El Antiguo Testamento Es La Historia De Jesús

Posted on

ESJ-2018 0126-008

El Antiguo Testamento Es La Historia De Jesús

por Greg Harris

He escrito el Manual del Expositor de la Biblia para aquellos que creen en la Biblia. No defiendo el origen y la singularidad de la Biblia inspirada por Dios; Dios lo hace (2 Tim 3:16). Otros tienen el mandato / asignación dada por Dios para argumentar en contra de aquellos que rechazan la Palabra de Dios.

Muchas personas que exponen el Antiguo Testamento suponen lo que hice durante años, a saber, que el Antiguo Testamento contiene muchos ejemplos que podemos usar en nuestras vidas cristianas. Pablo mismo escribió acerca de la generación del desierto: “Estas cosas pasaron como ejemplos para nosotros, para que no quisiéramos cosas malas, como también ellos anhelaban” (1 Cor 10:6), y luego algunos versículos más adelante, “Ahora estos les sucedieron cosas como ejemplo, y fueron escritas para nuestra instrucción, sobre quienes han llegado los últimos siglos “(1 Cor 10, 11). Este es un ejemplo de una aplicación directa de textos del Antiguo Testamento. Si bien aplicarlos directamente a nuestras vidas tiene su lugar, se vuelve problemático cuando todo el Antiguo Testamento es tratado de esa manera. En este capítulo exploraremos las formas en que Dios ha revelado cómo quiere que se interprete su Antiguo Testamento. Encontramos estas verdades fundamentales en el Nuevo Testamento y, al comprender estos versículos, podemos mirar el Antiguo Testamento con mayor claridad.

LA VERDAD CENTRAL: Una trampa para muchos expositores es o bien ignorar el Antiguo Testamento como un texto que contiene la doctrina inspirada por Dios, o tomar una verdad doctrinal presentada por Dios y convertir esto en “lecciones de vida”.

VERDADES FUNDAMENTALES PARA ESTUDIAR EL ANTIGUO TESTAMENTO

Dios eligió revelar verdades acerca del Antiguo Testamento para que cuando estos textos se vean en consecuencia, haga que las Escrituras se abran ante nuestros propios ojos. Sin embargo, uno debe, primero, notar cuáles son esas verdades, y, segundo, aplicarlas a la interpretación del Antiguo Testamento en consecuencia. Veamos tres verdades fundamentales fundamentales para nuestra interpretación del Antiguo Testamento.

Primero, al igual que el Nuevo Testamento, el Antiguo Testamento contiene una doctrina inspirada por Dios. De hecho, es el Antiguo Testamento el que sirve como contexto bíblico para la declaración de los autores del Nuevo Testamento de que “toda la Escritura es inspirada por Dios.” Considere 2 Timoteo 3:14-17:

Tú, sin embargo, continúa en las cosas que has aprendido y te convences, sabiendo de quién las has aprendido, y que desde la infancia conoces las sagradas escrituras que te pueden dar la sabiduría que conduce a la salvación a través de la fe que es en Cristo Jesús Toda la Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para entrenar en justicia; para que el hombre de Dios sea adecuado, equipado para todo buen trabajo.

Muchos expositores son inconscientes o ignoran el Antiguo Testamento como un texto que contiene la doctrina inspirada por Dios, o toman una verdad doctrinal presentada por Dios en el Antiguo Testamento y la convierten en “lecciones de vida”. Sin embargo, 2 Timoteo 3:16 no dice: “Todas las Escrituras [del Antiguo Testamento] son útiles para la aplicación o lecciones de vida.” No todo pasa necesariamente del Antiguo Testamento al Nuevo. Sin embargo, si se ignora la doctrina del Antiguo Testamento inspirada por Dios, sigue habiendo una gran brecha en que “el hombre de Dios” es completo, “equipado para toda buena obra”.

A veces diré en broma a mis clases: “Pasemos a los primeros versículos de las Escrituras.” Mientras los alumnos están volviendo a Génesis 1, empiezo a leer en voz alta desde Juan 1. Aunque fue escrito muchos siglos después de que Moisés escribió Génesis, Juan 1:1-3 contiene referencias de las Escrituras que se refieren al tiempo más antiguo de toda la Biblia: “En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Todas las cosas vinieron a ser por Él, y sin Él nada surgió que haya sido creado.” Estos versículos se refieren a la eternidad pasada, mucho antes de Génesis 1. Sin embargo, el aspecto creador del segundo Miembro de la Deidad no se encuentra solo en Juan 1:3 sino también en Juan 1:10, “El estaba en el mundo, y el mundo fue hecho por medio de él, y el mundo no le conoció.”

