Los Cuatro Terrenos: Entre los Espinos

Posted on

ESJ-2017 0824-003

Los Cuatro Terrenos: Entre los Espinos

Por John F. Macarthur
Lucas 8:7

La mayoría de nosotros hemos soportado la tragedia de ver gente que contamos como hermanos y hermanas espirituales que abandonan la iglesia y dan la espalda a Cristo. Es desgarrador ver a amigos y seres queridos rechazar al Salvador y en cambio ir pos del pecado.

Cuando pensamos en la apostasía, generalmente pensamos en rechazos descarados y francos de Cristo y del evangelio. Pero mucho más a menudo, los apóstatas simplemente salen de nuestras iglesias sin que nosotros ni siquiera nos fijemos. Pueden parecer como sólidos creyentes y miembros leales exteriormente, pero interiormente sus lealtades permanecen divididas entre Cristo y el mundo. Sus corazones todavía están fijos en cosas temporales y triviales. La atracción del mundo erosiona continuamente su profesión de fe hasta que finalmente desaparecen de la comunión cristiana por completo.

Jesús emitió fuertes advertencias contra aquellos que pensaban que podían amarlo sin abandonar los cuidados y los placeres de este mundo. Y en su primera parábola, describió vívidamente el patrón engañoso de tales falsos creyentes.

El sembrador salió a sembrar su semilla; y al sembrarla, una parte cayó junto al camino, y fue pisoteada y las aves del cielo se la comieron. Otra parte cayó sobre la roca, y tan pronto como creció, se secó, porque no tenía humedad. Otra parte cayó en medio de los espinos; y los espinos, al crecer con ella, la ahogaron. Y otra parte cayó en tierra buena, y creció y produjo una cosecha a ciento por uno. Y al hablar estas cosas, Jesús exclamaba: El que tiene oídos para oír, que oiga (Lucas 8:5-8, énfasis añadido)

El tercer tipo de terreno, el tipo situado “entre las espinas”, representa un corazón demasiado cautivado o demasiado preocupado por asuntos mundanos. Jesús explica: “Y la semilla que cayó entre los espinos, éstos son los que han oído, y al continuar su camino son ahogados por las preocupaciones, las riquezas y los placeres de la vida, y su fruto no madura.” (Lucas 8:14).

Aquellos que encajan en esta categoría (como los que escuchan superficialmente ) parecen responder positivamente al principio. La analogía sugiere que probablemente habrá alguna señal inicial de receptividad. Las semillas sembradas entre las malas hierbas germinarían. Estas personas, cuando “han oído”, “siguen su camino”, lo que significa, al parecer, que dan todas las señales de seguir el camino de la fe. El evangelio de Marcos parece sugerir que al principio parecen tener todo el potencial para ser productivos, pero luego en algún momento después, “pero las preocupaciones del mundo, y el engaño de las riquezas, y los deseos de las demás cosas entran y ahogan la palabra, y se vuelve estéril.” (Marcos 4:19, énfasis añadido).

Esto no es un incrédulo de corazón duro o una persona superficial y emocional. Esta vez el terreno en sí está bien arado y lo suficientemente profundo. Pero hay todo tipo de impurezas en él. Las malas hierbas nativas de ese suelo ya han germinado bajo la superficie. Siempre crecerán más fuerte y más rápido que la buena semilla. La Palabra de Dios es extraña en tal corazón. Las malas hierbas y las espinas poseen esa tierra.

Esta persona está demasiado enamorada de este mundo, demasiado obsesionado con las “riquezas y los placeres de esta vida” (Lucas 8:14). Esa es la clave.. Los valores del mundo temporal (placeres pecaminosos, ambiciones terrenales, dinero, prestigio y una serie de desviaciones triviales) diluyen el corazón y amortiguan la verdad de la Palabra de Dios.

Esto es “un hombre de doble ánimo, inestable en todos sus caminos” (Santiago 1: 8). Como Jesús enseñó: “Ningún siervo puede servir a dos señores, porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.” (Lucas 16:13).

