José: La Precisión de la Soberanía de Dios

Posted on

clip_image002José: La Precisión de la Soberanía de Dios

Este es el segundo mensaje en una serie corta de blog sobre la vida de José. Haga clic aquí para leer la primera parte.

Por John MacArthur

Suena extraño, pero incluso en la cárcel José experimentó la bendición del Señor. Sus habilidades administrativas fueron advertidas por el director, y pronto fue puesto a cargo de todas las operaciones de la prisión. José era tan competente y eficiente que “El jefe de la cárcel no supervisaba nada que estuviera bajo la responsabilidad de José, porque el Señor estaba con él, y todo lo que él emprendía, el Señor lo hacía prosperar.” (Génesis 39:23).

Después de una intriga real, el copero y jefe de los panaderos de Faraón llegó a la prisión. Cualquiera que sea la naturaleza de sus crímenes, el panadero y el copero fueron llevados a prisión en espera del veredicto del Faraón.

Una noche, cada hombre tuvo un sueño tan inquietante y extraordinario que todavía estaban molestos al día siguiente. Cuando José le preguntó la causa de su consternación, cada uno contó su sueño. En respuesta, José interpretó correctamente cada sueño –un mensaje transformador de restauración para el copero y un mensaje que terminaría la vida de condena para el panadero.

El relato del Génesis deja claro que Dios fue el que le dio a los hombres sus sueños y le dio a José las interpretaciones precisas. Al igual que Daniel siglos más tarde, José sabía que no tenía la capacidad natural de predecir el futuro (Daniel 2:27-30). El Señor le reveló la verdadera interpretación de manera que su poder se hiciera evidente y Sus propósitos se cumplieran.

Después de interpretar el sueño del copero, José le pidió específicamente al hombre que no se olvidara de él:

Sólo te pido que te acuerdes de mí cuando te vaya bien, y te ruego que me hagas el favor de hacer mención de mí a Faraón, y me saques de esta casa. Porque la verdad es que yo fui secuestrado de la tierra de los hebreos, y aun aquí no he hecho nada para que me pusieran en el calabozo (Génesis 40:14-15)

En dos ocasiones anteriores, José había sido tratado injustamente por otras personas: en primer lugar, por sus propios hermanos y luego por la esposa de Potifar. Esta vez se encomendó al copero del Faraón. Y de nuevo, sería decepcionado. El copero fue restaurado de hecho al servicio del faraón, pero fue indiferente a la difícil situación de José y "se olvidó de él" (Génesis 40:23).

Pero Dios no se había olvidado o lo abandonaron. Tampoco el Señor permitirá que el olvido del copero dure indefinidamente. La hora se acercaba cuando Faraón necesitaría a alguien que pudiera interpretar los sueños. En el momento justo, en el desarrollo de este drama divinamente ordenado, el copero se acordaría de su experiencia extraordinaria en la cárcel. El plan de Dios para José fue exactamente como El pretendía.

Una noche el faraón se despertó en un sudor frío, sorprendido por la más viva y terrible pesadilla que jamás había experimentado. En su sueño, el faraón se encontró en las orillas del río Nilo, con siete vacas hermosas y saludables alimentándose en un prado cercano. La escena era tranquila y serena. ¡Repentinamente, como de película de terror, siete vacas flacas se precipitaron en el campo, atacaron a las vacas gordas, y se los comieron! Incluso después de devorar las vacas gordas, las vacas flacas se quedaron feas y flacas como antes. Las imágenes aterradoras fueron suficientes para despertar el faraón de su sueño. Más tarde esa noche, una segunda pesadilla repite el mismo patrón impactante, pero en lugar de vacas, siete espigas grandes de cereal fueron engullidas por siete espigas marchitas delgadas.

Al día siguiente, el rey estaba profundamente preocupado. Él se volvió aún más perturbado cuando ninguno de sus magos o sabios pudo interpretar el sueño. La alarmante situación fue suficiente para mover la mala memoria del copero. El faraón no perdió el tiempo en la obtención de la liberación de José. Se le dio una muda de ropa y un afeitado rápido, y fue trasladado de urgencia a la presencia de Faraón.

Después de que Faraón contó su sueño, el Señor reveló su significado a través de José. Ambos sueños representan los misma futura realidad —habría siete años de abundancia seguidos por siete años de hambre. Si los egipcios fueron a estar listos para la próxima catástrofe, tendrían que empezar a almacenar recursos inmediatamente. Por otra parte, un hombre con habilidad administrativa y experiencia de gestión sería necesario para organizar el esfuerzo de recolección y almacenamiento.

Es evidente que Dios había orquestado experiencias y pruebas pasadas ​​de José para ese momento. Si sus hermanos no lo habían vendido como esclavo, no habría sido llevado a Egipto. Si Potifar no le hubiese comprado en el mercado de esclavos, no habría adquirido la experiencia que necesitaba para dirigir personas y mercancías dentro de un contexto egipcio. Si él no hubiera sido acusado falsamente y enviado a la cárcel, no habría interpretado el sueño del copero. Y si eso no hubiera ocurrido, no habría sido convocado por el faraón en este día divinamente designado. Sus responsabilidades en la casa de Potifar y en la cárcel lo prepararon para su nuevo papel en la casa de Faraón.

El Señor había supervisado todos aquellos eventos que le llevaron a este momento –cuando José estaría dispuesto a organizar una campaña nacional de alimentos, salvando a millones del hambre. Faraón reconoció la mano de Dios en José, y supo de inmediato que el ex preso debía ejecutar las operaciones de recolecta de alimentos para su imperio.

La vida de José es un recordatorio importante para cada uno de nosotros: No hay accidentes. Como el Autor de la historia, el Señor organiza todos los eventos para llevar a cabo Su voluntad. In En el triunfo y la tragedia, Él dirige nuestros pasos para llevarnos adonde y cuando Él quiere para Sus propósitos soberanos. Y si bien es posible no experimentar los altibajos radicales de la vida de José, podemos descansar en el conocimiento de que incluso el acto más insignificante es una cita divina en las manos del Señor.

Esa verdad se muestra de manera espectacular en la historia de José. En un día, su fortuna se había revertido completamente. Esa mañana, se despertó en su celda de la prisión. Por la tarde, se fue a dormir en el palacio. Trece años antes, llegó a Egipto como un humilde esclavo, pero ahora, a la edad de treinta años, se había convertido en el segundo más poderoso gobernante de la tierra.. Nada de esto fue una coincidencia: el Señor estaba en control en todo momento, y su plan soberano aún no se revela plenamente.

Sin lugar a dudas, incluso en este momento de exaltación, José todavía se preguntaba acerca de su padre y sus hermanos de vuelta en Canaán. ¿Qué pensarían si pudieran verlo ahora? ¿Y qué de los sueños que Dios le había dado, cuando aún estaba en su casa? El Señor le había revelado el significado de las visiones de otras personas. Pero, ¿y la suya?

Sería varios años antes de que el Señor haría que Sus verdaderos propósitos fueran conocidos a José.. La próxima vez vamos a ver el final de la historia, y cuan crucial fue la parte que José desempeño en los planes soberanos de Dios.

(Adaptado de Twelve Unlikely Heroes .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B140528
COPYRIGHT © 2014 Gracia a Vosotros

Un comentario sobre “José: La Precisión de la Soberanía de Dios

    […] en una serie corta de blog sobre la vida de José. Haga clic aquí para leer la primera parte, y aquí para la segunda […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s