Los Medios de Santificación

Posted on Actualizado enn

clip_image001Los Medios de Santificación

Por Mike Riccardi

Ayer , vimos algunos hechos bíblicos de referencia acerca de la naturaleza de la santificación. Vimos, en primer lugar, que la santificación es una obra fundamentalmente interna y sobrenatural. Y así, la verdadera santidad de corazón no es algo que podemos lograr directamente en nosotros mismos. En cambio, nos enteramos, en segundo lugar, que la santificación es una obra soberana del Espíritu de Dios. Las Escrituras atribuyen esa obra por todas partes a Él.

Pero si bien es inequívoca de que el Espíritu es el agente soberano de la santificación, ese hecho no contradice en absoluto la realidad de que Él efectúa esta transformación a través de la utilización de los medios que el creyente tiene que apropiarse. Dios ha ordenado que el Espíritu logre esta gloriosa obra a través de medios. Así que cuando la Escritura nos manda a trabajar por nuestra salvación con temor y temblor, nos está mandando a hacer un uso diligente de los medios que el Espíritu emplea para efectuar nuestra santidad.

Hoy quiero mirar en lo que la Escritura tiene que decir acerca de cinco de esos medios de santificación y cinco medios de los que podemos apropiarnos, y, al hacerlo, nos colocamos en el camino de la, obra santificadora soberana del Espíritu.

1. La Escritura

En primer lugar es la Escritura. Y espero que haya esperado que empiece aquí. La misma Palabra de Dios es a menudo aclamada a través de sus propias páginas como un medio de santificación y crecimiento espiritual. En ese texto “zona cero” sobre bibliología, Pablo nos dice que si queremos estar preparados para toda buena obra, tenemos que ir a las Escrituras, que nos enseña, nos redarguye, corrige y educa en la justicia. En el Salmo 19:7-11, David nos dice que la Palabra de Dios restaura el alma, hace sabio al simple, hace que se alegre el corazón, ilumina los ojos, y nos advierte de participar en lo que está deshonrando a Dios.

Las Escrituras también se asemejan a un espejo que revela la verdadera condición de un hombre en Santiago 1:23 y 25; a una sonda que discierne los pensamientos y las intenciones de nuestros corazones en Hebreos 4:12; y una luz y una lámpara que guía nuestro camino en el Salmo 119:105. Y así, las Escrituras son una ayuda para nuestra santificación, porque “dan a conocer el estado del corazón y señalan el remedio para el fracaso” (Thiessen, Lectures in Systematic Theology, 292).

Y así no es de extrañar que Pedro exhorta a las iglesias que han sido confiadas a su cuidado a “desear la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación” (1 Pedro 2:2). ¿Lo nota? Por la leche pura de la Palabra de Dios, crecemos con respecto a la salvación. Y no es de extrañar que Pablo, aunque triste, ante la perspectiva de no ver más a los ancianos de Éfeso, está, sin embargo, confiado en encomendarlos a la palabra de la gracia de Dios, porque la Palabra de Dios es “que es poderosa para edificaros y daros la herencia entre todos los santificados” (Hechos 20:32). Y, por supuesto, tenemos el asunto indicado tan claramente en los labios del Señor Jesús en su oración al Padre en Juan 17:17, en la que Él ora por ti y por mí: “Padre, santifícalos en Tu verdad; Tu palabra es verdad.”

Y una de las maneras en que podemos estar trabajando en nuestra salvación con temor y temblor es ser diligentes y disciplinados en la lectura de la Palabra de Dios. Y no sólo de leerla, sino su estudiándola -meditando en ella y rumiando en ella durante todo el día, sometiendo nuestro pensamiento y nuestras opiniones a lo que encontramos en sus páginas. Si se nos manda ser transformados por la renovación de nuestras mentes (Romanos 12:2), debemos saturar nuestras mentes con la Escritura en la que nuestras mentes se renuevan.

2. Oración

clip_image002 Un segundo medio de gracia que debemos apropiarnos mientras nos ocupamos en nuestra salvación con temor y temblor es la oración. Ahora bien, la naturaleza misma de la oración lo identifica como un medio de gracia, porque el Padre ha ordenado que sus hijos reciban los preciosos dones de su gracia por medio de la petición de ellos. Y Él ha ordenado que sea de esa manera porque Él es glorificado al demostrar a Sí mismo ser la fuente todo suficiente que cumple con cada una de nuestras necesidades.

