Evangelismo Puritano: Un Enfoque Bíblico – Parte 1.

Posted on

ESJ-2017 0824-002

Evangelismo Puritano: Un Enfoque Bíblico – Parte 1.

Por: Dr. Joel R. Beeke

(Este es el primero de cinco artículos sobre el tema del evangelismo puritano.)

Un gran evangelista puritano, John Rogers, advirtió a su congregación contra el descuido de las Escrituras diciéndoles lo que Dios podría decir: “He confiado tanto tiempo en mi Biblia … se encuentra en [algunas] casas cubiertas de polvo y telarañas, no te importa escucharla. ¿Usas mi Biblia así? Bueno, ya no tendrás mi Biblia.

Rogers entonces recogió su Biblia y comenzó a alejarse del púlpito. Entonces se detuvo, cayó de rodillas, y tomó la voz del pueblo, que suplicó: “Señor, sea lo que sea que nos hagas, no nos quites tu Biblia; Matar a nuestros hijos, quemar nuestras casas, destruir nuestros bienes; no quites tu Biblia. “

-¿Lo dices así? -preguntó el ministro, haciéndose pasar por Dios. -Bueno, te probaré un rato más; Y aquí está mi Biblia para ti. Veré cómo lo usas, si lo buscarás más, lo amarás más, lo observarás más y vivirás más conforme a él “.

Thomas Goodwin se sintió tan conmovido por la dramática presentación de Rogers que cuando salió de la iglesia lloró sobre el cuello de su caballo durante quince minutos antes de sentirse lo suficientemente fuerte como para montarlo.

Juan Calvino y sus sucesores puritanos no carecían de celo evangelístico, como algunos han afirmado. David Calhoun ha defendido el trabajo de Calvino como maestro y practicante de evangelismo. Del mismo modo, mostraré, en cinco artículos, cómo los puritanos llevaron el evangelio a los demás de una manera completamente escritural.

Primero, definiré lo que entiendo por evangelización puritana, luego mostraré que el mensaje evangelístico puritano, basado en las Escrituras, era doctrinal, práctico, experimental y simétrico. Entonces examinaré los métodos primarios que usaron para comunicar el evangelio: un estilo sencillo de predicación y la práctica del evangelismo catequético. Finalmente, veremos que los puritanos creían que el mensaje y los métodos de evangelismo eran inseparables de la disposición interior de un evangelista.

Una mirada al mensaje bíblico, a los métodos ya la disposición del evangelismo puritano debe convencernos de nuestra necesidad de volver a un fundamento bíblico para todo evangelismo. A medida que los puritanos adoptaron los principios bíblicos de la evangelización y se convirtieron en practicantes de ellos en sus ministerios, debemos encarnar estos mismos principios en nuestra enseñanza y trabajo. Tenemos mucho que aprender de los puritanos acerca de cómo evangelizar.

Evangelismo Puritano Definido


Nuestro uso de la palabra Puritano incluye no sólo a aquellas personas que fueron expulsadas de la Iglesia de Inglaterra por el Acta de Uniformidad en 1662, sino también aquellas en Gran Bretaña y Norteamérica que, durante varias generaciones después de la Reforma, trabajaron para reformar Y purificar la iglesia y conducir a la gente hacia una vida bíblica y piadosa consistente con las doctrinas reformadas de la gracia.


El puritanismo surgió de al menos tres necesidades:

(1) la necesidad de la predicación bíblica y la enseñanza del sonido, la doctrina reformada;
(2) la necesidad de la piedad bíblica y personal que enfatiza la obra del Espíritu Santo en la fe y vida del creyente; Y (3) la necesidad de una restauración de la simplicidad bíblica en la liturgia, las vestiduras y el gobierno de la iglesia.

Evangelismo no era una palabra que los puritanos usaban comúnmente, pero eran evangelistas sin embargo.

El llamado de Richard Baxter a los inconversos y la Alarma de Joseph Alleine a los inconversos fueron obras pioneras en la literatura evangelística. Los puritanos eran pescadores de hombres, tratando de despertar a los inconversos a su necesidad de Cristo, para llevarlos a la fe y el arrepentimiento, y establecerlos en un estilo de vida de santificación.

