¿Qué Nos Está Diciendo Dios?

Posted on Actualizado enn

ESJ-2017 0907-001

¿Qué Nos Está Diciendo Dios?

Por Tom Ascol

Irma y Harvey pueden llegar como el Bonnie y el Clyde de los huracanes tropicales. Mi familia extendida en Texas sufrió grandes pérdidas del primero (aunque todas sus vidas fueron salvadas, por la gracia de Dios), y ahora mi familia inmediata y de la iglesia en Florida se están preparando para el ataque de esta último, que como tipo es una categoría 5 y nos dirigimos directamente hacia nosotros. Así que ambas tormentas han ocupado muchos de mis pensamientos las últimas dos semanas.

Comprensiblemente, la gente está tratando de dar sentido a estos devastadores desastres naturales. “¿Qué nos está diciendo Dios?” Es la cuestión de la hora. Muchas de las respuestas son menos que satisfactorias. Algunos son muy poco útiles. Mientras he escuchado estas sugerencias, el sabio consejo de Martín Lutero sigue sonando en mis oídos; “Que el hombre que oiga a Dios hablar, lea la Sagrada Escritura”.

Eso no significa que Dios no nos habla en la naturaleza ni en actos de providencia. Salmo 19: 1-6 y 119: 117 aclararan esto. Creo que CS Lewis está en lo correcto cuando escribe en The Problem of Pain ,

Dios nos susurra en nuestros placeres, habla en nuestra conciencia, pero grita en nuestros dolores: él [dolor] es su megáfono para despertar un mundo sordo.

Pero Lutero también está en lo correcto al amonestarnos a ir a la Escritura para oír de Dios. Para protegerse de las especulaciones inútiles, lo que debemos hacer es dejar que la Escritura interprete la providencia.

Por lo tanto, si el dolor es el “megáfono de Dios para despertar a un mundo sordo”, ¿qué nos está diciendo en estos recientes huracanes mortales?

En Lucas 13:1-5 Jesús responde a esa pregunta dirigiéndose a las personas que estaban perplejas por el estallido de atrocidades morales y desastres naturales.

1 En esa misma ocasión había allí algunos que le contaron acerca de los galileos cuya sangre Pilato había mezclado con la de sus sacrificios. 2 Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque sufrieron esto? 3 Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente. 4 ¿O pensáis que aquellos dieciocho, sobre los que cayó la torre en Siloé y los mató, eran más deudores que todos los hombres que habitan en Jerusalén? 5 Os digo que no; al contrario, si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.”

Cuando fue puesta a Él (1-3)la tragedia que se produjo a causa de la violencia pecaminosa de Pilato, Jesús no se detuvo de abordar las lecciones que el mal moral en el mundo enseñan a aquellos que no lo experimentan directamente, pero El continua incluyendo las lecciones que los desastres naturales nos enseñan también.

En v. 4 Jesús trae a la luz a dieciocho personas que murieron porque una torre cayó sobre ellos en Jerusalén. Probablemente se debió a un evento meteorológico, como un tornado, o tal vez un terremoto. Sea cual fuere la causa, fue un desastre natural. Al igual que los creados por Harvey e Irma.

¿Qué decía Dios en esa tragedia? Dos cosas. Primero, no debemos pensar que los que sufrieron en ella son peores pecadores que los que no sufrieron. Segundo, después de la tragedia, Dios llama a todos a arrepentirse. “si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente.

Esto es lo que Dios nos está diciendo en las tormentas. “Tomen nota del sufrimiento repentino, horrible que ha caído sobre los afectados, y dense cuenta de que no son menos dignos de tal sufrimiento. El sufrimiento que han experimentado es un mero anticipo del sufrimiento eterno que espera a todos los que se niegan a arrepentirse del pecado y regresar a Mí.”

Eso es lo que Dios siempre dice en las tragedias. Los huracanes nos advierten del eterno juicio que aún está por llegar. Son como disparos de advertencia disparados a través del arco de los barcos que están navegando en rebelión a Dios. Son llamados al arrepentimiento: apartarse de nuestro pecado para volver a nuestro Creador confiando en Su Hijo, el Señor Jesús, para salvación.

Cristo es el único refugio seguro del próximo Día del Juicio, un día que hará que los huracanes Harvey e Irma parezcan argumentos en un patio de recreo en comparación. Porque Él ha vivido una vida de justicia perfecta y ha muerto una muerte que expía por completo el pecado, solamente aquellos que se inclinan ante Él como Señor, quienes se arrepienten del pecado y confían en Él para la vida eterna serán salvos.

Eso es lo que Dios nos está diciendo. Estas tormentas, junto con cualquier otra tragedia en la vida, son llamados a arrepentirse del pecado y confiar en el Señor Jesús. Que el Señor nos dé oídos para escuchar este mensaje. Y que Él nos permita ayudar a otros a reconocer lo que Él está diciendo mientras dejamos que Su Palabra interprete Su providencia.

Un comentario sobre “¿Qué Nos Está Diciendo Dios?

    Efren Gonzalez Quiros. escribió:
    7 septiembre 2017 en 9:36 pm

    Este extraordinario planeta, al que fuimos enviados para cumplir la sentencia de la muerte física, por cuanto todos pecamos, contiene todo lo necesario para sostenernos con vida y todo el poder para quitarnosla. Sí, Dios nos habla con grandes fenómenos naturales, para que nos arrepintamos y pidamos a Él la fe, y meditemos en sus palabras, para que tengamos un esperanza de vida espiritual eterna en su presencia, porque, aquí abajo en la tierra todo es pasajero. “Cielo y tierra pasarán, más su palabra permanecerá”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s