Yugo Desigual

Posted on

ESJ-2017 0711-001

Yugo Desigual

Por Mike Riccardi

“No estéis unidos en yugo desigual con los incrédulos…” – 2 Corintios 6:14 –

Durante las últimas dos semanas, hemos estado considerando con quién el fiel ministro cristiano puede asociarse apropiadamente en el ministerio. Hace dos semanas examinamos brevemente la historia del movimiento ecuménico para ilustrar vívidamente la terrible consecuencia de la desobediencia a la Escritura sobre este asunto. La semana pasada nos orientamos hacia el texto clave en el que me estoy enfocando, 2 Corintios 6: 14-7: 1, considerando el contexto en el cual viene. No voy a repetir todo eso aquí, así que si no lo ha visto, haga clic para leer esos dos posts introductorios.

Pero hoy llegamos a considerar la prohibición real que Pablo da. Viene en 2 Corintios 6:14: “No estéis unidos en yugo desigual con los incrédulos.” Ahora bien, este término "estar en yugo desigual" es una traducción de la palabra compuesta heterozugeo, que se compone del término familiar heteros – "Diferente" -y la palabra zugos , que es la palabra para "yugo". Esta es una imagen agrícola. Un yugo es una travesaño de madera que un granjero sujetaría sobre los cuellos de los animales, que luego se ata a un arado o un carro que el animal tiraría. Hay un doble yugo, que se sienta en el cuello de dos animales mientras aran lado a lado en la misma dirección. Y la idea es: "No te metas en un yugo con un animal que requiere un tipo diferente de yugo que tú", o "No juntes dos animales diferentes que van a estar tirando en dos direcciones diferentes. "

Y la imagen que Pablo extrae proviene del Antiguo Testamento. La única otra vez que la Escritura usa el término heterozugeo es como un adjetivo en la traducción griega de Levítico 19:19, donde Dios ordena a Israel: “Mis estatutos guardaréis. No ayuntarás dos clases distintas de tu ganado; no sembrarás tu campo con dos clases de semilla, ni te pondrás un vestido con mezcla de dos clases de material.” Cuando se establece junto a las prohibiciones de no mezclar semillas o mezclar telas, esta orden se ve claramente para prohibir cruzar un cría de animales de distinta naturaleza . Si traduce de la Septuaginta literalmente al español, dice: “No criarás tu ganado con un animal que use otro yugo.” El mismo concepto se repite en Deuteronomio 22:10: “No ararás con buey y asno juntos.” En otras palabras, no pongan un buey y un burro en el mismo yugo y esperen que tire de ese arado de manera armoniosa y cooperativa. Tienen diferentes niveles de fuerza, diferentes maneras de caminar y constituciones muy diferentes: ¡el burro, por supuesto, es mucho más obstinado que el buey! Estos dos tipos diferentes de animales son un par incompatible, y sería imposible para ellos arar juntos de una manera eficaz.

Al usar esta imagen, Pablo está diciendo lo mismo acerca de la asociación entre creyentes e incrédulos. Del mismo modo que juntar dos tipos de animales fundamentalmente diferentes resultará en incongruencia y discordia, así también los creyentes y los no creyentes tienen dos "razas" fundamentalmente diferentes – tipos de personas fundamentalmente diferentes. Cualquier asociación íntima o asociación espiritual entre ellos eventualmente sólo resultará en disonancia y dificultad. Los creyentes y los incrédulos se mueven en diferentes direcciones; vivimos en dos mundos diferentes; estamos energizados por diferentes poderes y motivados por diferentes pasiones. Juntarlos y esperar que aren en la misma dirección es absurdo, y sólo terminará en un desastre espiritual.

No Es Un Llamado al Aislamiento

Ahora, es importante decir con claridad qué significa este llamado a la separación de los no creyentes. No significa aislamiento. No significa que los cristianos deban cortar todo contacto entre nosotros y el mundo, y retirarse en monasticismo y vivir como ermitaños en las cuevas. No significa que nos retiremos de la sociedad en nuestra pequeña burbuja cristiana, donde vivimos en una urbanización o en un complejo de apartamentos poblado sólo por cristianos, en una casa que compramos a un agente inmobiliario cristiano, y manejamos un coche que compramos a un distribuidor de automóviles cristiano, un automóvil que está asegurado por un agente de seguros cristiano, un coche en el que llevamos a nuestros hijos a su escuela cristiana, y sólo compramos en una tienda de comestibles cristiana, y así sucesivamente. No estar en yugo desigual con los incrédulos no significa retirarse a una comunidad cristiana en la que estemos aislados del mundo.

No puede significar eso, porque el mismo Pablo que escribió 2 Corintios 6:14 escribió 1 Corintios 5: 9-11, donde anticipa este tipo de malentendidos. Dice allí: “En mi carta os escribí que no anduvierais en compañía de personas inmorales; no me refería a la gente inmoral de este mundo, o a los avaros y estafadores, o a los idólatras, porque entonces tendríais que salir del mundo. Sino que en efecto os escribí que no anduvierais[a] en compañía de ninguno que, llamándose hermano, es una persona inmoral, o avaro, o idólatra, o difamador, o borracho, o estafador; con ése, ni siquiera comáis,” etcétera. Más que cualquiera que haya vivido, Pablo ha modelado el estilo de vida exactamente opuesto . ¡Pablo no era un monje! Viajó por el mundo conocido, marchando en medio de la sociedad pagana y una cultura depravada, para predicar el Evangelio a toda criatura en obediencia a la comisión de Cristo. Este es el que se hizo todas las cosas a todos los hombres, para que de todas maneras salvase a algunos (1 Cor 9:22 ). El Señor Jesús nos enseñó que somos la luz del mundo, Mateo 5:14, y nadie enciende una lámpara y la pone debajo de una cesta. Debemos dejar que nuestra luz brille ante los hombres para que glorifiquen a Dios que está obrando dentro de nosotros.

