3 Errores de la Predicación de “Palabra de Fe”

Posted on

ESJ-2017 0515-001

3 Errores de la Predicación de “Palabra de Fe”

Por Josh Buice

El movimiento conocido como “Palabra de Fe” es una rama del movimiento pentecostal. A finales del siglo XX, EW Kenyon estudió bajo Phineas Quimby, y se le enseñó un sistema conocido como "Nuevo Pensamiento" que conectó la mente con la Palabra de Dios de tal manera que lo que pensamos y hablamos es llevado a la realidad por Dios. Aquí es donde se originó la teología del “nómbrelo y reclámelo.” Quimby transmitiría sus enseñanzas a hombres como Kenneth Hagin y él a su vez haría sus propios discípulos.

Hoy, el movimiento de la Palabra de Fe es grande y es el sabor prominente de la teología que se encuentra en la popular Trinity Broadcasting Network. Cuando escuchas hablar voces populares como Joel Osteen y Joyce Meyer, están empleando las tácticas del sistema de la Palabra de Fe. Una cosa es criticar la predicación de Joel Osteen en varios niveles diferentes, tanto en serio como en broma (como en The Babylon Bee ), pero en el fondo, ¿qué hay de malo en este enfoque de la predicación?

La Predicación de Palabra de Fe Reemplaza el εὐαγγέλιον con Carpe Díem

El acento común de la predicación de la Palabra de Fe se centra en su capacidad de reclamar la victoria, la paz, la felicidad o en las palabras de Joel Osteen- "tu mejor vida ahora." En lugar de predicar el evangelio, los predicadores de Palabra de Fe dan importancia a lo que puede ser aprovechado por el poder de la voluntad de una persona.

Primero, los incrédulos morirán e irán al infierno con la teología "carpe díem". Obtener más riqueza material y buscar la felicidad carnal no eliminará la mancha del pecado.¿Por qué la gente que abraza la Teología de la Palabra de Fe entra en las cárceles y dedican todo su precioso tiempo a enseñar a la gente a "declarar" bendiciones y, a hablar en lenguas, en contraposición a la necesidad del evangelio de Cristo?

En segundo lugar, la iglesia necesita el evangelio en lugar de un mensaje de "hazlo mejor" o "trabaja más duro" para lograr la felicidad. El púlpito debe ser conocido por exposiciones ricas de la Palabra de Dios en lugar de sermoncitos superficiales llenas de teología mística de “castillos en el aire.” Una seria crítica de este tipo de predicación debe ser esta pregunta: ¿Dónde está el evangelio? La teología de Palabra de Fe se enfoca en hacer rica a la gente en lugar de hacer discípulos a través del evangelio de Cristo.

La Predicación de Palabra de Fe Reemplaza la Palabra de Dios con la Palabra del Hombre

La verdadera predicación bíblica se centra en el texto de la Escritura y busca explicar las verdades del texto para presentar las gloriosas verdades de Dios ante los ojos y oídos de los hombres. La predicación de hombres como Joel Osteen y mujeres como Joyce Meyer se centra en el poder de las palabras del hombre. Esta posición reemplaza el poder de la Palabra de Dios con las frágiles palabras de los pecadores. Este es un error trágico.

De acuerdo con el movimiento de Palabra de Fe, si lo hablas, tus palabras tienen poder para crear, sanar y de una manera negativa: para destruir y matar. Por lo tanto, ellos dan importancia al poder de la palabra hablada. En cuanto a la enfermedad, usted oirá a la gente que abraza el sistema de la palabra de la fe que habla de "no hablar" sobre enfermedad como si las palabras importaran. En los sermones de los maestros de Palabra de Fe, los escucharás instruyendo a sus congregaciones a "declarar" ciertas palabras para ganar su victoria o recibir su felicidad.

En un artículo sobre el uso de palabras para declarar la victoria sobre la depresión, Joel Osteen escribe:

¡Es hora de usar nuestras palabras para declarar cosas buenas! Hable bendiciones sobre su vida y su familia. Durante todo el día, diga cosas como: "Tengo el favor de Dios. Soy fuerte y sano. Soy capaz de hacer lo que tengo que hacer. "[1]

La Predicación de Palabra de Fe Reemplaza al Espíritu Santo con Emociones

Los servicios de adoración en los que se emplea la teología de la Palabra de Fe descansa en el movimiento de las emociones de las personas en lugar del poder del Espíritu Santo. El sabor y el acento de tal predicación golpea el corazón de las necesidades de la gente. Tal vez tienen una enfermedad que necesita ser sanada o una crisis financiera que necesita ser resuelta, si sólo reclaman su victoria o declaran su bendición financiera-según los maestros de Palabra de Fe, ellos la recibirán.

El combustible de este movimiento es en gran medida emocional y se alimenta de las necesidades, a menudo de las necesidades graves de las personas. En lugar de señalar a la gente a un Dios soberano que ha hablado al mundo a la existencia y es capaz de satisfacer las necesidades de su pueblo, ellos manipulan a las personas en un estado de trance, donde les animan a hacer declaraciones poderosas y creer por la fe. En el caso de muchos como Joel Osteen, su sermón se convierte en una mezcla de discurso motivacional, psicología y misticismo.

Elizabeth A. Nixon, en su artículo titulado, " ¿Estás decretando y declarando en tus oraciones? ” escribe lo siguiente sobre el uso de declaraciones en oración:

En hebreo, el decreto significa "dividir, separar y destruir". Esta definición revela más de lo que sucede en el ámbito espiritual. Cuando decretamos, "Yo soy bendecido" (inspirado en el Salmo 112:1), establecemos la bendición mientras nos separamos de cualquier cosa que se proponga en contra de ella y destruyendo los planes del enemigo. Cuando decretamos, “Mis hijos son fuertes y llenos de integridad” (inspirados en el Salmo 112:2), dividimos la fortaleza de nuestros hijos de su debilidad y separamos la deshonestidad e injusticia separadas de dentro de ellos y en sus corazones. Cuando decretamos, "Mis hogares rebosan de riqueza" (inspirados en el Salmo 112:3), establecemos nuestra riqueza y destruimos los espíritus de la carencia y la pobreza. [2]

Observe cómo el lenguaje se centra en las necesidades crudas de las personas en este artículo. Esta táctica de decretar y declarar del movimiento de Palabra de Fe convierte a Dios en un mensajero cósmico en lugar del soberano Creador y Sustentador de todo el universo.

La verdadera predicación bíblica señala a la gente a la Palabra de Dios donde serán llevados a someterse a Dios y a Su voluntad. Somos llevados a orar como Jesús nos enseñó, y a confiar en el poder sobrenatural de nuestro Dios para cumplir Su voluntad. La verdadera predicación bíblica está centrada en el texto, capacitado por el Espíritu y que exalta a Dios. La verdadera predicación bíblica nos proporciona una perspectiva apropiada de nosotros mismos a la luz de una revelación bíblica de Dios. Este enfoque cambia la forma en que vemos la vida, la tragedia, las alabanzas y las formas de cómo oramos.

El movimiento de la Palabra de Fe hace exactamente lo contrario y por eso debemos evitar tal modelo de predicar y adorar porque menosprecia la gloria de Dios, desvía la soberanía de Dios, enseña una visión impropia del hombre y nubla el verdadero evangelio De Cristo.


  1. Joel Osteen, “Change Your Words, Change Your World, Shape Your Future” [Accedido el 5-9-17]
  2. Elizabeth Nixon, “Are You Decreeing and Declaring in Your Prayers?” Elizabeth Nixon, " [Accedido el 5-10-17]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s