VERDAD CENTRAL: Juan 1 es una gran sección de las Escrituras para presentar a las personas en las sectas, como los testigos de Jehová y los mormones, que enseñan la falsa doctrina de que Jesús fue un ser creado y tiene un estatus inferior al de Dios el Padre.

Segundo, según el Nuevo Testamento, el Pentateuco es la historia de Jesús. En consecuencia, es doctrinal o, más específicamente, verdad cristológica, no meramente lecciones de vida o aplicación. Considere Juan 5:45-47:

No pienses que te acusaré ante el Padre; el que te acusa es Moisés, en quien has puesto tu esperanza. Porque si creyeras en Moisés, me creerías, porque él escribió acerca de mí. Pero si no crees en sus escritos, ¿cómo creerás en mis palabras?

Estos importantes versículos cambiaron mi perspectiva sobre el Antiguo Testamento. Sin duda había leído estos versículos muchas veces, pero no había notado su significado hermenéutico. Además, había leído muchos libros sobre el Pentateuco. Incluso había impartido una clase sobre el tema varias veces antes de considerar e implementar lo que Jesús reveló a los judíos que se opusieron a Él en Juan 5: 45-47. Si me hubieras preguntado entonces sobre el Antiguo Testamento, habría respondido como la mayoría de la gente, que es la historia de la creación, Adán y Eva, la caída, el diluvio, el nacimiento de Moisés, y demás. Pero Jesús específicamente dijo, “Moisés escribió acerca de Mí,” y relacionó Su enseñanza acerca de Sí mismo para comprender apropiadamente esta doctrina bíblica. Entonces, mientras los primeros cinco libros de la Biblia contienen el relato de la creación y Adán y Eva y otros, Jesús específicamente establece que el Pentateuco es su historia: la historia de Jesús. Si lo estás buscando, claramente lo verás en estos primeros cinco libros; si no lo estás buscando, es muy probable que lo extrañes, como yo lo hice. Una vez que comencé a lidiar con Juan 5: 45-47 en mis estudios, el nombre de la clase se convirtió extraoficialmente en “Jesús en el Pentateuco.”

VERDAD FUNDAMENTAL: Juan 5:45-47 claramente establece que el Pentateuco es la historia de Jesús y es la verdad doctrinal, no las lecciones o la aplicación de la vida.

VERDAD FUNDAMENTAL: Tenga cuidado con el otro extremo, en lugar de ignorar las enseñanzas de Jesús en Juan 5:45-47, tratando de hacer de todo en el Pentateuco una imagen o una referencia a Jesús.

Una tercera verdad: no solo el Pentateuco, sino todo el Antiguo Testamento es la historia de Jesús. Si fueras como yo, es posible que hayas comenzado a leer tu Biblia en Lucas 2, el nacimiento de Jesús, o en el pronunciamiento de Gabriel a María en Lucas 1. O quizás comenzaste con la cruz de Jesús como el lugar inicial para comenzar a entender el evangelio. Sin embargo, a la luz de Juan 5, citado anteriormente, los primeros cinco libros de la Biblia son tan parte de su historia como el Nuevo Testamento. He enseñado estos versículos en varias iglesias y conferencias bíblicas, y dice a los que aman a Dios y a su Palabra: “Busquemos a Jesús en el Pentateuco”, en lugar de evitarlo. Pero hay más, porque la historia de Jesús se expande mucho más allá del Pentateuco.

Lucas 24 contiene el relato de Jesús resucitado y las mujeres en la tumba vacía. También contiene el relato de Su visita especial con dos de Sus discípulos más tarde ese mismo día:

