Vigilando Tu Dieta Espiritual

Posted on

ESJ-2017 0515-002

Vigilando Tu Dieta Espiritual

1 Pedro 1:23-2:3

Por John F. Macarthur

La mayoría de nosotros hemos conocido personas cuyos cuerpos no han crecido ni madurado adecuadamente. Es triste encontrarse con personas con discapacidades cognitivas, daño cerebral u otros obstáculos de desarrollo que han obstaculizado su crecimiento. Muchos de ellos permanecen encerrados en un estado parecido a un niño; otros trágicamente no progresan ni siquiera hasta ese punto.

De manera similar, algunos cristianos permanecen encerrados en un estado perpetuo de infancia espiritual. Sin embargo, a diferencia de aquellos que sufren con discapacidades mentales, los cristianos que luchan con el desarrollo espiritual detenido no tienen nadie que culpar sino sí mismos.

Se supone que todos los cristianos están creciendo en semejanza a Cristo: “Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo” (Romanos 8:29). Pero a menudo hay una desconexión entre Romanos 8:29 y lo que vemos sucediendo en la iglesia. Algunos cristianos simplemente no crecen. Espiritualmente permanecen atrofiados, nunca llegando a ser lo que Dios les ha llamado a ser.

Peor aún, si desafías a estos creyentes, pueden negar culpabilidad por su crecimiento atrofiado e indignadamente argumentar que están creciendo, ¡aunque a su propio ritmo! Todo el mundo quiere crecer; es sólo que algunas personas quieren crecer sin esfuerzo, y ahí es donde reside el problema.

Mientras estaba en la universidad, perdí mi tiempo y experimenté poco, si acaso, crecimiento como cristiano. Pero cuando empecé el seminario probé la Palabra de Dios de una manera transformadora de la vida. Durante esos días de seminario aprendí a estudiar la Biblia sistemáticamente, y ahí fue cuando empecé a crecer. Desde entonces he encontrado que mi crecimiento espiritual es directamente proporcional a la cantidad de tiempo y esfuerzo que ponga en el estudio de la Escritura. Y todas mis experiencias ministrando a otros cristianos han reforzado esa convicción.

Cuando los creyentes no están creciendo, casi siempre es sintomático de un fracaso en estar en la Palabra de Dios. Pueden asistir a la iglesia regularmente, pero lo que aprenden se disipa rápidamente una vez que salen del edificio. A menudo se quejan de que no están recibiendo mucho de la iglesia o de la vida cristiana. Son débiles y degradados cuando se trata de enfrentarse a tentaciones, pruebas, problemas y desafíos. Ellos carecen del vigor para hacer nada por el Señor.

La causa principal de su desarrollo detenido es la desnutrición espiritual: sus almas están privadas de alimentos espirituales saludables. La Biblia se refiere a sí misma como leche, pan y carne, pero espiritualmente muchos cristianos están tratando de sobrevivir y prosperar con caramelos, Coca-Cola y papas fritas. No crecen porque su dieta es trágicamente deficiente. Irónicamente, la solución a sus problemas está en lo mismo que rehúsan alimentarse: la Palabra de Dios.

Cómo Comer Bien y Crecer Espiritualmente

Hay varios pasajes bíblicos excelentes que hablan del crecimiento espiritual. Uno de los mejores, y ciertamente el más básico, está en la primera epístola de Pedro. Ambas cartas del Nuevo Testamento fueron escritas a cristianos bajo intensa persecución. Se habían convertido en los chivos expiatorios de un imperio romano vulnerable y el blanco de la angustia y la rabia nacionales. En prácticamente todos los frentes, teológicamente, social y políticamente, estaban bajo ataque. Pero el empuje del mensaje de Pedro para ellos es claro: No te preocupes. Pon tu esperanza en Cristo y aprende a vivir a la luz de Su reino, no en tus circunstancias presentes.

Los creyentes cristianos que leían las cartas de Pedro probablemente no estaban demasiado preocupados por su crecimiento espiritual. Simplemente intentaban sobrevivir. Sin embargo, al principio de su primera carta, Pedro les dice que parte de la razón por la que pueden tener esperanza es a causa de la Palabra viva de Cristo:

1:23 Pues habéis nacido de nuevo, no de una simiente corruptible, sino de una que es incorruptible, es decir, mediante la palabra de Dios que vive y permanece. 24 Porque: Toda carne es como la hierba, y toda su gloria como la flor de la hierba. Secase la hierba, caese la flor, 25 mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que os fue predicada. 2:1 Por tanto, desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias y toda difamación, 2 desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación, 3 si es que habéis probado la benignidad del Señor. (1 Pedro 1:23-2:3)

Ya sea que los creyentes eran nuevos convertidos o más maduros en la fe, anhelar la Palabra de Dios es siempre esencial para la nutrición espiritual y el crecimiento (Job 23:12). Jesús afirmó esto cuando dijo a Satanás en el desierto: “Escrito está: " No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).

La cultura posmoderna produce una fuente interminable de distracciones de la Palabra de Dios. La radio, la televisión, las películas, Internet, los videojuegos, los libros y las revistas, todo lo cual enloquece nuestros apetitos de auténtica comida espiritual. Los cristianos no deben dejarse distraer del alimento que sólo la Palabra de Dios puede proporcionar.

Del mismo modo, no deben estar satisfechos con el status quo espiritual. La exhortación de Pedro implica fuertemente la necesidad de descontento con la condición presente del desarrollo espiritual, de que todo aquel que está creciendo espiritualmente debe anhelar seguir creciendo. La motivación para el verdadero crecimiento espiritual brota de un descontento justo, junto con un sincero deseo de estar satisfecho con nada más que la Palabra de Dios.

Hablaremos más sobre la desnutrición espiritual y los peligros de la comida espiritual basura más adelante en esta serie. Por ahora, queremos centrarnos en el carácter y la naturaleza de la Palabra de Dios como nuestra única fuente vivificante de sustento espiritual.

Una de las muchas declaraciones que la Biblia hace sobre sí mismo es que es una "Palabra viva". En Filipenses 2:16, Pablo la llama "palabra de vida". Hebreos 4:12 dice: "La palabra de Dios está viva y activa". Aquí en 1 Pedro 1:23, es “la palabra de Dios que vive y permanece.” No hay declaraciones más significativas o más importantes que se refieren a la Biblia que estas. Es a través de esta Palabra viviente que nacemos de nuevo y somos vivificamos espiritualmente. Y es a través de la Palabra viviente que crecemos en Cristo.

En los días venideros, veremos más de cerca la vitalidad de la Palabra de Dios y lo que significa alimentarse de su poder vital.

(Adaptado de Why Believe the Bible . )


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170515
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Un comentario sobre “Vigilando Tu Dieta Espiritual

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s