Y aparte de la obvia necesidad del evangelismo -incluyendo el ministerio de la reconciliación como embajadores de Cristo- en 1 Corintios 10:25, Pablo asume que los corintios irán a la tienda donde el resto de la ciudad incrédula compró. Y en 1 Corintios 10:27 alienta a los creyentes a aceptar la invitación de un incrédulo a su casa para cenar. Así que no hay sentido en que el llamado a la separación en 2 Corintios 6:14 sea un llamado al monasticismo o aislamiento del mundo.

¿Qué significa estar en “Yugo”?

Entonces, ¿que es? Bueno, no es una separación geográfica o espacial, sino una separación espiritual y moral.

La aplicación más común de este texto es que los cristianos no deben casarse con no cristianos. Y aunque Pablo no está pensando en el matrimonio en este texto, ciertamente el principio se aplicaría al matrimonio. ¿Qué asociación espiritual más íntima existe que el matrimonio? Si los creyentes y los incrédulos no pueden hacer el ministerio juntos, sin duda llevar el yugo común del matrimonio es buscarse problemas. Eso no significa que los cristianos deben divorciarse de su cónyuge no salvo (1 Cor 7, 12-14), pero sí significa que ningún cristiano puede contraer matrimonio a menos que su cónyuge esté "en el Señor" (1 Cor 7,39).

Así, mientras que este llamado a la separación se aplica al matrimonio, su aplicación más primaria es la asociación en la adoración y el ministerio. Ningún cristiano debe asumir una causa espiritual común con un no cristiano, incluso un no cristiano que se llama cristiano, pero que niega su profesión por su vida o su doctrina.

No puede haber mezcla de adoración o de ministerio entre cristianos genuinamente regenerados y falsos convertidos. Los creyentes no pueden participar en un servicio de adoración de una iglesia apóstata, como una reunión en el Salón del Reino, una misa católica o una liturgia ortodoxa oriental. Un verdadero creyente no puede mantenerse junto con un incrédulo en cualquier forma de ministerio evangelístico. Y ciertamente no pueden orar juntos. Esta es la aplicación principal de este mandamiento.

John MacArthur comenta:

“[Satanás] no quiere luchar contra la iglesia; quiere unirse a ella. Cuando viene contra la iglesia, se hace más fuerte: ‘la sangre de los mártires es la simiente de la iglesia.’ Cuando se une a la iglesia, se debilita. Y los creyentes sin discernimiento piensan que esa es una estrategia evangelística y la abrazan. Qué locura. No es una estrategia evangelística, es un suicidio lento.

“La verdad y el error no pueden ir juntos. Son de naturaleza opuesta; están tirando en direcciones opuestas; se dirigen hacia objetivos opuestos; están motivados por deseos opuestos, y están controlados por líderes enemigos. Tenemos que separarnos de los no cristianos en cada actividad que tenga algo que ver con el avance del evangelio. Ellos no pueden tener ninguna parte, excepto estar en el extremo receptor de nuestro evangelismo.

Los creyentes sin discernimiento que se unen en una causa espiritual común con formas no bíblicas de cristianismo u otras religiones falsas abren la puerta a la infiltración satánica y pierden la bendición de Dios. Además, abrazar esos sistemas heréticos, falsamente tranquiliza a sus seguidores que todo está bien entre ellos y Dios, cuando en realidad se dirigen a la condenación eterna.”

Y tiene toda la razón. El Señor Jesús nos dice en Mateo 11:29 que venir a Él en la fe salvadora es llevar Su yugo, "ua que Él es nuestro Maestro. Pero los que llevan el yugo de Cristo no pueden compartirlo con aquellos que, en incredulidad, se niegan a tomar Su yugo sobre sí mismos. Como dijo un comentarista: "Aquellos que se arman con los incrédulos pronto se encontrarán arando los campos de Satanás" (Garland, 331). Y hemos visto que esa misma cosa ocurre a lo largo de la historia del movimiento ecuménico [enlace a la primera].

Pero, ¿realmente son los cristianos tan diferentes de los no cristianos? ¿Somos realmente dos razas diferentes incapaces de soportar el mismo yugo? Después de todo, ¿no estamos ambos hechos a la imagen de Dios? ¿No compartimos una naturaleza humana común? Manténganse al tanto. Vamos a examinar este tema la próxima semana.

Un comentario sobre “Yugo Desigual

    La Diferencia Radical Entre Creyentes E Incrédulos « escribió:
    14 julio 2017 en 1:49 pm

    […] Anteriormente , echamos un vistazo a la prohibición que Pablo hace a la iglesia de Dios en 2 Corintios 6:14. Utiliza la imagen agrícola de los animales unidos para tirar de un arado para ilustrar la incompatibilidad fundamental entre creyentes e incrédulos. Su punto, en particular, es que al igualar juntos dos tipos de animales fundamentalmente diferentes resultará en incongruencia y discordia, también lo son los creyentes y los incrédulos dos "razas" fundamentalmente diferentes. Y cualquier asociación íntima o asociación espiritual entre ellos eventualmente sólo resultará En disonancia y dificultad . Asociarse a ellos y esperar que aren en la misma dirección es una tontería, y sólo terminará en un desastre espiritual. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s