El evangelismo puritano, entonces, se refiere a cómo los puritanos proclamaron lo que la Palabra de Dios aconseja sobre la salvación de los pecadores del pecado y sus consecuencias. Que la salvación es concedida por la gracia, recibida por la fe, fundada en Cristo, y reflexiva de la gloria de Dios. Para los puritanos, el evangelismo no sólo implica presentar a Cristo para que por el poder del Espíritu la gente venga a Dios a través de Él, sino que también implique presentar a Cristo para que el creyente pueda crecer en Él y servirlo como Señor en la comunión de Su iglesia Y en la extensión de Su reino en el mundo. El evangelismo puritano implica declarar toda la economía de la redención centrándose en la obra salvadora de las tres Personas de la Trinidad, al mismo tiempo que llama a los pecadores a una vida de fe y compromiso,

Los puritanos veían el evangelismo como una tarea centrada en la palabra de la iglesia, particularmente de sus ministros. Comprendieron bien la centralidad de la predicación, el papel del pastor y la necesidad de la oración en la evangelización. Doctrinalmente, el puritanismo era una especie de calvinismo amplio y vigoroso; Por experiencia, era un cristianismo cálido y contagioso; Evangelisticamente, era tierna así como agresiva.

Características de la predicación puritana

Al discutir el mensaje de la evangelización puritana, nos enfocaremos en cinco características distintivas de la predicación puritana y luego consideraremos cómo esas características difieren de lo que se usa hoy en la predicación evangelística.

1. Completamente bíblico

El mensaje Puritano fue encontrado en la Palabra de Dios. “El ministro fiel, como Cristo, es uno que no predica más que la palabra de Dios”, dijo el puritano Edward Dering. John Owen estuvo de acuerdo en que “el primer y principal deber de un pastor es alimentar al rebaño con la predicación diligente de la palabra”. Como Miller Maclure señaló: “Para los puritanos, el sermón no se limita a la Escritura; Literalmente existe dentro de la Palabra de Dios; El texto no está en el sermón, pero el sermón está en el texto …. Poner sumariamente, escuchar un sermón está siendo en la Biblia. “

El puritanismo era un movimiento basado en las Escrituras. Los puritanos eran gente del Libro vivo. Buscaban, oían y cantaban la Palabra con deleite, y alentaban a otros a hacer lo mismo. El puritano Richard Greenham sugirió ocho maneras de leer la Escritura: “con diligencia, sabiduría, preparación, meditación, conferencia, fe, práctica y oración”. Thomas Watson proporcionó numerosas pautas sobre cómo escuchar la Palabra. “Venid a la Palabra con un apetito santo y un corazón enseñable. Siéntate bajo la Palabra atentamente, recibe con mansedumbre, y mezcle con fe. Luego retenga la Palabra, ore sobre ella, la practique y hable con otros acerca de ella. -Es terrible el caso de aquellos que van cargados de sermones al infierno -le advirtió Watson”-. Por el contrario, aquellos que responden a la Escritura como una “carta de amor enviada a ustedes por Dios” experimentarán su poder calentador y transformador.

Los puritanos amaban, vivían y respiraban las Escrituras, saboreando el poder del Espíritu que acompañaba a la Palabra. Consideraban los sesenta y seis libros de la Escritura como la biblioteca del Espíritu Santo que les fue legítimamente legada. Ellos veían la Escritura como Dios hablando con ellos como un padre habla a sus hijos. Ellos veían la Palabra como verdad en la que podían confiar y descansar por toda la eternidad. Ellos lo vieron capacitado por el Espíritu para renovar sus mentes y transformar sus vidas.

“Alimentaos de la Palabra”, el predicador puritano John Cotton exhortó a su congregación. El prefacio de la Biblia de Ginebra contiene consejos similares, diciendo que la Biblia es “la luz de nuestros caminos, la llave del reino de los cielos, nuestra comodidad en la aflicción, nuestro escudo y espada contra Satanás, la escuela de toda sabiduría, Contemplamos el rostro de Dios, el testimonio de su favor, y el único alimento y alimento de nuestras almas “.

Los puritanos sonaron un llamado de clarín para volverse intensamente centrados en la fe en la fe y en la práctica. Consideraban que la Biblia era una guía digna de confianza para toda la vida. “Debemos fijar la Palabra de Dios siempre delante de nosotros como una regla, y no creemos nada excepto lo que enseña, no amamos más que lo que prescribe, no odiamos más que lo que prohíbe, no hacemos nada más que lo que manda”, dijo El predicador puritano Henry Smith a su congregación. “Las Escrituras nos enseñan la mejor manera de vivir, la forma más noble de sufrimiento, y la forma más cómoda de morir”, escribió John Flavel.

