¿Tiene Dios un futuro para Israel?: Un Estudio de Romanos 11

Posted on

clip_image002¿Tiene Dios un futuro para Israel?: Un Estudio de Romanos 11

Por Gil Rugh

INTRODUCCION

¿Tiene Dios un futuro para la nación de Israel? Como pastor, he visto a muchas personas se confunden en este mismo tema. Esta confusión, sin embargo, es lamentable, porque la Biblia es en realidad muy clara al respecto. El Antiguo y el Nuevo Testamento revelan en términos absolutos que Dios tiene un plan glorioso para Su pueblo Israel. Este plan se basa en promesas incondicionales que El concertó con ellos que no se pueden romper. Aunque Israel está en un estado actual de rebelión, Dios no ha terminado con ellos. Puesto que Dios cumple Sus promesas, lo que Él ha prometido se cumplirá. Eso significa que Israel tiene un futuro glorioso por venir.

¿Por qué toda la confusión?

Mientras he hablado con personas que niegan que Israel tiene un futuro en el plan de Dios, a menudo me parece que muchos de ellos han sido influidos por los escritos de aquellos que sostienen la teología del Pacto. Los que sostienen la teología del pacto creen que Dios ha rechazado a Israel y que la Iglesia ha reemplazado a Israel en el plan de Dios. Ellos sostienen que las promesas de Dios a Israel en relación con una restauración nacional y una tierra para vivir, no se cumplirán. Ellos creen que estas promesas se han perdido a causa de la desobediencia o transferido espiritualmente a la Iglesia.

Yo afirmo que muchos de los que han escrito desde esta perspectiva eran hombres piadosos que escribieron muchas cosas buenas. Pero no debemos olvidar que ellos estaban confundidos sobre cuestiones relacionadas con Israel y la Iglesia. No escribieron desde una perspectiva dispensacional que mantiene la distinción bíblica entre Israel y la Iglesia. Como resultado, cuando estos hombres abordan cuestiones relativas a Israel, sus conclusiones están a menudo equivocadas. Es por eso que debemos tener discernimiento al leer las obras de estos hombres.

Principios para permanecer en la pista

Aunque podemos estar buscando en muchos pasajes relacionados con el futuro de Israel, el objetivo de este estudio es Romanos 11. Es en este capítulo que Pablo, bajo la inspiración del Espíritu Santo, se dirige directamente al papel futuro de Israel en el plan de Dios. También es aquí donde inequívocamente reafirma que las promesas de Dios a Israel se cumplirán. Es aquí donde se nos dice en términos absolutos, “No ha desechado Dios a Su pueblo.”

A medida que nos acercamos a esta cuestión, hay tres principios que le ayudarán a llegar a conclusiones correctas. En primer lugar, debemos mantener nuestra hermenéutica simple y tomar la Biblia por lo que dice. La hermenéutica se ocupa de la forma en que interpretamos la Biblia. Si interpretamos la Escritura literalmente, de acuerdo con el método histórico-gramatical de interpretación, vamos a mantener el rumbo. Dios quiso que Su Palabra fuese entendida, y nos evitará mucha confusión si nos limitamos a aceptar lo que Él está diciendo en su valor nominal.

En segundo lugar, en nuestro estudio, debemos mantener la distinción bíblica entre Israel y la Iglesia. En la Biblia, "Israel" significa Israel e "Iglesia" significa la Iglesia. De todas las referencias a "Israel" y la "Iglesia" en la Biblia, los dos nunca están intercambiadas o utilizadas como sinónimos. Aunque Israel y la Iglesia tienen similitudes, también hay muchas diferencias. Israel es una nación que desciende de Abraham, de Isaac y de Jacob. La Iglesia está compuesta de muchas nacionalidades y nació en el día de Pentecostés en Hechos 2. Si seguimos estos dos grupos distintos, como lo hace la Biblia, no vamos a confundirnos.

En tercer lugar, tenemos que entender que algunos de los propósitos de Dios se han establecido son incambiables. Este es ciertamente el caso de sus planes para Israel. Esto es importante debido a que la época en que vivimos, la era de la Iglesia, se caracteriza por la salvación de los gentiles. Aunque algunos Judíos han venido a Cristo, son en su mayoría gentiles los que se salvan. Esta era de la salvación de los gentiles, sin embargo, no significa que Dios ha terminado con Israel. Como Romanos 11 mostrará, después de que Dios ha completado Su programa con los gentiles, Él se reanudará y completara Su programa con Israel.

