Prueba de Que Dios No Ha Rechazado a Israel

Posted on

Prueba de Que Dios No Ha Rechazado a Israel (Romanos 11:1-10)

Por Gil Rugh

1 Digo entonces: ¿Acaso ha desechado Dios a su pueblo? ¡De ningún modo! Porque yo también soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín. 2 Dios no ha desechado a su pueblo, al cual conoció con anterioridad. ¿O no sabéis lo que dice la Escritura en el pasaje sobre Elías, cómo suplica a Dios contra Israel: 3 Señor, han dado muerte a tus profetas, han derribado tus altares; y yo solo he quedado y atentan contra mi vida? 4 Pero, ¿qué le dice la respuesta divina?: Me he reservado siete mil hombres que no han doblado la rodilla a Baal. 5 Y de la misma manera, también ha quedado en el tiempo presente un remanente conforme a la elección de la gracia de Dios. 6 Pero si es por gracia, ya no es a base de obras, de otra manera la gracia ya no es gracia.Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra. 7 Entonces ¿qué? Aquello que Israel busca no lo ha alcanzado, pero los que fueron escogidos lo alcanzaron y los demás fueron endurecidos; 8 tal como está escrito: Dios les dio un espiritu de estupor, ojos con que no ven y oidos con que no oyen, hasta el dia de hoy. 9 Y David dice: Su banquete se convierta en lazo y en trampa, y en piedra de tropiezo y en retribucion para ellos. 10 Oscurezcanse sus ojos para que no puedan ver, y dobla sus espaldas para siempre.

¿Puede Dios Rechazar a Israel? (Romanos 11:1)

El capítulo 11 comienza con una pregunta; Acaso, pues: ¿Ha desechado Dios a su pueblo, ¿verdad? En vista del rechazo obstinado de Israel de Jesucristo, Pablo hace la pregunta, “¿Ha rechazado Dios a Israel?” La respuesta a esta pregunta es fuerte y enfática: ¡De ninguna manera! ¡Esta frase, que nunca sea! (me genoito in Greek), expresa la negación en términos absolutos. De hecho, la versión de las Americas traduce esto, "de ningún modo." Para contestar a la pregunta de si Dios ha rechazado a Israel, Pablo, en los términos más enérgicos posibles, dice: "No" Tal pensamiento es imposible. Incluso la pregunta en sí misma implica una respuesta negativa.

Prueba del Antiguo Testamento

Esta poderosa afirmación de que Dios no ha rechazado a Israel verifica lo que Dios ya había revelado en el Antiguo Testamento. De hecho, aquellos que están familiarizados con el Antiguo Testamento ya sabrían esto. Primera de Samuel 12 es un pasaje que habla del compromiso incondicional de Dios para Israel. En este capítulo, el profeta Samuel se dirigió al pueblo de Israel que, en ese momento, había pecado gravemente contra Dios al pedir un rey como las otras naciones. Tenían miedo por sus vidas a causa del mal que habían cometido. Nótese, sin embargo, lo que Samuel le dijo a la nación de Israel en aquel día: “Porque el Señor, a causa de su gran nombre, no desamparará a su pueblo, pues el Señor se ha complacido en haceros pueblo suyo.” (1 Samuel 12: 22). Fue a causa de "gran nombre" de Dios que Él no abandonó Israel. Es significativo que esta promesa se hizo en el contexto de la desobediencia de la nación. Ellos habían pecado gravemente, pero Dios "no desamparara a su pueblo." Lo mismo es cierto hoy en día.

El Salmo 94:14 también afirma el compromiso de Dios a Israel: "Porque el Señor no rechaza a su pueblo, ni desamparará su heredad." Israel es el pueblo que se hace referencia en este versículo. Dios nunca va a "renunciar" o "abandonarlos." Si tomamos a Dios en Su Palabra, podemos concluir con seguridad que nunca llegará el momento en que Dios va a abandonar Israel para siempre.