Jesús enseña que la operación de gracia del Espíritu en la transformación del alma en Cristo se obtiene mediante una petición al Padre en oración (Juan 14:13-14). El escritor de Hebreos nos enseña que la oración es un medio para encontrar gracia que nos ayuda en nuestras diferentes tiempos de necesidad (Hebreos 4:16). Un ejemplo de ello viene en Filipenses 4:6-7, donde Pablo dice que las oraciones de súplica y acción de gracias son los medios de desterrar la ansiedad del espíritu y traer la paz.

Y de esta manera, si reconocemos que la obra de santificación en nuestro propio corazón es fundamentalmente una obra soberana del Espíritu Santo , tenemos que pedirle que haga su obra. Tenemos que confesar nuestros pecados, porque Él es fiel y justo para perdonarnos y limpiarnos de toda maldad (1 Juan 1:9). Tenemos que pedirle que aumente nuestra fe, para fortalecernos contra las tentaciones, y para hacernos caminar en Su camino. Tenemos que luchar contra los pecados específicos que nos enfrentamos, orando para que Dios incline nuestro corazón a Él, y que nuestras diversas tentaciones pierdan su brillo a nuestra vista (cf. Sal. 119:37).

Y además de servir como un medio de obtener las bendiciones divinas, aunque el acto mismo de humillarnos ante Dios y expresar nuestra dependencia de Él en oración ejercita el alma en la gracia. Fred Zaspel, citando BB Warfield, escribe,

“La oración por la naturaleza de la misma es una confesión de debilidad, necesidad y dependencia. Es un grito de ayuda. Y ‘nadie puede tomar esta actitud una vez sin un efecto sobre su carácter,’ porque en ella aprendemos a apartar la mirada de nosotros mismos a uno más elevado y uno mayor y reconocer nuestra total dependencia de Dios.”

Warfield finalmente concluye: "¿Qué es la oración sino el ajuste del corazón para el influjo de la gracia?" (The Theology of BB Warfield , 503).

3. Comunión

La comunión de la iglesia local y la interacción con otros creyentes es también un medio de santificación.

Salomón nos informa que como " El hierro con hierro se afila, y un hombre aguza a otro[a]." (Prov. 27:17). El aliento de un hermano a otro sirve como un medio de la perseverancia y la protección en contra de ser endurecido por el pecado (Heb 3:12-13). No tenemos que abandonar la asamblea de nosotros mismos y así convertir en ruinas esta responsabilidad, sino que debemos “y consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al ver que el día se acerca.” (Hebreos 10:24-25). Esta estimulación de las buenas obras y el estímulo constante sucede en la medida en que nos afilamos unos a otros con la espada de la Palabra (Efesios 6:17; Cf Prov. 27:17), hablando verdad unos a otros (Efesios 4:25) y de obtener así el poder santificador de la Palabra de Dios (cf. Juan 17:17). . Esto funciona en sí de diversas maneras mientras los miembros del cuerpo emplean los dones espirituales que les fueron dados para “perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.” Por tales medios “hasta que todos lleguemos. . . . a la condición de un hombre maduro, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efesios 4:12-13). La actividad propia de cada miembro individual del cuerpo “produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor.” (Ef 4:16).

Es en la comunión de la iglesia de Cristo que nosotros (a) nos exponemos a la predicación regular y hábil de la Palabra de Dios; que (b) magnificamos el nombre del Señor en la adoración colectiva de una manera única como asamblea reunida; que nosotros (c) ministramos a otros y nos edificamos unos a otros mientras usamos los dones que Él nos ha dado; que (d) amorosamente nos confrontamos unos a otros y nos ayudamos mutuamente tratando con el pecado, y que nosotros (e) participamos en las ordenanzas del bautismo y la comunión, que actúan como imágenes visibles del Evangelio, al pulsar las verdades de la Escritura de nuevo sobre nuestras conciencias , que nos santifica. Y así, si usted desea buscar crecer en santidad, no abandonaremos las reuniones de nosotros junto con el cuerpo de Cristo.

