La Escatología Del Ladrón

Posted on

ESJ-2018 0129-003

La Escatología Del Ladrón

Por Cameron Buettel

Lucas 23:39-43

La escatología es un tema muy debatido entre los creyentes modernos. Se refiere al estudio de los “últimos tiempos”, las últimas cosas, o eventos futuros en el plan redentor de Dios. Su alcance incluye el regreso de Cristo, el rapto, el milenio, el juicio futuro y el reino de Dios. Esos son todos temas amplios e importantes: es comprensible por qué se ha derramado mucha tinta por parte de personas que exponen sus posiciones particulares.

Pero también hay un aspecto intensamente personal en nuestros puntos de vista escatológicos. Y eso se refiere a los dos únicos destinos eternos posibles para cada persona que alguna vez haya existido.

“¿A dónde iré cuando muera?” Esa es la pregunta más crucial que cualquier persona puede hacer. Es la faceta de nuestra escatología que no podemos permitirnos equivocarnos. Y sin embargo, demasiadas personas ignoran esa pregunta y, en cambio, se preocupan por preservar esta vida terrenal actual, a pesar de su inevitable desaparición.

Jesús fue el consumado teólogo en el cielo y el infierno: casi todo nuestro conocimiento bíblico sobre estos temas proviene directamente de sus labios. Y aunque pasó su vida marchando implacablemente hacia la cruz, mantuvo el énfasis de su ministerio directamente en el juicio eterno. Él advirtió a Sus discípulos en consecuencia:

Y yo os digo, amigos míos: no temáis a los que matan el cuerpo, y después de esto no tienen nada más que puedan hacer. Pero yo os mostraré a quién debéis temer: temed al que, después de matar, tiene poder para arrojar al infierno; sí, os digo: a éste, ¡temed! (Lucas 12:4-5)

Esa es una de las declaraciones escatológicas más importantes en todas las Escrituras. Jesús nos dice cuál debería ser nuestro mayor temor. Y el ladrón en la cruz es un enérgico defensor de ese punto de vista; sus palabras hablan poderosamente a aquellos cuyo miedo primario es el final de esta vida temporal.

El ladrón sufrió la muerte física más agotadora y agonizante posible. La crucifixión fue el instrumento supremo de la pena capital en Roma, y ​​una poderosa amenaza motivacional para sus enemigos y súbditos. Para las personas en el primer siglo, no hubo más muerte terrible que la crucifixión (y tendrías dificultades para superarla hoy). John MacArthur agrega:

El dolor agonizante que soportaron los crucificados es casi incomprensible. La palabra más extrema en el idioma inglés para describir el dolor es la palabra “insoportable”, que proviene de la palabra latina excruciatus , que significa “fuera de la cruz”. [1]

Es asombroso pensar que en medio de una agonía indescriptible, el ladrón se llenó de temor por algo más. Todavía tenía la presencia de ánimo para advertir al otro ladrón, que “lanzaba insultos” contra Cristo, de un peligro aún mayor. “¿Ni siquiera temes tú a Dios a pesar de que estás bajo la misma condena?” (Lucas 23:40). Ante la muerte inminente y el juicio eterno, el ladrón entendió correctamente que la blasfemia era el epítome de la necedad. John MacArthur explica:

Se dio cuenta de que el tormento que estaba soportando por violar la ley era insignificante en comparación con lo que podía esperar por su pecado del Juez divino. Tenía miedo, no de los que estaban destruyendo su cuerpo, sino de Dios, que destruiría tanto su cuerpo como su alma en el infierno.[2]

El ladrón había dominado el esencial más crítico de la escatología cristiana. Sabía que se dirigía merecidamente al infierno y que Cristo se dirigía a su glorioso reino (Lucas 23:42). El ladrón era muy consciente de su peligro real e inminente. Él no suplicó a aquellos que ejercían el poder terrenal en el Calvario: los líderes judíos o el gobierno romano. Se volvió hacia el Cristo que sufría e hizo un último llamado desesperado. Y lo consideraremos la próxima vez.


Disponible en línea at: https://www.gty.org/library/blog/B180328
COPYRIGHT ©2018 Grace to You

3 comentarios sobre “La Escatología Del Ladrón

    pedro7idiart escribió:
    31 marzo 2018 en 9:43 am

    Reblogueó esto en Reformado y Dispensacionalista.

    La Soteriología del Ladrón « escribió:
    4 abril 2018 en 9:23 am

    […] pero estelar del ladrón: su visión correcta de Dios , su correcta visión de sí mismo , su derecho al juicio y su correcto reconocimiento de Cristo como el único y verdadero Salvador. Y esa excelencia […]

    […] pero estelar del ladrón: su visión correcta de Dios , su correcta visión de sí mismo , su derecho al juicio y su correcto reconocimiento de Cristo como el único y verdadero Salvador. Y esa excelencia […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s