La Supremacía de Cristo Antes del Pesebre

Posted on

ESJ-2016 1220-002

La Supremacía de Cristo Antes del Pesebre

Colosenses 2:9; Hebreos 1:1-3

Por John MacArthur

¿Qué piensa usted cuando ve una escena de la natividad? Podemos reconocer al bebé en el pesebre como Dios encarnado. Pero ver a Cristo como un niño indefenso y vulnerable nos puede engañar al pensar que la humildad de la encarnación no estaba aislada de su forma física -que de alguna manera, Su deidad también estaba disminuida.

Y es fácil leer las narraciones de nacimiento en los relatos del evangelio sin obtener un sentido pleno de la gloria y supremacía eternas de Cristo. Esos atributos figuran más prominentemente al final de su estancia terrenal que el principio.

Las narraciones de nacimiento en los relatos del evangelio colocan a Cristo en el centro de la historia, pero toda la acción sucede a Su alrededor. Allí está la asombrosa aparición del ángel Gabriel a María para anunciar que ella llevaría al Hijo de Dios. Hay un relato sin precedentes de la aparición de los ángeles a los pastores. Y hay las respuestas humanas profundas a Su nacimiento tales como la adoración de los hombres sabios y el desorden asesino de Herodes.

Pero es en las epístolas del Nuevo Testamento que obtenemos una visión real de la persona de Cristo y su carácter eterno –comprendiendo que puede ser fácilmente oscurecido por la escena del nacimiento en Belén.

Por ejemplo, Romanos 1 afirma que Jesús era tanto el Hijo de David como el Hijo de Dios. Gálatas 4: 4 dice que en la plenitud de los tiempos Dios envió a Su Hijo, nacido de una mujer y sujeto a la ley. Efesios 3 introduce el concepto del misterio de Cristo, que Dios ha revelado la verdad de Su Hijo encarnado a los judíos y a los gentiles. Colosenses 2 hace la declaración amplia y profunda de que la plenitud de la Deidad habitó corporalmente en Jesucristo. Y luego está el pasaje de coronación en Hebreos:

1 Dios, habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de muchas maneras a los padres por los profetas, 2 en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. 3 El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas (Hebreos 1:1-3)

Aquí en unos cuantos versículos es una descripción perspicaz, divina de quién es realmente el bebé nacido en Belén. Probablemente sea el resumen más conciso y comprensivo de la superioridad de Cristo. Y el autor incluye tres rasgos claves en la composición de su declaración clásica: la preparación para Cristo, la presentación de Cristo y la preeminencia de Cristo.

La Preparación para Cristo

Hebreos 1:1 se refiere al Antiguo Testamento, ya que se centra en la preparación para Cristo: “Dios, después de haber hablado hace mucho tiempo a los padres en los profetas en muchas porciones y de muchas maneras.” El Antiguo Testamento era simplemente Dios hablando a la Judíos ("los padres") a través de los profetas de muchas maneras y en diferentes momentos.

En otras palabras, el Espíritu de Dios habló a través de los escritores del Antiguo Testamento en treinta y nueve libros diferentes. Y estos libros vienen a nosotros en varias formas literarias: Gran parte de la literatura es prosa narrativa e historia, mucho es profecía, otra es poesía, y un poco aparece como la Ley.

Además, los siervos de Dios recibieron Sus palabras "de muchas maneras", o por métodos diferentes. A veces les hablaba directamente en palabras audibles. Otras veces les hablaba indirectamente y les hacía pensar en los pensamientos que quería transmitir. Luego había otros métodos por los cuales Dios comunicaba Su verdad: parábolas, tipos, símbolos, ceremonias e incluso tablas de piedra (los Diez Mandamientos). Pero todo fue inspirado, infalible, y verdaderamente lo que Dios quería escribir y en la forma en que El lo quería escrito.