Jeremías 31 es otro pasaje que demuestra claramente el compromiso de Dios con Israel. Es significativo que Jeremías fue escrito en el contexto de la apostasía de Israel. Las tribus del sur de Israel habían desobedecido al Señor por lo que estaban a punto de ser tomadas cautivas por los babilonios. Uno podría pensar que si Dios habría de abandonar a Israel, habría sido en este momento. Pero note lo que el Señor tenía que decir en relación con el estado de Israel delante de El:

35 Así dice el Señor, el que da el sol para luz del día, y las leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, el que agita el mar para que bramen sus olas; el Señor de los ejércitos es su nombre: 36 Si se apartan estas leyes de mi presencia —declara el Señor—también la descendencia de Israel dejará de ser nación en mi presencia para siempre. (Jeremías 31:35-36).

Para mostrar la certeza de la continuidad de la existencia de Israel como pueblo de Dios, el Señor usó un ejemplo del orden creado. El lugar de Israel en el plan de Dios es tan seguro como el orden del universo creado. ¿Existe todavía el orden fijo del universo? ¿El sol, la luna y las estrellas siguen funcionando? Ellos ciertamente lo están. Y puesto que lo están, podemos estar seguros de que Dios no ha abandonado a Israel. Jeremías 31:37 también dice:

Así dice el Señor: Si los cielos arriba pueden medirse, y explorarse abajo los cimientos de la tierra, también yo desecharé toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron —declara el Señor.

En especial, debemos apreciar esta declaración a la luz de la tecnología moderna de hoy. El universo es tan vasto, que es imposible para cualquier ser humano medirlo plenamente. Así como imposible es la idea de que Israel nunca podría llegar a ser tan infiel que Dios lo desecharía y no cumpliría Su pacto con ellos. ¿Podría Dios afirmar más claramente que Él nunca rechazará Israel?

A pesar de estos pasajes claros, sin embargo, algunos todavía siguen sin tener claro este asunto. Algunos piensan que ya que Dios ha entrado en una relación con la Iglesia, Sus promesas a la nación de Israel han sido transferidas a la Iglesia. El pueblo al que se refiere Pablo en Romanos 11:1, sin embargo, es claramente la nación de Israel. Israel es el pueblo que El no abandonará. Israel es la heredad que Él no abandonará. Israel no puede ser reinterpretado como la Iglesia.

Debemos dar gracias a Dios por esta verdad de que Dios no abandonará a Israel. En la Iglesia de hoy, los cristianos también se han convertido en Su herencia y Su pueblo. Pero eso no hace a la Iglesia el nuevo Israel. Las promesas de Dios a Israel deben ser un estímulo para nosotros.

Puesto que Dios es fiel a ellos, podemos estar seguros de que Él cumplirá sus promesas a la Iglesia.

En Romanos 11:1 b, Pablo continúa porque él cree que Dios honrará Su Palabra a Israel: Porque yo también soy israelita, descendiente de Abraham, de la tribu de Benjamín. Como parte de la prueba de que Dios no ha rechazado a Israel, él se usa a sí mismo como ejemplo. Pablo era un Judío. Él era un descendiente físico de Abraham y un miembro de la tribu de Benjamín. Como Judío, Pablo creía que Dios honraría Su palabra.

Israel: El pueblo Escogido (Romanos 11:2 a)

Cuando comienza el versículo dos, Pablo dice, Dios no ha desechado a Su pueblo, al cual desde antes conoció. Por segunda vez en dos versículos, Pablo da una declaración explícita de abordando el estado de Israel ante Dios. Si no llegamos al punto en el versículo uno, es mejor ponerlo en el versículo dos. Al leer lo que dice Pablo, me pregunto cómo la Escritura podía ser más clara sobre este tema. También me pregunto cómo la gente puede llegar a estar tan confusa en este tema. Sin embargo, dos mil años después de que Pablo escribió Romanos, mucha gente está diciendo que Dios ha rechazado a Israel. Como un maestro de la Biblia escribió:

Puede parecer duro decir que “Dios ha terminado con los Judíos.” Pero el hecho del asunto es que él ha terminado con ellos como un grupo unificado nacional… Esa misión ha sido tomada de ellos y dada a la Iglesia cristiana. 1 ( Loraine Boettner, The Millennium (Philadelphia: Presbyterian and Reformed, 1957), pp. 89-90.)

