Los Cuatro Terrenos: El Terreno Rocoso

Posted on

ESJ-2017 0824-001

Los Cuatro Terrenos: El Terreno Rocoso

Por John F. Macarthur
Lucas 8:6

A sólo un corto trayecto en coche de las autopistas y la congestión de Los Ángeles se pueden encontrar colinas y montañas estériles. Durante la temporada de lluvias de repente dan vida a una vegetación exuberante. Pero rápidamente se convierten en un marrón tostado. El verde que se veía tan prometedor se convierte en matorrales sin vida, sin servir para nada mas que alimentar los incendios forestales de California como yesca.

Esa es una metáfora perfecta para la forma en que algunas personas responden al evangelio. Ellos son el polo opuesto de los corazones endurecidos que discutimos la ocasión pasada . Ellos son el “suelo rocoso” en la parábola original de Cristo.

El sembrador salió a sembrar su semilla; y al sembrarla, una parte cayó junto al camino, y fue pisoteada y las aves del cielo se la comieron. 6 Otra parte cayó sobre la roca, y tan pronto como creció, se secó, porque no tenía humedad. 7 Otra parte cayó en medio de los espinos; y los espinos, al crecer con ella, la ahogaron. 8 Y otra parte cayó en tierra buena, y creció y produjo una cosecha a ciento por uno. Y al hablar estas cosas, Jesús exclamaba: El que tiene oídos para oír, que oiga. (Lucas 8:5-8)

El terreno esparcido sobre una capa de roca ilustra una persona de corazón superficial que responde de inmediato pero sólo superficialmente. El pecado tiene raíces profundas, la vegetación no puede vivir mucho tiempo en un clima seco. Se vuelve verde y frondoso rápidamente, pero muere con la misma rapidez, antes de alcanzar madurez frutal. Tal crecimiento es inútil para cualquier propósito provechoso.

El Salmo 129:6 también compara a los malvados con “hierba sobre los tejados que se marchitan antes de que crezca”. En la fina capa de polvo que se acumula en un techo plano, puede brotar maleza o hierba e incluso lucir exuberante durante una temporada corta, Pero está en un lugar que no puede sostener la vida a largo plazo. Está condenado tan pronto como brota, y hasta la paja muerta que queda al final es inútil para cualquier propósito bueno. El salmo continúa diciendo que “Con la cual el segador no llena su mano, ni el recogedor de gavillas sus brazos.” (Salmo 129:7).

Los oyentes del suelo rocoso parecen receptivos. Ellos muestran un gran interés. Jesús dice que “reciben la palabra con gozo” (Lucas 8:13). Están regocijados por ella. Pero todo ese entusiasmo oscurece el hecho de que no hay raíz. Ellos “creen por un tiempo”. Es un hecho importante a reconocer: intelectualmente, al menos, son receptivos, afirmativos, incluso muy entusiasmados. Hay una especie de credibilidad temporal que no es fe auténtica, precisamente porque es superficial – poco profunda, sin raíces, totalmente a merced de los elementos hostiles que seguramente probarán su viabilidad.

No es una cuestión de si, sino cuando tal “fe” fracasará. Por lo general (pero no siempre) sucede más pronto que tarde. Cada persona que responde positivamente a la Palabra de Dios se enfrentará a un “tiempo de tentación”. La palabra griega traducida como “tentación” en Lucas 8:13 también puede referirse a un juicio o una prueba-y eso es claramente el sentido aquí. La fe del nuevo discípulo será sometida a prueba bajo la amenaza de la persecución, por una de las calamidades de la vida, o por la gran dificultad de mantener la pretensión de de una fe profunda y perdurable. Si es una fe superficial, sin raíces, sin corazón, no importa cuán entusiasta pueda haber parecido la respuesta al principio, esa persona se “apartará” -es decir, abandonará la fe por completo.

Jesús dijo en Juan 8:31: “Si vosotros permanecéis en mi palabra, verdaderamente sois mis discípulos.” Hebreos 3:14 dice: “Porque somos hechos[a] partícipes de Cristo, si es que retenemos firme hasta el fin el principio de nuestra seguridad.” El apóstol Pablo dijo que usted puede saber que está verdaderamente reconciliado con Dios “si en verdad permanecéis en la fe bien cimentados y constantes, sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, que fue proclamado a toda la creación debajo del cielo, y del cual yo, Pablo, fui hecho ministro” (Colosenses 1:23).

Aquellos cuya fe es meramente temporal oyen el evangelio y responden rápida y superficialmente. Tal vez tengan algún motivo egoísta (pensando que Jesús arreglará sus problemas mundanos o hará la vida más fácil para ellos). Ellos realmente no cuentan el costo. Durante un tiempo, disfrutan de una cierta emoción: una sensación de alivio, regocijo, euforia o lo que sea. Hay lágrimas de alegría, abrazos, palmadas, y mucha actividad – al principio. Eso tiende a convencer a otros creyentes de que se trata de una conversión verdadera, bien arraigada en una verdadera convicción.. Podemos incluso estar inclinados a pensar que es una respuesta mejor que la tranquila restricción de algún creyente genuino que está tan profundamente convencido de su pecado e indignidad que todo lo que él siente es un profundo sentido de mansedumbre y gratitud tranquila.

Un estallido de alegría no es el rasgo distintivo de una conversión auténtica. El gozo es una respuesta fina y apropiada, por supuesto. Todo el cielo se llena de regocijo cuando un alma se convierte. “Os digo que de la misma manera, habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente que por noventa y nueve justos que no necesitan arrepentimiento.” (Lucas 15:7). Pero como Jesús aclara en nuestra parábola, a veces una gran alegría acompaña a la falsa conversión. Ni la alegría hiperactiva ni la quietud agradecida demuestran de una u otra manera si la profesión de fe de alguien es una expresión de una creencia superficial, temporal o de una convicción profunda y duradera. El fruto de la persona (o falta de ello) revelará eso. “Por el fruto se conoce el árbol” (Mateo 12:33).

En última instancia, no importa cuánto entusiasmo muestra el oyente superficial en esa respuesta inicial a la Palabra de Dios: si es una convicción superficial sin raíz real, esa persona eventualmente caerá. Y cuando eso sucede, demuestra definitivamente que a pesar de todo ese aparente gozo y celo, la persona nunca creyó verdaderamente en el primer lugar. “Salieron de nosotros, pero en realidad no eran de nosotros, porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron, a fin de que se manifestara que no todos son de nosotros.” (1 Juan 2:19).


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170816
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s