Al afirmar sus rasgos y carácter, el escritor de Hebreos muestra que el Antiguo Testamento es la preparación para Cristo, porque también sabía que su tema era Jesucristo. Desde Génesis 3:15 (la primera alusión a Cristo y el Evangelio) a Malaquías 4:1-3 (una referencia a Cristo regresando en juicio contra los impíos), el Señor Jesús es el tema a lo largo del Antiguo Testamento. Él es el que está representado en los sacrificios y ceremonias detallados en los cinco libros de Moisés. Él es el gran Profeta y Rey que se ha prometido una y otra vez (Números 24:17, Deuteronomio 18:15, 18, Salmo 2: 6, 24: 7-10, 45: 6, 89:27, Isaías 9: 7, 32: 1, 42: 1-2, 52: 7, 61: 1, Jeremías 23: 5, Daniel 7:14, Miqueas 5: 2, Zacarías 9: 9.

Sin embargo, la preparación del Antiguo Testamento para Cristo es incompleta y fragmentaria. Ninguno de sus libros o escritores presenta la imagen completa del Salvador. Como dice el apóstol Pedro:

Acerca de esta salvación, los profetas que profetizaron de la gracia que vendría a vosotros, diligentemente inquirieron e indagaron, procurando saber qué persona o tiempo indicaba el Espíritu de Cristo dentro de ellos, al predecir los sufrimientos de Cristo y las glorias que seguirían. (1 Pedro 1:10-11)

Los profetas no pudieron arreglar todo; se preguntaban exactamente de quién estaban escribiendo y precisamente cuando todo ocurriría. Nadie vio una imagen completa del Mesías hasta que Él vino realmente en el Nuevo Testamento.

La Presentación de Cristo

El escritor de Hebreos afirma que Cristo es la revelación plena de Dios cuando dice que Dios "en estos últimos días nos ha hablado por Su Hijo" (Hebreos 1:2). Cuando Jesús vino, Dios presentó el cuadro completo. Cristo reveló a Dios completamente siendo totalmente Dios. “Porque toda la plenitud de la Deidad reside corporalmente en El[Cristo]” (Colosenses 2:9).

Podemos ver en Cristo todo lo que necesitamos saber acerca de Dios. Esto incluye toda la gama de los atributos de Dios, tales como la omnisciencia, el poder de hacer milagros, la capacidad de sanar a los enfermos y resucitar a los muertos, la compasión por los pecadores y el deseo de justicia y santidad.

Y todo eso era evidente "en estos últimos días", una frase familiar que los judíos habrían entendido como hablando de la era mesiánica. Así, en el tiempo del Mesías, Dios dejó de hablar en fragmentos y en su lugar presentó Su completa revelación en la persona de Su Hijo. Eso, por supuesto, estableció a Jesús como superior a la revelación anterior. El Nuevo Testamento completo y final surgió en la persona del Hijo de Dios sin pecado. Jesucristo, como la expresión plena de Su Padre, podría decir: “El que me ha visto a mí ha visto al Padre” (Juan 14:9).

La Preeminencia de Cristo

Una vez que el escritor de Hebreos presenta a Jesús como el Hijo de Dios, él inmediatamente nos da un resumen séptuple de la preeminencia de Jesucristo:

en estos últimos días nos ha hablado por su Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, por medio de quien hizo también el universo. El es el resplandor de su gloria y la expresión exacta de su naturaleza, y sostiene todas las cosas por la palabra de su poder. Después de llevar a cabo la purificación de los pecados, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, (Hebreos 1:2-3)

Esa gran suma define la identidad y preeminencia del Niño que entró en el mundo en Belén. Son verdades gloriosas a menudo dejadas persistentes en las sombras de las escenas de la natividad y de los desfiles de Navidad. Sin embargo, la supremacía de Cristo sobre todas las cosas es lo que Su encarnación puso de manifiesto.

Exploraremos esos aspectos de Su superioridad en los días venideros.

(Adaptado de God in the Manger .)


Disponible en línea en: http://www.gty.org/resources/Blog/B161219
COPYRIGHT ©2016 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s