No es de extrañar, pues, que una página típica de un sermón evangelístico puritano contenga de cinco a diez citas de textos bíblicos y de una docena de referencias a textos. Los predicadores puritanos estaban familiarizados con sus Biblias; Memorizaban cientos, si no miles, de textos. Ellos sabían qué Escritura citar para cualquier preocupación. “La familiaridad larga y personal con la aplicación de la Escritura era un elemento clave en la composición ministerial puritana”, escribe Sinclair Ferguson. “Ellos ponderaron las riquezas de la verdad revelada de la misma manera que un gemólogo examina pacientemente las muchas caras de un diamante”. Utilizaron sabiamente la Escritura, llevando los textos citados a la doctrina o al caso de conciencia a mano, basados ​​en sólidos principios hermenéuticos.


Los sermones evangelísticos de los predicadores contemporáneos a menudo incorporan versos arrancados de contexto o una serie de textos que no pertenecen juntos. El evangelismo moderno, en busca de un “simple evangelio”, favorece una mera fórmula, una presentación empacada, en lugar de todo el consejo de Dios. Por otra parte, algunos predicadores parecen tener una mejor comprensión del fútbol profesional y programas de televisión, o de las enseñanzas de Sigmund Freud y Paul Tillich, que lo hacen de Moisés y Pablo.


Los predicadores puritanos, en su mayor parte, estaban bien fundamentados en los idiomas bíblicos y el aprendizaje clásico. Pero también eran hombres convencidos de la necesidad de ser “nacidos de nuevo, no de semilla corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios, que vive y permanece para siempre” (1 Pedro 1:23). Estaban persuadidos de que el Espíritu Santo trabajaba a través de las Escrituras para traer la verdad a los pecadores. Los mismos patrones de pensamiento de los puritanos estaban empapados en la fraseología exacta de la Biblia.

Si somos siempre propensos a estar orgullosos de nuestro conocimiento de la Biblia, deberíamos abrir cualquier volumen de John Owen, Thomas Goodwin o Thomas Brooks, observen cómo se cita un oscuro pasaje en Nahum seguido de un pasaje familiar de Juan, dos de los cuales Ilustran perfectamente el punto que el escritor está haciendo, luego comparamos nuestro conocimiento con el suyo. ¿Cómo podemos explicar este maravilloso -para nosotros, humillando-agarrar de la Escritura aparte de que estos teólogos eran ministros de la Palabra? Estos hombres obviamente estudiaron sus Biblias diariamente, cayendo de rodillas mientras el Espíritu de Dios quemaba la Palabra en sus corazones pastorales. Entonces, mientras escribían o predicaban sus mensajes evangelísticos, un pasaje bíblico tras otro me venía a la mente.

Nuestros esfuerzos evangelísticos deben estar igualmente basados ​​en la Biblia. Debemos buscar más frecuentemente las Escrituras y amar la Palabra de Dios con más fervor. A medida que aprendemos a pensar, hablar y actuar más bíblicamente, nuestros mensajes se volverán más autoritarios y nuestro testimonio será más eficaz y fructífero.

2. Evidentemente Doctrinal

El evangelista puritano vio la teología como una disciplina esencialmente práctica-William Perkins lo llamó “la ciencia de vivir benditamente para siempre”; William Ames, “la doctrina o enseñanza de vivir a Dios”. Como escribe Ferguson: “Para ellos, la teología sistemática era para el pastor lo que el conocimiento de la anatomía es para el médico. Sólo a la luz de todo el cuerpo de la divinidad (como les gustaba llamarla), un ministro podía diagnosticar, prescribir y, en última instancia, curar la enfermedad espiritual en aquellos que estaban plagados por el cuerpo del pecado y la muerte “.


Los puritanos, por lo tanto, no tenían miedo de predicar todo el consejo de Dios. No conciliaron a sus oyentes al aligerar sus mensajes con historias humorísticas o anécdotas folklóricas. Ellos sentían la increíble responsabilidad de manejar la verdad eterna y dirigirse a las almas inmortales (Ezequiel 33: 8). Ellos predicaron las verdades pesadas de Dios como un hombre agonizante a los hombres agonizantes, como nunca seguro de predicar de nuevo!


Por ejemplo, cuando los puritanos trataron con la doctrina del pecado, ellos llamaron al pecado pecado, y lo declararon como rebelión moral contra Dios, que cosecha la culpa eterna. Predicaban sobre pecados de comisión y pecados de omisión en pensamiento, palabra y obra. Obras tales como El mal de los males de Jeremiah Burroughs: El pecado excesivo del pecado, subrayan la atrocidad del pecado. En sesenta y siete capítulos, Burroughs expone el pecado por lo que es: el menor pecado implica más mal que la mayor aflicción; El pecado y Dios son contrarios entre sí; El pecado se opone a todo lo que es bueno; El pecado es el veneno de todos los males; El pecado tiene una dimensión y un carácter infinitos; Y el pecado nos hace sentir cómodos con el diablo.

