El Peligro de Perdonarse a Sí Mismo

Posted on Actualizado enn

clip_image001

El Peligro de Perdonarse a Sí Mismo

Por Rick Thomas

Una de las enseñanzas más interesantes que se ha deslizado en la cosmovisión cristiana es la idea del auto-perdón. “Sólo tienes que perdonarte a ti mismo" es una de las formas estándar de esta doctrina secular es puesta.

No estoy muy seguro de cómo se llegó a tal enseñanza apoyada en la corriente principal de la conciencia cristiana, aunque tengo una idea bastante clara de algunos de sus homólogos seculares. El movimiento de la autoestima sería uno de sus compañeros. El auto-perdón y la autoestima son similares, ya que tienen un alto concepto de sí mismo en común.

¿La Sangre de Quien es Suficiente?

Normalmente, una persona que cree que tiene que perdonarse a sí mismo ha pecado de alguna manera, de ahí la necesidad del perdón. Todo pecado exige el perdón para poder ser libre de el. Esta es la doctrina cristiana sencilla: yo peco, y debo ser perdonado.

El problema surge cuando el que se perdona no busca el perdón solo de Dios. Él está buscando algo más, algo además del perdón de Dios. A pesar de que puede dar cuenta de que Dios le perdonará sus pecados, él también cree que su perdón personal de sí mismo es requerido también.

“Sí, Dios me ha perdonado, pero no puedo perdonarme por lo que hice,” es una respuesta típica.

Esto debería ser una herejía evidente, ya que añade al perdón que recibimos solamente de Dios, a través de Cristo solamente, basado en la Biblia. Se agregó al Evangelio. Es como poner la sangre del cordero sobre el dintel de la puerta, además de mi sangre también (Éxodo 12:7). Esta enseñanza es peligrosa.

  • El perdón de Cristo en mí + mi perdón a mí mismo = herejía
  • El perdón de Cristo en mí + mi aceptación de Su perdón = Evangelio

La razón por la que el perfecto Cordero de Dios vino a la tierra fue para salvarnos de nuestros pecados (Juan 1:29). Este es un punto importante en la plataforma del Evangelio. El hombre estaba perdido en su pecado, y si habría de ser redimido, entonces Dios tendría que venir a hacerlo (Efesios 2:1-9).

Él vino al convertirse en un hombre, viviendo de manera perfecta, muriendo en la Cruz, y levantarse de la tumba con el fin de no sólo vencer el pecado, sino también proporcionar un medio para que el hombre pecador sea liberado del pecado.

En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia. –Efesios 1:7

Si el hombre-pecador puede perdonarse a sí mismo, entonces no se necesita un sacrificio perfecto. Si un sacrificio imperfecto lo haría, entonces, ¿quién necesita a Cristo? Qué conveniente: Puedo pecar, me perdono a mí mismo de mi pecado, y soy libre de mi pecado. Podía vivir en un mundo redentor realizado por esfuerzo propio herméticamente cerrado..

La Biblia enseña que sólo Cristo puede perdonarnos de nuestros pecados. No podemos perdonarnos a nosotros mismos de los pecados que cometemos contra un infinito, santo, todopoderoso y soberano Dios. No hay necesidad bíblica de hacer esto.

Sentimientos Persistentes de Convicción

La persona que está luchando con el auto-perdón ha cometido algún tipo de pecado. Han transgredido la ley moral de Dios y se sienten mal por lo que han hecho.

Esto se llama convicción del Espíritu de Dios. Esto es algo bueno. Cuando pecamos, debe ser acompañando de convicción. Sentirse mal por nuestros errores es un acto de bondad de parte de Jehová.

Imagine que es capaz de pecar, pero no es capaz de saberlo. Sería como cortarse su mano abierta y no sentir el dolor. El dolor, en este caso, es una buena cosa –una misericordia del Señor. La convicción es similar. Nos da la oportunidad de responder a Dios, recibir su perdón y seguir adelante en la libertad que ofrece el poder del Evangelio.

Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros. Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. –1 Juan 1:8-9

En algunos casos, algunos cristianos, tienen dificultades para recibir y descansar en el perdón de Dios por lo que han hecho. Incluso pueden pedirle a Dios que los perdone, pero el persistente sentimiento residual de convicción permanece.

Ellos no están confiando realmente en la Palabra de Dios, lo que les inhabilita de apropiarse plenamente de la gracia que les ofrece. Estos cristianos incrédulos continúan luchando con los problemas actuales como la culpa, el remordimiento, la culpa, la vergüenza, ser mortificado, y “no puedo creer que haya hecho eso.”

Incluso pueden agravar sus problemas al ocultar la verdad acerca de sí mismos. Ellos pueden tener la tentación de aislarse de la verdad de Dios, así como a sus amigos. Al igual que su predecesor, Adán, se cubren con hojas de higuera.

Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos. Entonces cosieron hojas de higuera y se hicieron taparrabos. —Génesis 3:7

Ellos terminan complicando su pecado original con estos otros pecados. En lugar de correr a Dios, se enredan en una órbita sin Dios de tentaciones que les motivan a girar en espiral en una disfunción auto-perpetuar.

El Evangelio de Autoestima

El poder del Evangelio se ve obstaculizado en sus vidas. Su visión de sí mismos, Dios y su Evangelio no está clara. Y esta es la conexión con el movimiento de la autoestima: pasando más tiempo pensando en sí mismo que en Dios.

El movimiento de la autoestima te enseña a pensar muy bien de tí mismo, mientras que la Biblia nos enseña a pensar bien de los demás. Este es uno de los muchos puntos en los que el mundo y los cristianos se dirigen en dos direcciones diferentes.

  • El mundo nos enseña a ser todo lo que puedes ser. El cristianismo nos enseña a hacer que los demás grandes.
  • El mundo nos enseña a ser independiente. El cristianismo nos enseña a ser centro-dependientes.
  • El mundo nos enseña a ser competitivos. El cristianismo nos enseña a ser centrados en los demás.

Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como más importante que a sí mismo, no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás. Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús — Filipenses 2:3-5

El movimiento de la autoestima es contraproducente a la manera cristiana de pensar. Esto lleva a más y más a la introspección y el individualismo, que tiene un efecto de encierro en la mente.

¿Alguien puede dedicar tiempo a pensar en sí mismo y sentirse mejor sobre sí mismo a causa de sus reflexiones introspectivas? El Evangelio nos libera de nosotros mismos, mientras os motiva a que pasemos más tiempo en Dios y en los demás.

El auto-perdón es intuitivamente auto-centrada. Lo único que puede pensar es en lo que hizo y lo mal que se siente por lo que hizo y cómo Dios nunca perdonaría a una persona tan horrible como es. La autoestima al hombre y sus problemas grandes y a Dios y Su poder pequeño.

Despreciarse a Sí Mismo

La categoría bíblica para la autoestima se llama justicia propia. Permítanme ilustrar: Imagine una persona siendo dos personas. Digamos que la persona soy yo. En esta ilustración Soy la persona A y la persona B. Estoy representando a ambas personas. Ahora, digamos que la persona A comete adulterio y la persona B está en incredulidad sobre lo que la persona A hizo. En otras palabras, estoy impactado de lo que hice.

Dios mío, no puedo creer que hice lo que hice.

Además de ser impactado, también estoy avergonzado, enojado, frustrado, confuso y avergonzado por lo que hice. Mi Evangelio de autoestima me dice que piense muy bien de mí, pero mi realidad me dice que a veces peco contra Dios y los demás. Por lo tanto, cuando hago pecado, que lleva en picada. ¿Por qué?

La autoestima, dice: “Yo soy alguien. Estoy muy bien. Puedo hacer todas las cosas.”

La realidad, dice, “he pecado. No puedo creer lo que hice.”

Sólo una persona con un alto concepto de sí mismo se sorprendería en lo que hizo. Ningún cristiano debe ser sorprendido o conmocionado cuando peca. A pesar de que es un santo, también decide pecar ocasionalmente.

