¿Por Qué Sanó Jesús?

Posted on

ESJ-2017 0304-002

¿Por Qué Sanó Jesús?

Por John F,. Macarthur

La auto-revelación más completa de Dios como Salvador vino en la persona de Jesucristo-Dios en carne humana. La encarnación misma fue una expresión de simpatía e identificación con nuestra debilidad (Heb. 4:15). En Cristo, podemos ver infinitas expresiones de compasión divina traducidas a modismos humanos con los que fácilmente nos comprendemos e identificamos, incluyendo tristeza, simpatía y lágrimas de dolor. Aunque sin pecado, Jesús sufrió todas las consecuencias del pecado en medida infinita, y en tal sufrimiento, se identifica con la miseria de todos los que sienten los dolores de la angustia humana. Esta fue toda la razón por la que Dios Hijo se hizo hombre: " Por tanto, tenía que ser hecho semejante a sus hermanos en todo, a fin de que llegara a ser un misericordioso y fiel sumo sacerdote en las cosas que a Dios atañen, para hacer propiciación por los pecados del pueblo. Pues por cuanto El mismo fue tentado en el sufrimiento, es poderoso para socorrer a los que son tentados.” (Heb 2:17-18). “Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino uno que ha sido tentado en todo como nosotros, pero sin pecado” (4:15).

Esas declaraciones muestran que la misericordia divina se extiende mucho más allá de la empatía simplemente por nuestros sufrimientos físicos. Por supuesto, la bondad de Dios incluye una preocupación sincera por nuestro bienestar temporal, terrenal, físico, pero es infinitamente más que eso. Tanto la compasión de Dios como la obra terrenal de Cristo deben ser vistas en última instancia como redentoras. En otras palabras, las misericordias más tiernas de nuestro Señor se refieren principalmente a la salvación de nuestras almas, no sólo al sufrimiento de nuestros cuerpos. Sin embargo, debido a que la enfermedad, la discapacidad, el dolor y todas las otras formas de sufrimiento físico son efectos de la caída y frutos de la maldición del pecado, la simpatía de Dios por la situación humana incluye una gracia especial hacia quienes sufren físicamente. Vemos evidencia clara de eso en el ministerio de sanidad de Jesús. La curación física no era el punto central de Su misión terrenal. Él vino, por supuesto, "para buscar y salvar lo que se había perdido" (Lucas 19:10) – para proporcionar redención y vida eterna para los pecadores. Su único mensaje fue el evangelio, comenzando con un llamado al arrepentimiento (Mateo 4:17) y culminando en la promesa del descanso eterno para las almas cansadas (11:29). Pero a lo largo del camino, se encontró con multitudes de enfermos, cojos, ciegos y otras personas que sufrían físicamente. Él sanó "todo tipo de enfermedad y toda clase de enfermedades entre el pueblo" (Mateo 4:23, ver 15: 30-31), incluyendo las discapacidades congénitas (Juan 9: Marcos 7:32-35); crónicas, casos médicamente sin esperanza (Lucas 8: 43-47); y casos de posesión demoníaca severa (Marcos 5:1-16).

Esas sanidades físicas eran muestras vivas del poder de Jesús y Su compasión. Ellos eran la prueba de Su deidad y manifestaciones vivientes de Su autoridad divina. Ellos establecieron Su habilidad ilimitada para liberar a cualquiera y, a cada uno de la esclavitud, el castigo y las consecuencias del pecado. Como tal, el ministerio de sanidad de Jesús era ilustrativo del mensaje del evangelio, una verdadera expresión de compasión divina, y una verificación definitiva de sus credenciales mesiánicas.

Pero la sanidad física no fue ni el punto central de Su mensaje ni el propósito principal de Su venida. De nuevo, vino a hacer propiciación por el pecado y, a comprar la redención por los pecadores. Y lo hizo sufriendo en su lugar, muriendo por sus pecados.

El evangelio, entonces, proclama el camino al perdón, la redención, una posición correcta con Dios, y el don de la vida eterna. El evangelio no es una garantía de que el sufrimiento terrenal será desterrado de nuestra experiencia. No prometen sanidad inmediata o automática de cada aflicción física. De hecho, el sufrimiento en sí mismo puede ser una gracia por medio de la cual somos perfeccionados, moldeados en la semejanza perfecta de Aquel que sufrió en nuestro lugar (1 Pedro 1:16-17). “A vosotros se os ha concedido por amor de Cristo, no sólo a creer en Él, sino también a sufrir por él" (Fil. 1:29). Y “los sufrimientos de este tiempo presente no son dignos de ser comparados con la gloria que nos ha de ser revelada.” (Romanos 8:18).