De hecho, en el relato de Mateo, el énfasis está en el amor del oyente mundano por el dinero: “El engaño de la riqueza ahoga la palabra” (Mateo 13:22). Escribiendo a Timoteo, el apóstol Pablo dijo:

Pero los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo y en muchos deseos necios y dañosos que hunden a los hombres en la ruina y en la perdición. Porque la raíz de todos los males es el amor al dinero, por el cual, codiciándolo algunos, se extraviaron de la fe y se torturaron con muchos dolores. (1 Timoteo 6:9-10)

Nada es más hostil a la verdad del evangelio que el amor por las riquezas y los placeres de este mundo. Para aquellos cuyo deseo principal es gastar sus recursos en placeres mundanos, Santiago 4:4 dice: “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.”

El apóstol Juan condenó la mundanalidad con igual severidad. Él escribió: “No améis al mundo ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.” (1 Juan 2:15). ¿Quiere decir que es un pecado amar a las montañas y las flores o la buena comida y la gente? Por supuesto no. Está hablando de los valores y vicios de este mundo, todo encarnado en la enemistad patológica y autodestructiva del mundo hacia Dios: “Porque todo lo que hay en el mundo, la pasión de la carne, la pasión de los ojos y la arrogancia de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.”(1 Juan 2:16).

Eso es precisamente lo que representan las malas hierbas y las espinas de la parábola: el egoísmo, el deseo pecaminoso y el sistema de creencias impías que domina este mundo. Valores como aquellos -no los rasgos naturales del mundo creado- son los que ahogan la verdad de la Palabra de Dios en los corazones caídos y hacen que este mundo no sea digno de nuestro amor.

No pierda el punto. La riqueza material no es intrínsecamente mala, ni lo es el placer. Cuando se les da prioridad adecuada, la riqueza y el placer deben ser recibidos con acción de gracias como regalos de gracia de la mano de Dios, que es generoso con tales bendiciones (Deuteronomio 8:18, Eclesiastés 5: 18-19, Oseas 2: 8). Pero es malo amar los dones más que el Dador, o valorar los beneficios tangibles y temporales más que las bendiciones espirituales. Pablo le dijo a Timoteo: “A los ricos en este mundo, enséñales que no sean altaneros ni pongan su esperanza en la incertidumbre de las riquezas, sino en Dios, el cual nos da abundantemente todas las cosas para que las disfrutemos.” (1 Timoteo 6:17) .

Un ejemplo clásico del Nuevo Testamento del oyente mundano es el rico gobernante joven. Él vino a Jesús buscando ansiosamente la vida eterna, pero era materialista y amante del mundo, y Jesús lo sabía. La Escritura dice que el joven gobernante ” Pero al oír el joven estas palabras[a], se fue triste, porque era dueño de muchos bienes.”(Mateo 19:22). Amaba las cosas mundanas más que a Dios. Otro ejemplo, por supuesto, es Judas, que hizo toda pretensión de seguir a Jesús desde el momento en que Jesús llamó a los doce hasta que Judas finalmente traicionó a Cristo por treinta piezas de plata. La Escritura nos dice que el pecado de Judas fue el amor al dinero. “Era un ladrón, y como tenía la bolsa del dinero, sustraía de lo que se echaba en ella” (Juan 12: 6). Era el tipo más siniestro de oyente de tierra espinosa.

Esto es lo que tienen en común el oyente de corazón duro , el oyente superficial y el oyente mundano: “No dan fruto a la madurez” (Lucas 8:14). Todo el propósito de la agricultura es producir una cosecha. El terreno que no produce un cultivo no tiene valor. El endurecido camino junto al camino de la carretera permanecerá perpetuamente duro, el terreno superficial y rocoso muy probablemente no será sembrado nuevamente, y el terreno espinoso será quemado. Si no puede ser completamente despejado, purgado de las malas hierbas, y cultivado otra vez, será abandonado como páramo.

Las tres variedades de terreno infructuoso son emblemáticos de los no creyentes, incluyendo aquellos que originalmente mostraron alguna promesa pero fracasaron en dar fruto. Sólo hay un tipo de terreno que dará fruto verdadero y duradero: un tipo de oyente que responde al evangelio en un genuino arrepentimiento y fe. Y consideraremos esa tierra fértil y bien cultivada la próxima ocasión.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B170821
COPYRIGHT ©2017 Grace to You

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s