¿Por Qué Jesús Nunca Dijo “Yo soy Dios” en la Biblia?

Posted on

ESJ-2017 0727-002

¿Por Qué Jesús Nunca Dijo “Yo soy Dios” en la Biblia?

Por Nicholas Davis

En la Biblia nunca leemos ningún versículo donde Jesús dice las palabras: "Yo soy Dios".

Sin embargo, esto no significa que Jesús nunca dijo ser Dios. Si nunca pretendía ser Dios, entonces sus enemigos públicos nunca lo hubieran crucificado por blasfemia. ¿Qué es "blasfemia"? Es cuando una persona dice ser Dios.

Muchas personas tratan de argumentar que Jesús nunca dijo ser Dios. Ellos dirán algo como: "¿Dónde está el versículo de la Biblia donde el este diciendo que él era Dios?" A veces los cristianos entonces se quedan atónitos con tal pregunta porque no pueden encontrar la oración exacta donde Jesús dice, "Yo soy Dios", y así que no debió haberlo dicho.¡Pero está en la Biblia!

En el Evangelio de Juan, se nos dice que los judíos inmediatamente tomaron piedras para echar a Jesús cuando dijo la siguiente declaración: “antes que Abraham naciera, yo soy” (Jn 8:58). En esos días, usted sería apedreado por blasfemia, por decir que era Dios. La gente no intenta matarte o crucificarte si pretendes ser una persona realmente buena o un buen tipo. Quiero decir, ¡ni siquiera intentan matarte por estar loco! Sin embargo, ellos te matarán a sangre fría por pretender ser Dios.

Cuando Jesús dijo: "Antes que Abraham fuese, YO SOY", él decía ser Dios. Su lenguaje se hace eco de ese tiempo cuando Dios se reveló a Moisés en la zarza ardiente (Éxodo 3:14). Dios dijo a Moisés: "YO SOY EL QUE SOY". La Biblia griega, llamada Septuaginta, traduce esto como “Yo Soy el Existente,” y la declaración de Jesús aquí confirma esta enseñanza. Al final de la Biblia, en Apocalipsis, Juan lo dice así:

“Yo soy el Alfa y la Omega —dice el Señor Dios— el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.” (Apocalipsis 1:8).

“Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin.” (Apocalipsis 22:13)

Por lo tanto, lo que Jesús quiere decir no es simplemente que vino antes que Abraham en algún estado preexistente, sino que creó a Abraham. Jesús afirmaba ser el mismo Dios de Israel, el Creador del universo como se describe en el Antiguo Testamento. Si esto no era su afirmación, entonces sus oponentes nunca lo hubieran matado por ello.

Tampoco lo habrían acusado de hacerse a sí mismo como Dios, si no decía que era Dios. Los judíos le dijeron a Jesús: “No te apedreamos por ninguna obra buena, sino por blasfemia; y porque tú, siendo hombre, te haces Dios.” (Jn 10:33). El problema con la pregunta es que estamos tratando de leer un texto antiguo como si estuviera escrito hoy. Sin embargo, Jesús no está respondiendo a nuestra pregunta; Él estaba respondiendo la de ellos. Hablaba de manera específica a un grupo específico de personas que entendían exactamente lo que decía. Jesús era y es Dios.

3 comentarios sobre “¿Por Qué Jesús Nunca Dijo “Yo soy Dios” en la Biblia?

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    28 julio 2017 en 9:44 am

    En Juan 3:16, nos define a Jesucristo y su razón en el mundo. Su acrificio no fue decisión humana, era un mandato divino al que Él se sometió en obediencia incondicional a su Padre. Nuestro rescate solomamente podia pagarlo con su sangre, sufrimiento, muerte y la resureccion es el sello que valida el nuevo pacto. Jesucristo murió en la cruz por la desobediencia de todas las almas, incluso por aquellas que aún no se han materilizado en el mundo y no por sacrilegio.

    Nilo Calani escribió:
    23 enero 2018 en 6:38 pm

    NUNCA DIJO SER DIOS, PORQUE VINO COMO UN JEFE ENCUBIERTO.
    Jesús, según Juan 1, fue el creador de todo, y era Dios; pero, por cuanto los líderes y sacerdotes de Israel se fueron tras los dioses ajenos haciendo pecar al pueblo, aun siendo testigos de tantas maravillas que Dios hizo en medio de ellos, entonces Dios decidió venir al mundo para salvar lo que se había perdido; primero, en forma de hombre, y de hombre humilde, casi como un jefe encubierto; por eso dijo: Nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni nadie conoce al Padre, sino el Hijo (Mateo 11: 27). Su grandeza y majestad no se podía advertir en su apariencia física, pero sí en sus palabras y hechos, por eso sus discípulos dijeron: “¿Quién es éste, que aun los vientos y el mar le obedecen?” (Mateo 8: 27). Dios vino de esta forma, para que sea la gente espiritual y no la carnal la que lo reconozca; a éstos últimos cegó sus ojos y endureció sus oídos y les habló en parábolas todas las cosas para que no entiendan ni sean salvos, como había profetizado en Isaías 6: 10. Las Buenas Nuevas de Jesús fue predicado en lenguaje críptico para los soberbios y arrogantes, pero es comprensible para los pobres en espíritu, y fue entendido por los humildes de este mundo, como Jesús mismo dijo: Jesús les dijo: “De cierto os digo, que los publicanos y las rameras van delante de vosotros al reino de Dios” (Mateo 21: 31)
    En este mundo hay gente soberbia y arrogante, que cree merecer cierto privilegio en frente de Dios, porque es una persona religiosa y desde su punto de vista correcta; pero hay también gente humilde que reconoce ser pecador y cree que no hay otro camino de alcanzar la vida eterna, sino por pura misericordia de Dios; como el caso del ladrón que fue crucificado al lado de Jesús y le pidió clemencia a Cristo; como aquél pecador que oraba al lado del fariseo.

    Nilo Calani escribió:
    25 enero 2018 en 10:39 am

    Si Jesús, no es el mismo Dios del antiguo testamento, entonces es un impostor. Porque Jehová dijo en Jeremías 10:10 que él era el rey eterno; pero un ángel se presenta ante la virgen María y le dice que el hijo que tendría, llegaría a ser el rey eterno de Israel (Lucas 1:33). Tambien Jehová había dicho a Israel: “No conocerás otro Dios fuera de mí, ni otro salvador sino a mí” (Oseas 13:4); pero José, esposo de María, fue avisado por un ángel, que su hijo adoptivo, Jesús, sería el salvador de su pueblo (Mateo 1:21) y Jesús dice: ” No he venido para juzgar al mundo, sino para salvar al mundo” (Juan 12:47). Por tanto, el misterio de si Jesús es el mismo Jehová, queda revelado a los hombres, porque siendo un impostor, ninguna obra o profecía habria hecho digna de mencionarse, pero por cuanto es el verdadero, demostró con hechos su identidad; como dice el apóstol Pablo: “Dios fue manifestado en carne” (1Timoteo 3:16)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s