13 Y he aquí que aquel mismo día dos de ellos iban a una aldea llamada Emaús, que estaba como a once kilómetros de Jerusalén. 14 Y conversaban entre sí acerca de todas estas cosas que habían acontecido. 15 Y sucedió que mientras conversaban y discutían, Jesús mismo se acercó y caminaba con ellos. 16 Pero sus ojos estaban velados para que no le reconocieran. 17 Y El les dijo: ¿Qué discusiones] son estas que tenéis entre vosotros mientras vais andando? Y ellos se detuvieron, con semblante triste. 18 Respondiendo uno de ellos, llamado Cleofas, le dijo: ¿Eres tú el único visitante en Jerusalén que no sabe las cosas que en ella han acontecido en estos días? 19 Entonces El les dijo: ¿Qué cosas? Y ellos le dijeron: Las referentes a Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo; 20 y cómo los principales sacerdotes y nuestros gobernantes le entregaron a sentencia de muerte y le crucificaron. 21 Pero nosotros esperábamos que El era el que iba a redimir a Israel. Pero además de todo esto, este es el tercer día desde que estas cosas acontecieron. 22 Y también algunas mujeres de entre nosotros nos asombraron; pues cuando fueron de madrugada al sepulcro, 23 y al no hallar su cuerpo, vinieron diciendo que también habían visto una aparición de ángeles que decían que El vivía. 24 Algunos de los que estaban con nosotros fueron al sepulcro, y lo hallaron tal como también las mujeres habían dicho; pero a El no le vieron. 25 Entonces Jesús les dijo: ¡Oh insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho! 26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera todas estas cosas y entrara en su gloria? 27 Y comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, les explicó lo referente a El en todas las Escrituras. (Lucas 24:13-27)

Note especialmente la importancia de la última oración anterior: “Y comenzando con Moisés y con todos los profetas . .” Jesús usó una división doble del Antiguo Testamento para ampliarlo de Juan 5 y el Pentateuco a “todas las Escrituras.” Comenzando con Moisés y luego hasta el final “les explicó. . . lo referente a El” -la doctrina eterna, no las lecciones de vida- “en todas las Escrituras.” Por supuesto, la referencia a “todas las Escrituras” en este tiempo significaba el Antiguo Testamento. Entonces, a partir de este encuentro, debemos buscar y esperar a Jesús no en los libros de Moisés, sino en todas las Escrituras.

Pero la historia no termina allí.

Más tarde, el mismo día, después de que Jesús había cenado con los dos discípulos en el camino a Emaús, después de lo cual desapareció instantáneamente de su vista, corrieron a informarlo a los once apóstoles, como lo explica Lucas 24: 36-47:

36 Mientras ellos relataban estas cosas, Jesús se puso en medio de ellos, y les dijo: Paz a vosotros. 37 Pero ellos, aterrorizados y asustados, pensaron que veían un espíritu. 38 Y El les dijo: ¿Por qué estáis turbados, y por qué surgen dudas en vuestro corazón? 39 Mirad mis manos y mis pies, que soy yo mismo; palpadme y ved, porque un espíritu no tiene carne ni huesos como veis que yo tengo. 40 Y cuando dijo esto, les mostró las manos y los pies. 41 Como ellos todavía no lo creían a causa de la alegría y que estaban asombrados, les dijo: ¿Tenéis aquí algo de comer? 42 Entonces ellos le presentaron parte de un pescado asado. 43 Y El lo tomó y comió delante de ellos.

44 Y les dijo: Esto es lo que yo os decía cuando todavía estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo que sobre mí está escrito en la ley de Moisés, en los profetas y en los salmos. 45 Entonces les abrió la mente para que comprendieran las Escrituras, 46 y les dijo: Así está escrito, que el Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos al tercer día; 47 y que en su nombre se predicara el arrepentimiento para el perdón de los pecados a todas las naciones, comenzando desde Jerusalén

En Lucas 24:44, Jesús eligió usar la división triple del Antiguo Testamento. Pero al igual que con el uso anterior en el mismo capítulo, Jesús estableció específicamente la doctrina bíblica “para que se cumplan todas las cosas escritas acerca de Mí en la Ley de Moisés y los Profetas y los Salmos.” Así que, aunque no todos los versículos individuales de las Escrituras en el momento aluden a Jesús, sin duda colectivamente y definitivamente señalan a Jesús como el Mesías prometido, el Hijo de Dios. Como se mencionó anteriormente, estas no son “lecciones de aplicación de la vida,” esta es la Vida (Juan 14:6) que enseña la doctrina bíblica en referencia a sí mismo. Un elemento más para notar: la necesidad original en Lucas 24:45, a saber, que “les abrió la mente [literalmente, “mente” en singular] para que comprendieran las Escrituras.”

De los dos ejemplos de Jesús en Lucas 24, no debemos pasar por alto un punto muy importante: Jesús comenzó, y se quedó, en la Palabra escrita de Dios para señalar doctrinas eternas acerca de Sí mismo.

VERDAD FUNDAMENTAL: El día en que resucitó, dos veces instruyendo a Sus discípulos, Jesús comenzó “con [los libros de] Moisés”, no con ningún pacto teórico o presunto de gracia o pacto de obras, como sostienen muchos cristianos. Todo lo que Jesús enseñó ese día fue tomado únicamente de las Escrituras.