4. Providencia

La Escritura también es clara que todas las obras providenciales de Dios sirven como medio de nuestro crecimiento en santidad. Uno de nuestros favoritos versículos nos dice que “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien.” (Rom 8:28). Esto significa que Dios ordena providencialmente por todo lo que atravesamos en nuestras vidas para cooperar por nuestro bien. Y Pablo define ese “bien” en el versículo siguiente, cuando dice: “Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo” (Rom 8:29). Cada experiencia que tenemos es un ministro de la providencia de Dios, que está diseñado para hacernos más como Cristo.

clip_image003 Y eso es especialmente el caso de las pruebas, las cuales, cuando se manejan bíblicamente, producen perseverancia, carácter y esperanza (Rom 5:3-5), una fe probada (1 Pedro 1:3-7), y la persistencia (Santiago 1:2 – 4). En la aflicción providencial del pueblo de Dios son impulsados ​​a una mayor santidad (Salmo 119:71; Heb 12:10). Pablo habla acerca del uso compartido de los creyentes en los sufrimientos de Cristo, como un medio para llegar a ser como Él (Rom 8:17; Fil 3:10-11), así como darnos la oportunidad de ser consolados por el Padre y por lo tanto consolar a otros ( 2 Corintios 1:4-6).

Y así, a medida que navegamos las alegrías y las pruebas y todas las experiencias de la vida, usted necesita hacer frente a esas experiencias en el conocimiento de que todas ellas están diseñadas providencialmente por Dios para hacerle más como Cristo. En medio de las pruebas, podemos recordar que Su propósito en esa dificultad o en esa aflicción es para conformarlo a la imagen de Su Hijo. Y para que pueda ir a El y decir: “Señor, tu Palabra dice que todas las cosas están cooperando para mi santificación. Muéstrame cómo llegar a ser más como Cristo a través de esta experiencia.”.

5. Obediencia

Ayer , argumenté que los actos externos de la obediencia deben ser considerados correctamente como el resultado de la santificación interior del alma. Es un error simplemente equiparar la santidad con actos de obediencia, como si los dos fuesen estrictamente sinónimos. Sin embargo, no puede pasarse por alto que la Escritura presenta también la obediencia como una forma de seguir avanzando en la santidad.

Esto lo aprendemos de las palabras de Jesús en Juan capítulo 15. En los primeros versículos del capítulo, Él enseña a los discípulos que su productividad es una función de su permanencia en él, al igual que una rama permanece en la vid. Por lo tanto, vamos a ser fructífero en la medida en que nos quedamos minado en nuestra Vid.. Pero en el versículo 10, descubrimos que la obediencia es una manera de permanecer conectado vitalmente a Cristo. JJesús dice: “Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor.” El amor a Cristo es el combustible para la obediencia: “Si me amáis, guardad mis mandamientos” (Juan 14:15). Pero aquí nos damos cuenta que andar en el camino de los mandamientos de Cristo produce más amor por Cristo. Es un círculo glorioso de la gracia de Dios: el amor produce obediencia, la obediencia produce más amor, y el amor produce más obediencia.

Conclusión

Estos son sólo una selección de los medios que el Espíritu Santo emplea para llevar a cabo su obra de santificar a los creyentes. La gracia santificante fluye a través de todos estos canales, y es nuestra responsabilidad de ponernos en el camino de sus bendiciones. No podemos realizar la operación divina en nuestras almas que nos haga más santos. . Pero podemos buscar la santidad-de hecho, debemos buscar esa santidad valiéndonos de estos medios por los cuales se realiza la operación divina.

Existe un medio más importantes de la gracia que quiero pasar algún tiempo en examinar. Y tiene implicaciones para la forma de entender cómo funcionan todos los demás medios. Asegúrese de no perderse el ‘post’ de mañana.

2 comentarios sobre “Los Medios de Santificación

    […] no anula nuestro trabajo, porque el Espíritu emplea medios para santificar al creyente. Y ayer , nos fijamos en cinco de los medios que hemos de valernos a fin de crecer en la semejanza a […]

    […] para el pueblo de Dios es caracterizarse por un espíritu de gentil, tolerante, de gracia. Había cinco características clave de esa gentileza moldeada por el Evangelio que debe dominar nuestra conducta como seguidores de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s