Los puritanos vinculaban el pecado con la caída de Adán y Eva en el Paraíso. Ellos enseñaron en términos inequívocos que a través de esa caída heredamos la depravación que nos hace inadecuados para Dios, la santidad y el cielo. “En la caída de Adán, pecamos todos”, afirmaron. Subrayaron que el problema de los pecadores era doble: un mal registro, que es un problema legal; Y un mal corazón, que es un problema moral. Ambos nos hacen inadecuados para la comunión con Dios. Más que una reforma externa de la vida es necesaria para satisfacer las demandas de Dios; La regeneración interna del corazón a través de un Dios Trino es esencial para la salvación (Juan 3: 3-7).

Los puritanos también predicaron la doctrina de Dios sin equivocarse. Proclamaron el ser majestuoso de Dios, su personalidad trinitaria y sus gloriosos atributos.


Todo su evangelismo estaba arraigado en un robusto teísmo bíblico, a diferencia del evangelismo moderno que a menudo se acerca a Dios como si fuera un vecino de al lado que puede ajustar Sus atributos a nuestras necesidades y deseos. Aunque el evangelismo moderno reclama a Juan 3:16 como su texto.


El Puritano probablemente citaría Génesis 1: 1, “En el principio Dios”, para mostrar cómo todo lo que sucedió después es parte de lo que Dios ha diseñado para Su propia gloria. Los puritanos entendieron que las doctrinas de la expiación, la justificación y la reconciliación carecen de sentido aparte de una verdadera comprensión de Dios que condena el pecado, y expía por los pecadores, los justifica y los reconcilia a sí mismo.

El evangelismo puritano también proclamó la doctrina de Cristo. “La predicación es el carro que lleva a Cristo arriba y abajo del mundo”, escribió Richard Sibbes. En obras como el Cristo Revelado de Thomas Taylor, Cristo Nuestro Mediador, la Felicidad de Alejandro Grosse de Disfrutar y Hacer un Rápido Uso de Cristo, La mirada de Isaac Ambrose a Jesús, el Cristo de Ralph Robinson o Felipe Henry Todo en Todos, El Cristo de Juan Brown: el Camino , La Verdad y la Vida, el Misterio Glorioso de la Persona de Cristo de Juan Owen y el Cristo Crucificado de James Durham, los Puritanos predicaron el Cristo entero a todo el hombre. Lo ofrecieron como Profeta, Sacerdote y Rey. Ellos no separaron Sus beneficios de Su persona ni le ofrecieron como un Salvador del pecado al ignorar Sus demandas como Señor. Como Joseph Alleine escribió en su modelo de evangelización puritana,

Todo el Cristo es aceptado por el sincero convertido. El ama no sólo el salario sino la obra de Cristo, no sólo los beneficios, sino la carga de Cristo. Él está dispuesto no sólo a pisar el maíz, sino a dibujar bajo el yugo. Él toma los mandamientos de Cristo, sí, la cruz de Cristo. El convertido maligno toma a Cristo a la mitad. Él es todo para la salvación de Cristo, pero no es para la santificación. Él es para los privilegios, pero no se apropia de la persona de Cristo. Él divide los oficios y beneficios de Cristo. Esto es un error en la fundación. Quien ama la vida, que tenga cuidado aquí. Es un error irrecuperable, del que a menudo se ha advertido, y sin embargo ninguno es más común.

Alleine nos muestra que la división de los oficios y beneficios de Cristo no es una invención del siglo XX. A lo largo de los siglos, el hombre se ha rebelado contra Cristo como Dios le ofrece a Él-como Salvador y Señor (Salmo 2). El verdadero convertido, sin embargo, está dispuesto a recibir un Cristo entero, sin limitaciones. “Él está dispuesto a tener a Cristo bajo cualquier término; Él está dispuesto a tener el dominio de Cristo, así como la liberación por Cristo “, dijo Alleine.

