Pastor: ¿Estás Preparado para Pastorear a tu Rebaño a Través de la Demencia?

Posted on

ESJ-2017 0711-002

Pastor: ¿Estás Preparado para Pastorear a tu Rebaño a Través de la Demencia?

Por John Dunlop, MD

Un Desafío Común

La tragedia de la demencia es común y se hará más en el futuro. Se estima que más del 30% de la congregación de la iglesia promedio morirá con alguna forma de demencia. Eso representa un enorme desafío en el ministerio pastoral. Yo sugeriría que una de las métricas por las cuales el ministerio de un pastor puede ser evaluado es qué tan bien los santos están preparados para enfrentar esta prueba de una manera que glorifica a Dios.

Enfrentar este desafío es necesario que un pastor primero aprenda lo más posible acerca de la demencia. También es esencial reconocer que la demencia no es una tragedia fuera del control de Dios. Dios no pierde su tiempo y tiene propósitos en la demencia que necesitamos reconocer. Su propósito puede estar en la vida de la víctima. Recuerdo a un amigo llamado Bob, que era demasiado ferozmente independiente para reconocer su necesidad de un salvador, se volvió hacia Cristo al ver que sus propias habilidades comenzaban a declinar. El propósito de Dios puede ser en la vida del cuidador cuya capacidad de confianza aumenta cuando se enfrenta a la casi imposible tarea de ser responsable de alguien con demencia. Finalmente, el propósito de Dios puede estar en la vida de la comunidad de la iglesia, luchando con lo que la persona significa en el contexto de la demencia y cómo amar a alguien incapaz de corresponder.

Se estima que más del 30% de la congregación de la iglesia promedio morirá con alguna forma de demencia.

Equipamiento Proactivo

Un pastor debe preparar proactivamente a su rebaño con una comprensión bíblica de la soberanía de Dios sobre las dificultades de la vida. Los cristianos deben tener una visión suficientemente grande de Dios para que puedan confiar en él, aun cuando la vida no los recompense como pudieran elegir.

Cuando se enfrentan a la demencia, ¿responderán con confianza y, a través de la dependencia, se acercarán a Dios? ¿O responderán a Dios diciendo, "si así es como me tratáis, ya no creeré que eres bueno y poderoso?"

Además, los santos deben entender lo que significa ser hechos a imagen de Dios. No es una descripción de nuestra inteligencia o capacidades. Es verdad de todos los seres humanos y es a la vez el diseño por el cual fuimos creados y el destino eventual de todo el pueblo de Dios. La imagen de Dios no se perdió en la caída y se imparte a todos los seres humanos, incluyendo aquellos con demencia, una dignidad que merece nuestro pleno respeto.

Cuidado Reactivo

Un pastor fiel también tendrá que ser reactivo cuando la demencia golpea en la congregación. A principios del curso de la enfermedad, el alojamiento puede ser necesario para que las personas con demencia atiendan los servicios y las oportunidades de servir tendrán que ser creativamente proporcionadas. La congregación debe movilizarse para proporcionar apoyo práctico al paciente y a los cuidadores.

Más tarde, en el transcurso de la enfermedad, cuando la víctima y posiblemente el cuidador no puedan asistir a los servicios, el pastor debe asegurarse de que se proporciona ayuda en el hogar. Será cada vez más importante para el cuidador salir de la adoración y la comunión. Los voluntarios entrenados necesitarán proporcionar el cuidado necesario para que el paciente lo permita. La atención pastoral también será requerida en el hogar, permitiendo el estímulo espiritual tanto para el cuidador como para el que tiene demencia. También permitirá al líder de la iglesia observar cómo las cosas van prácticamente y proporcionar la asistencia y el asesoramiento adecuados.

La naturaleza de una visita pastoral a una persona con demencia no será una visita típica “enfermo y encerrarse.” En lugar de leer un capítulo de la Escritura, puede ser más sabio dejarlos con un solo versículo o simplemente con una frase. Cantar o leer un himno familiar puede ser aún más beneficioso. Es útil recordar que cuando se trata de personas con demencia, los recuerdos emocionales a menudo duran más que los recuerdos intelectuales. La víctima puede no recordar lo que usted dijo, pero puede que recuerden el abrazo y que la visita les hizo sentir bien.

Liderar a los santos a experimentar cómo Dios puede ser glorificado frente a la demencia puede desafiarlos como pastor, pero puede ser una maravillosa oportunidad de servir “a uno de los más pequeños.”

Sola Gloria Deo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s