“Deberíamos encogernos de horror ante la idea de que Dios realmente murió en la cruz.”

Posted on

ESJ-2017 1219-002

Deberíamos encogernos de horror ante la idea de que Dios realmente murió en la cruz.”

Por Mark Snoeberger

… así lo dijo el fallecido RC Sproul en una publicación de blog puntual y sucinta en 2013. Sproul era un maestro del resumen teológico, y es lógico que lo recordemos por este servicio a la Iglesia cristiana a raíz de su reciente partida.

A pesar de la franqueza de Sproul sobre este asunto, el apoyo a la herejía del teopasionismo (a veces llamado thepaschitism o theopaschism ) está en aumento en blogs, himnos y otros medios. Tan frecuente es esta herejía en el cristianismo contemporáneo que, en palabras de Michael Ward, se ha convertido en la “nueva ortodoxia” (“Teopasquismo“, en Herejías y Cómo Evitarlas , 61). Al decir esto, quiere decir que esta herejía ya no se enseña accidentalmente (lo que es fácil de hacer), sino deliberada y defensivamente. Ya es hora de detener esta tendencia. Es muy serio. Muy serio.

Que Cristo, el Dios-hombre teantrópico, murió en la cruz es indiscutible. Lo que está en juego aquí es si Dios mismo murió en la cruz. Y la respuesta es -y debe ser- un “no” enfático. Sugerir que Dios murió es (1) negar al menos tres de los atributos de Dios (a saber, impasibilidad, inmutabilidad e inmortalidad), (2) crear una brecha trinitaria tan grande que el triteísmo es inevitable, (3) hacer que el milagro de la encarnación sea innecesario, y finalmente (y esto es lo que lo convierte en una herejía), (4) hacer que todo el sistema cristiano deje de funcionar de manera tal que, si es verdad , permanecemos en nuestros pecados hasta el día de hoy.

Uno buscará en vano que las Escrituras digan que Dios murió. Algunos se acercan. Hechos 20:28, por ejemplo, habla de “la iglesia de Dios, la cual El compró con su propia sangre.” La fuerza del argumento se ve debilitada por una variante textual tan significativa que la nueva versión del NT Griego de Tyndale House ha optado por la palabra kurios en lugar de theos , una lectura que elimina bastante este versículo como evidencia del Teopasquismo. Pero incluso si retenemos la última lectura (que tiene una calificación de “C” en UBS5), inmediatamente nos damos cuenta de que Dios no derramó su propia sangre (después de todo, no tiene ninguna), sino la sangre que era preparada para él en la encarnación. En ningún sentido se puede tomar este versículo para sugerir que Dios murió.

Cristo no sufrió como Dios, sino como humano (de hecho, eso era lo que era necesario, tenía que sufrir como nosotros sufrimos ). Él sintió la ira de Dios en su humanidad. Incluso podríamos llegar a decir que Dios conoció la muerte a través de su humanidad. Pero Dios no murió.

Con Sproul, hago mi mejor esfuerzo caritativo para “dar una indulgencia” por ignorancia sobre este asunto, y continúo alentando esta respuesta. Pero la naturaleza epidémica de este error se ha vuelto irritante. Realmente debe ser detenido.

Fuente

Un comentario sobre ““Deberíamos encogernos de horror ante la idea de que Dios realmente murió en la cruz.”

    Gabriel Linares escribió:
    19 diciembre 2017 en 11:19 pm

    Hay una canción que dice:”Quien pudo imaginar cargar a Dios como un bebé” lleva el mismo sentido, muchoa confunde la humanidad del Cristo Divino. Excellent article.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s