Esta declaración es una negación de la Escritura. Uno debe preguntarse si este escritor nunca estudió Romanos 11:1-2. Al leer las obras de hombres como este que dicen que Dios ha terminado con Israel, termino preguntándome: “¿Cómo llegaron a esa interpretación?”

Note también en el versículo dos que Israel, Su pueblo, son las personas a las que antes conoció. El término se refiere a “elegidos de antemano.” No se trata sólo de saber antes de tiempo. En Amós 3:2, Dios le habló a los hijos de Israel, diciendo: “Sólo a vosotros he escogido de todas las familias de la tierra” (el énfasis es mío). La palabra “escogido” significa literalmente “conocido.” Amós 3:2 dice literalmente: “A vosotros solamente he conocido de todas las familias de la tierra.” No hace falta decir que Dios conocía de Israel, porque Dios lo sabe todo. Más se quiere decir aquí que eso. Lo que Amos 3:2 enseña es que Dios "conoció" a Israel en un íntimo sentido –Él los escogió antes de que siquiera existían.

El término, de antemano conoció, que Pablo usa aquí en referencia a Israel es la misma palabra que usó en Romanos 8:29 cuando se refiere a la salvación y la seguridad de los creyentes: "Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó para ser hechos conforme a la imagen del Hijo” (el énfasis es mío). Es irónico que muchos de los que se destacan fuertemente por la seguridad de la salvación del creyente sobre la base de la presciencia de Dios en Romanos 8:29 no ven la posición de Israel como segura ante Dios cuando se usa la misma palabra en Romanos 11:2. Pero así como la elección de Dios de los creyentes significa su salvación es segura, así también la elección de Israel de Dios significa que su lugar en el plan de Dios es fijo. El hecho de que Israel ha sido conocido de antemano por Dios garantiza que no serán rechazados por El.

Prueba Del Remanente (Romanos 11:2 b-6)

En Romanos 11:1b, Pablo mostró que su conversión como un Judío era evidencia de que Dios no ha rechazado Israel. Él era parte del remanente creyente que Dios estaba manteniendo hasta que la salvación de la nación se llevase a cabo (ver Romanos 11:25-26). De manera similar en Romanos 11:2 b-4, Pablo usa otro ejemplo del Antiguo Testamento, el relato de Elías en 1 Reyes 19:10-14, para mostrar que Dios no ha rechazado a Israel:

2 Dios no ha desechado a su pueblo, al cual conoció con anterioridad. ¿O no sabéis lo que dice la Escritura en el pasaje sobre Elías, cómo suplica a Dios contra Israel: 3 Señor, han dado muerte a tus profetas, han derribado tus altares; y yo solo he quedado y atentan contra mi vida? 4 Pero, ¿qué le dice la respuesta divina?: Me he reservado siete mil hombres que no han doblado la rodilla a Baal. (Romanos 11:02 b-4).

Durante un tiempo de gran apostasía espiritual en Israel, el profeta Elías pensó que él era el único que había quedado fiel a Dios. Dios le mostró, sin embargo, que él no era el único, porque había siete mil hombres que no habían doblado la rodilla delante de Baal.” Estos siete mil creyentes habrían sido un pequeño porcentaje de la nación en su conjunto. De hecho, este remanente creyente habría comprendido menos del uno por ciento de la población total de la nación. Elías, sin embargo, no subestimaba la importancia de estos siete mil hombres. Siete mil, aunque sólo un pequeño remanente, es mucho más que una. Incluso durante este tiempo oscuro en la historia de Israel, Dios estaba trabajando y preservando un remanente para Sí mismo.

Pablo hace la conexión entre el tiempo de Elías y el suyo en el versículo cinco: De la misma manera, entonces, también ha llegado a ser en la actualidad un remanente escogido por gracia de Dios. El punto de Pablo es éste: así como Dios había preservado un remanente de creyentes Judíos durante los días de Elías, así también, Dios ha mantenido un remanente de creyentes Judíos durante su día. Este remanente presente muestra que Dios no ha terminado con Israel.

