La Tolerancia Es La Virtud Más Noble

Posted on

ESJ-2018 0221-002

La Tolerancia Es La Virtud Más Noble

Cameron Buettel

Romanos 12:18

Mentir no solo es pecaminoso, sino que también se autoperpetúa. El engaño siempre engendra más engaño porque la única forma de mantener una falsedad es con más y más mentiras.

Ese es ciertamente el caso con las mentiras populares que hemos estado considerando en esta serie. La mentira posmoderna de que la verdad es relativa a menudo es defendida y reforzada por otra mentira que consideraremos hoy en día: que la tolerancia es la virtud más noble. Si la verdad es tan fluida y fluctuante, la mayor virtud para el hombre posmoderno es ser capaz de acomodarse y aceptar cualquier “verdad” que encuentre, en la forma que sea.

Y como señala John MacArthur, la tolerancia es una “virtud” que parece usurpar y prescindir de todas las demás.

En esta era postmoderna, una virtud es estimada por encima de todas las demás: tolerancia. De hecho, la tolerancia puede ser pronto la única virtud que la sociedad secular abrazara. Muchas virtudes tradicionales (que incluyen la humildad, el autocontrol y la castidad) ya han caído en desmedro del favor del público y en algunos lugares son abiertamente despreciadas o incluso consideradas como transgresiones.

En cambio, con la beatificación de la tolerancia, ahora se alienta lo que antes estaba prohibido. Lo que una vez fue universalmente considerado inmoral ahora se celebra. La infidelidad matrimonial y el divorcio se han normalizado. La blasfemia es un lugar común. El aborto, la homosexualidad y las perversiones morales de todo tipo son defendidos por grandes grupos de defensa y tácitamente alentadas por los medios populares. La noción moderna de “tolerancia” está convirtiendo sistemáticamente la moralidad en su cabeza. [1] https://www.gty.org/library/articles/A338

La tolerancia se ha convertido en la nueva prueba de fuego de la decencia común en la sociedad secular. La seguridad laboral, la popularidad y el prestigio público se encuentran en la balanza. Cualquier cosa menos que un endoso completo y la validación de cada cosmovisión, estilo de vida y preferencia personal es suficiente para etiquetarlo como intolerante y echarlo a los márgenes de la sociedad. En un mundo donde las nociones erróneas de “tolerancia” definen la moralidad, la intolerancia se está convirtiendo rápidamente en la nueva lepra.

Es importante señalar en la cita anterior que John se refirió a la ” noción moderna de tolerancia” (énfasis añadido). Eso es porque la tolerancia se ha redefinido en la era posmoderna como una aprobación sin reservas. Sin embargo, esta comprensión moderna representa una clara desviación de cómo se ha entendido históricamente la tolerancia.

El Diccionario de Oxford define la tolerancia como “la capacidad o voluntad de tolerar la existencia de opiniones o comportamientos que no le agradan o que se esta en desacuerdo”. En otras palabras, toda verdadera tolerancia requiere desacuerdo. Contraste eso con el ideal moderno de tolerancia que no permitirá el desacuerdo o las opiniones contrastantes. En ese sentido, la tolerancia es realmente la unanimidad impuesta. Lejos de la virtud ilustrada que retrata, la tolerancia posmoderna no es más que fascismo ideológico.

Cuando La Fidelidad Exige Desacuerdo

La Escritura tiene muy poco que decir sobre el tema de la tolerancia. Quizás lo más cercano que tenemos a cualquier consejo bíblico es Romanos 12:18: “Si es posible, en cuanto de vosotros dependa, estad en paz con todos los hombres.” Dios no quiere que se conozca a su pueblo como amante de la discordia y contención. Nuestro deseo debe ser vivir pacíficamente en este mundo caído, que a veces requiere la voluntad de tolerar cosas que consideramos desagradables.

Sin embargo, no debemos ignorar las dos primeras palabras de Romanos 12:18: “si es posible”. La Palabra de Dios concede claramente que hay un umbral cuando la tolerancia ya no es una opción. Hay un punto de inflexión bíblico cuando ya no es posible “ir juntos y llevarse bien”.

En aquellos casos en que los creyentes se ven obligados a romper con las normas sociales y separarse de las cosmovisiones del mundo, nunca se trata de preferencias personales, sino de defender la santidad de Dios y proteger la pureza de su iglesia. La rectitud no es negociable. Y a medida que las perspectivas y las preferencias del mundo continúan virando más y más lejos de la moralidad bíblica, el pueblo de Dios debe estar preparado para ser declarado intolerante por su adhesión a su estándar de justicia.

Las Escrituras nos dan varios ejemplos de personas que rompieron con la sociedad para permanecer fieles a la ley de Dios.

La Biblia es clara en que estamos llamados a cumplir con las leyes civiles bajo las cuales vivimos (Romanos 13: 1-7), incluso durante el reinado de los gobernantes malvados. Pero cuando esas leyes entran en conflicto con los mandamientos de Dios, se traza una línea en la arena. Vemos un claro ejemplo de eso en Daniel 3 cuando Sadrac, Mesac y Abednego se rehusaron a postrarse y adorar al ídolo de Nabucodonosor, incluso bajo la amenaza de ser arrojados a un horno:

Ciertamente nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiente; y de tu mano, oh rey, nos librará. Pero si no lo hace, has de saber, oh rey, que no serviremos a tus dioses ni adoraremos la estatua de oro que has levantado (Daniel 3:17-18)

Mantener el estándar justo de Dios era más importante que proteger sus vidas. Ellos entendieron la maldad de la idolatría y se sometieron fielmente al mandamiento de Dios de adorarlo exclusivamente (Éxodo 20:3-6, ver Mateo 4:10), sin importar lo que les cueste.

