Tres Lecciones De La Extraordinaria Vida De Billy Graham

Posted on Actualizado enn

ESJ-2018 0222-001

Tres Lecciones De La Extraordinaria Vida De Billy Graham

Por Steven Lawson

Como supimos ayer sobre la pérdida de Billy Graham, nos despedimos de esta figura extraordinaria con mucha tristeza. Quizás nunca más, ciertamente no dentro de nuestro tiempo de vida, testificaremos de un evangelista con un alcance tan global. Se convirtió en una figura más grande que la vida, y lo hizo al predicar el simple mensaje del evangelio salvador de Jesucristo.

Al principio de mi ministerio, tuve el privilegio de trabajar junto a la Asociación Evangelística Billy Graham, y esa experiencia dejó un impacto positivo y profundo en mi vida. Aquí había un hombre que predicó el evangelio e intentó llegar a un gran número de personas para Cristo. Por este ejemplo, siempre estaré agradecido.

Permítanme reflexionar sobre mi tiempo con su ministerio y compartir algunas lecciones que aprendí de mi asociación con sus esfuerzos para ganar a los perdidos para Cristo.

En 1989 pastoreaba The Bible Church of Little Rock cuando nuestra ciudad fue anfitriona de una cruzada de Billy Graham de una semana de duración. Se hizo un llamamiento a los pastores locales para que participen como voluntarios, y me pidieron que fuera el presidente de asesoría y seguimiento. En este cargo, supervisé la capacitación de 3,000 consejeros, y luego fui responsable del seguimiento después de la cruzada para aquellos que comprometieron sus vidas con Jesucristo.

Mi misión era asegurarme de que todos los que respondieron al sermón del Sr. Graham y se presentaron fueron contactados personalmente por un pastor local al día siguiente. En el transcurso de siete noches, el Dr. Graham pronunció apasionados sermones del evangelio ante una multitud de 50,000 almas, por lo que había una increíble cantidad de trabajo por hacer cada noche. Pero noté algo inesperado: la cruzada no solo impactó a aquellos que se adelantaron, sino que afectó a la iglesia que yo pastoreaba. Nos revolucionó.

La preparación para la cruzada le dio a nuestra iglesia una mentalidad evangelística muy necesaria. Se eliminaron los hábitos arraigados y se implementaron cambios – cambios que fueron necesarios pero difíciles en una iglesia histórica. La cruzada renovó nuestro enfoque evangelístico a medida que la congregación se hizo más agudamente consciente de nuestro llamado urgente como evangelistas en este mundo.

Entonces comenzó mi asociación con la organización Billy Graham. En su próxima cruzada estadounidense en Nueva York, me preguntaron si haría allí lo que hice en Little Rock. Me llevaron allí para hablar con 800 pastores y líderes de iglesias, y ayudarlos a comprender los componentes críticos del evangelismo en la iglesia local. Los capacité sobre cómo compartir seriamente el evangelio, cómo responder a las objeciones y cómo instar a una persona a seguir a Cristo.

Recuerdo que cuando volé a Little Rock, uno de mis ancianos me recogió en el aeropuerto y me preguntó cómo estuvo el viaje. “Creo que este es el día más feliz de mi vida”, le dije. Dios me estaba usando para ayudar a preparar y motivar a cientos de personas a compartir el Evangelio. Cuando estaba haciendo eso, me sentí como si fuera una clavija redonda en un agujero redondo.

Durante los siguientes diez años, hice esto en cada cruzada de Billy Graham en América del Norte.

En general, llegaría tres meses antes de la cruzada y predicaría a los pastores y líderes de la iglesia sobre el evangelismo. Luego regresaría para la cruzada en sí, y a menudo tenía el privilegio de sentarme en la plataforma detrás del Dr. Graham mientras él predicaba. Cuando salía del púlpito después de la invitación, me acercaba al púlpito y supervisaba la respuesta al llamado al altar. Ayudaría a formar parejas de consejeros especiales específicamente entrenados para la evangelización de niños. Me aseguraría de que las personas se encontraran, y lo más importante es que se les diera seguimiento al día siguiente.

Finalmente, hice mi disertación doctoral en el Seminario Teológico Reformado sobre consejería evangelística y los modelos de seguimiento de las cruzadas de Billy Graham. Lo que muchas personas no se dan cuenta es que los esfuerzos comienzan un año antes de la cruzada en sí, ya que los pastores y voluntarios locales pasan por doce meses de capacitación y preparación. Esta preparación se prueba durante la oleada de acción en la semana de la cruzada, ya que los estadios y las arenas se transformarían en colmenas de actividad y los voluntarios corrían por los pasillos para asegurarse de que cada compromiso con Cristo se cumpliera con el seguimiento. Se necesita un año completo de trabajo después de la cruzada para que esa actividad termine y se complete.