Somos personas caídas, que viven en un mundo caído, y, a veces tenemos la tentación de ceder a la tentación de pecar. Sí, es un hecho triste de la vida. Si usted se sumerge regularmente en el modelo contraproducente de auto-estima, le resultará difícil de aceptar su culpabilidad.

Mientras que usted está acariciándose a sí mismo continuamente hacia arriba a través del mantenimiento de sus altos pensamientos acerca de sí mismo, también será confrontado por el pecado que comete. Y cuando lo hace, su mente será como una montaña rusa de malos pensamientos.

El modelo de autoestima capacita a una persona para ignorar las debilidades y errores. Cuando lo inevitable de nuestras tendencias adánicas vienen a posarse, sorprendido, impactado, incrédulo, y desanimado.

El contador del cristiano es sumergirse regularmente en la perspectiva de las Escrituras de que somos santos que pecan. Esto le preparará para hacer frente a la realidad de lo que realmente es ante Dios y ante los demás.

Aunque usted experimentará culpabilidad y convicción después de pecar, no será desviado de su curso. Usted será capaz de localizar rápidamente a la única persona que le puede perdonar plenamente por sus acciones.

La Biblia no tiene un alto concepto de los seres humanos. De hecho, la Biblia tiene una visión extremadamente baja de lo que somos y lo que somos capaces de hacer. Cuando la Biblia habla de nuestras propensiones fuera de la gracia de Dios, su perspectiva del hombre es baja, hasta incluso pronunciar un tormento eterno.

No hay justo, ni aun uno; no hay quien entienda, no hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; no hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. –Romanos 3:10-12

Y el que no fue hallado escrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. —Apocalipsis 20:15

Necesito Algo Más Que Cristo

La autoestima, lo que la Biblia llama justicia propia, es una perspectiva elevada de sí mismo. Este tipo de pensamiento sólo puede llevar a una conclusión: hay que ir fuera de los límites bíblicos para una solución.

La persona arrogante no es libre. Vivirá con el efecto residual permanente de la culpa y la vergüenza por su falta de voluntad para abrazar una evaluación sobria de lo que realmente es: un pecador nacido de nuevo. Su constante lucha con la culpa y la vergüenza le tentará a pensar en el sentido de auto-perdón.

Le pedía a Cristo que me perdonara y creo que lo hizo, pero todavía lucho con lo que hice, así que sólo tengo que perdonarme a mí mismo.

Todo pecado es contra Dios y sólo Dios puede perdonar. Permítanme ilustrar dándole una verdad y una analogía.

Aquí está la verdad: La persona contra la que peca es lal que determina el precio a pagar para cubrir la ofensiva.

Aquí está la analogía: Si usted causa un accidente de coche, usted no es el que determina lo que va a pagar con el fin de enmendar su error. La compañía de seguros llega a la escena del accidente y se evalúan los daños. La compañía de seguros le dice cuál va a ser el costo.

Esta analogía es cercana a cómo funciona el perdón de Dios. Él es siempre el poder ofendido cuando ocurre el pecado. Por lo tanto, Él es siempre el que determina lo que se necesita para cubrir el delito, no usted: el ofensor.

Él tomó esa decisión hace mucho tiempo cuando Él envió a su único Hijo a morir en la cruz por nuestros pecados (Juan 1:29, 3:7, 3:16). Usted o yo no deberíamos decirle a Dios que necesitamos un mayor sacrificio por los pecados que cometemos.

Imagínese un amigo pagando su comida en un restaurante. A pesar de que usted lo aprecia, usted decide pagar también por la comida, además de su pago.¿Ve lo raro que es esto? No hay necesidad de que te perdones a ti mismo una vez que Dios te ha perdonado. La verdadera pregunta es: “¿Puede usted descansar en su perdón?”

Vivir en el Bien del Evangelio

El Evangelio llegó a hacerse cargo de mi problema de pecado, porque yo no podía. Mi trabajo debe ser simple: aplicar el Evangelio a mi vida. Debo pedir, recibir y solicitar el perdón de Dios para mi vida.

