Santidad en un Mundo Impío

Posted on Actualizado enn

ESJ-2017 0305-001

Santidad en un Mundo Impío

Por Jerry Bridges

No te ruego que los saques del mundo, sino que los guardes del maligno.

JUAN 17:15

Todos los creyentes deben vivir su vida cristiana en el contexto de un mundo profano. Algunos enfrentan tentaciones extraordinarias mientras viven en medio de una atmósfera flagrantemente pecaminosa. El estudiante en el dormitorio de la universidad o el hombre o la mujer en una base militar o, a bordo del barco debe vivir a menudo en un ambiente contaminado con la sensualidad, la despreocupación, y la lujuria. El hombre de negocios o la mujer está a menudo bajo tremenda presión para comprometer los estándares éticos y legales para satisfacer la codicia y la deshonestidad de los asociados. A menos que el cristiano esté preparado para tales ataques malvados en su mente y corazón, tendrá grandes dificultades para mantener la santidad personal.

Santiago dijo que parte de la verdadera religión consiste en mantenerse “contaminados por el mundo” (Santiago 1:27), y Pablo nos instó a “salir de ellos y ser separados” (2 Corintios 6:17). ¿Cómo debe el creyente responder cuando se encuentra rodeado en cada mano por las presiones implacables de un mundo pecaminoso?

Está claro por la oración de nuestro Señor que Él no pretende que nos retiremos del contacto con el mundo de los no-Cristianos (Juan 17:15). En su lugar, Él dijo que debemos ser “la sal de la tierra” y “la luz del mundo” (Mateo 5: 13-14). Los escritores del Nuevo Testamento dan por sentado que los cristianos vivirán en medio de un mundo profano. (Véase pasajes como 1 Corintios 5: 9-10, Filipenses 2: 14-15, 1 Pedro 2:12 y 3: 15-16.) Y nunca se nos dice que será fácil vivir en un ambiente sin Dios . En cambio, se nos advierte que debemos esperar el ridículo y el abuso (Juan 15:19; 2 Timoteo 3:12; 1 Pedro 4: 3-4).

En lugar de alejarnos del contacto con el mundo, debemos esforzarnos por resistir su influencia. Para ello debemos ante todo resolvernos vivir las convicciones que Dios nos ha dado de Su Palabra. No podemos ser como el señor hablador en el progreso del peregrino que se enorgullecía de ser adaptable a cualquier tipo de asunto y cualquier tipo de conversación. Era como un camaleón que cambia de color cada vez que cambia de ambiente. Algunos de nosotros hemos conocido a personas que tenían dos vocabularios: uno entre los cristianos y otro entre sus asociados del mundo.

Las convicciones que desarrollamos acerca de la voluntad de Dios para una vida santa deben ser lo suficientemente firmes como para soportar el ridículo de los impíos y las presiones que nos imponen para conformarnos a sus modos impíos. Todavía recuerdo los insultos de mis compañeros oficiales a bordo de un barco que me hacían burla sin piedad de un gran cuadro obsceno que habían exhibido de manera prominente en el comedor de los oficiales.

Un refuerzo útil para vivir según nuestras convicciones es identificarnos abiertamente con Cristo, dondequiera que nos encontremos en el mundo. Esto debe hacerse de una manera graciosa pero clara. Entrando a bordo de una nueva nave, traté de identificarme a mí mismo como cristiano por el acto simple y sin palabras de llevar mi Biblia abiertamente desembarcar en “libertad.” Un estudiante en un dormitorio universitario puede hacer lo mismo dejando su Biblia para ser visto por todos los que entran en su habitación. Esta identificación abierta con Cristo nos ayuda a ahorrarnos la tentación de adaptarnos a nuestro ambiente pecaminoso como lo hizo el Sr. Hablador.

Pero a pesar de que decidimos vivir en el mundo por las convicciones que Dios nos ha dado de Su Palabra, y nos identificamos abiertamente con Cristo, todavía estamos a menudo sometidos a la contaminación de un entorno impío. Las imágenes obscenas en todas partes, las bromas obscenas contadas en nuestra presencia y el interminable recuento y jactancia de las actividades inmorales por parte de quienes las practican, sirven para arrastrar nuestras mentes a la inmundicia de este mundo. A esta lista podríamos agregar los atajos deshonestos que toman los socios de negocios, el chisme constante de nuestros vecinos y compañeros de trabajo, y las mentiras y medias verdades que escuchamos a nuestro alrededor.

La Biblia es nuestra mejor defensa contra esta contaminación. David dijo: “Cómo puede el joven guardar puro su camino? Guardando tu palabra.” (Salmo 119:9). La Biblia limpiará nuestras mentes de la contaminación del mundo si meditamos en sus enseñanzas. También nos servirá como una advertencia continua para no sucumbir a las frecuentes tentaciones de complacernos los ojos y los pensamientos en la inmoralidad que nos rodea. Conozco a un hombre que asistió a una universidad atea, humanista. Para proteger su mente de las influencias corruptoras de ese ambiente, decidió pasar tanto tiempo en la Palabra de Dios como lo hizo en sus estudios. Hoy ese hombre es un líder misionero que ha tenido un profundo impacto en cientos de vidas.

