El Secreto del Éxito de Spurgeon

Posted on Actualizado enn

ESJ-111

El Secreto del Éxito de Spurgeon

Por Clint Archer

18 del mes de enero de 1854, hace 162 años al día, Charles Haddon Spurgeon predicó su primer sermón en la capilla New Park Street.. Tenía 19 años de edad. La iglesia estaba casi vacía, unos 40 miembros presentes. Después de 38 años como su pastor, el número de nuevos miembros que se habían unido a la iglesia era 14.460.

Los sermones de Spurgeon eran diferentes de las conferencias prolijas, técnicas, teológicos que eran comunes en las iglesias de la época. Sus sermones tenian buen humor, llenas de ilustraciones y aplicación. Pronto se hizo conocido como el Príncipe de los Predicadores, el pastor de la iglesia más grande del mundo, con uno de los ministerios bautistas más exitosas desde, bueno, Juan el Bautista.

Comenzó orfanatos, decenas de ministerios de alcance, y una escuela de formación de pastores con 900 estudiantes.

Su éxito fue evidente, pero la razón de su éxito no fue tan evidente, salvo para aquellos que lo conocían bien.

La mayoría cree que su éxito se explica fácilmente por su talento evidente y prodigiosas habilidades y ética de trabajo incansable. A menudo trabajaba 18 horas al día. Sus sermones se vendían a un ritmo de 25.000 por semana, fueron traducidos a 20 idiomas y cada barco que salía de Inglaterra llevaba sus sermones.

En una ocasión predicó a una multitud de más de 23.000 personas sin amplificación.

Poseía una memoria fotográfica y recordaba cada palabra de cada libro que había leído en su biblioteca de 12.000 volúmenes. Con una página de notas el predicaría 140 palabras por minuto durante 40 minutos, y sin embargo, su redacción y lenguaje es considerada uno de los más bellos y elocuentes de toda la literatura cristiana – todas las 25 millones de palabras de sus sermones registradas.

Y se notaba. Miles y miles de personas se convirtieron al cristianismo bajo su ministerio. Un testimonio de una señora fue que ella estaba abriendo la mantequilla que se había envuelto en un sermón, que leyó y se salvó. Otro hombre estaba trabajando en el techo de una iglesia vacía cuando Spurgeon llegó a probar la acústica. Él dijo en voz alta: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!” El hombre estaba tan aturdido y condenado, que entregó su vida a Jesús en el acto. Spurgeon era, por decirlo suavemente, eficaz en el púlpito.

Pero cualquier trabajo biográfico que atribuye el éxito de Spurgeon en el ministerio a su talento hace un pobre favor a los hechos. Las personas cercanas a él dijeron que el propio Spurgeon le atribuyó su éxito a una sola actividad suya.

No era la predicación, o escribir, o la preparación o el estudio; era la oración.

El biógrafo famoso, Arnold Dalimore, captura esta verdad así:

Spurgeon fue siempre un hombre de oración. No es que él pasó largos períodos de tiempo en oración, pero vivió en el espíritu de comunión con Dios. Dr. Wayland Hoyt ofrece un ejemplo de su práctica: ‘Yo estaba caminando con él en el bosque un día a las afueras de Londres y, mientras caminábamos bajo la sombra del follaje verano, nos encontramos con un tronco derribado de través de la ruta. “Ven”, dijo con tanta naturalidad cuando se diría si estuviera hambriento y el pan fuese puesto delante de él. “Ven, oremos.” Arrodillándose al lado del tronco levantó su alma a Dios en la oración más amorosa y sin embargo reverente. Entonces, levantándose de sus rodillas se fue paseando hablando de esto y lo otro. La oración no era un paréntesis interpuesto, era algo que pertenecía tanto a la costumbre de su mente como la respiración era la costumbre de su cuerpo.”

Otro de los invitados de Spurgeon fue testigo de sus devociones familiares y comentó que,

Sus oraciones públicas fueron una inspiración y bendición, pero su oración con la familia eran para mí más maravilloso todavía. La belleza de ellas fue siempre sorprendente: figuras, símbolos, emblemas de citas bíblicas selectas, todas dan con una espontaneidad y naturalidad que encantaba a la mente y movía el corazón. El Sr. Spurgeon, cuando se inclinaba ante Dios en oración en familia, aparecía el hombre aún más grandioso , que cuando mantenía a miles maravillados por su oratoria.”

Para nosotros, los pastores y otros cristianos que sentimos que somos menos dotados y capaces que Charles Spurgeon, este conocimiento debe darnos esperanza. Cualquier discapacidad que tengamos en nosotros mismos puede ser fácilmente compensada con el esfuerzo y fervor y compromiso que le damos a nuestra vida de oración.

2 Corintios 4:7 Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de nosotros..

Así que, hermanos y hermanas, que 2016 sea un año de oración. Para nuestro bien, el bien de nuestros ministerios, y para la gloria de Dios.

2 comentarios sobre “El Secreto del Éxito de Spurgeon

    Juan Rubio escribió:
    19 enero 2016 en 11:32 am

    Excelente articulo. Coincidentemente (sin que la coincidencia sea obra fortuita sino la voluntad de Dios) estoy leyendo el libro A solas con Dios de John McArthur y esto a sido un recordatorio a mi persona de la importancia de permanecer en la presencia de Nuestro amado Padre. Gracias

    darimar escribió:
    16 febrero 2016 en 8:49 pm

    muy bueno es de imitar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s