Cumbre Sobre Inerrancia – Sesión 18 — John MacArthur

Posted on

Sesión 18 — John MacArthur

Cumbre Sobre Inerrancia 2015

Mateo 22:23-33

23 Ese día se le acercaron algunos saduceos (los que dicen que no hay resurrección), y le preguntaron, 24 diciendo: Maestro, Moisés dijo: “Si alguno muere sin tener hijos, su hermano, como pariente mas cercano, se casara con su mujer y levantara descendencia a su hermano.” 25 Ahora bien, había entre nosotros siete hermanos; y el primero se casó, y murió; pero no teniendo descendencia, le dejó la mujer a su hermano; 26 de igual manera también el segundo, y el tercero, hasta el séptimo. 27 Y después de todos, murió la mujer. 28 Por tanto, en la resurrección, ¿de cuál de los siete será mujer? Porque todos ellos la tuvieron. 29 Pero Jesús respondió y les dijo: Estáis equivocados por no comprender las Escrituras ni el poder de Dios. 30 Porque en la resurrección, ni se casan ni son dados en matrimonio, sino que son como los ángeles de Dios en el cielo. 31 Y en cuanto a la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os fue dicho por Dios, cuando dijo: 32 “Yo soy el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob”? El no es Dios de muertos, sino de vivos. 33 Al oír esto, las multitudes se admiraban de su enseñanza.

Una Biblia inerrante demanda una predicación expositiva. No se puede leer superficialmente a través del texto, usted debe introducirse a su contexto y argumentación.

Me gustaría comenzar con una pregunta: ¿Qué tan importante es la vida después de la muerte? Esta es la pregunta principal que la religión tiene que enfrentar. Si no hay vida después de la muerte, ¿cuál es el punto de la religión? Por lo demás, ¿cuál es el punto de todo?

El corazón del cristianismo es la resurrección y la vida eterna en la gloria. Jesús dijo que usted debe estar dispuesto a sacrificar todo en este mundo con el fin de comprender lo que le espera en el mundo por venir.

El mensaje es la vida, la vida eterna. Toda la Biblia comienza en el Edén y termina en el cielo, los cielos nuevos y la tierra nueva eternos. Predicamos la vida para siempre con Dios.

Nuestra cultura está fascinada con la muerte. Pero los Judios de la época de Jesús y antes creían en la resurrección. La resurrección del cuerpo es un tema común en el Talmud y en los escritos apócrifos judíos. También en el Antiguo Testamento (en los Salmos y en Job) siempre ha habido un reconocimiento de la vida después de la muerte.

Ahora bien, hubo algunos disidentes a ese punto de vista entre los Judios. Eran conocidos como los saduceos.

Hechos 23:8 les caracteriza. “Porque los saduceos dicen que no hay resurrección, ni ángel, ni espíritu, mas los fariseos creen todo esto.” Ellos estaban en el polo opuesto de los fariseos, que creían en la resurrección, los ángeles y espíritus.

Ahora, este grupo no era una impresionante secta judía por números. Era muy pequeña. Pero fue impresionante en poder. Los saduceos eran los aristócratas. La mayoría de los principales sacerdotes eran saduceos.

Políticamente, estaban ansiosos de cooperar con Roma. Ya que no había resurrección, ponen toda su acción en esta vida. Se fueron tras de todo el poder, la riqueza, la posición, y el control que podrían conseguir.

El pueblo los odiaba por su adaptación a Roma y ellos los odiaban por la corrupción del sistema del templo que ellos controlaban. Se llevaron a cabo políticas que agradaban Roma, y ​​enfureció a los Judios.

Ellos dejaron de existir después de la destrucción del 70 dC

Religiosamente, eran muy cerrados y muy estrictos. En la aplicación de la justicia en la tierra y en la aplicación de la ley, eran prácticamente crueles. Josefo nos dice que eran más salvajes que cualquier otro grupo de Judios.

Se enorgullecían de estar comprometidos con la fe pura, nada más. Interpretaron la ley mosaica más literalmente que cualquier otro grupo y eran meticulosos más allá de todos los demás en los asuntos de la pureza Levítica.

Negaron cualquier vida futura de bendición o recompensa en absoluto. Creían, según Josefo, que el alma y el cuerpo perecen juntos en la muerte. En consecuencia, enseñaron que no hay sanciones o recompensas en la vida por venir.