Finalmente dejé mi trabajo con la organización de Graham, en parte como respuesta a la entrevista que él ofreció con Robert Schuler, en la que parecía indicar que era posible que alguien se salvara sin escuchar acerca de Cristo. Pero permítame ser claro: el Billy Graham que conocía no creía eso. Durante todos sus años de ministerio, una pancarta colgaba detrás del púlpito que decía: “Yo soy el camino, la verdad y la vida (Juan 14: 6).” Predicó el evangelio, y llamó a otros a arrepentirse y creer en el Señor Jesucristo. Es posible que la entrevista se deba a su salud en declive, o que estaba comenzando a declinar mentalmente. De cualquier manera, toda su vida y cuerpo de trabajo no debe medirse (o negarse) por esos cinco minutos.

Con eso en mente, aquí hay tres lecciones indelebles que observé de la poderosa vida de Billy Graham:

La centralidad de la oración: Como evangelista, el Sr. Graham fue un hombre dedicado de oración. Estaba de rodillas mucho antes de llegar al púlpito. Cada vez que estaba cerca de él, él estaba orando. Continuamente le pidió a otros que oraran por él o con él. Si una persona pregunta cómo podrían ayudar mejor a las cruzadas, Billy siempre dijo lo mismo: “Ore.”

Su devoción personal a la oración me dejó una gran impresión. Incluso en las cosas pequeñas, su compromiso con la oración brilló intensamente. Recuerdo que los carteles que anunciaban las cruzadas no tenían una imagen de él predicando, sino más bien de él orando. No es una coincidencia que la vida del evangelista más impactante de nuestra generación fue ante todo una vida de oración.

El poder de la humildad: es imposible exagerar cuán humilde y tierno fue Billy. Él no habló sobre sí mismo o sus logros. Esto, más que cualquier otra cosa, le dio una notable dignidad. Recuerde, Billy creció en una granja lechera con una educación humilde. Vivió en la misma casa durante sesenta años. Siempre recordó sus raíces y de dónde venía. Era un muchacho de campo que Dios levantó para predicar la palabra de Dios, y nunca dejó que su trotamundos cambiara su autoimagen.

Aunque tenía acceso a las personas más poderosas del mundo, seguía siendo una persona humilde. Cualquier cosa que el Señor haya logrado a través de él, él sabía que era obra del Señor y no de él. Al dedicarse a orar, al negarse a hablar sobre el crecimiento de su ministerio y al recordar quién era, su humildad lo mantuvo cimentado en su identidad como cristiano. Nunca se vio a sí mismo como famoso, y esto se debe a su humildad ante el Señor.

La autoridad de la Biblia: Si alguna vez has escuchado a Billy predicar, entonces lo has escuchado decir una y otra vez: “La Biblia dice”. Es la frase más familiar que usó. Rara vez se paraba detrás del púlpito y ofrecía opiniones. Se abstuvo de opinar sobre política. Bromeó sobre los deportes, pero predicó acerca de Jesucristo, el Salvador de los pecadores. Estaba basado en el evangelio porque estaba enraizado en la Biblia. “La Biblia dice” fue el mantra implacable en su predicación. Si querías discutir con la predicación de Billy, entonces sabías que estarías discutiendo con las enseñanzas de la Biblia.

¿Qué impacto tuvo Billy Graham sobre mí? Aprendí de él la centralidad de la oración, el poder de la humildad, y siempre estar diciendo “La Biblia dice”. Llevo esas tres lecciones conmigo hasta el día de hoy.

El motor incansable del Dr. Graham fue alimentado por una ferviente pasión por alcanzar las almas para Cristo. Que Dios conceda que ese fuego arda en cada uno de nuestros corazones. Un amor por el evangelismo corría por su vida, ¡y todos necesitamos un a doble infusión de eso! Que el ejemplo de su vida y ministerio deje una larga influencia en nuestro trabajo por el Señor Jesucristo.

¡Soli Deo Gloria!

Un comentario sobre “Tres Lecciones De La Extraordinaria Vida De Billy Graham

    Una Historia De Dos Williams « escribió:
    7 marzo 2018 en 11:24 am

    […] es lo que me hizo apreciar la publicación de Steve Lawson la semana pasada, donde destacó tres lecciones que todos podemos aprender. Me gustaría agregar una […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s