Jesús comenzó -y se quedó- en la Palabra escrita de Dios para señalar doctrinas eternas acerca de sí mismo.

Una última verdad fundamental sobre la interpretación del Antiguo Testamento es evidente en el sermón de Pedro en Hechos 2:23 la muerte de Jesús fue “el plan predeterminado” -singular, no “planes” – y el previo conocimiento de Dios.” Considere las palabras de Pedro en Hechos 2: 22-23:

22 Varones israelitas, escuchad estas palabras: Jesús el Nazareno, varón confirmado por Dios entre vosotros con milagros, prodigios y señales que Dios hizo en medio vuestro a través de El, tal como vosotros mismos sabéis, 23 a éste, entregado por el plan predeterminado y el previo conocimiento de Dios, clavasteis en una cruz por manos de impíos y le matasteis,

Estos versículos dan tanto el lado humano como el divino de la muerte de Jesús; también contienen dos verdades tremendamente importantes que ayudan a nuestra comprensión del Antiguo Testamento. Primero, la muerte de Jesús fue “el plan predeterminado y el previo conocimiento [donde obtenemos el pronombre de nuestra palabra [prognosis] de Dios”.

VERDAD FUNDAMENTAL: Hechos 2:23 es bueno citar para contrarrestar a los críticos liberales que afirman que los eventos se salieron de control y que Jesús nunca tuvo la intención de ser crucificado, un aspecto de la “teología abierta” que enseña que Dios no sabía cómo apagar; Dios estaba “aprendiendo” a medida que los eventos se desarrollaban desde el Génesis en adelante.

Segundo, estos versículos también revelan que hubo y jamás haya ningún “Plan B” con Dios – solo un plan. Lo que es más, este plan se puso en marcha mucho antes de los eventos de Génesis 1 y todo lo que siguió. Que este plan se centraría en la persona y obra de Jesús que fue “conocido antes de la fundación del mundo” es evidente en 1 Pedro 1: 17-20:

17 Y si invocáis como Padre a aquel que imparcialmente juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor durante el tiempo de vuestra peregrinación; 18 sabiendo que no fuisteis redimidos de vuestra vana manera de vivir heredada de vuestros padres con cosas perecederas como oro o plata, 19 sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo. 20 Porque El estaba preparado desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos por amor a vosotros

VERDAD FUNDAMENTAL: Antes de que existiera el primer pecado, la Deidad ya había determinado el plan divino, singular, de la salvación.

VERDAD FUNDAMENTAL: Antes de los primeros pecadores en Génesis 3, ya había un Salvador-singular-en la mente de Dios.

Antes de la creación y la posterior caída de Adán y Eva, la Trinidad había determinado lo que Pablo articularía tan bellamente en Filipenses 2: 5-8:

5 Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, aunque existía en forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse, 7 sino que se despojó a sí mismo tomando forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. 8 Y hallándose en forma de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.

Incluso antes del primer pecado, según Pablo, la Deidad ya había determinado el plan divino, singular, de la salvación a través de Jesucristo.

Sin embargo, este es un plan unificado que comienza a desarrollarse en el Génesis y luego se escribe y profetiza desde el Génesis hasta el Apocalipsis. Como tal, todo es parte de la historia de amor general de Dios, toda parte del Antiguo Testamento es la historia de Jesús. Si bien el espacio impide un análisis de cada aspecto de la historia de Jesús en el Antiguo Testamento, aquí se justifica algún tratamiento de su desarrollo temprano en el relato del Génesis.

Después de la belleza prístina de la creación perfecta de Dios en Génesis 1-2, un enemigo se acercó sin anunciarse y condujo a los dos hijos de Dios a una impureza pecaminosa en Génesis 3. Una vez que ocurrieron los primeros pecados, lo siguiente tuvo lugar en Génesis 3: 6-7:

6 Cuando la mujer vio que el árbol era bueno para comer, y que era agradable] a los ojos, y que el árbol era deseable para alcanzar sabiduría, tomó de su fruto y comió; y dio también a su marido que estaba con ella, y él comió. 7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; y cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales.

VERDAD FUNDAMENTAL: el pecado mata; siempre mata. El pecado se separa; siempre se separa Además, fue el primer pecado de Adán y Eva, no el millonésimo, el que los hizo impíos, profanados y perdidos ante el Dios Santo.

Después de este fracaso de la primera pareja fue el impulso inicial esconderse de su creador. Génesis 3:8 explica: “Y oyeron al Señor Dios que se paseaba en el huerto al fresco del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia del Señor Dios entre los árboles del huerto.”

