Ser Un Aprendiz de Por Vida

Posted on

ESJ-2017 1206-002

Ser Un Aprendiz de Por Vida

Por Nicholas T. Batzig

A lo largo de los años, he escuchado a muchos cristianos profesantes decir que no leen mucho. Esta debe ser una de las cosas más desalentadoras que un pastor puede escuchar a un cristiano admitir. Puede ser más desalentador escuchar a los jóvenes quejarse sobre cuánto tienen que estudiar en el seminario. Es un privilegio del más alto grado llegar a entregarse a un estudio diligente de las cosas profundas de Dios. ¿Por qué no querríamos saber tanto como sea posible acerca del Dios vivo y verdadero, tanto de su palabra como de aquellos que él ha designado para enseñarnos las riquezas de su palabra? ¿Por qué no querríamos ser tan cuidadosos como podamos en el manejo de la verdad?

Hace algunos años, le pregunté a un amigo mío, que es un respetado teólogo reformado, por qué no teníamos teólogos más sólidos en nuestros días. Su respuesta fue inesperada, sin embargo, me pareció que era verdad: dijo: “la iglesia nunca ha tenido muchos grandes teólogos “. Solo hay una conclusión a la que podemos llegar para saber por qué ese es el caso. No consideramos nuestra necesidad de ser diligentes en perseverar como aprendices de por vida.

Al final de su vida y ministerio, cuando fue “derramado como libación, y el momento de su partida había llegado”, el apóstol Pablo encargó a su protegido, Timoteo, que “trajera los libros y sobre todo los pergaminos”. . “Cuando el más grande de los apóstoles de Cristo estaba llegando al final de su vida, ¿qué quería hacer? Él quería aprender más. Si los libros a los que se refirió fueron las Escrituras del Antiguo Testamento, o no, es poco importante. El principio es claro. El apóstol Pablo, con su capacidad intelectual masiva, se sentía como si hubiera mucho más que aprender. Para estar seguros, las Escrituras son los libros principales que debemos estudiar diligentemente. Sin embargo, deberíamos leer todo lo que nos ayudará a aprender mejor las Escrituras, la obra de Dios en la historia, el examen de las acciones de los hombres en las diversas culturas y la creación que nos rodea. Charles Spurgeon una vez comentó sobre el profundo ejemplo en esta petición cuando escribió:

“Incluso un apóstol debe leer … ¡Él está inspirado y, sin embargo, quiere libros! Él ha estado predicando por lo menos durante treinta años, ¡y sin embargo, quiere libros! Él había visto al Señor, y sin embargo, ¡quiere libros! Él había tenido una experiencia más amplia que la mayoría de los hombres, y sin embargo, ¡quiere libros! Había sido atrapado en el tercer cielo, y había escuchado cosas que eran inefables para un hombre pronunciar, ¡sin embargo, él quiere libros! ¡Había escrito la mayor parte del Nuevo Testamento, y sin embargo, quiere libros! El apóstol le dice a Timoteo y por eso le dice a cada predicador: “Dedícate a leer”. El hombre que nunca lee nunca será leído; el que nunca cita nunca será citado. El que no usará los pensamientos del cerebro de otros hombres, prueba que no tiene cerebro propio. Hermanos, lo que es verdad de los ministros es verdad de toda nuestra gente. Tu necesitas leer “1.

Habiendo estado en el ministerio por casi una década, a menudo siento como si recién comenzara a arañar la superficie de la palabra de Dios. Después de terminar el seminario, tuve el privilegio de ser un panelista regular en un podcast teológico. Durante los seis años de mi participación, me fui sintiendo como si hubiera recibido una educación en seminario además de la que ya había recibido a través de los libros que leí, así como a causa de la interacción que tuve con los otros panelistas y con los invitados.

Tenemos más recursos disponibles para nosotros hoy que todos los precedentes en la historia de la humanidad. La cantidad de publicaciones impresas y electrónicas (por ejemplo, Google Books , Internet Archive y Logos ) a nuestra disposición es asombrosa. Cuando nos encontramos criticando a teólogos o historiadores de una generación pasada, nos haría bien recordar que muchos de ellos no tenían acceso a muchos de los recursos que tenemos. Además, debemos recordar que siempre hay más que aprender de aquellos que nos han precedido. Estamos, en palabras de Bernard de Chartres, “parados sobre los hombros de los gigantes”. Debería ser entonces, como dijo Cornelius Van Til, “no es sorprendente si vemos más allá de lo que vieron”. Recientemente he estado leyendo a través de la Dogmática Reformada de Herman Bavinck por segunda vez. Mientras lo hago, estoy descubriendo cuánto me perdí cuando leí las secciones por primera vez. Estoy asombrado de cuán preciso fue en articular y defender las doctrinas más importantes de la fe cristiana. También estoy viendo cuánto más cuidadosamente necesito saber las Escrituras. Siempre hay mucho más que aprender y espigar. En nuestra necedad, a veces actuamos como si hubiéramos llegado, por así decirlo, a una meseta de aprendizaje. Las mentes más grandes han admitido fácilmente en sus últimos años que sabían mucho menos de lo que pensaban que sabían cuando eran jóvenes. Las Retracciones de Agustín es un excelente ejemplo de nuestra necesidad de convertirnos en aprendices de por vida. Después de todo, cada creyente y ministro es un teólogo en proceso.

Cuando estaba en el seminario, a los estudiantes les encantaba debatir sobre diversas materias teológicas. Recuerdo que en una ocasión tuve un acalorado debate con un compañero de estudios. Cuando le conté a mi padre sobre el encuentro, me dijo: “Nick, cuando la gente quiera debatir polémicamente, simplemente diles: ‘Saben, tengo mucho más que aprender. Necesito ir a casa y leer más “. Aunque hay un momento y lugar para el debate teológico, el consejo de mi padre está lleno de sabiduría. El hombre más sabio que haya vivido -exceptó nuestro Señor Jesús- dio el siguiente principio de sabiduría: “Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.” (Eclesiastés 9:10). Si fueramos sabios, reconoceríamos cuán poca sabiduría poseemos en realidad y nos comprometeríamos a convertirnos en aprendices de por vida.

1. Un extracto del sermón de Charles Spurgeon de 1863: “Paul-His Cloak and His Books.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s