¿Cómo podría tal doctrina surgir de una interpretación literal de las Escrituras? La respuesta es que tenían a la primacía y prioridad de los cinco libros de Moisés. Todo estaba subordinado a eso. No pudieron encontrar la resurrección en el Pentateuco, por lo que la rechazaron.

Ahora, en cambio, los fariseos eran muy directos sobre la resurrección. A los fariseos les encantaba discutir la resurrección. Los fariseos discuten cosas tangenciales como: Cuando la gente resucite de los muertos, ¿lo harán vestidos o sin ropa?

Fue el miércoles de la Semana de la Pasión, y los líderes religiosos estaban conspirando para matar a Jesús. A pesar de sus diferencias, los fariseos y los saduceos se reunieron para planear Su muerte.

Los saduceos querían desacreditar a Cristo delante de la gente por lo que le hacen una pregunta que ninguno de los fariseos había sido capaz de responder. El lo llamó "Maestro". Pero sus palabras fueron una burla, ya que trataron de desacreditarlo como maestro.

Con el fin de tratar de callar a Jesús, trajeron un caso relacionado con el levirato.

Deuteronomio 25: 5-6:

5 Cuando dos hermanos habitan juntos y uno de ellos muere y no tiene hijo, la mujer del fallecido no se casará fuera de la familia con un extraño. El cuñado se allegará a ella y la tomará para sí como mujer, y cumplirá con ella su deber de cuñado. 6 Y será que el primogénito que ella dé a luz llevará el nombre de su hermano difunto, para que su nombre no sea borrado de Israel.

El levirato era una manera de proteger y preservar la nación. Se llama matrimonio levirato del latín que significa "hermano".

Aparece por primera vez en el Antiguo Testamento de nuevo en Génesis 38 en la casa de Judá, hijo de José. Onan se negó a cumplir y criar un hijo a la mujer de su hermano muerto y que hizo que Dios tomara su vida Génesis 38.

Tal vez el ejemplo más notable en el Antiguo Testamento es el de Rut y Boaz.

Así que los saduceos trajeron el levirato. Ellos vienen con una situación absurda: Hubo siete hermanos; y el primero tomó mujer, y murió sin hijos; y el segundo y el tercero la tomaron; y del mismo modo los siete murieron sin dejar hijos.

Wow. Esta es una mujer peligrosa. Creo que si yo soy el hermano número cuatro, me voy de la ciudad!. Esta mujer es fatal. Siete hermanos se casan con esta mujer y todos mueren.

Entonces, gracias a Dios, “Finalmente murió también la mujer.” Así que ellos hacen de este tipo de situación extraña y luego dicen, “En la resurrección, pues, ¿de cuál de ellos será mujer? Porque todos ellos se habían casado con ella.”

Jesús responde señalando que están equivocados. “Estais equivocados,” del verbo planao que significa “causar vagar, conducirse en engaño.” Ustedes están separados de la verdad y de la realidad.. Ustedes no lo entienden. ¿Por qué? “por no comprender las Escrituras.” Esa es una acusación poderosa contra los saduceos.

El problema de cada peregrino es que no conocen las Escrituras. Debido a que no conocen la Escritura, no conocen el poder de Dios.

Si hubieran conocido las Sagradas Escrituras, habrían conocido que Dios promete la resurrección. Si hubieran conocido el poder de Dios, habrían comprendido que Dios puede resucitar las personas en un estado donde no será necesario el matrimonio.

Jesús continúa explicando, en el versículo 30, que no hay matrimonio en el cielo. Los santos resucitados son iguales a los ángeles en ese sentido. Los saduceos estaban simplemente mostrando su ignorancia.

En el versículo 31, Jesús llega a la cuestión específica. Les pregunta "¿No habéis leído …" Eso habría sido una severa reprensión a los saduceos que se consideraban expertos en la ley mosaica.

Jesús entonces cita Éxodo 3: 6. Cuando Dios dice que los patriarcas (Abraham, Isaac y Jacob) estaban muertos. Sin embargo, Dios habla de ellos como actualmente siendo su Dios. Él no utiliza el tiempo pasado. No dice, “Yo era su Dios.” Él dice: “Yo soy su Dios.” Dios no es Dios de muertos, sino el Dios de los vivos.

Si se va a afirmar un punto para algo tan masivo como la verdad de la resurrección, ¿fundamentarías tu argumento en el tiempo de un verbo?

Eso es evidencia, del mismo Señor Jesús, de la inerrancia de la Escritura.

Cuando la multitud, oyó esto, se asombraron (v. 33). Este es Jesús, el gran expositor.

Oremos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s