No Admita Una Acusación Contra Un Anciano

Posted on

ESJ-2017 1206-001

No Admita Una Acusación Contra Un Anciano

Por Tim Challies

Ahora es una semana rara cuando no conocemos algún nueva acusación contra un pastor. El mundo se ha vuelto más pequeño que nunca y la información se mueve a un ritmo mayor que en cualquier otro punto de la historia. En un mundo así, las noticias viajan rápidas y furiosas. Especialmente malas noticias. Y amamos nuestras malas noticias, ¿verdad? En un mundo así, los héroes suben y bajan en horas o incluso momentos. Y nos encanta levantar y derribar, ¿no?

La Biblia nos da una guía clara cuando se trata de malas noticias acerca de los pastores. En 1 Timoteo 5, Pablo instruye a Timoteo, y por medio de él, la iglesia de todos los tiempos a todas las edades, sobre cómo lidiar con las acusaciones contra ellos. “Contra un anciano no admitas acusación sino con dos o tres testigos” (9).

Hay un par de cosas que deberíamos notar aquí. Lo primero es que, de alguna manera, los ancianos se mantienen en el mismo estándar que cualquier otro creyente. La carga de la prueba del Antiguo Testamento para las acusaciones era dos o tres testigos. Philip Ryken resume de esta manera: “Un solo testigo no será suficiente contra una persona por ningún delito o por cualquier error en relación con cualquier delito que haya cometido. Solo con la evidencia de dos testigos o tres testigos se establecerá una acusación.” Este nivel de prueba se extiende también al Nuevo Testamento. Jesús mismo mantuvo este estándar en su instrucción acerca de confrontar el pecado en otro creyente (ver Mateo 18: 15-20).

Lo segundo que debemos ver es que, de alguna manera, los ancianos reciben un estándar ligeramente diferente al de otros creyentes en los casos de acusaciones. La instrucción para cada cristiano indica que las acusaciones se establecen (o se prueban) en la evidencia de dos o tres testigos, mientras que para los ancianos las acusaciones no se pueden admitir (ni considerar) excepto en la evidencia de dos o tres testigos.

Está claro: el testimonio de un solo testigo no puede ser el factor determinante para acusar a un pastor de irregularidades.

¿Por qué esta diferencia? Presumiblemente, porque los pastores son un objeto especial de ataque satánico. En general, se puede hacer mucho más daño a una iglesia por el escándalo que involucra a un pastor que por el escándalo que involucra a un miembro. En general, el camino para hacer el mayor daño a una iglesia es el camino que lleva a través de los líderes. Por lo tanto, los pastores necesitan protección especial. Calvino adopta una posición pesimista, pero no del todo irreal, cuando dice esto: “… tan pronto como se formule una acusación contra los ministros de la Palabra, se cree tan segura y firmemente como si ya hubiera sido probada. Esto sucede no solo porque se requiere un estándar más alto de integridad, sino porque Satanás hace que la mayoría de la gente, de hecho casi todos, sean demasiado crédulos para que sin una investigación condenen con entusiasmo a sus pastores cuyo buen nombre deberían defender.”

Entonces, ¿qué camino seguimos si tenemos un agravio contra un pastor o creemos que lo hemos visto pecar de una manera grave? Seguimos la guía de Mateo 18 yendo a él por nuestra cuenta, para confrontar su pecado y llamarlo a arrepentirse. Si después de esa reunión aún estamos convencidos de que ha pecado y no se arrepiente, llevamos a uno o dos más con nosotros y lo confrontamos por segunda vez. Es solo ahora que hemos reunido los dos o tres testigos necesarios para hacer que ese pecado sea conocido por los otros líderes en la iglesia. Es solo ahora que esos líderes deberían estar dispuestos a escuchar y evaluar las acusaciones.

De este pequeño pasaje en la carta de Pablo llegamos a dos conclusiones claras. Primero, mientras la iglesia viva en este mundo pecaminoso, debemos esperar encontrar pastores que violen la confianza, demuestren su falta de carácter piadoso e invaliden su ministerio. Cuando tenemos la evidencia de dos o tres testigos, debemos evaluar cuidadosamente las acusaciones y, si se mantienen, movernos firmemente para sacar a estos hombres de sus puestos. Para hacer eso de una manera bíblica, simplemente necesitamos seguir las instrucciones en el versículo siguiente: “A los que persisten en pecar, repréndelos delante de todos, para que los demás también teman.” Segundo, mientras la iglesia viva en este mundo pecaminoso, también debemos esperar encontrar pastores que amen a su pueblo, demuestren su carácter piadoso, lleven a cabo su ministerio y, sin embargo, que sean injustamente acusados ​​de las ofensas más atroces. Hasta que esas acusaciones provengan de múltiples testigos, debemos negarnos a escucharlas y actuar con valentía para afirmar a estos hombres en sus posiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s