Vemos un ejemplo similar en Hechos 4. Los gobernantes judíos trataron de intimidar a los discípulos y restringir su enseñanza “en el nombre de Jesús” (Hechos 4:18). Pero Pedro y Juan desafiaron abiertamente esas restricciones: “Mas respondiendo Pedro y Juan, les dijeron: Vosotros mismos juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; porque nosotros no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído” (Hechos 4:19-20).

En otra ocasión, Dios realmente rechazó Su ira e hizo un pacto de paz debido a la fidelidad de un hombre para mantener Su norma justa. Cuando Finees el sacerdote ejecutó a algunos idólatras impenitentes, Dios lo honró por su intolerancia a las influencias culturales paganas:

“Entonces habló el Señor a Moisés, diciendo: Finees, hijo de Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, ha apartado mi furor de los hijos de Israel porque demostró su celo por mí entre ellos, y en mi celo no he destruido a los hijos de Israel. Por tanto, di: “He aquí, yo le doy mi pacto de paz; y será para él y para su descendencia después de él, un pacto de sacerdocio perpetuo, porque tuvo celo por su Dios e hizo expiación por los hijos de Israel.” (Números 25:10-13)

También vale la pena señalar que cuando Cristo escribió a las siete iglesias en Apocalipsis 2-3, públicamente reprendió a dos de ellos por su tolerancia al pecado. Los creyentes en Pérgamo fueron advertidos de dejar de tolerar la herejía (Apocalipsis 2: 14-15). De manera similar, el Señor advirtió a la iglesia en Tiatira acerca de su tolerancia hacia un falso maestro (Apocalipsis 2:20). En ambos casos, las iglesias habían invitado la mundanalidad y la corrupción a través de su tolerancia a la enseñanza falsa.

Por el contrario, el Señor expresó su divino placer a la iglesia en Éfeso porque eran intolerantes con los herejes (Apocalipsis 2:2) y sus herejías (Apocalipsis 2:6). Los cristianos de Éfeso entendieron correctamente que la justicia delante de Dios era mucho más importante que su posición en la comunidad. Estaban dispuestos a ser vistos como intolerantes por el bien de la pureza del evangelio y su iglesia.

La Rectitud Es La Virtud Más Grande

La Escritura nos dice que Dios ama la justicia y aborrece la maldad (Salmos 45:7). Dios nos llama a vivir según Sus normas justas (1 Pedro 1: 13-16) y bendice a quienes lo hacen (Salmo 5:12). La justicia es lo que distingue a los verdaderos cristianos de los impostores y pretendientes (1 Juan 3: 4-10). A los creyentes se les ordena “buscar la justicia” (2 Timoteo 2:22), tener “hambre y sed de justicia” (Mateo 5:6), y finalmente descansar en la imputación de la justicia perfecta de Cristo (2 Corintios 5:21).

Un amor verdadero por la justicia no puede producir indiferencia a la maldad. Como argumenta John MacArthur, no podemos tolerar y acomodar lo que Dios odia.

¿Dónde están hoy los hombres y mujeres con el valor de estar solos? La iglesia en nuestra era ha abandonado la postura confrontativa. En lugar de revertir la sabiduría mundana con la verdad revelada, muchos cristianos de hoy están obsesionados con encontrar áreas de acuerdo. El objetivo se ha convertido en integración en lugar de confrontación. A medida que la iglesia absorbe los valores de la cultura secular, está perdiendo su capacidad de diferenciar entre el bien y el mal. ¿Qué pasará con la iglesia si todos avanzan por el camino resbaladizo de la opinión pública?

Es interesante especular sobre cómo sería la iglesia hoy si Martin Lutero hubiera sido propenso a comprometerse. La presión era pesada sobre él para atenuar su enseñanza, suavizar su mensaje y dejar de meter el dedo en el ojo del papado. Incluso muchos de sus amigos y seguidores instaron a Lutero a llegar a un acuerdo con Roma por el bien de la armonía en la iglesia. Lutero mismo oró fervientemente que el efecto de su enseñanza no solo sería divisivo, sino que la verdad triunfaría. Cuando clavó sus noventa y cinco tesis en la puerta de la iglesia, lo último que quería hacer era dividir la iglesia.

Sin embargo, a veces la división es adecuada, incluso saludable. Especialmente en tiempos como Lutero -y como el nuestro- cuando la iglesia visible parece estar llena de falsos cristianos, es correcto que el verdadero pueblo de Dios se declare. No hay lugar para el compromiso. [2] John MacArthur, Truth War (Nashville, TN: Thomas Nelson, 2007), 197–98.

Cuando aceptamos la rectitud como la mayor virtud, sabremos cuándo la tolerancia es apropiada y cuándo es necesaria la separación. Este mundo pecador continuará imponiendo sus demandas sobre nosotros, pero el caminar cristiano es un llamado a la conformidad con un estándar infinitamente más elevado. La Palabra de Dios siempre será la medida de la verdadera virtud.


Disponible en línea en: https://www.gty.org/library/blog/B180221
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

Un comentario sobre “La Tolerancia Es La Virtud Más Noble

    luzparalasnacionesinternacional escribió:
    22 febrero 2018 en 10:27 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s