El Sacerdote Estadounidense que Demostró que la Reforma no ha Terminado

Posted on

ESJ-2017 1024-003

El Sacerdote Estadounidense que Demostró que la Reforma no ha Terminado

Por Jordan Standridge

Allí estábamos en los Santos Pasos de Roma. Los famosos pasos que supuestamente fueron transportados desde Jerusalén a Roma, donde Jesús se acercó a Pilato justo antes de su crucifixión. Los pasos que jugarían un papel monumental al llevar a Lutero a cuestionar el catolicismo romano.

Cientos de personas siguen estos pasos todos los días, siguiendo los movimientos para poder quitarse un tiempo del purgatorio para ellos o para un ser querido.

Mientras permanecíamos allí, nos entristecía ver a las personas, una por una, comenzar su ascenso por los escalones, rezando a María para que cumpliera la promesa que el Papa y los Cardenales dieron: que quienes suban los escalones recibirán el perdón de pecado.

El año pasado, fue aquí donde una mujer en silla de ruedas lloraba de dolor por su incapacidad para subir los escalones y participar en esta práctica católica romana esencial.

Me encanta llevar grupos a este lugar porque pueden ver con sus propios ojos el sistema basado en obras que es el Catolicismo Romano. Ya no necesitan creer en mi palabra, pueden presenciarlo por sí mismos y regresar del viaje un poco más propensos a evangelizar a sus amigos católicos.

Sin embargo, todavía había algo de confusión. Un hombre en nuestro equipo pensó para sí mismo, que el catolicismo estadounidense es diferente. Ellos simplemente no participarían en esto. Justo cuando pensaba en estos pensamientos, apareció un grupo de aproximadamente 50 católicos romanos. Al acercarse al edificio, el sacerdote estadounidense ordenó al grupo que subiera los escalones. Les dijo qué hacer y les dijo qué les reportaría los beneficios de llevar a cabo estas movimientos.

Mi amigo estaba desconsolado por el hecho de que este sacerdote haría tal cosa. Creía que el catolicismo romano estadounidense era diferente y que, aunque era un error, nunca participaría en las obvias tradiciones del catolicismo romano basadas en las obras.

Solo un año antes, cuando el Papa Francisco declaró el 2016 como un año de jubileo , abrió las puertas santas de Roma y prometió que quien hiciera la caminata a la Meca de la ICR y atravesara las puertas recibiría el perdón por todo pecado y lograr la salvación momentánea.

Vimos a cientos de personas, incluidas docenas de estadounidenses con quienes conversé, que hicieron el viaje para lograr salir algunos años del purgatorio.

El hecho es que la Reforma no ha terminado. Y es probable que su miembro de la familia o amigo católico romano, dándosele la oportunidad de pararse frente a los escalones, se sienta obligado a subir los escalones de rodillas rezando a María para que les conceda la salvación.

También hay mucha confusión dentro de los círculos protestantes. Hace apenas una semana, vimos a Robert Jeffress, un pastor de una mega iglesia bautista del sur de Dallas, invitar a un presentador de un programa de entrevistas políticas católicas para que hablara en su iglesia un domingo por la mañana. Cuando vemos esto, sabemos que la Reforma no ha terminado, está viva y coleando. Por supuesto, esto sucede cuando la política domina los afectos del corazón de un pastor por encima del Evangelio. De repente, las simples verdades del Evangelio como la justificación solo mediante la fe se vuelven insignificantes, y quienes afirman puntos de vista políticos similares se convierten en hermanos y hermanas, y aquellos que están en desacuerdo son el enemigo cuando la mayoría del tiempo ambos son el campo misionero.

Lo que se necesita en la iglesia son muchos púlpitos y muchos miembros de la iglesia que irán más allá de la pregunta crees en Jesús, y realmente te enfrentarás al hecho de que solo porque dices que aceptas a Jesús, y solo porque te llamas cristiano, en realidad no significa que hayas nacido de nuevo, y ese es el caso si eres protestante o católico.

Lo he visto una y otra vez. Cuando un cristiano se da cuenta de esta realidad -que solo porque diga que es cristiano no lo hace uno- su seriedad en su caminar con Cristo va a otro nivel. Especialmente cuando ir a Roma y ver a los católicos romanos tratar de ganar el favor de Dios hace que muchos creyentes nacidos de nuevo regresen a casa con una emoción recién descubierta sobre conocer al Señor y un celo nuevo por evangelizar a los perdidos.

Mientras la Iglesia Católica Romana continúe negando la doctrina de sola fide, siga la misa y enseñe un proceso de salvación obtenido al caminar por las puertas y subir los escalones, la iglesia protestante debe continuar evangelizándolos y enseñando contra la ICR.

Una de las cosas más difíciles de abrazar en la vida cristiana es el hecho de que hay muchas almas a nuestro alrededor que no conocen al Señor, algunas de las cuales creen que sí, oirán algún día las palabras: “Nunca te conocí”. Puede que nunca sea así, aunque lo sabíamos bien, alentamos y vitoreamos a las personas que nos rodean que claramente niegan el Evangelio, pero debido al deseo de permanecer cómodos no les advertimos ni los desafiamos por su fe.

Amigos, la Reforma no ha terminado; ¿Estás dispuesto a amar a tu amigo y contar el costo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s