Si usted es como yo, una persona que puede llegar a ser demasiado sorprendido por el pecado, entonces tal vez usted necesita arrepentirse de la justicia propia. Esto es lo que tengo que hacer cuando creo que mi pecado es mayor que la capacidad de Dios para perdonar.

A veces me puedo olvidar cómo Jesús es suficiente para todos mis pecados. ¿Y usted? ¿Es usted capaz de descansar en el perdón de Dios? ¿Por qué siente la necesidad de perdonarse a sí mismo cuando El Dios infinito le dio un don infinito para pagar por su ofensa infinita contra Él?

5 comentarios sobre “El Peligro de Perdonarse a Sí Mismo

    Gerardo Martinez YCarriles escribió:
    23 octubre 2015 en 1:15 am

    Creo que cuando la gente dice que no se ha perdonado así mismo, no se refiere a que se perdona los pecados, cuando yo digo que no me he perdonado a mi mismo, me refiero a mi parte carnal, como dice romanos “No soy yo, sino el pecado que habita en mí”.

    El perdón es muy importante, pero si bien solo Diós puede perdonar nuestros pecados, también nos ha llamado a perdonar, nos ha mandado a perdonar a los que nos ofenden, cuando digo esto estoy obviando que perdonamos sus ofensas, no sus pecados, así mismo, creo que cuando alguien dice que no se ha perdonado, es porque siente aun pena o dolor por algo que hizo y que siente bueno era él cuando lo hizo, que a lo mejor lo hizo en un estado de animo inhabitual, y aun no se perdona así mismo la ofensa que se hizo, a sí mismo.

    Amnerys A vega escribió:
    16 agosto 2016 en 7:32 am

    Muy de acuerdo con Gerardo

    Mariana escribió:
    30 abril 2017 en 6:24 am

    Es verdad, y nunca la había visto así. Y yo también llegue a pensar mientras leía: “Entonces cuando Dios me manda a perdonar. Los que me ofenden, no entro yo a la categoría de perdonarme?”
    Pero, ya vi que no es así, porque creo que al pecar yo no me estoy ofendiendo a mi…. ofendo a otros y a Dios. Así como la Biblia me manda amar a los demás ( no a mi) . También a perdonar a los demás (no a mi).
    Lo único que yo puedo y debo hacer es Aceptar Su perdón. (Aceptar que en el restaurante alguien pago por mi, y no volver a pagar).

    HNO OSCAR escribió:
    5 enero 2018 en 2:04 pm

    el lado oscuro del perdon a uno mismo (wehl y tompson 2011) notan una estreche relacion del autoperdonador con el narcisista., el perfil del autoperdonador segun investigaciones de tangney 2005), ES UN NARCISISTA, EGOCENTRICO, DEMASIADO CONFIADO, CARENTE DE UNA CULPA O VERGUENZA APROPIADA.encontraron que las personas que se autoperdonaban tendian a culpar a sus victimas, ademas el autoperdon reduce la motivacion para el cambio conductual y el crecimiento personal. el perdonarse a si mismo incrementa la resistencia a cambiar y disminuye la motivacion para hacerlo. PERDONARSE A SI MISMO NO ES BIBLICO ES HEREJIA ENCUBIERTA OJO CON ESTA LEVADURA.
    MUY BIEN HERMANO POR DIFUNDIR .
    LA CONVICCION DEL PECADO ES LA VOZ DEL ESPIRITU A TU CONCIENCIA Y EL AUTOPERDON LA VOZ DEL DIABLO QUERIENDO CALLARLO., MEJOR ARREPIENTETE Y VEN AL UNICO QUE PUEDE PERDONAR PECADOS JESUS NUESTRO SEÑOR.

    Reynolds escribió:
    14 septiembre 2018 en 2:28 pm

    yo hice cosas de borracho que jamas pense o me imagine, no puedo culpar al alcohol pues yo decidi meterme en eso, pero cuando lastime y perdi a alguien que amaba y cobardemente por no ser correspondido, termino diciendome que debia perdonarme a mi mismo, hasta que termine aca, no se como tomarlo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s