Esta recepción sin reservas de Cristo es especialmente evidente en los pactos escritos celebrados por los puritanos. Los predicadores puritanos alentaron a sus oyentes a “acercarse” (apropiadamente) a un Cristo libremente ofrecido por fe, y luego redactar y firmar un documento de compromiso total, en el que “convino” (entregó) toda su vida a Dios. Estos pactos móviles se encuentran en numerosos diarios puritanos y libros evangelísticos. Los puritanos se quedarían horrorizados ante la tendencia actual en el evangelismo moderno que sólo busca rescatar a los pecadores del infierno, posponiendo su sumisión al soberano señorío de Cristo hasta más tarde.

Predicar a Cristo con benevolencia y gracia era la carga más grande y la tarea más esencial del evangelista puritano. “Cristo crucificado” debe ser “el tema de la predicación del evangelio”, dijo Robert Traill. “Dos cosas que los ministros tienen que hacer:. Para ponerlo adelante a la gente; Para pintarlo en su amor, excelencia y capacidad de salvar. Robert Bolton estuvo de acuerdo en que “Jesucristo es ofrecido libremente, y sin excepción de cualquier persona, cada Sabbath, cada Sermón”. Los evangelistas puritanos presentaron repetidamente a Cristo en Su habilidad, disposición para salvar y preciosidad como el único Redentor de pecadores perdidos. Lo hicieron con la articulación teológica, la grandeza divina y la pasión humana. Exaltaron a Cristo al más alto como un Salvador objetivo y subjetivo, y humillaron al hombre al más bajo. No estaban preocupados por dañar la autoestima de los oyentes. Estaban mucho más preocupados por estimar al Dios Trino; El Padre que nos creó con dignidad a Su imagen; El Hijo que nos restituye esa dignidad por medio de la redención y la adopción de hijos; Y el Espíritu Santo que habita en nosotros y hace que nuestras almas y cuerpos sean Su templo. Los mensajes de autoestima que no se centran en un Dios Trino que habrían visto como mensajes de “auto-engaño”. No tenemos nada que estimar en nosotros mismos aparte de Dios, dijeron los puritanos. Aparte de Su gracia, estamos caídos, miserables, indignos, y atados al infierno. Estaban mucho más preocupados por estimar al Dios Trino; El Padre que nos creó con dignidad a Su imagen; El Hijo que nos restituye esa dignidad por medio de la redención y la adopción de hijos; Y el Espíritu Santo que habita en nosotros y hace que nuestras almas y cuerpos sean Su templo. Los mensajes de autoestima que no se centran en un Dios Trino que habrían visto como mensajes de “auto-engaño”. No tenemos nada que estimar en nosotros mismos aparte de Dios, dijeron los puritanos. Aparte de Su gracia, estamos caídos, miserables, indignos, y atados al infierno. Estaban mucho más preocupados por estimar al Dios Trino; El Padre que nos creó con dignidad a Su imagen; El Hijo que nos restituye esa dignidad por medio de la redención y la adopción de hijos; Y el Espíritu Santo que habita en nosotros y hace que nuestras almas y cuerpos sean Su templo. Los mensajes de autoestima que no se centran en un Dios Trino que habrían visto como mensajes de “auto-engaño”. No tenemos nada que estimar en nosotros mismos aparte de Dios, dijeron los puritanos. Aparte de Su gracia, estamos caídos, miserables, indignos, y atados al infierno. Los mensajes de autoestima que no se centran en un Dios Trino que habrían visto como mensajes de “auto-engaño”. No tenemos nada que estimar en nosotros mismos, aparte de Dios, dijeron los puritanos. Aparte de Su gracia, estamos caídos, miserables, indignos, y atados al infierno. Los mensajes de autoestima que no se centran en un Dios Trino que habrían visto como mensajes de “auto-engaño”. No tenemos nada que estimar en nosotros mismos, aparte de Dios, dijeron los puritanos. Aparte de Su gracia, estamos caídos, miserables, indignos, y atados al infierno.

Para mencionar sólo una doctrina más, los evangelistas puritanos también enfatizaron la santificación. El creyente debe recorrer la carretera del rey de santidad en gratitud, servicio, obediencia, amor y abnegación. Él debe saber experimentalmente el ejercicio continuo de las gracias gemelas de la fe y del arrepentimiento. Él debe aprender el arte de la meditación, de temer a Dios, y de la oración infantil. Él debe seguir adelante por la gracia de Dios, tratando de hacer su llamado y elección seguro.

Traducido por: Sneider Ferreira

Déjanos saber tú comentario…

Dr. Joel R. Beeke es el presidente y profesor de teología sistemática y homilética en el Puritan Reformed Theological Seminary y un pastor en Heritage Netherlands Reformed Congregation en Grand Rapids, Mich.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s