Elección nacional e individual

Cuando se habla de la elección de Dios de Israel, dos distinciones deben ser entendidas. En primer lugar, hay elección nacional. Como vimos en Amós 3:2, Dios escogió a Israel por encima de todas las naciones de la tierra. De hecho, él escogió a Israel antes de que siquiera existiesen como nación. Esta elección nacional no significa que cada Judío único dentro de la nación elegida se salva, sino que se ha elegido a la nación en su conjunto.

Esta condición única de Israel como la nación elegida de Dios debe mantenerse separada de lo que Dios ha planeado para otras naciones. Por ejemplo, aunque Dios ha bendecido a los Estados Unidos de América, los Estados Unidos no es la nación escogida por Dios. Como estadounidenses, debemos estar agradecidos por las muchas bendiciones que tenemos, pero no nos engañemos –los Estados Unidos no es la nación escogida por Dios. Tampoco puede los Estados Unidos alegar las promesas que Dios hizo a Israel. Israel es único. Es la única nación que ha sido elegida por Dios.

En segundo lugar, además de la elección nacional de Israel, existe la elección de Judíos individuales dentro de la nación. Son estos Judíos electos que experimentan la salvación espiritual de Dios. Pablo se refiere a estos Judíos electos en Romanos 9:6-7 cuando dice: "Porque no todos son Israel los que descienden de Israel; ni son todos hijos por ser descendientes de Abraham.” Aunque Israel es una nación elegida, ser parte de esa nación elegida no significa que un Judío se salva automáticamente. Muchos Judíos en los tiempos de Pablo pensaban que eran salvos simplemente porque eran descendientes físicos de Abraham. Los verdaderos Judíos, sin embargo, no son sólo los descendientes físicos de Abraham, también son los creyentes en Cristo.

La elección de Israel sobre la base de la gracia

En Romanos 11:6, Pablo declara que la elección de la gracia de Dios de Israel se basa en su gracia: Pero si es por gracia, ya no es sobre la base de obras, de otra manera la gracia ya no es gracia. La elección de Dios (o elección) de Israel se basa por completo en la gracia y no en las obras. Esta declaración es importante porque muchos cristianos hoy en día creen que Dios ha terminado con Israel por su infidelidad. Dicen que Israel era el pueblo de Dios, pero a causa de su desobediencia continua Él los ha desechado para siempre. Pero de acuerdo a Romanos 11:6, la elección de Israel no estaba basada en obras. Se basaba en la gracia.

Sorprendentemente, muchos de los que niegan el futuro de Israel en el plan de Dios son a menudo los más firmes sobre la seguridad eterna individual basada en la gracia de Dios. Esto es incompatible, sin embargo. Si una persona entiende la gracia de Dios en la elección individual, no debería tener problemas para entender la posición segura de Israel. Sin embargo, muchos de los que se destacan más fuerte por la gracia de Dios y la soberanía de la elección individual creen que Dios ha rechazado a Israel por su infidelidad. La elección de Israel, sin embargo, nunca fue por obras primeramente.

La gracia y las obras son mutuamente excluyentes –no van de la mano. La elección de los individuos o Israel como una nación de Dios no tiene nada que ver con las obras, de lo contrario no sería una elección de gracia. La creencia de que Dios ha terminado con Israel porque eran infieles confunde no sólo el aspecto de los últimos tiempos, sino también confunde la cuestión de la soberanía de Dios y de lo que significa ser elegidos de Dios.

El Presente Endurecimiento de Israel (Romanos 11:7-10)

En los versículos 7-10, Pablo habla de la razón por la que Israel se encuentra en un estado actual de la incredulidad. Él comienza diciendo: Entonces ¿qué? Aquello que Israel busca no lo ha alcanzado, pero los que fueron escogidos lo alcanzaron y los demás fueron endurecidos (Romanos 11:7).

¿Qué busco Israel que no obtuvo, y que significa que ellos estaban endurecidos? En cuanto a la primera cuestión, era la salvación por las obras que Israel trató de alcanzar. Israel trató de llegar a ser justos por guardar la ley en vez de creer por la fe. En Romanos 9:32, Pablo se dirigió a por qué los Judíos no fueron salvados: “Porque no iban tras ella [la salvación] por fe, sino como si fuera por las obras.” Él también dijo, “tienen celo de Dios, pero no conforme a ciencia. Porque ignorando la justicia de Dios, y procurando establecer la suya propia, no se han sujetado a la justicia de Dios” (Romanos 10:2-3).