El verdadero significado del evangelio -y su verdad central que Dios es un Dios salvador- está ligado en una comprensión exacta de esa famosa profecía en Isaías 61:1-3, que Jesús leyó en voz alta en la sinagoga de Lucas 4:18- 19: “EL ESPIRITU DEL SEÑOR ESTA SOBRE MI, PORQUE ME HA UNGIDO PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO A LOS POBRES. ME HA ENVIADO PARA PROCLAMAR LIBERTAD A LOS CAUTIVOS, Y LA RECUPERACION DE LA VISTA A LOS CIEGOS; PARA PONER EN LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS; PARA PROCLAMAR EL AÑO FAVORABLE DEL SEÑOR.” Los" pobres "a quienes prometió bendecir son" los pobres En espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos "(Mateo 5: 3). Los "cautivos" a quienes proclama libertad son "aquellos que por temor a la muerte fueron sujetos a la esclavitud durante toda su vida" (Heb 2:15) – es decir, aquellos que están en esclavitud del pecado (Romanos 6:17). Los "ciegos" que recuperan la vista son aquellos que "pasan de las tinieblas a la luz y del dominio de Satanás a Dios, para que reciban perdón de pecados y herencia entre los santificados" (Hechos 26:18). Y los "oprimidos" que están en libertad son aquellos que antes estaban bajo la opresión del pecado y Satanás (10:38).

En otras palabras, lo que el evangelio anuncia es algo que las sanidades físicas meramente simbolizan: algo más vital, más duradero, más trascendental y más real que el alivio temporal de los dolores de la aflicción terrenal. El Evangelio nos da el único remedio verdadero y duradero para el pecado y toda su culpa y repercusión.

Además, debido a que ganamos tantos beneficios eternos de nuestros sufrimientos terrenales, la misericordia que nos sostiene a través de nuestro sufrimiento es en realidad una mayor misericordia que si Dios fuera a borrar simplemente cualquier rastro de dificultad o sufrimiento de nuestras vidas. Para decirlo con claridad, la sanidad instantánea no sería espiritualmente tan valiosa para nosotros como la gracia suficiente que cuida de nosotros en medio de nuestro sufrimiento (2 Corintios 12:9-10). “Por tanto no desfallecemos, antes bien, aunque nuestro hombre exterior va decayendo, sin embargo nuestro hombre interior se renueva de día en día. Pues esta aflicción leve y pasajera nos produce un eterno peso de gloria que sobrepasa toda comparación, al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.” (4:16-18).

Sin embargo, porque sabemos que Dios nunca cambia, podemos decir con absoluta certeza que Él es un Dios salvador cuyo corazón está lleno de compasión por los que sufren. Nuestras vidas y ministerios deben reflejar también esa compasión, especialmente hacia aquellos que están cargados con agonía física implacable en esta vida. No podemos proclamar el amor de Dios fielmente si descuidamos ese deber. Nuestro Dios es un Dios salvador. La caridad amorosa define Su carácter. Si hemos de ser "imitadores de Dios, como hijos amados" (Efesios 5: 1), entonces mostrar misericordia a los débiles y enfermos es deber de todo creyente. “de gracia recibisteis, dad de gracia.” (Mateo 10: 8). En Lucas 14:12-14, Jesús nos da una instrucción directa que se presenta como un mandato no sólo para la iglesia sino para cada creyente individual. Él dice: “Cuando ofrezcas una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos, no sea que ellos a su vez también te conviden y tengas ya tu recompensa. Antes bien, cuando ofrezcas un banquete, llama a pobres, mancos, cojos, ciegos, y serás bienaventurado, ya que ellos no tienen para recompensarte; pues tú serás recompensado en la resurrección de los justos.” ¿Podría eso ser más claro? No veo cómo.

Jesús está diciendo que si usted está recibiendo una celebración o un banquete, usted no debe invitar solamente a aquellos que pueden pagarle de vuelta dándole una invitación recíproca. Invite a personas que no tienen capacidad para pagarle de alguna manera. Si quieres manifestar el amor y la compasión de Dios, esa es la manera de hacerlo.

La verdadera generosidad de Cristo significa mostrar una bondad que nunca se puede pagar. Cuando usted es pródigo en dar a alguien que usted sabe será generoso a cambio, esa no es la generosidad de Dios; ese es el típico y superficial altruismo del interés propio humano. Sólo cuando eres generoso con aquellos que son impotentes para corresponder, estás verdaderamente mostrando la generosidad de Dios. Y si realmente quieres entrar en el gozo de Dios, no hay mejor manera.

La iglesia no fue establecida como un club de campo o una casa de la fraternidad para gente elegante, fresca, y con estilo. Es un compañerismo de aquellos que reconocen su propia caída y su impotencia absoluta, que se han apoderado de Cristo para la salvación, y cuya actividad principal en la tierra es mostrar a otros pecadores necesitados el camino de la salvación. Si descuidamos alcanzar especialmente a los que son ciegos, enfermos o discapacitados, simplemente no somos fieles anunciadores de la tierna misericordia de Cristo.

Es un mandamiento solemne de Cristo. Es un mandato práctico que debe caracterizar nuestras relaciones con los demás a nivel personal, en el contexto de nuestras familias, y especialmente en nuestra comunión con otros creyentes. Que ese sea el espíritu que impregna nuestro trato con nuestro prójimo, para que Cristo sea glorificado en todo lo que hacemos.

Este extracto se toma de None Other: Discovering the God of the Bible por John MacArthur.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s