todo lo relacionado. Yo estaba intencionado para advertirle que un cambio momentáneo de corazón y de convicción no necesariamente significa que el uno ha nacido de nuevo. Lo que haría con esta verdad que ahora profesaba soportaría pruebas, si lo que estaba experimentando era una verdadera obra de Dios y no sólo una conciencia culpable.

Aunque en un principio muy prudente, he estado tan animado a través de muchas de las conversaciones que le siguieron. En su deseo de una buena enseñanza bíblica, buscó mi ayuda en la búsqueda de una iglesia bíblica sólida con el mayor propósito de crecer en conformidad a la imagen de Cristo.

Comparto esta historia impactante en mi vida, ya que ha demostrado ser un gran recordatorio de lo que el Señor es capaz cuando somos fieles. Independientemente del resultado y cuanto parece estar en contra de nosotros, debemos proclamar continuamente las Buenas Nuevas. Nosotros “no sabemos cómo” el Señor va a obrar, pero sabemos que debemos ser fieles en esparcir semillas como Él ha mandado (Marcos 4:26-27; Mateo 28:18-20).

2 comentarios sobre “La Fuerza del Señor, Nuestra fidelidad

    Josué Pineda Dale escribió:
    28 septiembre 2013 en 7:57 am

    Gracias querido hermano por la hermosa reflexión. Josh, http://www.back2thecross.org

    […] Si Dios va a obrar, puede decidir usarnos como canales. Tenemos que estar dispuestos, si no, alguien más lo estará. Él igual obra y Él solo recibe la gloria, el resto solo somos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s