El Nuevo Testamento enseña que la salvación es por fe solamente y no por obras de la ley por la fe. Israel, sin embargo, trató de ser salvos por guardar la ley. Trataron de llegar a ser justos y sin la fe y, como resultado, fallaron.

¿Qué hace el endurecimiento de Israel se refiere? El término, endurecido, es una palabra médica y significa un callo. Un callo es lo que se forma alrededor de una fractura cuando se rompe un hueso. Cuando se forma un callo, esa parte del cuerpo pierde el sentimiento y se vuelve insensible. El endurecimiento, en el sentido que Pablo usa aquí, significa una insensibilidad a la verdad de Dios, una falta de sensibilidad a lo que Él ha revelado. El endurecimiento de Israel (o individuos) no quiere decir que Dios les hace pecar, sino que les entrega a sus deseos pecaminosos (ver Romanos 1:24, 26, 28). La verdad bíblica influye en las personas de dos maneras. Puede tener un efecto suavizante en el corazón si lo reciben pero un efecto de endurecimiento si lo rechaza. Si la gente no recibe la verdad, con el tiempo se endurecen al mismo. Es por eso que es tan importante aceptar la Palabra cuando es proclamada.

2 Corintios 2:15-16 declara que los cristianos dan una fragancia de Cristo, un aroma que afecta tanto a los que se salvan y entre los que se pierden. Para los no creyentes, los cristianos son "olor de muerte para muerte", pero a los que se salvan, "olor de vida para vida." Cada vez que nos entregamos a la Palabra de Dios, los propósitos de Dios se cumplen. Eso es tan cierto en la vida de aquellos que se endurecen en su oposición al Evangelio como lo es con aquellos que aceptan el Evangelio. Como pastor, he visto a la gente que se sienta bajo la enseñanza de la Palabra durante años y todavía se niegan a creer en Cristo. Se vuelven tan endurecidos a la verdad que ya no son condenados por el mismo. Es una cosa espantosa, sin embargo, estar expuestos a la verdad de Dios y no someterse a ella, ya que a menudo conduce a endurecerse aún más. Las estadísticas muestran lo raro que es que la gente crea el Evangelio más tarde en su vida. Con la edad, se vuelven progresivamente endurecido y en su forma de actuar.

El endurecimiento de Israel se llevó a cabo porque no quisieron creer en Jesús. Durante tres años se proclamó como el Mesías de Israel, pero mientras más enseño, más fuerte se hizo su oposición a El. El endurecimiento progresivo que tuvo lugar en la nación llegó a ser tan grande que los líderes finalmente recurrieron a asesinar al Hijo de Dios. En el caso de Israel, su rechazo se tradujo en un endurecimiento judicial, pero aún así que el endurecimiento es sólo parcial y sólo por un tiempo limitado (ver Romanos 11:25).

En cuanto a este endurecimiento de Israel, Pablo dijo: así como está escrito: “Dios les dio un espíritu de estupor, ojos con que no ven y oidos con que no oyen, hasta el dia de hoy.” (Romanos 11:8). Pablo combina citas de Deuteronomio 29:4 e Isaías 29:10. Un espíritu de estupor es un estado de insensibilidad hacia las cosas espirituales. Eso es lo que le sucedió a Israel.

Y David dice: Su banquete se convierta en lazo y en trampa, y en piedra de tropiezo y en retribución para ellos. Oscurézcanse sus ojos para que no puedan ver, y dobla sus espaldas para siempre. (Romanos 11:9-10).

El versículo nueve es una cita del Salmo 69:22. Un banquete se supone que es un lugar de bendición y nutrición; pero para Israel su banquete se convirtió en una trampa y en una trampa. Sus ojos se oscurecieron y la espalda se doblaron bajo el peso continuo y el terror de la situación en que se colocaron.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s