Además de la vergüenza y la separación, las ramificaciones de su pecado se manifestaron en la maldición de Dios contra Adán y Eva y su descendencia, la serpiente física, y finalmente “la serpiente antigua”, Satanás (Apocalipsis 12: 9). Sin embargo, Dios también dio una promesa reveladora en Génesis 3:15:

Y pondré enemistad
entre tú y la mujer,
y entre tu simiente y su simiente;
él te herirá en la cabeza,
y tú lo herirás en el calcañar.

La pregunta operativa de este punto en adelante es, ¿quién es este que aplastará la cabeza de la serpiente? Dios sabía la respuesta, hace mucho tiempo determinada en la historia pasada; nosotros que vivimos a este lado de la cruz conocemos la respuesta también. Los presentes en ese momento no sabían, porque aún no se les había revelado. El Antiguo Testamento comienza a contar la historia de Aquel que no solo aplastará la cabeza de la serpiente a la muerte del Salvador, sino que, mucho más allá, contará su regreso y reinará en gloria.

LA VERDAD FUNDAMENTAL: El Antiguo Testamento es la historia de Jesús, no “era la historia”, porque gran parte de ella sigue sin cumplirse. Si el Antiguo Testamento “era” la historia de Jesús, cada profecía acerca de él ya se habría cumplido, pero como veremos claramente, todavía no se han cumplido más profecías acerca de él de lo que ya se han cumplido.

Podríamos agregar más, pero un regalo de gracia final en Génesis 3 debe ser notado. Génesis 3: 7 declara que después de su pecado, Adán y Eva “cosieron hojas de higuera y se hicieron delantales.” Pero Dios en su santidad y gracia no aceptó su intento hecho por el hombre de cubrir su propio pecado. Génesis 3:21 revela que Dios tomó “vestiduras de piel para Adán y su mujer, y los vistió.” Aunque no se menciona explícitamente, se da a entender que este acto divino representa el primer sacrificio de sangre en la historia, la primera “expiación sustitutiva.”

Esto no es justo. Adán y Eva pecaron, no este animal. Este animal era santo, inocente e inmaculado. El texto no dice qué animal se le despojó de su sangre como una cobertura temporal de los pecados de la primera pareja, pero un cordero cabría bellamente aquí. Tendremos que esperar para llegar al cielo para ver si realmente fue un cordero. Independientemente de la especie del animal, su muerte debe haber sido terriblemente triste para Adán y Eva. Este era un animal que ellos habían nombrado; este era un animal conocido para ellos; esta es la primera muerte registrada en las Escrituras, y fue hecha para que otros pudieran vivir de esa muerte.

Es verdad que esto no es justo; esta es la gracia de Dios.

Sea o no un cordero que murió en Génesis 3, sin duda será el Cordero quien redimirá “sino con sangre preciosa, como de un cordero sin tacha y sin mancha, la sangre de Cristo. Porque El estaba preparado desde antes de la fundación del mundo, pero se ha manifestado en estos últimos tiempos por amor a vosotros” (1 Pedro 1:19-20); y “si creyerais a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él.” (Juan 5:45-47). El Antiguo Testamento es el comienzo de Dios desplegando su historia.

CONCLUSIÓN

En este capítulo aprendimos las verdades básicas esenciales de cómo Dios quiere que se lea Su Antiguo Testamento. Primero, está claro por pasajes como Juan 5: 45-47; Lucas 24:27, 44; Hechos 2: 22-23; y 1 Pedro 1: 17-20 que el Antiguo Testamento presenta muchas verdades eternamente doctrinales, no meramente aplicaciones de lecciones de vida. En segundo lugar, y más específicamente, se demostró que mucho antes de que existiera el primer pecado, la Deidad ya había determinado el plan divino -singular- de la salvación; antes de los primeros pecadores en Génesis 3, ya había un Salvador -singular- en la mente de Dios. Génesis 3:15 prometió que Uno vendrá y aplastará la cabeza de Satanás, y el Antiguo Testamento es el comienzo de esa historia bendita y en desarrollo. Tercero, aprendimos que el Antiguo Testamento es la historia de Jesús, no “era la historia”, porque aún queda mucho por cumplir por el mismo Dios que ya cumplió la primera parte.

PREGUNTAS DE ESTUDIO

¿Cuáles son los significados bíblicos de cómo Pablo se refirió al Antiguo Testamento en 1 Corintios 10: 6 y 11? En relación con la exposición de la Biblia, nombre seis peligros de tomar estos versículos más allá de las intenciones de Pablo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s