Descripción general del plan de Dios para Israel

El plan de Dios para Israel fue presentado en el Antiguo Testamento. Según Daniel 9:24-27, Dios tiene un programa de las setenta semanas (o 490 años) para Israel. Sesenta y nueve de estas semanas (o 483 años) han sido cumplidas. Una semana, o periodo de siete años, queda por cumplir. Este período de siete años, lo que llamamos la Tribulación, comenzará después del rapto de la Iglesia. Durante la Tribulación, Dios derramará su ira sobre un mundo incrédulo y reanudara su programa con Israel. Durante este tiempo, él traerá a Israel al arrepentimiento y la fe en Jesús como su Mesías. Jesucristo vendrá de nuevo y establecerá Su reino terrenal cuando Israel crea. Es en este reino que Dios cumplirá todas las promesas del pacto que Él hizo con Israel en el Antiguo Testamento.

Resumen de Romanos 1-10

Antes de ver los detalles de Romanos 11, es necesario resumir lo que Pablo ha escrito hasta este punto en el libro de Romanos.

Romanos 1-8

En los tres primeros capítulos, Pablo declara que todos hemos pecado y somos culpables ante Dios. En los capítulos cuatro y cinco, habla sobre cómo la salvación es solo por la fe y cómo todos los que creen en Jesucristo son declarados justos delante de Dios. Los capítulos seis y siete dicen cómo el pecado ya no tiene dominio sobre el creyente. En el capítulo ocho, Pablo muestra cómo la obra soberana de Dios de la elección garantiza que los creyentes están eternamente seguros.

Romanos 9-11

Es en los capítulos 9-11 que Pablo se refiere específicamente al lugar de Israel en el plan de Dios. Algunos han pensado que los capítulos 9-11 son un cambio en el objeto de lo que Pablo había estado hablando con anterioridad en los primeros ocho capítulos. Esto, sin embargo, no es así. Los Capítulos 9-11 fluyen lógicamente de lo que Pablo presenta en los capítulos 1-8. Si Pablo tiene razón en que Dios cumplirá Su plan de salvación con los que Él ha elegido, la cuestión del futuro de Israel viene naturalmente a la mente. Si los propósitos de la elección de Dios son verdaderos, ¿qué hay de Israel? Ellos fueron elegidos por Dios.

¿Qué pasa con todas las promesas y pactos que hizo con ellos en el Antiguo Testamento?

En los capítulos 9-11, Pablo responde a estas preguntas y muestra que Dios cumplirá Sus promesas con Israel. Ellos, como Su pueblo, tienen un futuro glorioso y todavía están dentro del alcance de Su salvación provista en Jesucristo. Incluso en un estado actual de incredulidad y después del comienzo de la era de la Iglesia, Israel sigue siendo visto como el poseedor actual de “los pactos” y “las promesas” que Dios hizo con ellos en el Antiguo Testamento (ver Romanos 9:4).

Este glorioso futuro espera a Israel, sin embargo, de ninguna manera los excusa de su terrible pecado de rechazar a Jesucristo. En el capítulo 10, Pablo demuestra que Israel es responsable de su fracaso en creer en el Evangelio: “Pero en cuanto a Israel, dice: Todo el día he extendido mis manos a un pueblo desobediente y rebelde.” ( Romanos 10:21 ).

Dios había sido bueno con Israel. Él envió al Mesías a ellos; pero en lugar de aceptarlo, se endurecieron su corazón y lo mataron.

La nación que Dios escogió para Sí mismo se caracterizó por la terquedad y obstinación. El fracaso de Israel, sin embargo, abrió la puerta para la salvación de los gentiles. Como Romanos 10:20 declara: “Fui hallado por los que no me buscaban; me manifesté a los que no preguntaban por mi.” Esta es una referencia a la salvación de los gentiles.

Al final del capítulo 10, entonces, se había producido un dilema extraño. Los Judíos, que eran el pueblo elegido de Dios, habían rechazado a su Mesías, mientras que los gentiles, que anteriormente no tenían acceso a las bendiciones del pacto de Dios, encontraron la salvación.¿Cómo se relaciona todo esto con el plan de salvación de Dios?

El rechazo del Evangelio por parte de Israel y la salvación de los gentiles se mencionan al final del capítulo 10 trayendo a colación algunas preguntas importantes que Pablo aborda ahora en el capítulo 11. ¿Ha terminado Dios con Israel como nación? ¿Hay un nuevo Israel: la Iglesia?¿Las promesas a Israel en el Antiguo Testamento son ahora transferidas a la Iglesia?

En el capítulo 11, Pablo rechaza firmemente la idea de que Dios ha terminado con Israel. De hecho, él muestra que Dios está todavía tratando bondadosamente con ellos, y un tiempo futuro viene cuando El los salvará y restaurara en cumplimiento de Sus promesas del pacto.

Un comentario sobre “¿Tiene Dios un futuro para Israel?: Un Estudio de Romanos 11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s