Tales pasajes de la Escritura como “El Seol y el Abadón nunca se sacian; tampoco se sacian los ojos del hombre. “(Proverbios 27:20, RV), y “ni obscenidades, ni necedades, ni groserías, que no son apropiadas, sino más bien acciones de gracias.” (Efesios 5: 4) son versículos que podemos memorizar y meditar cuando nos encontramos en un entorno corrupto.

Nuestra reacción al mundo pecador que nos rodea, sin embargo, debe ser más que defensiva. Debemos preocuparnos no sólo por nuestra pureza de mente y corazón, sino también por el destino eterno de quienes nos contaminan. Dios nos ha dejado en el mundo para ser sal y luz (Mateo 5: 13-14). El uso de la sal como metáfora para describir nuestra relación con el mundo nos enseña que los cristianos deben ser un poder conservador, un antiséptico, un agente para prevenir y retrasar la decadencia. El Dr. William Hendriksen dice: “La sal combate el deterioro. De manera similar, los cristianos, al mostrarse verdaderamente cristianos, están constantemente combatiendo la decadencia moral y espiritual. … Sin duda, el mundo es malo. Sin embargo, sólo Dios sabe que tan corrupto sería sin el ejemplo de restricción, la vida, y las oraciones de los santos.”

Como la “luz del mundo” somos portadores de las buenas nuevas de la salvación. Jesús mismo es la verdadera luz y, como se dijo de Juan el Bautista, debemos ser “un testigo para testificar acerca de esa luz” (Juan 1: 7-9). Un cristiano que testifica en un espíritu de genuina preocupación por otra persona no es probable que sea corrompido por la inmoralidad de esa persona. Y por medio de la graciosa y amorosa preocupación, tal vez pueda ganar esa persona al Salvador.

No actuamos como la sal de la tierra ni brillamos como la luz del mundo al denunciar necesariamente los pecados de nuestros asociados mundanos. Nuestra propia vida santa servirá como una reprensión suficiente, y nuestro interés en los demás en este momento no es su conducta sino su necesidad de Jesucristo como su Salvador. Henry Clay Trumbull fue, entre otras cosas, un gran evangelista personal. Un día se encontró sentado en un tren junto a un joven que bebía bastante. Cada vez que el joven abría su botella, ofreció una bebida al señor Trumbull, quien declinó con agradecimiento. Por último, el joven le dijo al señor Trumbull: «Debe pensar que soy un hombre muy bruto.» La graciosa respuesta del señor Trumbull: «Creo que eres un tipo de corazón muy generoso», abrió el camino para una seria conversación con el joven acerca de su necesidad de comprometerse con Cristo.

Después que Jesús llamó a Mateo el recaudador de impuestos a sí mismo y comía en la casa de Mateo con un número de sus amigos, los fariseos se quejaron: “¿Por qué coméis y bebéis con los recaudadores de impuestos y con los pecadores? Respondiendo Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos. ¿Por qué coméis y bebéis con los recaudadores de impuestos y con los pecadores? Respondiendo Jesús, les dijo: Los sanos no tienen necesidad de médico, sino los que están enfermos.” (Lucas 5: 30-32). Seguramente esto es lo que Dios quiere que hagamos mientras brillamos como luces en el mundo.

Finalmente, a pesar de todas las sugerencias de este capítulo, puede haber un momento en que el ambiente corrupto se vuelva intolerable; donde nosotros, como Lot, somos atormentados por las acciones de la ley que vemos y oímos (2 Pedro 2: 7-8, Génesis 19). Tal situación puede ocurrir, por ejemplo, en un dormitorio mixto donde las parejas están viviendo en abierta inmoralidad, o en una situación de negocio donde existe la presión incesante de quebrantar la ley o comprometer los principios cristianos.. En estas circunstancias, debemos considerar en oración la necesidad de abandonar esa situación impía. (Me doy cuenta de que esto no es humanamente posible en una situación militar, pero podemos recurrir a la oración, ya que con Dios todo es posible.)

Mantener la santidad personal en un mundo profano es ciertamente difícil. Las sugerencias anteriores no pretenden hacer que el problema parezca fácil, sino ofrecer alguna ayuda práctica para un problema difícil. Sobre todo, debemos mirar a Jesús que, aunque comió con publicanos y pecadores, era “santo, inocente, inmaculado, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos,” (Hebreos 7:26). Y debemos reclamar Su promesa de que “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres; y fiel es Dios, que no permitirá que vosotros seáis tentados más allá de lo que podéis soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que podáis resistirla.” (1 Corintios 10:13).

2 comentarios sobre “Santidad en un Mundo Impío

    En Pos de la Santidad « escribió:
    12 marzo 2017 en 8:43 pm

    […] 16. Santidad en un mundo impío […]

    Gerald Garmendia escribió:
    7 octubre 2017 en 9:49 am

    muy buena relexion no somos de este mundo por tanto no podemos vivir de la misma manera que viven los que no tiene a Cristo aunque por causa de esto el mundo nos aborrezca para lograr lo anterior debemos cada dia obedecer la palabra solamente viviendola no siendo oidores solamente sino hacedores de la palabra podemos santifiarnos, la palabra de Dios es nuestra lampara en medio de la tinieblas procuremos ser hayados sin mancha cuando Cristo venga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s